martes, 19 de febrero de 2013

"Primum vivere", primero vivir..

 Bueno, parece que ya lo he conseguido otra vez. Ya estoy solo. Al menos, intelectualmente.
Como siempre me han atacado por lo mismo, porque sobrevivo, he tenido que bucear en el tema porque, coño, me obligaron a pensar si yo no estaba equivocado conmigo mismo y no era sino un jodido puñetero tío de ultraderecha porque, coño, lo conseguí trabajando en nada más que 5 sitios a lavez, Telefonica, Cope, diario La Verdad, CNS y como cineforista en los colegios de Alicante, pero lo cierto es que aquel tipo que tenía la cabeza y la ropa llena de piojos ya ni siquiera pasaba hambre, coño, diría la señora aquella que me quiso expulsar de su hospital, "adonde va este puñetero muerto de hambre, que se joda, coño, que se joda".
 Y juro por todos mis muertos, entre los cuales se halla mi madre, la persona más buena que he conocido, que nunca hice nada malo para tener con que quitarme la piojera y para comer, sólo trabajar, como un poseso, sólo 21 horas al día, y no sé si habrán fijado ustedes, mis queridos lectores, TRABAJÉ NI MÁS NI MENOS QUE EN LA COPE, EN LOS JODIDOS SINDICATOS VERTICALES, EL LA VERDAD, QUE NO ERA SINO DE LA EDITORIAL CATOLICA, Y EN LOS COLEGIOS RELIGIOSOS, coño, lo reconozco es muy difícil presentar un "curriuclum" peor.
 Pero es que no encontré otra cosa, lo vuelvo a jurar, y había pasado ya tanta hambre y miseria que por comer y no rascarme tanto incluso me hubiera tirado por un puente pero ahora viene uno de estos jodidos puristas y me dice, “si, amigo, claro que debiste tirarte por un puente, antes que trabajar en todos eso sitios, réprobo, canalla, más que canalla”.
 De modo que tuve que ponerme a pensar, antes de suicidarme otra vez, si todos estos impolutos críticos de los cojones tenían razón y tuve la fortuna de toparme con la biografía de Marx, el summum de la izquierda. ¿O no?
 Resulta que Marx, cuyas ideas nos han redimido a todos incluso a esos canallescos tipos de la derecha, vivió toda su puñetera vida sin hacer eso que se considera trabajar realmente, sino que lo hizo toda su vida a expensas del CAPITAL que tenía su amigo y cofundador Engels, jodidos tipos éstos, coño, anatema con ellos, leche. Hasta ahí podíamos llegar.
 Hay quien piensa y dice que la mayor parte del talento humano está en la izquierda, no hay mayor falsedad. Lo aseguro. Por eso estamos perdiendo la batalla en todos los frentes. Hemos aceptado que la señorona de Alicante, que me quería expulsar de su hospital, se cargue de razón.
 Es lo que más me maravilla de todos esos razonamientos que acabáis de hacer para convencerme de que estoy equivocado y que, paradójicamente, han producido el efecto contrario, por eso yo, el otro día, me alegraba tanto de que hubierais empezada a venir a aquí no sólo a leer sino a dar vuestra propia opinión.
Perdonadme la suprema inmodestia de separarme del rebaño. Yo no creo, ni por un momento, que todo hombre de izquierda no sólo sea un anacoreta sino que además debe vivir como tal.
 Eso, precisamente eso, es lo que propugna, siempre ha propugnado la ultraderecha porque el triunfo de este jodida y simplicísima idea representaba su triunfo absoluto para la eternidad.
 Y, según parece, lo ha conseguido, como también ha conseguido imponer ese paradigma  que tanto parece que os irrita y que no es sino la otra cara de la misma moneda: que el liberalcapitalismo no puede tener ya ninguna clase de oposición.
Si admitimos, como todos vosotros parece que admitís, que la izquierda, como se decía del Ejército, es una religión de pobres, coño, estáis dándole la victoria en bandeja y para siempre a la ultraderecha PORQUE ESO ES PRECISAMENTE LO QUE ELLA QUIERE, LO QUE ELLA ANHELA, BUENO, ANHELABA PORQUE YA LO HA CONSEGUIDO.
 Si la izquierda ha de vestir  harapos e ir descalza, ya está todo dicho, ni siquiera hay que pelear por nada porque ésa es la TEORÍA, LA DOCTRINA, EL JODIDO DOGMA DE LA ULTRADERECHA.
 Pero olvidáis, o hacéis como que olvidáis, que la pobreza de los demás y el enriquecimiento propio son los dogmas sacrosantos de la derecha y que mientras la izquierda ame y practique la pobreza nunca, nunca, nunca sacará los pies del plato, porque para aprender a luchar y a vencer hay que aprender toda la jodida sabiduría de este canallesco mundo y nunca lo conseguiremos si no tenemos el dinero suficiente para que nuestros hijos puedan comer y al propio tiempo ir, primero, a la escuela, después, al colegio, luego, al instituto y, por fin, a la universidad, como hacen todos, absolutamente todos los hijos de ELLOS.
