domingo, 2 de diciembre de 2012

Mi hermano y yo.


     "Novecento", de Bernardo Bertolucci
 Son las 12'41 y acabo de leer, en mi post de ayer, “La universidad del norte. Teoría del estallido.”, los 2 maravillosos discursos que pergeñaron Michel Foucault y Jacques Derrida, con distintos motivos y que yo introduje en la 1ª de las clases que Toni Negri, Lony Legri, en mi texto, imparte a sus alumnos de esa especie de semillero de auténticos revolucionarios que, en mi novela “Arcángles”, creé para exponer, así, mediante personas interpuestas, todo lo que yo pienso, todo lo que yo siento, ante la terrible realidad que nuestro tiempo nos plantea.
He tenido mucha suerte. Y lo sé. Para hacerme con esta pequeña porción de sabiduría no tengo que mirar muy lejos, junto a mí están mis hermanos, gente de mi carne y de mi sangre, de mi misma puñetera circunstancia, que no piensan como yo ni mucho menos.
¿Como no iba yo a ser marxista, cómo no voy a seguir siéndolo, si mi hermano Jesús, del que mi viejo maestro, que luchó lo indecible para que yo estudiara, 1º, el bachiller y, luego, fuera a la universidad, le dijo a mi madre que él, Jesús, era mucho mejor que yo para esto de estudiar, pero mi madre le dijo que mi familia no podía soportar otro estudiante porque de algo teníamos que comer y mi hermano ahora es un pensionista con 900 euros de la SS y también es manco de la mano derecha porque una de las máquinas de la fábrica en la que trabajaba se la arrancó de cuajo.
 Ahora, el puñetero tío, que es más listo que el hambre y que ha hecho su pequeño capital, es de ultraderecha porque cree sinceramente que el agua que le llega para regar sus tierras se la trae el PP.
 Si él hubiera sabido leer lo suficiente, si hubiera ganado por oposición una beca de la Facultad de Derecho de la Universidad de Murcia y Tierno Galvan le hubiera dado clases de Derecho Político, él sería no ya tan marxista como yo, sino un poco más, porque ya se lo dijo don Francisco, el maestro de escuela, a mi madre, él, Jesús, era mucho mejor que yo para esto de estudiar.
 Lo que estoy tratando de demostrar, como en una especie de ecuación matemática, es que la instrucción, el acceso a ese maravilloso acervo de la cultura mundial esencial, no es que sea necesario es que resulta imprescindible para el pleno desarrollo de la racionalidad humana.
 Mi hermano viene a verme todos los meses, un día, comemos juntos y luego lo acompaño hasta el autobús, y los 2 nos miramos mutuamente con lástima, él deplora que yo sea tan imbécil como para luchar todos los días para que se imponga una doctrina política que me llevaría a la ruina total, a ser tan pobre, tan pobre como el ciudadano medio de Cuba.
 Y yo le devuelvo parte de su inmensa compasión pensando que el mejor de todos los corazones humanos que conozco se halla emponzoñado por un capitalismo tan salvaje que sería capaz de matarme por unos pocos euros, sólo porque no ha leído lo suficiente a tipos como Derrida y Foucault.
 Es triste, ¿no?, saber que son pingajos, detritus humanos, como Wert y Rajoy los culpables de que millones de personas, en sí mismas tan valiosas como mi propio hermano, se hallen rebajadas al nivel de las bestias carnívoras sólo porque ellos, Wert y Rajoy, han decidido que sea así.
 Por eso, el crimen que cometen estos asesinos de almas es absolutamente imperdonable y de alguna manera tienen que pagarlo.
 Es por eso que no es que crea, es que exijo la existencia de una justicia en alguna parte del mundo. No puedo tolerarlo, siento la imperiosa necesidad de hacer justicia con estos desalmados de alguna manera.
 Si yo pensara ciertamente que estos tipos se iban a ir, al fin, de rositas, con sus espantosos crímenes impunes, sería yo mismo, con mis propias manos, el que, como un jodido hamlet cualquiera, tomaría las armas para acabar con ellos de cualquier modo..

Soy incapaz de matar a esta jodida mosca que tanto me molesta ahora, en pleno invierno, porque pienso que ella cumple también con su papel, pero no me remordería un sólo momento aliviar a este mundo de la presencia de 2 jodidos canallas como éstos.

2 comentarios:

eddie dijo...

HACER LA REVOLUCION NO ES OFRECER UN BANQUETE. Manuel Navarrete

http://www.diario-octubre.com/2012/12/01/hacer-la-revolucion-no-es-ofrecer-un-banquete-manuel-navarrete/

PD: No habia visto Matrix, la vi anoche y es una pasada, altamente recomendable y de mucha actualidad

eddie dijo...

Mitin de Diego Cañamero, el video en jlpalazon1 directamente

http://www.youtube.com/watch?v=Hlo15OqYh_Q&feature=player_embedded

calificacion de las entradas