sábado, 2 de marzo de 2013

Una entrevista absolutamente imaginaria


 
 
 -¿Qué es lo 1º que v. haría, si pudiera?
 -Me cargaría a Obama, a Rajoy y a Merkel, y por este orden.
 -¿Qué hace actualmente?
 -Lo que he hecho siempre, trabajar.
 -Sí, pero ¿en qué?
 -Cuido de mi mujer, decisivamente enferma, creo que esto es lo principal, por estricta justicia. Aprovecho para decir que la justicia es la razón principal de mi vida. La quiero mucho y esto sería una razón suficiente pero es que ella me ha dado toda su vida y yo sería el más perfecto de los canallas, o, si lo prefiere, más canalla aún si hiciera otra cosa.
 -¿Por qué se considera un canalla?
 -No me considero, lo soy. Soy un canalla porque no hago más que canalladas. Creo que, en el fondo, tenía razón aquella tía puta alicantina que me quería echar de su hospital de millonarios al que había llevado a mi mujer para que le hicieran un pet, que sólo hacían en mi región en aquel canallesco hospital, mi mujer y yo no debíamos de estar allí malgastando medio millón de pesetas, que no sirvieron absolutamente para nada, con aquel dinero podrían haber comido un montón de días otro montón de personas necesitadas. Pero el error de la tía puta estribaba en que sólo me exigía a mí aquel desprendimiento y no se lo exigía también a sí misma, el ser humano para ser realmente tal debería de cumplir a rajatabla la sentencia del clásico, “homo sum et nihil humanum mihi alienum puto”, soy hombre y pienso que nada humano me es ajeno, coño, si cumpliéramos todos al pie de la letra con esta máxima, el mundo sería completamente distinto, un auténtico paraíso.
 -Y ¿por qué cree v. que no se hace?
 -Precisamente por eso, porque el mundo es humano, es nuestra naturalísima creación y nosotros, los hombres, no somos más que una puñetera mierda seca pinchada en un palo.
 -¿Todos?
 -Bueno, casi todos, su inmensa mayoría, a lo mejor se salvarían Teresa de Calcuta, Pablo Casaldáliga y 3 o 4 más, no muchos.
 -¿Qué piensa de la homosexualidad?
 -En eso soy muy tradicional, es exactamente igual que la hetersexualidad. Es más, pienso que no es sino una forma más de la heterosexualidad, recuerdo, siempre la recordaré, mi única experiencia homosexual. Debería de tener 8 o 10 años, otro vecino de aquel inmenso patio y yo andábamos tratando de metérsela a una niña de 7 u 8, y no podíamos de ninguna manera porque su vagina no estaba lo suficientemente desarrollada para la penetración y, enervados como estábamos, el tío intentó darme por culo y no lo consiguió no recuerdo por qué y luego me la mamó, yo no sentí nada ni con lo uno ni con lo otro, pero a él le gustó mucho todo aquello, seguramente era homosexual nato, no lo sé porque nunca volvimos a vernos en parecidas circunstancias.
 -¿Por qué es v. escritor?
 -Tampoco lo sé. Siempre, desde niño, me ha gustado mucho contar historias, al principio, eran las que yo leía en los libros de otros,  y se las narraba a mis amigos, sentados en un portal, luego, empecé a contar las que yo mismo imaginaba y ahora no cuento historias en el sentido de hechos imaginarios sino que lo que cuento son hechos reales.
 -Y ¿por qué lo hace?
 -Siento una irresistible necesidad. Creo que el mundo entero está profunda, esencialmente equivocado y que, por eso, camina inexorablemente a su propia destrucción y soy tan gilipollas que pienso que escribiendo estos jodidos posts hago todo lo que yo puedo para evitarlo. Así de estúpido soy. Pero es lo que yo creo y por eso lo hago.
 -Pero ¿qué es lo que v. piensa y siente cuando escribe?
 -Primero creo que debo servir a la verdad. Y, luego, una vez averiguada la misma servir igualmente a la justicia.