 Coño, no sé como no os dais cuenta de que le estáis dando toda la razón a ese talentoso guía intelectual de la ultraderecha española, Mariano Rajoy,  que dice, en los 2 únicos textos que parece que ha sido capaz de escribir, que la desigualdad no sólo es el estado natural del hombre sino que además es así como debe de ser.
 Si ellos tienen toda la razón del mundo al reclamar la exclusividad en la ocupación de los Consejos de Administración de las grandes empresas, si los hombre y las mujeres de izquierda deben de trabajar como bestias aspirando sólo a vivir en la pobreza más evangélica, ¿quién coño va a querer trabajar en la izquierda, los santos?
 Pero ¿no habíamos quedado en que no hay santos, en que no puede haberlos porque el hombre es un ser de necesidades perentorias, desfalleciente, dijo el de Aquino, una puñetera mierda pinchada en un palo, digo yo, a mucha menor altura, desde luego, pero con la misma carga de verdad?
 ¿Por que coño, si no, creéis que la mejor teoría nunca pensada, mucho mejor, ya lo he dicho mil veces, que la del cristianismo, "de cada uno todo lo que pueda dar, a cada uno según su necesidad", se ha ido a hacer puñetas en todos los países con economía socialista real del mundo?
 ¿Porque no era cierta como proposición matemática de la perfección humana?
 No, coño, no, joder, que esto ya lo saben hasta en 1º de preescolar: porque está inscrito, en lo más profundo de nuestra naturaleza, el canallesco egoísmo, el instinto depredador de aprovecharte siempre, en todo momento, de los demás, claro, excepto que uno sea realmente un santo pero creo que lo acabamos de decir, santos, lo que se dice santos, realmente no hay.
 Y todo esto no quiere decir que los gobernantes de izquierda deban de buscar ni siquiera aceptar el enriquecimiento personal, ya he expuesto sobradamente por aquí mi admiración por esa fabulosa imagen de Castro y Chávez, charlando animadamente, después de la 1ª operación de éste, con un par de refrescos colocados SOBRE UNA SILLA, no ya sobre una mesa normal, como la que nosotros tenemos en nuestras casas, no, sobre una puñetera silla y dije entonces que yo no había visto una tal austera pobreza ni siquiera en los monasterios de clausura.
 Pero si nosotros aceptamos el dogma de la ultraderecha de que la izquierda ha de vivir en la mayor pobreza como hemos aceptado casi tan mansamente que no es posible otro paradigma económico que el liberalcapitalismo, habremos aceptado mansa y estúpidamente los presupuestos de nuestra propia derrota, para siempre, porque nuestros hijos nunca podrán competir en igualdad de condiciones con los suyos.
 Yo esto lo aprendí hace muchos, muchísimos años, cuando don Francisco, mi maestro de 1ª enseñanza, no sólo convenció a mi madre para que “me dejara” estudiar renunciando a las 5 pesetas que yo ganaba en la fábrica de conservas vegetales de Pepe Hernández, retirando de las mesas los huesos de los albaricoques, y le propuso que hiciera lo mismo con mi hermano Jesús, porque le dijo que aún era mejor estudiante que yo, y mi madre le contesto  que era imposible renunciar a las 10 pesetas diarias que él ganaba picando piedra en los jodidos canales del Taibilla. Mi hermano, hoy, es manco de la mano derecha y cobra 700 euros mensuales de pensión. Si en mi familia hubiera entrado entonces el dinero suficiente, mi hermano tendría la mano en su sitio y seguramente cobraría un poco más.
 No es renunciando a la suficiencia económica, para que ELLOS GANEN MAS, no es negándonos a aceptar puestos en los Consejos de Administración, donde, entre otras cosas podemos luchar con nuestros votos contra las decisiones injustas, como vamos a ganarle nunca la batalla a la ultraderecha que gobierna el mundo.
Es absolutamente necesario que nuestros hijos tengan los medios de toda clase necesarios para sentarse en los Consejos de administración de todas las empresas del mundo, porque es allí donde se va a decidir el destino de todos nosotros.


