viernes, 28 de septiembre de 2012

De la plaza de Tiamnament, China, a la del Congreso, España, o de como la dialéctica se manifiesta como el motor de la historia

La dialéctica histórica es imparable ya sea a través de los puños y las pistolas, como proponía José Antonio, o con una larga marcha desde los campos infinitos hasta la fábrica inmensa en la que hoy se ha convertido la nación más poblada del mundo.
Pero ¿se puede llamar a esto materialismo dialéctico, basado como está ni más ni menos que en la dialéctica hegeliana de tesis, antítesis y una conclusión que incorporaba como solución parte de las dos proposiciones en conflicto?
 El caso es que la larga marcha del gran timonel concluyó con un muchacho desesperado haciendo frente con su camisa y dos bolsas,  una en cada mano, a un espantoso tanque erizado de armamento, de la misma manera que la España del ínclito Rajoy, ése que se fumaba un puro mientras paseaba como un turista cualquiera por Nueva York, seguido por su fidelísimo perro de la agreste melena, riéndose, encima de todos nosotros, que nos agolpábamos ante los televisores inquietos por los acontecimientos frente al Congreso, porque el tipejo pensaba, con toda la razón del mundo que a él, Rajoy, hijo de presidente de Audiencia, opositor triunfante a registrador eterno de la propiedad de Santapola, que tiene a un sustituto guardándole la plaza para cuando a él lo echen, al fin, de la política, irse teóricamente porque no vivirá nunca en Santapola, a su fabuloso enchufe a seguir cobrando varios millones de pesetas mensuales, un hombre de mediana edad, con barba y vaqueros que se arrodillaba inerme frente a sus asquerosos cipayos sólo Dios sabe, si es que lo sabe, qué le habrá pasado por atreverse a desafiar la ira de un dios baboso.
 Pero el registrador, como el gran Mao, no ha salido tan indemne como parece, la dialéctica histórica ha hecho su trabajo y hay mucha gente que sabe ya, si es que todavía no lo sabía, qué es lo que puede esperar del más genuino de los apóstoles de la desigualdad, ése tipo esencialmente repugnante, que piensa sinceramente que los hombres nacemos desiguales por naturaleza, si será ceporro, y, por tanto, debemos seguir siéndolo eternamente, incluso cuando estemos en el seno de Abraham, será canalla el tipo.
 O sea que una infinitésima parte de la dialéctica operó antes de ayer cuando un desesperado, hay que estarlo para ofrecer tu propia e inerme cabeza a las porras de los más repugnantes esbirros, que no hicieron como los de Portugal, que se pusieron del lado de los manifestantes, el Portugal de los claveles rojos en la punta de sus fusiles y del Grándola, villa morena, y obligó al registrador a mentir cínicamente una vez más haciendo como que realmente creía que hay más gente en este país que tolera que él se fume suculentos habanos mientras pasea, con su melenudo escudero, por las grandes avenidas de N. York, mientras millones de sus compatriotas, desiguales, se mueren de hambre, como dijo muy bien el New York Times, por los suburbios de nuestras ciudades.
 Lo crea él o no su paseo por N. York, habano incluido, tendrá resultados catastróficos no por nada sino por la propia inercia de la historia, ésa que hizo que incluso un tío como Mao, que casi llegó a igualar a Marx y a Lenin, acabó arrastrándose por los sumideros de la historia porque, ya lo dijimos ayer, el poder corrompe y, si es absoluto, corrompe absolutamente.
 Entonces, me preguntarán, algunos de ustedes, ¿es igual la historia de Mao que la de este gusarapo baboso?
 Y yo, que tengo más valor que el Guerra, contestaré:
 -En resumidas cuentas, sí. Porque los clásicos por algo son, los puñeteros, los clásicos: cuando los dioses quieren perder a los hombres, antes, les hacen beber y comer los mejores manjares, jabugo del de 190'- euros el kilo y beber los mejores caldos del mundo, según  dicen los encargados del catering del avión presidencial, esto, sin contar los jodidos habanos, que tanto han ennegrecido la otrora blanquísima dentadura de nuestro prócer.
 O sea que, como decíamos el otro día, a cada puerco le llega, más tarde o más temprano, su Tiamnamen.
 Esperemos que a nuestro Mariano le llegue muy pronto, no por nada sino porque en Santapola, lo digo por experiencia, sobre todo en verano, se vive muy bien.