 -La verdad y la justicia, casi nada.
 -No, no, no es tan difícil. Como dijeron los clásicos, la verdad no es más que la adecuación de nuestra inteligencia a la cosa, a la jodida realidad. Y una vez aprehendida ésta, un tío que pretenda ser honrado no tiene más cojones que intentar realizarla, que hacer todo lo que esté en sus posibilidades para que ésta se realice. Yo ya no soy, no puedo ser, un hombre de acción, casi no puedo levantarme ya de la cama, pero lo que   sí que puedo es ponerme aquí, delante de esta asquerosa máquina y teclear todo lo que la jodida realidad trae a mi cabeza y lo hago casi todos los días, tal vez sea un estúpido soberbio que piensa que lo que él ha entendido de la canallesca realidad que nos rodea va a ayudar a los otros a hacer algo por cambiarla, probablemente sea efectivamente una estupidez, pero no tengo más remedio que hacerlo porque, si no, no podría mirarme al espejo, por las mañanas, cuando acondiciono los cuatro pelos que me quedan.
 -¿Qué es lo más importante que ha hecho en su vida?
 -Trabajar como un negro para que mis hijos vivieran como los de los demás. Y conste que tenía el peor de los ejemplos, mi padre no trabajó ni un sólo día para que viviéramos nosotros, sus 4 hijos. Me parece que ya he dicho alguna vez, por aquí, que mi padre es el único genio que he conocido personalmente, tenía de la vida un concepto rarísimo, creía que era algo tan completamente natural que había que dejarla que fluyera por sí sola, hizo siempre lo que le pedía el cuerpo y yo, ahora, con casi un siglo de vida, creo que tenía razón y que mi odio hacia él no estuvo nunca justificado, él fue nuestro padre porque se lo impuso la naturaleza y pensaba que era la jodida naturaleza la que debía de preocuparse por nosotros. Y, ahora, cuando ya estoy pisando el umbral de la muerte, sé que tenía razón. Sus 4 hijos aprendimos por nosotros mismos lo que había que hacer para salir adelante. No somos unos potentados pero vivimos. En cambio, yo que he luchado a veces en 5 empleos a la vez para sacar a mis 3 hijos adelante, he fracasado totalmente porque 2 de ellos viven absolutamente a mis expensas, con 50 años, creo que lo llaman "sobre protección".
 -Hablemos un poco de política. ¿Qué piensa v. de Bárcenas?
-Bárcenas es, para el PP, uno de los jinetes del Apocalipsis.Los otros tal vez sean Ana Jaguar Mato, la Cospedad y el propio Rajoy, yo tengo entre otras, tan absurdas como ésta, la teoría de la justicia inmanente. Bárcenas, con Naseiro y el otro jodido tipo cuyo nombre no recuerdo que también cuidó de las finanzas del PP, son realmente los artífices de los triunfos de este canallesco partido. Porque qué cantidad de millones no habrá trajinado este jodido tipo para el PP si una parte infinitésima de sus comisiones asoma por ahí la punta de su iceberg y no son ni más ni menos que esos 38 millones que él, Bárcenas, reconoce que tiene. Ojo, al parche, que estamos hablando ni más ni menos que de 6.460 millones de las antiguas pesetas. Si aplicamos el porcentaje del 1x1000 de comisiones, nos sale la friolera de 6.460.000 millones de pesetas, o sea 6 billones, con b de burro, y medio de pesetas lo que ha movido ese asqueroso partido, es como para darse de baja de esta repugnante humanidad de la que formamos parte. Y la inmensa mayoría de este jodido país los sigue votando. Es por eso que yo acabo de escribir ahora mismo un post que titulo "Una ciudadanía tan corrupta como el propio PP", que es la que lo vota y lo mantiene ahí para desgracia de todos los españoles.

No hay comentarios:

calificacion de las entradas