11 comentarios:

Futbolín dijo...

Hay gente que tiene el corazón a la derecha y el bolsillo a la derecha, otros tienen el corazón en el centro y el bolsillo a la derecha, otros el corazón y el bolsillo a la izquierda, que son los menos, y por último estamos los que tenemos el corazón a la izquierda y el bolsillo en el centro, como debe de ser, por lo menos mientras esto no cambie, pero yo creo que de estos temas no estábamos hablando, si acaso muy tangencialmente, yo creo que estábamos hablando de COHERENCIA, SOBRE TODO EXIGIBLE A LOS POLITICOS, no tanto a un empleado del mercado de abastos por poner un ejemplo.
Ah¡¡ se me olvidaba, no os fiéis de aquellos que tienen el corazón y el bolsillo todo en el centro, están mintiendo igual que los del PPSOE.

Futbolín dijo...

COMENTARIOS EN LA RED: SOBRE MARHUENDA
En la portada de la Razón hoy, así como en la de ayer en debates de medios de comunicación, como en Al Rojo Vivo de La Sexta... El señor Francisco Marhuenda, director de este panfleto pseudo fascista y ultracatólico, a parte de intentar difamar a actores y actrices por opinar, manifiesta que con sus impuestos no quiere una gala de Los Goya que sea un mitin anti PP....
A continuación quiero enumerar las cosas que yo no quiero con mis muchos impuestos que me veo obligado a pagar y que este gobierno me hace tragar " con patatas" como dijo elegantemente ese " señor" en televisión.
NO quiero que con mis impuesto se paguen:
-Una casa real corrupta...
-Una Iglesia católica pederasta que oculta las violaciones y esconde el secuestro de niños al nacer durante decadas...
- Un gobierno fascista que permite el robo a los pobre para enriquecer a los bancos...
- un gobierno fascista que le hace el favor a los ricos para que regularicen sus cuentas en Suiza mientras sube los impuestos a los pobres y roba las pagas extras a los funcionarios...
- Un gobierno fascista que recorta derechos y apalea a los que protestan por esos derechos perdidos...
- Un gobierno fascista que privatiza la justicia...
- Un gobierno fascista que privatiza la sanidad..
- Un gobierno fascista que hace deteriorar la educación pública para enriquecer aun mas a la elitista y privada...
- Un gobierno fascista que promueve la subvención a los colegios religiosos que promueven la segregación de alumnos en función del sexo...
- Un senado que no sirve para nada..
- Unas diputaciones que no sirven para nada...
- Una RTVE que han convertido en un panfleto manipulado hasta la saciedad y la vergüenza pro PP así como televisiones autonomicas que han destrozado y usado en función de sus intereses...
- Los bancos, por cierto ladrones; y mientras desahucian y hacen que se suicide un numero aun indeterminado de gente, pero muchos..
- Unos señores diputados que no valoran en nada la democracia...
- Un presidente del congreso que no sabe guardar ni las mas mínimas normas de cortesía y educación.. ( que los echen .. coño)

Seguro que me dejo mucho.. pero es que esta lista se hace interminable.. Ah, si.. no podrían faltar
- Los sobres de Barcenas...

