jueves, 7 de marzo de 2013

"Lo que no puede ser no puede ser y, además, es imposible", el Guerra


 No tengo más cojones que volver al jodido Lores Masip éste, aunque, si bien lo miro, ahora, después de que se me haya pasado ya el ataque de entusiasmo, estoy por mandarlo a la puñetera mierda porque, se supone que uno cuando escribe es para que los otros lo entiendan y no para imitar los modos y maneras del que es, tal vez, el mejor filósofo de los últimos tiempos.
 Yo también admiro mucho a Michel Foucault, pero, maldito sea el tío maricón, por todo lo que me ha hecho sufrir para entenderlo y, entonces, viene un jodido tipo imberbe y me dice: “¿No querías caldo? Pues, toma, 3 tazas”. Si será jodido el puñetero imberbe éste, ¿es que no se pude escribir como Dios manda, para que todo el mundo te entienda?
 Traité es casi, o más, inteligente que él y todos, absolutamente todos entendimos perfectamente lo que nos vino a decir sobre sus tesis de la nueva Historia y la aplicación a la misma de las teorías de los fractales y del caos. No estamos de acuerdo, con sus conclusiones finales, pero las entendimos perfectamente.
 Al tipo éste, no, yo, por lo menos.
 A pesar de que el tío hace todo lo posible para que no lo entendamos, parece claro que ha llegado a las siguientes conclusiones:
  “Recientemente, las últimas elecciones en Grecia e Italia indican que la pluralidad social está reñida con la gobernabilidad democrática. La supuesta ingobernabilidad de parlamentos heterogéneos –en un gesto nostálgico del funcional bipartidismo- nos hace pensar con más fuerza en la necesidad de cambiar las reglas del juego y aspirar a otra forma de gobierno y, sobre todo, a otra manera de formar gobiernos. Las mayorías sociales están en las calles pidiendo a gritos un carnaval político, un período políticamente extraordinario en el que se inviertan las jerarquías y se genere anti-estructura, donde las mayorías establezcan un nuevo criterio de ordenación política, donde la fuerza constitutiva se transforme en un acontecimiento constituyente. Hasta ir minando esa legitimidad que hoy atesoran como un capital las corporaciones políticas, tendremos que pensar en la posibilidad de dar un sentido colectivo, unitario y confluyente, de bloque, a la fuerza política que reside en la denegación de la legitimidad por las urnas: el principio de no delegación. Secuestrar el voto para forzar el regateo, las transacciones con el poder. Secuestrarlo hasta que el campo político que ahora patrimonializan celosamente se abra a la decisión colectiva, de modo que el formalismo electoral del voto pueda ir más allá de un colaboracionismo a la francesa o de un quintacolumnismo, esa forma cínica de justificar o callar ante las fuerzas de ocupación enemigas. Entre tanto se nos reprochará que con ello sólo favorecemos la llegada de la dictadura o del caos. Pero tenemos una urgencia: el mal gobierno ya está aquí; y nos hemos impuesto una tarea: desbancarlo del poder”.
 Palabra de honor que estoy de acuerdo con esa radical crítica al canallesco sistema que nos esclaviza, pero no acabo de entender qué es lo que realmente propone este chico:
 1º) no votar, ésta me parece la opción más probable, pero entonces como los 11 millones de peperos sí que votarán, ¿qué pasará? Pues que la maquinaria electoral estatal dará por buenas las elecciones y el PP prorrogará su mandato 4 años más  y así hasta el infinito ;
 2º) votar en blanco o abstenerse, idem, eadem, idem, o sea, lo mismo;
 3º) algo que, como yo no sólo estoy loco sino que, además, lo reconozco, sería lo que yo propuse  hace algún tiempo: que el día de las putas elecciones, todos nosotros acudiéramos a los colegios electorales e impidiéramos las votaciones por la fuerza: ¿es realmente esto lo que este hombre propone?: pues estoy totalmente de acuerdo, sólo que lo considero no solamente absolutamente imposible sino también tan eficaz como los nºs 1º) y 2º): el sistema diría que habían sido una escuálidas minorías antisistema las que habían intentado boicotear las elecciones y todo seguiría igual por los siglos de los siglos.
 ¿Entones?
 Pues, sí, eso, coño, lo que vengo diciendo desde siempre: que no hay solución porque ni siquiera un suicidio masivo podría inducir a la canallesca prensa a entonar otra canción, porque la jodida, la canallesca prensa, como los jodidos jueces, como los cipayos de la policía y de los ejércitos son ELLOS también. Coño, sí, admitámoslo de una puñetera vez: estamos perdidos, absolutamente.

