lunes, 29 de abril de 2013

Carta abierta a Lucía Lisístrata M. Mur.


Descargar 18042013162.jpg (1456,9 kB)


En uno de mis posts de Wodpress, mi amiga Lucía escribe:

“1. Lucía M. 
abril 28, 2013 at 9:31 pm Editar 
¿Por qué hasta los insultos están cargados de ideología?. O mejor, ¿nos damos cuenta de que cada vez que insultamos a un hombre, directa o indirectamente insultamos a una mujer? Supongo que sí, pero no tenemos otras palabras ofensivas, de forma que utilizamos las “rudimentarias” y conocidas. Son hábitos que nadie está dispuesto a cuestionar y que emponzoñan la vida de los hombres, algo así viene a decir Sloterdijk sobre las costumbres. Deberíamos de ser mas creativos con el léxico ofensivo.”.


Mi querida amiga Lucía: Discrepamos, que es de lo más sano intelectualmente.

Dices que casi siempre en los insultos proferidos contra los hombres va implícito  uno contra la mujer. Puede ser en otros casos, no, en el mío.

Cuando he tratado de establecer la genealogía de la hiioputez de Rajoy he tenido especial cuidado en situar a salvo la honestidad de su madre, poniendo incluso en juego la de mi madre y la de mi mujer. Y no por otra cosa sino porque creo firmemente que un tío puede ser el más perfecto de los hijoputas sin culpa alguna de su santa madre.

Pero es que hay algo más absolutamente decisivo en el asunto, en ningún momento he pretendido insultar a Rajoy, sólo he pretendido interpretarlo, definirlo. Aborrezco, detesto, insultar a la gente, creo que el que insulta es un incapaz, que, al no poder, defender sus ideas de otra manera recurre, a algo tan inhumano, tan descalificante  respecto a sí mismo, como el insulto, que es, además, una clara muestra de falta de imaginación.

Tengo por ahí escritos un par de posts relativos al asunto, uno de ellos creo recordar se titulaba "teoría general del insulto"  y en él mostraba toda la repugnancia que me inspira aquel que utiliza el insulto como sistema de confrontación dialéctica.

Y niego también la mayor. Si me hubieras leído desde siempre y no tan recientemente como lo has hecho, sabrías que abomino del lenguaje porque lo considero esencialmente anfibológico, no por otra cosa sino porque está concebido sobre todo para engañar. Le he dedicado un par de post al tema, basándome en el libro que sobre la mentira escribió ese maravilloso filósofo que fue Castilla del Pino.

Consciente de ello, hago todo lo posible por ser creativo en el uso de la palabra, tanto que creo que me excedo en ello, pero me da igual, hago siempre todo lo que puedo para ser más convincente y ni siquiera recurrí al insulto cuando en el  chat de Saco se utilizaba éste ́única y exclusivamente para rebatirme, tan consciente de ello soy que sabiendo la connotación peyorativa de la expresión,  he estado a punto de renunciar a ella, tal como digo al principio del post, pero no lo he hecho porque creo sinceramente que ello hubiera empobrecido decisivamente mi intento de la mayor y mejor comunicación.

En la medida de mis fuerzas y conocimientos actuales no encontraba yo una mejor definición de la actitud actual de Rajoy que la de calificarlo de hijo de puta, haciendo como hice una suficiente defensa, por otro lado absolutamente debida, de la total e indudable honestidad de su madre comparándola con la de mi madre y la de mi mujer, porque un hijo de puta, además de bastardo es un resentido integral, alguien que se considera ofendido no sólo por la suerte sino también, y esencialmente, por la jodida vida y que, por ello, se considera autorizado para cometer todo tipo de tropelías contra los demás sin desdeñar el latrocinio y el asesinato.

Si bien te fijas, observarás que en la genealogía de Rajoy, que forzosamente por requerimientos de tiempo y espacio no podía ser tan prolija como debiera, sólo he hablado de su padre, el magistrado que dirigió el juicio sobre aquel formidable escándalo del aceite de Redondela, al que, por cierto, se unieron una serie de muertes extrañas, después de su perído de reflexión sociopolítica que se concretó, seguramente porque no daba para más, en sus 2 celebérrimos articulos propugnando la desigualdad esencial de todos los hombres, y, por último, haciendo especial referencia a su actuación en una de las tragedias marítimas más graves de la historia que él sintetizó y resolvió diciendo que aquello sólo era como unos hilillos de plastilina.

Esto, repito, sólo es un estudio genealógico del personaje, que posteriormente culmina su actuación sumiendo a este desdichado país en la peor de las crisis de su historia y que, además, tiene el santo valor no sólo de no reconocerlo sino de afirmar que está haciendo todo  lo que se debe hacer mientras la gente se muere avergonada en las puertas de los dispensarios de Cáritas, se cuelga por el cuello o se tira por la ventana, y, cuando un loco periodista se atreve a decir que lo aprobado en el último consejo de ministros si no es un acto de la peor y más clara de las demencias es la hijoputez más grande de la historia, el tío va y en plan chulo se arranca y dice a través de su presidenta que no le molesten más con eso de que la cifra de parados sube y baja porque va a seguir subiendo hasta el final de la legislatura.

Es por esto, mi querida amiga, por lo que yo, buscando desesperadamente, no he hallado un calificativo mejor para describir este conducta que la que he utilizado y que, por lo tanto, no es calificativa sino eminentemente interpretativa y descriptiva.

Te juro por mis muertos que no he tenido, no tengo y creo que nunca tendré la menor intención de insultar a Rajo ni a ninguno de sus secuaces porque yo no pertenezco a su estirpe, a esa especie de jauría hambrienta de dolor y de sangre que cuando se aprueba llevar el horror de la guerra a Irak irrumpe en la más clamorosa de las ovaciones y que cuando se pone de manifiesto el inmenso cúmulo de sufrimiento que con sus polìticas están infligiendo a la población española, la hijda de Fabrae, el pretor que el César imperator gallego mantiene a sangre y fuego en Castellón dice lo que todos ellos sienten de verdad: “que se jodan, coño, que se jodan”.

Como verá, Andrea Fabra, también es partidaria, como yo, de utilizar el idioma con el mayor vigor posible.

Y ahora, si me lo permites, voy a hacer algo que muy pocas veces he hecho: presumir de mi feminismo. Y lo he hecho tan poco porque no me gusta a hacerl.

Suelo decir que soy el tío más de izquierdas que conozco, también soy el más feminista que he hallado en mi deambular por este río que nos lleva. Toda la felicidad de mi vida siempre se ha debido a una mujer.
Mi madre, mi tía y mi esposa han hecho siempre todo lo posible para que yo fuera feliz. No lo han logrado porque ser feliz en esta puñetera vida es realmente imposible, pero lo han intentado con todas sus fuerzas. Tal vez alguien diga que yo lo que soy es un jodido interesado, y, a lo peor, es verdad, pero yo siempre que puedo tengo cerca de mí a una mujer porque lo que he hallado siempre en ellas nunca lo he encontrado ni en el mejor de los amigos.