Así que, señor director de La Razón.. antes de hablar.. mire su mierda que tiene mucha.. gracias .. porque sino diremos que o esta ciego y no ve que esta sentado encima de un camión volquete de estiércol.. o es un soberano hipócrita. Antes de alardear de su carrera y doctorado en la televisión para llamar a los demás incultos... antes de eso aprenda educación y tolerancia...

Futbolín dijo...

LAS REFORMAS DE RAJOY: RUTAS AL DESASTRE
Roberto Centeno

http://blogs.elconfidencial.com/espana/disparate-economico/2013/02/18/las-reformas-de-rajoy-rutas-al-desastre-8072

Futbolín dijo...


En todas partes cuecen las mismas habas privatizadoras, leer este sobrecogedor artículo (sin flema anglosajona), aun no estamos tan mal, aunque nos falta cada vez menos.

"NO ME DEJES MORIR AQUÍ"
Los familiares de las víctimas del Hospital de Stafford, donde fallecieron 1.200 personas por negligencia médica, describen el clima de terror del centro británico

http://www.publico.es/450718/no-me-dejes-morir-aqui

Futbolín dijo...

Chulerías

Por: Iñaki Gabilondo


http://blogs.elpais.com/la-voz-de-inaki/

Futbolín dijo...

Blog de Juan Torres López
ESTADO DE LA NACIÓN, ESTADO DE LA FARSA
http://blogs.publico.es/juantorres/2013/02/20/estado-de-la-nacion-estado-de-la-farsa/

Futbolín dijo...

QUE VENGA CHICOTE
David Torres
Hay una frase atribuida, como siempre, a Churchill (autor al que también atribuyeron un premio Nobel) que resume muy bien el actual estado de la nación. Se dice que Churchill discutía con un representante del gobierno irlandés y le soltó, ya un poco harto: “Nuestra situación es seria pero no desesperada. En cambio, la vuestra es desesperada pero no seria”.
La frase viene a resumir muy bien no sólo la espantosa gestión del gobierno popular sino también la de los últimos años de zapaterismo y su ridículo trasiego de brotes verdes, ya que, como he escrito alguna vez, el PP no es más que la continuación del PSOE por otros medios. No sabemos qué habría sucedido si Mariano se hubiera puesto a aplicar un programa que a los cinco minutos de ganar las elecciones se convirtió en ciencia-ficción, pero lo cierto es que el país aparece sumido en una catástrofe sin precedentes. Mariano ya ha hecho suyo el discurso glorioso de aquel líder africano un poquito lerdo: “Compatriotas, nuestro país estaba al borde del abismo, pero entonces llegué yo al poder y dimos un gran paso adelante”.
De arriba abajo y de izquierda a derecha, desde el Jefe del Estado a la penúltima mujer que se ha pegado fuego en una sede bancaria, España es un paciente en estado terminal. La Casa Real está tan horadada por las termitas del tráfico de influencias que al final el Hola va a traer de regalo el Financial Times. La oposición permanece en coma etílico, salpicada por sus propios escándalos, con un líder obsoleto que intenta renovar a cada poco la pasarela Cibeles del socialismo, como si no hubiéramos tenido suficientes Pajines, Chacones y Salgados. Zapatero nos legó no sólo un país hecho una braga sino un partido a su imagen y semejanza, es decir, decapitado de auténticos talentos, repleto de cortesanos y lameculos, mediocre sin remedio.
En cuanto al gobierno y al partido en el poder, las únicas palabras para definirlo se encuentran fuera del diccionario. El PP es un zombi podrido hasta la médula que se mantiene en pie sólo por la secular tradición española de las reliquias, las momias y los caudillos que ganan batallas después de muertos. No asusta la corrupción y sus metástasis, sino la impunidad ante el delito, como si en vez de en España viviéramos en la Roma de Calígula. Corruptelas aparte, el panorama es sencillamente apocalíptico: hospitales desmantelados, escuelas diezmadas, administraciones amorfas, gente desahuciada que se tira por las ventanas y se quema a lo bonzo. Estamos sólo a un paso de que el próximo suicida se ate un pañuelo de kamikaze a la frente y se lleve a un banquero por delante.
Somos un país dirigido por una pantalla plana, igual que la dictadura oligofrénica de El dormilón de Woody Allen. Ya no confiamos en los políticos y la impresión general es que los jueces son nuestra última bala. En la sien. O eso o que Chicote dé un golpe de estado y se ponga a limpiar la cocina de mierda.
http://blogs.publico.es/davidtorres/2013/02/20/que-venga-chicote/

