jueves, 29 de noviembre de 2012

Un mefistófeles de vía estrecha


“ Entre los nombres sugeridos, están Mefotofiles (enemigo de la luz), Mefaustofiles (enemigo de Fausto), o Mefiz-Tofel (destructor-mentiroso).1.
Extendido por el Romanticismo y universalizado por el Fausto, simboliza el proceso de pérdida de fe y concreción a lo práctico según un sistema moral relativista propio de las sociedades avanzadas como consecuencia de la Revolución científica y la industrial”. (Wikipedia).
Primero, cogió a los desheredados de la fortuna catalanes y los exprimió como limones maduros hasta la última gota de su sangre. Cerró centros de salud, esos lugares a los que acudimos los viejos y los enfermos intentando retrasar vanamente el inminente final. Después, intentó acabar con los hospitales absolutamente públicos, que eran los mejores de España, si no los mejores del mundo, porque este pueblo noble, de origen fenicio, siempre estuvo a la cabeza del mundo en lo que a pensar se refiere.
Y, luego, fue a por la cultura, a por la enseñanza, a cegar esa luz popular que todos los canallas, falsamente aristócratas, aborrecen.
Pero advirtió que había quedado seriamente herido políticamente por estas canalladas y decidió lavar sus culpas con ese anhelo que existe en el fondo de esta buena gente de ser, al fin, algún día sólo y nada más lo que ellos quieren ser: catalanes.
Y se apoderó apócrifamente de la noble bandera y se puso al frente de la manifestación, sin dar físicamente la cara, no fuera que se la rompieran.
Y, como es el más cínico de todos los hombres, dijo que él, que no había participado realmente en nada, lo había ganado todo. Y esta vez, sí, se puso al frente de la manifestación, con 62 diputados, a solo unos pocos de la mayoría absoluta, convocó elecciones, creyendo firmemente que iba a arrasar porque le constaba que el 75 por ciento de los catalanes ansía la libertad.
Pero Mefisto no sólo es la mentira sino también la oscuridad. Aborrece la luz, huye de ella como de sí mismo porque no es más que el propio demonio. No supo comprender que, fuera de esa caterva de canallescos usureros que le siguen y estimulan, no le quiere nadie, de manera que las urnas le dijeron todo lo contrario de lo que él esperaba, pobre rufián. De 62 pasó a 50 y ya no le es posible siquiera gobernar, ahora, necesita la ayuda de alguien, pero ¿quién va a ayudar a un tipo así, capaz de vender no ya a su padre y a su madre sino también a sus hijos y a su propia mujer, por conseguir una desmesurada cantidad de dominio, para qué?
Para seguir amasando una mayor cantidad de dinero.
Dicen en mi humildísima tierra murciana que la avaricia rompe el saco. Es decir que, si lo llenas más allá de sus límites, se rompe y todo lo que contiene se derrama.
Mas se enfrenta ahora al peor de los cuentos de la lechera.
No puede gobernar con ERC porque si ésta es realmente mucho más independentista que él, que yo tengo mis dudas de que él realmente lo sea y no la máscara que adopta para adquirir más poder, no tragará nunca con esas canalladas que sus huestes neoliberalescapitalistas le exigen; tampoco puede hacerlo con el PSC porque éste dice que no es soberanista sino tan sólo federalista; le queda, pues, el PP, que es tan nacionalista como ellos sólo que a la vez, madrileño, es decir que, para éstos, "nación" es la España una, grande y libre que soñara José Antonio, que esto es lo más triste de todo, que estamos viviendo en el país esencialmente fascista que se propuso este discípulo dilecto de Hitler y de Mussolini y que llevó a cabo el Caudillo, por eso mantenemos, a cuerpo de Rey,  esa escuela de irredento fascismo que es la FAES.
Y volverá con el PP porque son esencialmente iguales, si no idénticos, apartarán de un manotazo eso que parece que tanto les separa pero que, en realidad, les une, el nacionalismo, madrileño de unos y catalán de los otros, que sólo se distinguen en el color de sus banderas pero que, en el fondo es el mismo capitalismo puro y duro, privatización de todas las estructuras públicas que ostenten una definitiva vocación social, destrucción a ultranza de eso que se llamaba Estado del bienestar y que tanta sangre, sudor y lágrimas costó conseguir, o sea,  acabando de perpetrar esa universal canallada que teorizaron Popper, Hayek y Friedman, emprendieron Reagan y Thatcher, y están consiguiendo Obama y Merkel.
Y cuando el mundo entero no sea sino el más pavoroso de los páramos, cuando los cuervos reinen, este siniestro mefistófeles de la mandíbula cuadrada sonreirá, satisfecho, junto a su baboso compinche.

4 comentarios:

Futbolín dijo...