4 comentarios:

Futbolín dijo...

Nuestros valientes policías reduciendo peligrosos ancianos.


Un anciano es arrastrado durante más de 200 metros y es esposado con un exceso de violencia. Un policia, cuando se percata de que los periodistas graban le dice que esté tranquilo. Al ser esposado el hombre suplica que no le hagan daño.


http://www.youtube.com/watch?v=CQvfmbeG7TQ&feature=player_embedded

Futbolín dijo...

NO MOLESTEN; RAJOY SE ESTÁ DIVIRTIENDO

Mariano Rajoy no puede dimitir. Ha sacrificado mucho para llegar a donde está: varios años a la sombra de Aznar y otros tantos de derrotas humillantes frente a Zapatero. No debe dimitir; se lo debe a los millones de españoles a los que engañó y a los compañeros de partido, presuntos corruptos, que le apoyaron por miedo a perder su silla. Como los invitados de ‘El Hormiguero’, Mariano Rajoy ha venido a divertirse. Al igual que en la televisión hay que pasar unas aburridas horas en maquillaje antes de ver a ‘Trancas y Barrancas’, el presidente del Gobierno sabe que tendrá que aguantar algunas pequeñas molestias para seguir disfrutando de las alegrías que le está dando el cargo por el que tanto suspiró.
A Mariano Rajoy no le preocupó que sus amiguetes de partido hundieran Bankia, estafaran a cientos de jubilados con las preferentes y provocaran un agujero de 20.000 millones de euros. Ni que Europa tuviera que darnos un primer rescate de 100.000 millones. Lo verdaderamente necesario, y divertido, era marcharse a ver debutar a España en la Eurocopa en medio de todo este desaguisado, porque para eso es presidente del Gobierno.
A Mariano Rajoy no le quita el sueño que Cataluña esté a punto de hacer las maletas. Él lo considera una simple “algarabía” de los amantes de la patria chica que, al contrario que él, no conocen mundo. Porque el nacionalismo se cura viajando y Mariano Rajoy le ha cogido el gusto a esto de volar –¡con el miedo que le daba!- desde que está en La Moncloa. También es cierto que es mucho más divertido cuando llevas el avión cargado hasta los topes de solomillos, jamón de a 190 euros el kilo y “extra de vino y whisky”. Por supuesto, Cardhu, porque para eso es presidente del Gobierno.
A Mariano Rajoy no le inquieta que Madrid sea una ciudad reprimida por la violencia. Que hayan vuelto los tiempos del franquismo. La época de “como sigas haciendo fotos tengo una furgoneta que te puedo enseñar por dentro”, la de los autobuses interceptados en la carretera para cachear a los viajeros y la de los policías-ilegales que te dan su identificación en código morse con porrazos en el lomo. Él está muy lejos, en Nueva York, dando discursos que sólo escuchan los conserjes de la ONU. Ejerciendo de turista, haciéndose fotos con los Obama, fumando puros por la Sexta Avenida y, quién sabe, quizás echando un escupitajo desde lo alto del Empire State, porque para eso es presidente del Gobierno.
A Mariano Rajoy no le turba que los protagonistas de la portada del New York Times hayan dejado de rebuscar en los contenedores para reclamar su dignidad. Que miles de personas salgan día sí y día también a pedirle que se vuelva a la Pontevedra de la que nunca debió salir. Él no necesita la aprobación de estos alborotadores “que abren telediarios”, ni siquiera la de sus votantes porque ya sabe que ellos tampoco le apoyan. Le basta con la complicidad de “los españoles que no se manifiestan”, de esa presunta “inmensa mayoría” que, como si fuera una vergonzante enfermedad, le sufren en silencio. Porque para eso es presidente del Gobierno.
No sois nada más que la pequeña molestia que precede a la merecida diversión. Sois la charletasobre la multipropiedad en Roquetas de Mar que le separa del juego de sartenes de regalo. Sois el anuncio previo que sale en los vídeos de Youtube. A Rajoy le asustaba más una rueda de prensa de la lideresa Aguirre que veinte manifestaciones. Y ya ni siquiera queda Esperanza.
http://www.elplural.com/2012/09/27/no-molesten-rajoy-se-esta-divirtiendo/

Futbolín dijo...