Un beso,

domingo, 28 de abril de 2013

AVISO



AVISO A EDDIE, PATRICK BATEMAN, LUCIA  Y TODOS CUANTOS LECTORES Y 

COLABORADORES DE MIS BLOGS ANDAN POR AHI REMITIENDO COMENTARIOS A 

MI ANTERIOR BLOG DE WORDPRESS, jlpalazon1, DICHO BLOG HA DESAPARECIDO, DIOS

SABRA POR QUE DEFINTIVAMENTE, DE MODO QUE TODO LO  QUE SE MANDE A ALLI SE 

PIERDE PARA SIEMPRE EN UN POZO SIN FONDO, COMO HA   SUCEDIDO CON UNAS 

MAGNIFICAS APORTACIONES DE PATRICK, EDDIE Y LUCIA DE LAS QUE YO HE TENIDO NOTICIA PORQUE NO SE POR QUE VAN A MIS DIRECCIONES DE CORREO ELECTRONICO PERO QUE DE ALLI YO NO PUEDO O NO SE LLEVAR A LOS BLOGS.

ENTONCES, LA SOLUCION ESTA EN QUE TOMEIS NOTA DE LA NUEVA DIRECCION DE MI 

BLOG EN WORDPRES: joselopezpalazon.wordpress.com Y ENVIEIS A ALLI EL PRODUCTO DE 

VUESTRO  INGENTE TRABAJO QUE ES DEMASIADO VALIOSO PARA QUE SE PIERDA EN 

LA NADA.

OS ANTICIPO LAS GRACIAS.

NOTA: DEBEIS DE REENVIAR TODOS VUESTROS TRABAJOS A PARTIR DE 23-04-13.

Ensayo sobre el pensamiento rudimentario (V). El desafío. La forja de un hijo de puta.


    El caso del aceite de Redondela


    Los efectos del naufragio del Prestige


A veces, cuando me dispongo a utilizar expresiones como ésta de "hijo de  puta", prohibidas por el común de las reglas del buen escribir, pienso que realmente no hay ninguna necesidad esencial de usarlas, que lo que se quiere decir podría muy bien expresarse de otra manera.


 Y, después de haberlo meditado suficientemente, he llegado a la conclusión de que no, de que, por lo menos para mi, estas expresiones son absolutamente necesarias para expresar lo que se debate en el fondo de mi cabeza, porque yo, en este caso concreto del post de hoy, no encuentro en todo el diccionario de esta jodida lengua española, alguna otra que sustituya a esta expresión que yo, al menos, considero insuperable como lo hizo también aquel importante mandatario usaniano que, para describir a no sé quien, lo dijo de una manera que, para él también, era absolutamente necesaria: es realmente un auténtico hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta. No pongo comillas porque, como siempre, estoy citando de memoria y tengo la seguridad de que la cita no es rigurosamente textual.

 Estoy seguro, totalmente seguro, de que la madre de Rajoy era una santa. Porque suelen serlo todas estas señoras de firmes creencias religiosas ya que las conozco muy bien pues no en vano soy hijo de una de ellas y marido de otra, y ello se debe a que, como decíamos ayer, todas han sido formadas en el seno de la Santa Madre Iglesia, cuya normativa no permite otra cosa, por eso, todos los católicos rigurosos, cuando quieren disfrutar de las inmensas posibilidades que brinda el sexo, no tienen más remedio que buscarlas fuera del matrimonio porque allí, sus santas esposas, jamás se las permitirán.

 -Bueno, sí, me dirán, su razonamiento en este aspecto parece correcto, pero también podía haber utilizado usted otro adjetivo peyorativo que no fuera éste tan decididamente malsonante y grosero.

 -Pues, no, señor,contestaré yo, precisamente porque este adjetivo en esta nuestra lengua como en otras muchas es absolutamente insuperable tanto que daña incluso al oído, es por lo que yo he decidido usarlo de una manera definitiva.

 Que Rajoy es un cínico sinvergüenza y, además, un perfecto canalla es  últimamente de dominio público tanto que incluso ya resulta extraordinariamente difícil encontrar fuera del círculo de su guardia pretoriana entre la que se hallan los directores de todos los periódicos españoles, una sola persona que no lo reconozca.

 Pero es que el tío ha llevado su soberbia hasta el punto de lanzarle al aborregado pueblo español ese canallesco y cruelísimo desafío: el desempleo seguirá creciendo, porque a mi me sale de los cojones, ni más ni menos que hasta 2.015, que es precisamente el año en que se tienen que celebrar nuevas elecciones legislativas.

 Como es lógico, eso de “porque a mi me sale de los cojones” él no lo ha dicho, entre otras cosas porque no hacía falta, después de la insuperable exhibición que ha hecho del dominio total de la situación con gestos inauditos tales como dar ruedas de prensa a través de una pantalla de televisión, sin que todos los representantes de todos los diarios de este acojonado país le hubieran tirado los blocks y bolígrafos a la cara a través de la dichosa pantalla, porque tamaño insulto a la libertad de prensa no creo que vaya a repetirse nunca en ningún otro sitio.

 Pero apuntábamos al principio que aquí íbamos a escribir también un poco de la forja de un hijo de puta y casi no nos va quedando ya espacio para ello: Rajoy era un predestinado a esta situación, primero, por ser hijo de quien era, ni más ni menos del magistrado que presidió el tribunal que enjuició el caso del aceite de Redondela, en el que desaparecieron miles de millones de litros de aceite no como por arte de magia sino precisamente así, como entonces, bajo la égida del Caudillo, ocurrían todas las cosas, dejando de paso una serie de cadáveres absolutamente inexplicables por el camino; segundo, por su especialísima formación intelectual que ya puso él en evidencia en cuanto pudo con sus 2 famosos artículos sobre la igualdad de los seres humanos en El Faro de Vigo; tercero por el explícito padrinazgo que de él hizo el forjador “intelectual”, así, entre comillas, de la España actual, el hombre cuyo apellido es el que más se repite en todos los escalafones de todos los ministerios de España, el único, el grande, el irrepetible, gracias a Dios, Manuel Fraga, que incluso llegó a a exigirle la necesidad imperiosa de afrontar de una puñetera vez su tan retardado matrimonio; cuarto, pero, sobre todo, cuando el tercero de los hombres de Irak decidió encargarle el que es quizá, y en más de un sentido, uno de los asuntos más negros de este país, que supera incluso a aquel del aceite de Redondela, el hundimiento del Prestige; Aznar pudo, es evidente, designar a cualquier otro, pero lo eligió a él, con preferencia por ejemplo a Paco Alvarez Cascos, que ya es decir; y el tío desempeñó su función de tal manera que ha pasado a la historia su descripción de lo que entonces sucedía, que una marea negra que manchó para siempre de petroleo las costas de su tierra, se convirtió en unos mínimos hilillos de plastilina, así que échale tú ahora a este tío unos seis millones doscientos mil parados, ja, ja, ja, a estos tíos él los va a tener sin empleo hasta que Sam Juan baje el dedo, es decir, como afirmábamos al principio, hasta que a él, a Rajoy, le salga de sus puñeteros cojones.

 Porque él sabe mejor que nadie, dada su completa, larguísima y total experiencia, que este pueblo de irredimibles cabrones va a aguantar todo lo que le echen, él y la Santa Iglesia Católica y Apostólica.


sábado, 27 de abril de 2013

Ensayo sobre el pensamiento rudimentario (IV)

El PP considera que el asedio al Congreso fracasó por la “solidez” de las instituciones

El presidente del Congreso sugiere medidas judiciales contra los que causan incidentes. (El País, 27-o4-13)


 Ayer decía yo, en mi post, que había sido un fracaso el asedio al Congreso y una noticia ratificaba que habían sido más los antidisturbios que los manifestantes y Fernando Mora preguntaba dónde coño estaban los 700.000 parados censados en Madrid.