Con vuestro permiso a continuación redacto un brebe párrafo con un FALSO “Cap i Cua”:Capicúa de “ansia viva” (avaricia)
La palabra capicúa (< catalán cap i cua, «cabeza y cola») (en matemáticas, número palíndromo) se refiere a cualquier número simétrico que, por ello, se lee igual de izquierda a derecha que de derecha a izquierda. Ejemplos: 716.617, 96.700.769.(fuente wikipedia)

La AVARICIA rompe el saco, no solo en Murcia, en cualquier lugar del planeta, esto se ha comprobado y por ello con las nuevas tecnologías los neoliberales ya han conseguido unos sacos nuevos que al parecer son irrompibles y están hechos con el mismo material de la piel de sus rostros ya que tienen la cara mucho mas dura que el cemento como el populacho tele5vidente debería saber, o como dice Julio Anguita, lo sabe pero no lo quiere admitir, emponzoñado como está por el miedo la insolidaridad y la AVARICIA..

Futbolín dijo...

http://15mparato.wordpress.com/2012/11/29/rescatebankia/

Futbolín dijo...

Entrevista exclusiva a Artur Mas

JOSE: President Mas, muchas gracias por recibirme.

MAS: De nada. Por respeto a ti voy a hablar en español.

J: Vaya, eh… Es un detalle.

M: Lo sé. Quiero que quede claro que no tengo ningún problema con España. Yo soy un demócrata.

J: Dígame, ¿cómo se siente tras las elecciones?

M: Muy fortalecido. El pueblo me ha mandado un mensaje alto y claro.

J: ¿Y qué mensaje es ése?

M: Recorta como tú veas.

J: ¿Ah, sí?

M: Sí, hombre, por supuesto. Solo que me lo ha dicho en catalán, claro, me ha dicho: "retalla com tu vegis".

J: ¿Y respecto a la independencia?

M: No sé de qué me hablas.

J: De la… Hablo de la independencia.

M: ¿La de quién?

J: La de Cataluña.

M: ¿Has perdido el juicio? El pueblo catalán no está preparado para eso todavía, tal y como yo siempre he defendido.

J: Pero creí que usted había prometido que…

M: Mira, no, escúchame, ya sé por qué te estás equivocando. Lo que pasa es que yo soy muy demócrata, ¿entiendes?

J: Sí.

M: Mucho, muy demócrata. Y entonces, ¿qué pasa?, pues que escucho al pueblo y, claro, hago mías sus propuestas. En la masiva diada de este año, el pueblo me lanzó un mensaje, me dijo "Estado propio". Y yo me dije: no es buena idea. Pero mi deber, como demócrata y como líder, es hacer mío el mensaje del pueblo. Ahora bien, ¿cuál es el problema?, que la gente al final se queda solo con el mensaje, que no es importante.

J: ¿Y qué es lo importante?

M: Yo.

J: Ya.

M: Mire, le pongo un ejemplo para que lo entienda mejor. ¿Qué pasa si salen a la calle dos millones de catalanes y piden que tiremos curas desde los campanarios?

J: No lo sé, ¿qué pasa?

M: Pues que yo tengo la obligación de hacer mía esa idea. ¿Y por qué?, porque yo represento a esa gente. Ahora bien, ¿estoy de acuerdo con matar curas? No. ¿Soy un demócrata? Sí. Ergo, tiramos a los curas.

J: ¿Pero no cree que el hecho de haber perdido votos con respecto a 2010 es una mala señal?

M: ¡Al contrario, hombre! La gente ha decidido no votarme como símbolo de apoyo, como diciendo: lo que dices no, pero tú sí. Yo ahora cojo ese mensaje y lo hago mío. ¿Cómo? Diciendo otra cosa.

J: Hay quien le ha llamado mesías.

M: Y yo se lo agradezco.

J: No, eh… Me temo que lo dicen como una crítica.

M: Ah. Bueno, en ese caso es envidia claramente. El español es una criatura muy envidiosa. Le recuerdo que, cuando se nos ocurrió hacer Barcelona World, en Madrid inmediatamente anunciaron eso de Eurovegas.

J: Bueno, creo que en realidad…

M: No me interrumpa, gracias. Le decía que quienes me llaman mesías me tienen envidia porque ellos jamás conseguirán guiar a su pueblo hacia la libertad. Espero no sonar egocéntrico, pero hay mañanas en que me miro al espejo y me digo: "yo he nacido para cambiar el mundo". Y luego me la meneo aguantándome la mirada en el reflejo. ¿Qué le pasa en la cara?

J: Nada, perdón, es que… Se me ha metido una cosa en el ojo.

M: Dígame, ¿usted cree que mi extraordinario parecido con John Fitzgerald Kennedy es casual?

J: Eh…

M: Pues, oiga, no. Es fruto de años y años imitándole delante del espejo. ¿Quiere que le haga lo de la Luna?

J: Pues…

M: We choose to go to the moon. We choose to go to the moon in this decade and do the other things, not because they are easy, but because they are hard. ¿Qué? Pelillos de punta, ¿eh?

J: Mucho.

M: Lo sé. Así soy yo. Un líder.
Por Jose A. Pérez
http://www.mimesacojea.com/2012/11/entrevista-exclusiva-artur-mas.html

Futbolín dijo...

La enfermiza obsesión de Vargas Llosa contra Chávez
Mario Vargas Llosa, un buen escritor galardonado con el premio Nobel, ha obtenido con sus novelas el reconocimiento general. Cosa muy distinta, sin embargo, es que merezca un crédito similar como analista político.
http://www.librered.net/?p=22649

calificacion de las entradas