4 comentarios:

Futbolín dijo...

NUESTROS DEMÓCRATAS Y CHÁVEZ. ¿POR QUÉ NO SE CALLAN?

http://blogs.publico.es/luis-garcia-montero/396/nuestros-democratas-y-chavez-por-que-no-se-callan/

Futbolín dijo...

AUTOESCUELA CARROMERO
David Torres en Público
Carromero está creando escuela, aunque en su caso más bien es autoescuela. Primero Benzemá, al que trincaron conduciendo a más de doscientos kilómetros por hora, y luego Marcelo, que en lugar de carné llevaba una tarjeta roja. A este paso el Real Madrid va a salir al Bernabeú con una L en la camiseta y Carromero en el banquillo al lado de Mou, dando indicaciones de cómo adelantar la zaga hasta medio campo y la delantera hasta la última grada. Pero como ve que se le está pasando el arroz mientras el PP pierde el tiempo haciéndole la competencia a Correos, Carromero ha concedido una entrevista al Washington Post con los detalles más jugosos del accidente que le costó la vida a dos disidentes cubanos.
El chaval se está convirtiendo en una celebridad a base de contar intimidades forenses, un poco al estilo de esas chicas descarriadas que se acuestan con un torero para luego relatarlo en los platós con pelos y señales. Los pelos y señales no tienen desperdicio. Según la nueva versión de Carromero, el coche que conducía con su habilidad habitual fue hostigado por distintos vehículos que se turnaron en la persecución hasta que uno de ellos lo embistió por detrás. Entonces Carromero perdió el control y se estrelló contra un árbol, malévolamente plantado ahí por el contraespionaje cubano, que estas movidas las prepara a conciencia.
Entre los pelos y señales, hay uno bien vistoso y es que el auto de los perseguidores llevaba una placa azul, un distintivo propio del gobierno cubano, según dice Carromero que le explicó Payá. Se conoce que a los agentes secretos cubanos se les olvidó quitar la placa, o a lo mejor sólo iban a asustarles y se pasaron de frenada, o se lo pensaron mejor, reconocieron a Carromero al volante y decidieron echarle una carrera, o tal vez fueron a pedirle un autógrafo con fatales resultados. La historia me recuerda a aquella anécdota que me contó un amigo recién aterrizado en Paraguay, cuando en medio de la calle vio un policía con bigotón, gafas negras y una gorra radiante donde ponía, así, en letras bien gordas, POLICÍA SECRETA DE PARAGUAY.
Gracias a la exclusiva del Washington Post, hemos tenido la oportunidad única de ver a García-Margallo haciendo la pelota a Fidel Castro. Lo extraño es que Carromero, al mirar por el retrovisor, no descubriera a Fidel sentado al volante del otro coche. El de Exteriores era casi el último ministro que faltaba por salir a la palestra en esta emocionante semana en la que Gallardón habla de amor y Fernández Díaz lanza una brillante hipótesis sobre la extinción de los dinosaurios. No le basta con haber descabezado a la disidencia cubana sino que, si se lo propone, en un par de días Carromero desmantela al PP con más diligencia aun que Bárcenas. 

eddie dijo...

1) CANCER INDUCIDO , ¿ARMA DE LA CIA? Percy Alvarado
http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article32418

2)LA CONSPIRACION HUGO CHAVEZ .
http://www.mundodesconocido.es/la-conspiracion-hugo-chavez/

bemsalgado dijo...

http://elespinitosilva.blogspot.com.es/2013/03/comentarios-de-publicacion-obligada.html


http://farinaefarelo.blogspot.com.es/2013/03/lucero-chavez-del-hoy.html

calificacion de las entradas