 Yo lo sé desde hace mucho tiempo. En sus puñeteras casas, los que todavía las tengan. Que inventen ellos, decían los intelectuales españoles cuando se le reprochaba a España su falta de investigación científica, que protesten ellos, decían seguramente todos los parados.

 Forma parte de nuestra idiosincrasia esta desgana vital por todo lo que realmente interesa y la obsesión igualmente poderosa por las cosas absolutamente banales, el fútbol y la telebasura.
 En otro país con el 27% de parados, todo habría saltado ya por los aires, aquí, eso no sucederá nunca y siento en lo más profundo de mi corazón que los hechos me den la razón en mi polémica de hacen tan poco contra ese sabio historiador que es Xavier Traité y ese agudísimo observador de la realidad que es futbolín.

 Y no sucederá nunca porque nuestras clases dirigentes llevan siglos, sí, han leído ustedes bien, siglos, preparando las mentes de los españoles para que no pueda haber nunca en ellas un atisbo de rebelión por muchas cosas que pasen, por muchas tragedias que los aflijan, por mucho que sus gobernantes abusen criminalmente de ellos, porque nos han imbuido hasta lo más profundo de nuestra sangre eso que ellos llaman resignación cristiana: bienaventurados los pobres de espíritu porque de ellos será el reino de los cielos, bienaventurados los  MANSOS porque ellos poseerán la Tierra.

 Coño, ¿cómo quieren ustedes que se rebelen los que creen a pie juntillas todo esto, si consideran que su probreza, que su miseria sólo es un síntoma irrebatible de su predestinación gloriosa?

 Y los listillos de siempre me objetarán: “pero, ¿de verdad, piensa usted que son las famosas bienaventuranzas las que tienen la culpa de todo lo que nos ocurre?”.

 Éste es precisamente el problema: la suprema ignorancia a que nos  han sometido los culpables de nuestro pensamiento rudimentario.

 Cualquier persona medianamente consciente de cómo funciona el cerebro humano sabe que todo lo que de niño se introduce en él se queda allí impreso, indeleble, para siempre, de modo que si tus padres, tus abuelos, tus maestros y tus profesores, te han repetido una y otra vez hasta que la consigna ha pasado a ser parte de tu propia naturaleza, que la pobreza, que la miseria, es un signo de predestinación a la bienaventuranza, ¿cómo coño ahora, si Rouco y Rajoy te repiten lo mismo, tú no te lo vas a creer?

 Ayer, ante el asediado Congreso, habían 1.500 manifestantes. De los 40 millones de habitantes largos que tiene España, el porcentaje es de 0'003, una infinitésima parte de todos nosotros.

 Y esto lo saben muy bien no sólo el mefistofélico Arriola, el consejero áulico de Rajoy, sino hasta esas analfabetas integrales que son Fátima Báñez y Ana Jaguar Mato.

 Entonces ¿de qué coño se va a preocupar Rajoy, a qué le van a tener miedo estos peperos que están arrasando el país para siempre, acabando con todo lo que se mueve sea cual fuere al área en el que esto suceda?

 Así que, amigos Traité y futbolín, os felicito sinceramente por vuestros magníficos razonamientos, sobre todo por ese, tan extendido, omnipresente, universal, de que cuanto peor, mejor.

 Esto, con la gente muriéndose a chorros por la calle, arrojándose por las ventanas y otras cosas que no se han visto nunca y que probablemente nunca más se verán, es un espectáculo dantesco realmente insuperable, tanto que su causante ya no tiene el valor suficiente para enfrentarse directamente a esa prensa tan canallesca y domesticada, y lo hace a través de una televisión de plasma, sentando así un precedente que tengo una inmensa curiosidad por comprobar si algún otro pueblo, alguna otra manada de castrados periodistas, lo verá alguna otra vez.

 Y, mientras, las páginas de todos los periódicos, las pantallas de todos los televisores y las sintonías de todas las radios pendientes con el alma en vilo de si el Madrid y el Barça serán capaces de remontar sus tanteos adversos ante los superequipos alemanes y de si es cierto o no que Belén Esteban ha abandonado para siempre Telecinco.

 Lo dicho, nuestro pensamiento es esencialmente rudimentario porque ELLOS se han preocupado desde siglos de que sea así.

viernes, 26 de abril de 2013

Ensayo sobre el pensamiento rudimentario (III)



 Leído en Público, hoy, 26 de abril de 2013,

 “Cerca de 10.000 familias madrileñas no pueden pagar la educación infantil de sus hijos
Sindicatos y asociaciones de padres denuncian que la subida de las tasas "deja en casa" a los niños de los hogares más desfavorecidos y acusan a Figar de "desmantelar la escuela pública y financiar indirectamente la privada"
 ANNA FLOTATS Madrid 25/04/2013 13:03 Actualizado: 25/04/2013 14:45
Figar sigue adelante con el cierre de colegios públicos de Madrid
El Gobierno no financiará la creación de centros de Educación Infantil
Las guarderías públicas, un bien escaso y desigual
Las escuelas infantiles también se manifiestan por los recortes
UGT denuncia el "elitismo" del área única de escolarización de Figar
 Hoy empieza el plazo para solicitar matrícula en los centros de Educación Infantil de la Comunidad de Madrid para el curso 2013-204. Muchos padres pedirán plaza aunque aún no saben cuánto les va a costar. El año pasado, entre el 50% y el 60% de las familias con hijos escolarizados renunciaron a la plaza que se les había adjudicado antes de empezar el curso y también una vez comenzado. Un 35% se vieron obligadas a hacerlo cuando, en julio, conocieron el precio de la plaza. El motivo: el aumento de las tasas y la retirada de las becas de comedor y material escolar.
 La cuota media para escolarizar a un niño de 1 a 2 años en la red pública es de 250 euros al mes. 60 euros más si se trata de un bebé. Las listas de espera en los centros públicos (20.000 niños en junio) se agotaron en octubre debido a las renuncias de cerca de 10.000 familias. "La Comunidad de Madrid está marginando a los hogares que menos tienen y atacando a uno de los sectores más vulnerables de la sociedad, que son los niños", ha afirmado la presidenta de la Junta de Portavoces de Educación Infantil Pública de 0 a 6 años, Carmen Ferrero.
 Los sindicatos y las asociaciones de padres insisten en que esta subida de tasas no es una medida coyuntural provocada por la crisis económica, sino que se trata de un "cambio de modelo ideológico y político para desmantelar la escuela pública y seguir subvencionando de forma indirecta la enseñanza privada", ha señalado Virginia Fernández, de FETE-UGT. "Figar gobernaría igual si no estuviéramos en crisis", ha añadido.
 UGT: "Figar gobernaría igual si no estuviéramos en crisis" 
Un ejemplo de ello es que la consejería sigue ofreciendo cheques guardería de entre 90 y 150 euros mensuales a las familias que escolarizan a sus hijos en un centro infantil privado. Antes, la escuela pública tenía que certificar que no tenía plazas y sólo así la 2consejería entregaba el cheque a la familia que se veía obligada a escolarizar a sus hijos en la escuela privada. "Ahora, que han desaparecido las listas de espera, la consejería sigue dando estos cheques, está financiando indirectamente la enseñanza privada", ha señalado Blanca Azanza, presidenta de la Asociación Madrileña de Escuelas Infantiles de Gestión Indirecta (AMEIGI), que ha reclamado a la consejería que invierta los 34 millones de euros de esta partida a las escuelas públicas. "Supondría llevar a cabo el abaratamiento de las cuotas, lo que permitiría a miles de familias no tener que renunciar a las escolarización de sus hijos por su elevado coste", señalan los sindicatos y las asociaciones de padres. 
 La estrategia de la consejería responde, según el portavoz de la Federación de Asociaciones de Psdres y Madres Francisco Giner de los Ríos, José Luis Pazos, a que el PP "entiende que la educación de 0 a 3 años es asistencial y no educativa, que los centros de educación infantil son guarderías para aparcar a los niños mientras los padres trabajan y por tanto, si no trabajan, no tienen derecho a plaza".
 Emergencia educativa
Pazos ha destacado también que Figar está "expulsando de los centros públicos de gestión privada a las cooperativas para meter a empresas que buscan lucrarse". De los 225.000 niños de 0 a 3 años que hay en la Comunidad de Madrid, la red pública sólo cubre al 25% y de ese porcentaje, sólo el 5% son centros de gestión directa, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).
 Isabel Galvín, de CCOO, ha alertado de que la Comunidad de Madrid se encuentra en una "situación de emergencia educativa" y ha recordado que en el año 2000, la escolarización de 0 a 3 años se situaba seis puntos por encima de la media y hoy, está tres puntos por debajo de la media. "La Comunidad se carga lo que funciona para experimentar con ocurrencias que dejan a la ciudadanía completamente desarmada. Pierdes el trabajo, la casa y luego no puedes mandar a tus hijos a la escuela. Aquí si caes, caes hasta el fondo", ha aseverado”.