Futbolín dijo...

BÁRCENAS Y LOS FILISTEOS
Suso de Toro
Pensé escribir sobre los rigores del invierno, sobre un meteorito, sobre las cárceles israelíes, incluso sobre la crisis económica (¿se acuerdan?)... Pero me ocurre lo que a la mayoría, que estoy abrumado por el ruido del ventilador de la basura.
En unos meses la sociedad española pasó de estar razonablemente obsesionada por las consecuencias de la crisis a vivir este espectáculo de corrupción para el que nadie había comprado entradas y que sin embargo nos obligan a ver. Estamos implicados y abrumados, basta escuchar a nuestro alrededor, y es lo que indica también la última encuesta del CIS.
Esa preocupación general se refleja en un fenómeno que sacude los medios de comunicación: TVE, convertida en el NO-DO del Gobierno, pierde el respeto y la audiencia y se trasvasan oyentes y espectadores de unas cadenas a otras. En general, ascienden las más polarizadas en la derecha y en la izquierda. Y lo que gana audiencias no son los programas de fútbol o de cotilleo de intimidades sino, algo impensable, los que tratan más directamente los problemas y escándalos de la vida pública, de modo muy concreto programas de La Sexta como Salvados, El Intermedio, La Sexta columna o Al rojo vivo, que nos ofrecen por primera vez una libertad de información y una franqueza en la opinión como no habíamos visto antes en la televisión.
Estos éxitos de audiencia responden a que la vida pública se ha transformado en un espectáculo de caricaturas grotescas y el modo natural de contar eso son los focos, los gritos y las burlas. Pero además hay una demanda previa del público. La sociedad española está inmersa en un intenso debate político y está expectante aguardando la ración de cada día.
Este tiempo de crisis, además de desgracias, nos dejará algunas cosas buenas y una de ellas es la pérdida del miedo, el verdadero cemento con que se amalgamó el edificio político nacido de la Transición y que ahora está amenazado de derribo. Por primera vez tenemos información sin miedo y, lógicamente, todo está en cuestión porque lo merece. La infanta Cristina en el momento en que escribo -todas estas cosas cambian en horas-, sigue sin ser llamada a declarar por el caso Nóos, y parece que eso confirme que no pertenece al mundo de los ciudadanos, a diferencia de los otros cuatro imputados. Pero eso no impide que eso lo repudie la mayor parte de la gente y además lo exprese, cosa que antes no hacía. La crisis barrió también miedos y tabúes, y no tiene vuelta atrás.
continua....

Futbolín dijo...