UN CAFÉ CON LECHE CONTRA LA CORRUPCIÓN O CÓMO SER JUZGADO POR DESCUBRIR ‘LO QUE NO TOCA’
¿Qué puede pasar si intuyes un caso de corrupción en las instituciones públicas, lo investigas, lo descubres y lo difundes? Pues que puedes acabar en el juzgado antes que los casos que has destapado, denunciado y con la amenaza de una multa de 20 mil euros. Esto, que una vez más nos recuerda el mundo al revés en el que vivimos, es lo que les ha pasado a Marta Sibina y Albano Dante, editores de la revista Cafeambllet (Cafeconleche) en Catalunya. Hoy son juzgados en la Ciudad de la (in)Justicia.
¿Cuál ha sido su delito? Investigar aquello que “no tocaba”. La revista Cafeambllet, una publicación comarcal de La Selva y el Alt Maresme con pocos medios pero con una voluntad inquebrantable por descubrir la verdad, tras dos años de investigación destapó los “negocios” ocultos en la sanidad pública catalana. Opacidad en la gestión de los hospitales públicos de Blanes y Calella; ingresos irregulares por parte del ex-alcalde de Lloret de Mar, Xavier Crespo, y su esposa; adquisición por parte de éste y de la concejala de Pineda de Mar, Carmen Aragonès, de consultorios públicos muy por debajo de su valor real; pago de 720 mil euros por informes inexistentes al ex-presidente de los hospitales de Blanes i Calella, etc, etc, etc. Así lo cuentan, y documentan, en esta carta.
Y ahora Josep Maria Via, miembro del consejo de administración de la empresa que gestionaba los hospitales de Blanes y Calella cuando tuvieron lugar dichos escándalos, asesor, también, de Artur Mas y con relaciones estrechas con varios de los implicados en los casos ahora descubiertos, los denuncia por “atentar contra su honor” y les pide 20 mil euros de indemnización. Pero, ¿contra qué honor se atenta aquí? ¿El del Sr. Via y sus “amigos” involucrados en dichos escándalos, el de unos periodistas que buscan la verdad y se la juegan por ello o el de un “pueblo” que ha sido robado por aquellos que dicen gestionar como “los mejores” las arcas públicas?
El trabajo de investigación destapado por la revista Cafeambllet ha corrido como la pólvora en las redes sociales. El vídeo que ellos mismos elaboraron, “El robo más grande de la historia de Catalunya”, explicando su trabajo, alcanzó en pocos días las cien mil visitas. Y al ritmo que su “eco” crecía, aumentaron las amenazas, las querellas, el material censurado en internet, las revistas retiradas en hospitales de la comarca. Se trataba de una verdad incómoda.
Anteayer el presidente Artur Mas adelantó los comicios en Catalunya y, más allá de instrumentalizar las legítimas aspiraciones soberanistas del pueblo catalán para sacar rédito electoral y tapar su virulenta política de recortes, tal adelanto le resultará muy útil al partido de Mas para poner fin a la comisión parlamentaria que tenía que investigar dichos escándalos y en la que tenían que comparecer varios de sus implicados con vínculos estrechos con CiU así como el actual consejero de salud Boi Ruiz. La disolución del Parlament significa acabar con la comisión antes de que ésta empiece a andar.
“Periodismo es imprimir alguna cosa que otro no quiere que se imprima. El resto son ‘relaciones públicas’” decía George Orwell. Con esta frase Marta Sibina y Albano Dante se despedían en una carta que mandaron recientemente pidiendo apoyo y difusión ante una “justicia” que hoy les lleva frente a los tribunales. Esperemos que nunca nos falte el “café con leche”, un “café con leche” amargo para los de arriba y dulce, rebelde y desobediente para los de abajo. Sólo así cambiaremos las cosas. Aunque a más de uno se le atragante la bebida.
http://blogs.publico.es/esther-vivas/

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Gran aportación, Futbolín.

Yo tengo en mente escribir un post bajo el título "Macarras, chulos y matones" en el que trataría de demostrar que se ha perdido la batalla contra los sinvergüenzas canallas que nos gobiernan porque ahora, ellos, que saben que son familia de los jueces, demandarán a todo quisque por difamación, sabiendo que sus demandas van a ser atendidas.

Cuando la atención a mi mujer me deje tiempo para ello, lo intentaré.

Gracias y un abrazo,

calificacion de las entradas