 Estoy absolutamente seguro de que muchos de estos padres votaron PP en las últimas elecciones generales, como también lo estoy respecto a esos cientos de miles que engrosan las listas del paro y, por definición, que lo hicieron todo eso que se llama clase media. Toda esta gente cree, o, por lo menos, quiere creer que con cualquier otro partido en el poder hubiera sido aún peor, porque dicen, o, por lo menos, decían que los ricos no robarán porque no tienen necesidad de hacerlo como esos jodidos pobretones del Psoe.

 Esto nos puede muy bien servir de ejemplo de lo que yo llamo pensamiento rudimentario: esta clase de personas no tienen capacidad para pensar por sí mismos, porque el razonamiento que acabamos de transcribir es absolutamente irracional.

 Si el PP es un partido que parte de la base de que la desigualdad entre los ciudadanos no es algo que existe sino que, además, es lo que debe de existir, cualquier persona situada en posiciones de desigualdad, debería de abominar de dicho partido porque su ideología la condena para siempre a una definitiva marginación social y no sólo directamente a ella sino a toda su descendencia.

 O sea, que toda persona ubicada en un sector de la sociedad situado de la clase media alta para abajo que vote a la ultraderecha no sólo no sabe lo que hace sino que, además, está condenando a muerte para siempre no sólo a él sino a todos los suyos.

 ¿Por qué? Porque gente como esta tal Figar, Consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, regida desde hace miles de años por el PP, y el mefistofélico Wert, están implantando la que podría llamarse “Ley de Hierro de la Educación”, que tiende a expulsar de la instrucción pública a todos los marginados sociales que, en este momento, son unos 20 millones de españoles, casi la mitad exacta de la población, sin que nadie mueva un sólo músculo, como ayer se demostró con el Asedio al Congreso de los Diputados, o sea de los jodidos legisladores, convocatoria a la que no acudió prácticamente nadie porque esta inmensa multitud de gente que hace 2 días colapsó las pantallas de todos los televisores del mundo, cumpliendo a rajatabla la le y de los emperadores romanos de darle al populacho “panem et circenses”, de lo único que se preocupa, los hombres, es de lo que le pase al Real Madrid, y a Belén Esteban, las mujeres, cumpliéndose así esa máxima de hierro de la política: cada pueblo tiene los gobernantes que se merece.

miércoles, 24 de abril de 2013




AVISO, ESPERO QUE DEFINITIVO, A MIS QUERIDOS AMIGOS Y COLABORADORES O LECTORES DE MI BLOG DE WORDPRESS:

EL NOMBRE PARA ENTRAR EN EL ES EL MIO, joselopezpalazon, SOLO QUE ASÍ, TODO SEGUIDO, EN MINUSCULAS Y SIN ACENTOS,

ALLÍ OS ESPERO, COMO SIEMPRE CON TODO EL AFECTO Y AGRADECIMIENTO DEL MUNDO .

UN ABRAZO,

Geometría de primavera,






 dedicado a mi buena amiga Lucía Lisístrata M. Mur, que me birló el título magistral de “Geometría de invierno” para uno de mis blogs, puesto que yo trato de ser, y seguramente lo soy, un matemático.

Otro prolegómenos: hasta ahora mismo, presumía yo de no haber escrito nunca de fútbol específicamente, contrariando a los que, sobre todo en el chat de Saco, decían que no había que mezclar fútbol y política, como si todo, incluso el maldito fútbol, no fuera política, desde el sublime Aristóteles.

Primero: geometría: la distancia más corta entre dos puntos es la línea recta.

Segundo: economía fisiológica: hay que hacerlo todo con el mínimo esfuerzo.

Si se aceptan como válidas estas dos proposiciones, no cabe la menor duda de que el fútbol que practica el Barcelona, Barça, es una aberración, desde el punto de vista de la lógica matemática.

-Entonces-se me dirá-¿cómo es que el Barça lo ganaba todo?

-Porque tenía los mejores jugadores del mundo, capaces, por lo tanto, de ganar como fuera, incluso con una táctica o estrategia radicalmente errónea. Es como lo que sucedía con Aranxa Sánchez Vicario y sucede ahora con Rafa Nadal, ganaba y gana, por una exuberante capacidad física, pero cuando ésta declinó y declina sus brillantes éxitos entraron en el ocaso.

Ayer, el Bayern-Barça me resultó extremadamente penoso, porque amo al Barça, desesperadamente. Y escribo desesperadamente porque creo que el Barça se equivoca siempre.

Por supuesto que su fútbol no ha enamorado al mundo hipócritamente.

Si tú tienes los mejores jugadores del mundo, Messi, Xavi, Iniesta, Busi, tú puedes jugar incluso equivocándote lamentablemente que, al final, ganarás, porque la clase de estos genios acabará imponiéndose.

Pero si tu método, tu sistema de juego es erróneo, al final, lo acabarás pagando. 

Todo el mundo ha comprendido ya que contra el Barça, contra esos genios que posee el Barça, no se puede jugar abiertamente porque ese estilete inevitable que es Messi te acabará matando.

Esto es tan simple, tan evidente que todo el mundo lo ha acabado comprendiendo, lo que ocurre que todo el mundo no es como el Bayern, el Madrid, el PSG y el Milan, por este orden. Todos ellos tienen gente capaz de defender con toda la eficacia del mundo achicando espacios: si tú a Messi le sitúas 4 o 5 buenos defensores, después de haberle limitado su campo de acción todo lo posible, es como si lo encerraras entre cuatro muros, no tiene escapatoria porque, en contra de lo que afirma Alves, no posee poderes mágicos.

Decíamos al principio que el Barça se equivoca siempre y equiocándose impenitentemente, casi siempre ha acabado ganando.