Todas las estructuras de la vida económica, social y política están cuestionadas por la opinión mayoritaria y acusadas ante la justicia. Lo impensable hace unos meses, ahora nos resulta familiar: sólo por el gigantesco caso Caja Madrid/Bankia tienen que declarar en los juzgados el anterior presidente del FMI y exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato; el ministro De Guindos y el anterior gobernador del Banco de España...
Pero compiten en espectacularidad los casos del presidente y el vicepresidente de la patronal que pedían mano dura con los sindicatos y los trabajadores. Y como cada semana nos llega bajo la consigna “¡Más madera!”, a los casos de espionaje entre la derecha denunciados en la Comunidad de Madrid hace un par de años se le suma ahora el espionaje catalán con sus pintorescas escenas de restaurante y cotilleo.
Y atentos, que no falta de nada. El Rey se incorpora al show judicial implicado en jugosas escenas de ese culebrón Nóos que enlaza a la Casa Real con el PP de Baleares, Valencia y Madrid. Pero no se conformen con eso porque seguro que mañana, como cada día, habrá más. Valle-Inclán está muerto y Berlanga también, pero todo nos resulta como escenas de películas, y es que España hoy es un gran espectáculo, trágico por abajo, entre los que padecen las consecuencias de esta política. Y cómico y grotesco por arriba, entre ladrones y corruptos.
Y si consideramos que el Gobierno es el eje que sostiene el Estado y a su jefatura, entonces es para tomarse muy en serio la situación de un Ejecutivo que no tiene el poder que le corresponde, el poder lo tiene un individuo llamado Bárcenas. Un sujeto que parece tener sujeto al presidente del PP y del Gobierno y a los principales dirigentes del partido.
Bárcenas es el dueño del tiempo político y el que manda, y es la voluntad de ese personaje inmoral la que decide lo que va a ocurrir en los próximos días. La inmoralidad es quien manda hoy en España.
Pero, ¿quién es ese Bárcenas? No es un sujeto cualquiera, evidentemente, pues estando procesado por varios delitos graves sigue libre y tuvo todo el tiempo del mundo para destruir o esconder documentación manejando sumas de dinero por el mundo. Y, en el momento en que esto escribo, conserva el pasaporte.
Ese pasaporte le permitiría fugarse a disfrutar de sus dineros ocultos, pero él no lo hace, como si se sintiese seguro de que saldrá bien parado. ¿Será también de sangre azul? Simplemente es la verdadera columna que sostiene hoy el Estado. Si esa columna sufre, crujiría, y la queja que emitiría acabaría con todo.
Bárcenas es como un Sansón, y los filisteos lo saben.
Si todo eso no afectase directamente a nuestras vidas, sería un espectáculo digno de ser presenciado. Pero no es el caso. En ese caso lo lógico sería que la opinión pública hiciese apuestas, porras.
Por ejemplo, dado este proceso de autodestrucción progresivamente acelerado de este sistema político, ¿hay alguien capaz de imaginar qué forma tendrá España como Estado dentro de un año, dos años..?
http://www.eldiario.es/zonacritica/Barcenas-filisteos_6_102599754.html

Futbolín dijo...

PONGO EN COPIA A TU SUEGRO
Isaac Rosa

La mejor defensa que Urdangarin, la infanta, el secretario y el propio rey pueden alegar está contenida en los propios emails: la transparencia con que se escribían unos a otros, la naturalidad con la que se comunicaban, sin esconder nada. “¿Cómo íbamos a hacer algo malo, si lo dejábamos todo por escrito, firmábamos con nuestros nombres y lo enviábamos con un vulgar email?”
Es lo más asombroso del asunto: no hablan en clave, no usan seudónimos, no esconden nada. Hablan de ellos y de terceras personas con todas las letras, lo envían por correo electrónico, y además desde cuentas oficiales: impresiona ver a un imputado –el secretario de las infantas, Carlos Revenga– escribiendo desde la dirección sec.infantas@casareal.es. Hombre, ya podía haberse abierto una cuenta de hotmail para los trapicheos.
Lo mismo sobre el rey, al que siempre llaman por su nombre, rey, suegro o incluso pomposamente “Su Majestad, Juan Carlos I, Rey de España”, para que no haya dudas de que es él, no sea que alguien piense que se trata del rey del pollo frito. A lo más que llega la imaginación de Urdangarin para la ocultación es a referirse a él como SM, o en otro momento como “quien tú ya sabes”. Por si fuera poco, avisan que han puesto en copia al rey, para que no quede ninguna duda de que está al tanto. Imagino que se lo enviarían a juancarlos.rey@casareal.es. “I have copied your father in law”, dice Corinna, una frase que bien podría valer un exilio.
No hace falta tener dos dedos de frente para saber que, si quieres que algo no se sepa, lo último que debes hacer es enviar un sms o un correo. Eso lo sabe hasta un Borbón. Así es como acaban pillando a los adúlteros, que al menos tienen la precaución de abrirse una cuenta en hotmail o identificar a su amante en la agenda del móvil con el nombre de un ficticio compañero de trabajo.
Con más motivo entre ladrones. Los mafiosos le quitan la batería al teléfono cuando van a hablar de negocios, pero estos duques y secretarios van mandando correos. ¿Son unos aficionados, por mucha escuela de negocios que tengan? ¿Son unos ingenuos, que nunca pensaron que alguien pudiese traicionarlos? ¿O se creían tan impunes que habían descuidado las más elementales precauciones?