¿Por qué? Porque casi siempre ha tenido al mejor jugador del mundo.

Pero el fútbol es un juego de equipo, “football association” lo llamaron sus inventores, entonces, el mejor equipo no es siempre el que tiene al mejor jugador sino al mejor conjunto de jugadores.

Y el Barça, ahora mismo, en este preciso momento, sin Messi, es un páramo, el peor de los desiertos, porque Pedro, Alexis, Villa, Tello, etc. son peores que cualesquiera otros jugadores de los distintos equipos, con un inconveniente más, todos ellos no sólo son bajitos sino además absolutamente inoperantes en el juego aéreo como demuestra su comportamiento en los corners.

Entonces, si tú comparas al Bayern de ayer, hombre por hombre con el Barça también de ayer, la conclusión que extraes es desoladora, sólo Messi se halla por encima de su par, ergo, sería un milagro que el Barça le ganara al Bayern un sólo partido por muchos que jugaran, porque todos los equipos del mundo saben ya cómo enjaular a Messi.

Pero es que, además, la táctica, ¿o es la estrategia? del Barça está  radicalmente equivocada, si tú renuncias de antemano a utilizar  factores esenciales en cualquier tipo de guerrillas: aprovechar la inferioridad numérica, poner de tu lado el factor tiempo, haciendo insuperablemente rápidos tus contraataques, y, sobre todo, seguir a rajatabla leyes tan fundamentales como las geométricas, la distancia más corta entre dos puntos es la línea recta, no tienes más remedio que perder o, por lo menos, empatar si tus contrarios son tan malos que resulta incapaces de marcar goles. Si no lo son, si tienen gente tan diestra en este arte como el Bayern, el Madrid, el PSG y otros, tù no tienes más remedio que perder, como perdiste ayer por 4 a 0, porque te ayudó la suerte y el árbitro no quiso ver por lo menos 3 penaltis.

martes, 23 de abril de 2013

Ensayo sobre el pensamiento rudimentario (II)


  Ante el maremoto levantado por el marxismo, que lo estaba arrasando todo, y que la había puesto realmente contra las cuerdas, esa canallesca “sociedad libre” inventada por Popper, urdió una trama gigantesca para defenderse y, como lo tiene todo, puesto que tiene el dinero, la trama parece que le ha salido perfecta.
 Ha impuesto como el más sagrado de los dogmas que el liberalismo económico no es que sea la mejor doctrina, es que es la única, de tal manera que cuando un economista realmente honesto e independiente, caso de los Krugsman y Stiglizt, ambos premios Nobel, escribe lo que piensa y esto contradice su superdogma hacen todo lo posible por taparlo, porque un manto de insuperable silencio y oscuridad caiga sobre ellos, de modo que su voz no es que clame en el desierto, es que no clama por ningún lado, porque no le conviene al sistema.
 ¿Cómo es posible esto? Muy fácilmente porque para publicar un periódico, lanzar al aire una emisora de radio o de televisión hacen falta miles de millones de cualquier moneda y eso sólo lo tienen ellos.
Ergo....
 Yo creo realmente que es una batalla perdida porque, dominando la prensas y propagando mediante esos millones de Goebbels de bolsillo que proliferan como los hongos, ¿qué se puede hacer efectivamente contra ellos?
 Nada que no sea esto que yo ahora estoy haciendo, escribir un post en un blog que ayer, por ejemplo, apenas si tuvo medio centenar de visitas. ¿Adonde vamos con esto frente a los varios millones de telespectadores con los que cuenta cualquier cadena de tv?
 Es una inmensa conspiración de silencio, infinita tal vez sería mejor, ante la que lo que nosotros hacemos representa lo que una gota de agua en el océano o un grano de arena en la playa.
 Y, sin embargo, yo seguiré escribiendo estos posts mientras tenga fuerza para teclear, porque, si no para otra cosa, sirve para desahogar esa terrible y desoladora sensación de impotencia que normalmente  tengo.
 Cioran, con su “Ensayo sobre el pensamiento reaccionario”, fue un auténtico profeta, vio el futuro con tanta claridad que no tuvo más remedio que escribir sus “Silogismos de la amargura”, de modo que yo sólo soy uno de sus millones de epígonos que se consuela pensando que cuando él escribió todo esto tal vez estaba aún más desesperado, aún más amargado que yo.
 Pero, volviendo a lo mío, mi ensayo iba sobre el pensamiento rudimentario: Esa inmensa canalla que nos aplasta con sus claveteadas botas fascistas, como lo domina todo porque posee todo el dinero del mundo, incluso esas monedillas a las que nosotros tenemos acceso mediante años y años del más duro de los trabajos, mediante la inflación y otros inicuos mecanismo como ése que acaba de utilizar en Chipre de grabar los depósitos bancarios, para asegurar su dominio para todos los siempres emponzoña con sus venenosas doctrinas las mentes de todos los que tienen la desventura de nacer y desde que lo hacen hasta que se licencian en cualquier universidad sufren el continuo machaqueo de una serie de doctrinas absolutamente alienantes que los harán para siempre los más sumisos de los esclavos, prohibiéndoles, negándoles, impidiéndoles la posibilidad de pensar por sí mismos más allá de aquellos rudimentarios elementos que les permitan sobrevivir y servir.
 Es por eso que yo he titulado este trabajo “ensayo sobre el pensamiento rudimentario” porque lo que a nosotros nos permiten no es realmente pensar sino rumiar esas 4 o 5 pésimas ideas que nos han grabado a fuego en nuestros paupérrimos cerebros de manera que a mi, por ejemplo, me ha costado 84 años desprenderme de la idea de que no podía siquiera pensar en contra de lo que me ordenaba la Santa Madre Iglesia, por Dios, pues, bien, todavía es mucho peor aún la serie de cortapisas que me han impuesto en otros muchos frentes más onerosos aún. De manera que no soy, no lo seré nunca, una persona completamente adulta porque soy perfectamente incapaz de superar los límites que ELLOS le han impuesto a este jodido y rudimentario pensamiento mío y esto es tan triste que no acabo de entender todavía cómo no me he suicidado.