Futbolín dijo...

Un poco de todo, aunque más bien se trata de otra cosa: no pensaban que estuvieran haciendo nada malo. Y no por tontos, sino por pasarse de listos. No ocultaban nada, porque no había nada que ocultar. Total, ¿qué estaban haciendo? Forrarse aprovechando las muchas puertas que abre una tarjeta de la Casa Real, hacer relaciones públicas a lo grande, intermediar para negocios espumosos, cobrar comisiones, hacer tratos con los compañeros de cacería o de cena oficial. Nada del otro mundo.
Si el duque, el secretario y la amante del rey (suena a comedia erótica italiana, sí) pensaron que no hacían nada malo, era porque no hacían ni más ni menos que otros en su entorno. Cada uno a su nivel, cada uno en su círculo, pero durante décadas este país ha estado lleno de listos que se dedicaban a lo mismo: hacer relaciones, quedar para comer, enviarse regalos y felicitarse las navidades, y entre medias apañamos un asuntillo, cerramos el trato y nos repartimos unas comisiones. “Alguna cosita para la fundación puede haber”, decía Urdangarin en un correo, a cuenta de una reunión en la que andaba. Y esa era la costumbre, ir sacando cositas aprovechando la intensa vida social que un duque tiene.
Lo mismo podríamos decir del rey, al que tampoco escondían porque, ¿qué había de malo en que estuviese al tanto de los negocios de su yerno, o incluso que le facilitase alguna gestión? ¿Qué otra cosa ha hecho el rey durante años que ser “el mejor embajador de España”, “el mejor relaciones públicas” en el extranjero, intermediando con presidentes, reyes y jeques amigos para conseguir contratos para las empresas españolas? ¿Qué habría de malo en que hiciese por su yerno lo mismo que hacía por los fabricantes de trenes AVE?
Estoy seguro de que Urdangarin no es el único que durante años ha dejado huella escrita de sus manejos. En España hay muchos que hasta hace dos días consideraban no ya legal, sino éticamente irreprochable, agasajar a cargos públicos, trabajarse la confianza con políticos y empresarios, levantar el teléfono para llamar a fulanito y que le desbloquease un trámite engorroso. Y no se escondían porque, como los granujas de Nóos, creían que había barra libre.
La impunidad genera ese tipo de inconsciencia. Les ha pasado siempre, en otro ámbito, a las dictaduras, que documentaban con minuciosidad burocrática y por duplicado ejemplar sus crímenes, convencidos de que nunca nadie les iba a pedir cuentas por sus actos. Y en España la impunidad económica ha sido norma por décadas.
No sabemos si Diego Torres guarda más munición como para imputar a la infanta. Pero si otros Diegos Torres, de los que hay muchos en este país, se dedicasen a airear correos, conversaciones y cenas, aquí acabaría imputado hasta al rey. Ah, no, espera, que es constitucionalmente inimputable, inviolable, irresponsable. Por ahí teníamos que haber empezado.
http://www.eldiario.es/zonacritica/urdangarin_rey_corinna_noos_diego_torres_6_102599758.html

calificacion de las entradas