lunes, 22 de abril de 2013

Ensayo sobre el pensamiento rudimentario


 Como verán, acabo de fusilar uno de los títulos más famosos del mundo, el del libro de Cioran que sirvió como principal denuncia de todo lo que nos esperaba.
 Está claro ya que voy a morir sin comprende a este puñetero mundo, o, a lo mejor, es que lo comprendo demasiado bien, pero sigo con mi retahíla de que no conozco a nadie que diga las mismas cosas que yo quizá porque ya no tengo tiempo de leer tanto como debiera.
 Cioran hizo algo más que diagnosticar lo que era el pensamiento reaccionario, realizó una predicción de todo esto que ahora nos ocurre, cuando nos trasladó aquella frase terrible de Joseph de Maistre sobre el tribunal de la Inquisición no hacía sino trasladarnos una advertencia que debía de habernos helado las entrañas, cito, como siempre de memoria, pero estoy seguro que no yerro en nada principal, De Maistre dijo que no había nada mejor en el mundo que un juez español y que si a esto le añadíamos las características del sacerdocio católico, teníamos el mejor de todos los tribunales posibles, el de la Santa Inquisición. 
 ¿Parece increíble, no? Pues no sólo lo escribió sino que lo predijo. Hoy, en todos los tribunales españoles se siguen las directrices  no sólo del franquismo sino también de la Iglesia católica.
 Y todo ello es posible por lo que yo llamo el pensamiento rudimentario.
 Este post lo ha suscitado la lectura de la entrevista que publicaron en La Opinión, de Cartagena, con motivo de mis pleitos contra el Ayuntamiento de esta ciudad por haberme clavado ni más ni menos que 18 multas por aparcar en zona de residentes sin el correspondiente derecho. La noticia de este artículo, como casi siempre, me la ha traído "futbolín", al propio tiempo que aportaba una fotografía mía.
 La entrevistadora hizo lo que no es sino el paradigma del periodismo actual. No quiso en ningún momento, lo rechazó terminantemente, entrar en el fondo de la cuestión, alegando falta de preparación jurídicia, o sea su propia pensamiento rudimentario.
 Es prototípico de la manera de pensar de los españoles.
Ante los hechos, se niegan rotundamente a pensar, prefieren que sean otros los que le digan como tienen que hacerlo y LOS OTROS son precisamente los que han hecho suyo el firme propósito de engañarnos a todos.
 Entonces, la prensa y los intelectuales, los famosos clérigos de Julian Benda, han perpetrado una traición que ha llevado al mundo adonde está.
 Porque ellos, que tenían que ser la luz del mundo, no han sembrado más que oscuridad.
 La puñetera periodista escuchó mis argumentos y fue corriendo a escuchar los del Concejal de Tráfico del Ayuntamiento de Cartagena y consignó al pie de la letra lo que éste dijo: que al no poder yo pagar la tasa del Ayuntamiento para aparcar en la zona de residentes lo que debí de hacer es autoconsiderarme como un conductor cualquier y pagar el ticket de los parquímetros como cualquier otro.
 Y la tía se limitó a consignarlo así sin más. Se resistió como gata panza arriba a escuchar mis argumentos jurídicos que explicitaban el caso, ¿por qué?
 Según ella, porque la labor del periodismo es informar de los hechos y el público en general es el que debe opinar.
 Es la falsedad más grande que jamás he oído, pero es una falsedad esencialmente interesada.
 Ni a la periodista, ni a su diario, ni al Ayuntamiento de Cartagena, ni a todo eso que se ha dado en llamar el establecimiento, en traducción, seguramente mala traducción castellana, le interesa que se publique la verdad sino todo lo contrario, porque de lo que realmente se trata en toda la prensa, en toda la universidad, en todos los institutos, en todas las escuelas, es que se imponga a rajatabla el jodido pensamiento reaccionario mediante el más rudimentario de los procedimientos, aquél que impide a los ciudadanos pensar.
 Si yo hubiera podido decirle a la periodista que el contrato de estacionamiento para residentes que yo tenía estipulado con el Ayuntamiento de Cartagena, no podía romperse unilateralmente por él porque eso significa convertirlo en juez y parte al propio tiempo sino que para privarme a mí de los derechos derivados del mismo,  tenía necesariamente, en un Estado de Derecho como se proclama éste que sufrimos, que acudir a un tribunal, porque así se prescribe en todos los ordenamientos jurídicos del mundo civilizado, a lo mejor para mí, a lo peor, para ella, que forma parte del entramado, la gente, sus lectores, habrían podido pensar lógicamente y su pensamiento no hubiera sido ya tan rudimentario.
 Pues, bien, queridos lectores, esto que sucedió a propósito de unas multas de tráfico, impuestas unilateralmente por una institución cuya única misión es protegerme a mí contra posibles abusos, es lo que está sucediendo en España a todos los niveles, en todos los asuntos,  de manera que el país entero debería de convertirse en una especie de escrache universal porque en todos y cada uno de los casos en que se ventila un conflicto entre los poderes públicos, sociales o señoriales y los jodidos y miserables ciudadanos, éstos son aplastados inmisericordemente por la fuerzas de un Estado esencialmente corrupto, porque el pleito incoado por mi contra el Ayuntamiento, lo perderé, lo estoy perdiendo ya porque me están cobrando más que importan las multas por recurrir contra ellas de manera que el gran Gallardón, ministro de justicia, avisa a todos los pobres españoles que es mejor resignarse y no menearlo, porque si no, al final, acaba uno pagando las costas, o sea, la profecía de De Maistre, todo en España funciona bajo el imperio de unos tribunales y de una justicia que se basa en el ejemplo insuperable del Tribunal de la Inquisición y de la Iglesia católica.

domingo, 21 de abril de 2013

La modernidad. Penúltimo diálogo entre Dios y el Diablo.



-Son listos, pillos, pero muy poco inteligentes. No saben utilizar el cerebro. Por ejemplo, se empeñan en pensarnos como esencialmente diferentes, son incapaces de comprender que somos la mismas persona y el caso es que cada uno de ellos es el más perfecto ejemplo de lo que somos nosotros. De vez en cuando, uno de ellos tiene el ramalazo y lo ve: no hay Dios y Diablo, bien y mal, no, coño, no, sólo existe la misma y asquerosa cosa con distintas apariencias, con distintos momentos de su misma existencia. Tú y yo, Jehová y Luzbel, o Jeo y Luz, para abreviar, no somos sino lo mismo si acaso en dos momentos diferentes, exactamente igual que cada uno de ellos, que son capaces de darle un espléndida limosna a ese desarrapado que pide en la puerta de nuestras iglesias antes de llegar a su oficina, desde la que darán las órdenes no ya sólo para que la policía vaya a allí, coja al pobre miserable aquel y lo expulse a palos de la ciudad, cuyo aspecto denigra sólo con su presencia, sino que dispondrán todo lo necesario para que la fábrica de miserables siga funcionando a tope, es decir, se ocuparán personalmente de que suban los precios de los alimentos indispensables para vivir, arrojándolos al mar si es necesario, encarecerá fuera de todo límite la enseñanza para que unos puedan seguir engañando a los otros como si fueran imbéciles de nacimiento en lugar de meros analfabetos, sobornarán adecuadamente a los intelectuales para que escriban libros que demuestren que no hay otra manera de hacer las cosas y si aún así, ese jodido pueblo que pastorean protesta y se rebela le embestirán esa retahíla de matarifes que son los militares y, luego, se irán a uno de esos templos de las distintas religiones y harán como que rezan por ellos.


Jeho.-Y todo eso lo harán en mi nombre, el Dios de los Ejércitos.

Luz.-Claro, alguien ha de tener la culpa que no sean ellos.

Jeho.-A ver si lo he entendido bien. Tú y yo, Dios y el Diablo, no existimos realmente sino que somos simples proyecciones de ellos mismos, de cada uno de ellos.

Luz.-De algunos de ellos, otros, ni siquiera creen en nosotros.

Jeho.-¿Es posible?

Luz.-Claro que sí.  Son absolutamente incapaces de ver lo que tienen delante de sus jodidas narices. Sus mentes son tan limitadas que no pueden comprender que en cada uno de ellos se haya representado el mundo entero, del que ellos no son sino una simple metáfora, que la puñetera realidad no puede existir, para ellos, si ellos no la ven, que, por lo tanto, en cierto sentido, ellos son los dueños del universo.

Jeho.-No me digas que tú crees todo eso.

Luz.-Yo qué voy a creer . Yo no creo realmente en nada, ni siquiera en ti y en mi.

Jeho.-Entonces, coño, ¿de qué jodidas puñetas estamos hablando?

Luz.-De ti y de mi, y de ellos, del mundo y de la vida, de todo lo que es realmente importante.

Jeho.-Pero, dime una cosa, ellos , el mundo y la vida, e incluso nosotros, ¿realmente existimos?

Luz.-No, no existe nada más que la materia, una especie de magma incandescente que, poco a poco, se va enfriando y en el agua que entonces se produce,no se sabe todavía bien cómo, aparecen, primero, unos miserables bichitos que, poco a poco, van evolucionando hasta transformarse , por ahora, en esos jodidos animales que hemos dado en llamar hombres, o sea, puñetera y miserable materia que ellos, ensoberbecidos porque son capaces de pensar, han dado en creer que son los reyes del universo...

Jeho.-¿Y no lo son?

Luz.-Qué coño van a ser, no son sino aquellos mismo protozoos que han evolucionado quizá demasiado, tanto que, poseídos por la soberbia, no son capaces de frenar esa alocada carrera que han iniciado y que, o mucho me equivoco, o acabará muy pronto con ellos.

Jeho.-Y, por lo tanto, con nosotros.

Luz.-Evidentemente.

sábado, 20 de abril de 2013

Mi fotografía


AVISO A TODOS MIS AMIGOS DEL ANTIGUO BLOG jlpalazon1 DE WORDPRESS



ESTE BLOG CON EL QUE TANTO HEMOS DISFRUTADO HA MUERTO PARA SIEMPRE.

AHORA ESTOY LUCHANDO, SIN ÉXITO, PARA ABRIR UN NUEVO BLOG ALLÍ.

SI DE AQUI AL LUNES NO LO HE CONSEGUIDO ME PONDRÉ EN MANOS DE UN PROFESIONAL.

HASTA PRONTO

ESTE FUTBOLIN ES INCREIBLE:

HA VISTO, NO SÉ CÓMO, QUE NUESTRO BLOG SIGUE VIVO, PERO QUE, PARA ACCEDER A ÉL HAY QUE SITUAR EN EL GOOGLE: jlpalazon.wordpress.com Y ENTONCES SALE.

O SEA QUE, EN LUGARF DE jlpalazon1, es jlpalazon y ya está, POR AHORA.

GRACIAS Y PERDONEN LAS MOLESTIAS, COMO DICE LOS DE OBRAS PUBLICAS.

viernes, 19 de abril de 2013

Réplica a bemsalgado


                                  La fotografía está recogida del blog de bemsalgado concorno


Comentando  ésta y otras fotografías de él, yo, ayer, escribí en su blog:


"JOSE LOPEZ PALAZON,18 de abril de 2013 19:38
Como me ocurre tantas veces con bemsalgado, no me aclaro, coño, no me aclaro; hace tiempo que me di cuenta de que soy un tipo demasiado limitado para ciertas cosas, pero creo que a gente como yo, si acaso, hay que explicarle bien las cosas.

En cualquier caso, estoy convencido de que bem tiene siempre razón, por eso casi se ha retirado de la vida activa, que tal vez es lo que deberíamos de hacer todos.

Un abrazo, bem,".

Y bem me contestó:

"Amigo José: 

No me sorprende que no te aclares conmigo, porque yo tampoco lo consigo. Y con la China, menos. Creo, no, estoy seguro de que en un par de ocasiones he comentado en tu blog al respecto, no recuerdo ahora en que términos pero supongo que con el mismo nivel de confusión que ahora mismo aprecias.

La China es una realidad tan grande y compleja, a pesar de haber hecho ya cuatro viajes a aquel gran país, tres veces en los últimos tres años, mi capacidad para interpretar cualquier realidad social que me es extraña es exigua, y tanto más en el caso de China con cuyas gentes mi intercomunicación se ha quedado al nivel de la mímica, miradas, sonrisas, y gestos hospitalarios o amistosos de cortesía, cordialidad y gratitud.

Por tanto, no tengo cosas que explicar bien sobre China, ni a ti, ni a mí, ni a nadie. Por eso me limito a recoger imágenes, en muchos casos, aquellas que más me sorprenden. Algunas veces, como digo en este post, me he autocensurado y otras la sorpresa ha sido tal que me ha paralizado el tiempo preciso para que la instantánea fuera cosa del pasado cuando me disponía a captarla. O bien no llevaba a mano los medios adecuados para recogerla. 

Y casi prefiero no explicitar aquí que tipo de circunstancias se daban en tales casos, porque ni con mil palabras acertaría a transmitir una idea aproximada de lo que pude contemplar. 

Aunque sea someramente, el conocimiento de algunos acontecimientos de la historia de ese país, como las dos guerras del opio y la consiguiente ocupación por parte de las potencias occidentales. La invasión y ocupación posterior por parte de Japón, la negativa por largo tiempo a reconocer la China liberada del invasor japonés y en cambio reconocer como tal la isla de Formosa o Taiwan, y la persistencia de esa división china con la segregación de esa parte de su territorio por mor del único sistema económico aceptable para occidente y la instalación de bases militares yankis en base a tratados militares con USA, al igual que en el caso de Corea. Pues bien, aunque sólo fuera por eso, es por otras muchas razones de muy diverso tipo que me me resulta cansado enumerar aquí ahora, mi simpatía, afecto y solidaridad están con China. Y la realidad enloquecida de guerras coloniales que estamos viviendo desde la caída de la Unión Soviética, me hacen ver en China, esté equivocado o no, una de las pocas esperanzas de equilibrio y freno a la sinrazón.

¿Qué más puedo decirte?

Un fuerte abrazo, y buenas noches". 


Por lo menos a mí, bem, ya me lo has dicho todo, porque lo que acabas de expresar es precisamente lo que yo siento y pienso, sólo que tú, como poeta, lo explicas mucho mejor que yo que sólo pretendo ser un aprendiz de filósofo.

Lo que yo quería decir en mi post “respondiendo a Lucía Lisístrata M. Mur y bemsalgado sobre China” es sólo un intento desesperado de llevar a mis lectores la idea de que, siendo absolutamente despreciable lo que sucede ahora mismo en aquel inmenso país, es la única jodida esperanza que nos queda, si es que nos resta algo ya que esperar en este asqueroso mundo, de que los directos herederos de la Thatcher y el Regan no nos jodan aún más de lo que lo están haciendo.

Yo, que todos los días, leo todo lo que puedo de la prensa, no he visto aún nunca nada que se parezca a lo que yo sostengo, quizá porque debería de ir a beber a otras fuentes, pero es que no dispongo de tiempo porque todos los días tengo que acudir en socorro de mi pobre mujer cuya enfermedad avanza galopantemente, son ya más de 10 caídas, en la última de la cuales el tac dice que se le ha producido un coágulo de sangre en el cerebro que si no le desaparece con el dacortín, tendrán que extraérselo quirúrgicamente, entonces, "primum vivere", coño, todo lo demás no sólo es relativo sino que, a lo peor, incluso es indecente.

Pero yo, aparte esta tragedia, vivo ya sólo para esto: intentar aproximarme a una verdad que por ser tan relativa es subyugante.

Que no hay verdades absolutas se ha dicho ya  millones de veces, lo que yo no he leído nunca aún, tal vez porque no leo por los sitios adecuados, es que China, coño, es lo poco de esperanza que hay en el mundo, triste, jodida, deleznable, detestable, asquerosa esperanza pero es lo único ya que tenemos, si será miserable la coñosa condición humana.

Lo que yo trato de decir pero empiezo a creer que nunca lo digo bien es que si China, Rusia y la India, y no sé si me dejo a alguien más, no estuvieran ahí, sólo Dios sabe, es una manera de hablar, cómo andaríamos ahora nosotros y fíjate como andamos, porque de las pocas cosas que tengo seguras es que la avaricia de esta asquerosa gente es inacabable.

Porque el poder usaniano es insaciable por su propia naturaleza. Hay allí unos jodidos tipos, lunáticos perdidos, que sólo viven para aumentar su poder y el jodido poder sólo se quiere para ejercerlo y se ejerce aplastando a los demás que es la mejor manera de gustar el poder que es eminentemente sádico por su propia naturaleza también.

Lo que sucede es que el mundo se ha hecho de tal manera que todo lo que ocurre en él por sí mismo genera sus propios anticuerpos, el sistema autoinmune creo que se llama, de manera que es el propio Usa el que ha generado China y los demás países emergentes que luchan bravamente para no dejarse absorber.

Esto ya nos lo dijeron, de alguna manera, Hegel y el mejor, quizá, de sus discípulos, Marx. Es la jodida, la puñetera, la asquerosa, pero también la bendita dialéctica que no es una cosa meramente cerebral como pensaba el primero sino algo total que va implícito en la misma naturaleza de las cosas, quizá sea, no lo sé, ese impulso vital que mueve al mundo, “l’elan vital”, de Bergson y Ralph Waldo Emerson. Yo lo llamo dialéctica histórica, siguiendo al muy jodido Marx: “...en la producción social de su vida los hombres establecen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción que corresponden a una fase determinada de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social política y espiritual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia". Karl Marx, Prólogo a la Contribución a la Crítica de la Economía Política (1859).

De modo que es la propia vida la que nos ha traído hasta aquí, o sea que es la culpable directamente de todas nuestras tribulaciones pero también nos ha proporcionado, nos proporciona, el correspondiente antiveneno: a los Usa, los llamados países emergentes, el principal de los cuales es la jodida, la canallesca, la detestable China.

China ha puesto contra las cuerdas a los Usa y gracias a eso vivimos todavía si es que a esto se le puede llamar vivir, es lo que llamo la teoría del contrapeso, del contrapoder.

Y, como ya me he cansado de tanto escribir, lo dejo por hoy.

Contestando a Lucía Lisístrata M. Mur y a bemsalgado sobre China


    La Academia platónica, de Rafael

Es duro que tus mejores amigos, que aquellas personas con las que mejor te identificas se despeguen definitivamente de ti en un tema de la mayor importancia.
Pero no me sorprende, es algo que viene sucediéndome con cierta frecuencia porque yo no soy un purista sino todo lo contrario, un relativista de cojones.
Primero fue una comentarista del chat de Saco, Rossana, la mujer mejor preparada intelectualmente con la que he tenido la ocasión de discutir, una de las pocas que me ha enseñado algo. De ella recogí sugerencias tan interesantes como la de leer el “El malestar en la cultura”, de Sigmund Freud, y aprendí el nombre para designar mi teoría favorita, la revolución marxista desde arriba. Pero se peleó conmigo porque no fue capaz de soportar esa sinceridad rabiosa con la que yo cometo el error de ir por la vida, de manera que cuando le dije que se había encoñado de un imbécil, no lo soportó y dejó de discutir conmigo. Seguramente, tenía razón. Pero yo no lo habría hecho. El caso es que perdí una de las mejores "sparrings partners" que he conocido nunca.
Luego, estuvo a punto de sucederme con bemsalgado porque no entendió, o yo no expliqué bien el concepto, que tengo de los gallegos. Luché duramente, como también lo hice con Rossana, por no perder esta amistad virtual que es, para mí, una de las más importantes.
Después, vinieron mis disensiones con futbolín, que no es un amigo virtual, puesto que lo conozco en carne y hueso mortales, y lo quiero como al último miembro de mi escasa familia.
Y Xavier Traité y Adrián Massanet, etc.,etc..
Es duro porque yo soy un estúpido esencialmente afectivo, suelo decir que le tomo cariño incluso a las piedras, no a las artísticas sino a las humildes piedras del camino, así que fíjate cuanto no habré querido a toda esta gente que se merece mucho más de lo que yo les di, y les doy.
Hoy, dos de mis últimos amigos/as me han hecho llegar su disconformidad que mi post sobre China. Se unen a mi propia disconformidad sobre el tema, de modo que ya somos 3, por lo menos, en mi escasísimo reducto amistoso.
Empiezo a creer firmemente 2 cosas, que soy un serio fracaso en la tarea de comunicarme y que tengo menos luces que un murciélago. 
Porque 2, por lo menos, de los temas más importantes en el mundo actual me separan de algunas de las personas con las que mejor suelo entenderme.
Creo que he dicho ya por aquí varias veces que soy un jodido relativista. Un relativista es algo más que un asqueroso tipo que no cree en nada. Acabo de escribirlo ayer o anteayer, no creo en los sacerdotes, los sabios, los jueces, ni siquiera en mí, que ya es poco creer, que sólo lo hago en los jodidos poetas, porque creo que éstos no saben nunca lo que piensan  que sólo escriben de lo que sienten y el sentimiento es una de las pocas cosas nobles de nuestra puñetera vida.
Pero un relativista es algo más, un poco más que un absoluto descreído. Un relativista es un tipo que, como sistema, huye como de la muerte, de todas las opiniones de consenso.
Si todo el mundo dice que China es una puñetera cárcel, una especie de gulag perverso, en el que reina la peor de todas las esclavitudes, yo, inmediatamente, no lo creo.
¿Por qué? Por la misma razón que no creo nada de lo que cuentan los periodicos usanianos y españoles, porque están creados, financiados, no ya por mis puñeteros enemigos sino por los peores enemigos de la Humanidad, es la famosa, la más famosa conjura no de los necios sino de los criminales, ¿cómo voy a creer yo en unos tíos que intentan engañarme en todo lo que leo, acaso soy el más estúpido de los gilipollas? 
El otro día escribía yo por aquí del poder para disentir del criterio del que, al respecto, es mi maestro, Foucault, que admite, como seguramente admiten todos ustedes, la existencia de poderes buenos como, por ejemplo, el de la madre Teresa de Calcuta, o qué sé yo, el de médicos sin fronteras, yo disiento de esto firmemente, si vamos hasta el fondo, si podemos analizarlo de verdad, comprobaremos que detrás de Teresa de Calcuta se halla una mentira tan esencial, tal dañina, tan universal, como la Iglesia católica, que prohíbe usar preservativos en Africa lo que favoreces una gigantesca propagación del sida, y, ahora, no lo sé, pero estoy completamente seguro de que si pudiéramos profundizar de alguna manera en lo de médicos sin fronteras, comprobaríamos que no es tan buena la cosa como la creemos.
Casi estoy por no seguir, porque, si después de cargarme a la madre Teresa y a los médicos ésos, trato de defender a China, todos me tomarían, con toda razón, por loco.
Y no es así porque, como decía, me muevo en el campo del relativismo. China es admisible para mí, sólo, sólo sólo, en relación con los Usa.
Si no existieran los Usa, China sería, para mí, algo execrable, absolutamente despreciable. Entre otras cosas porque trata a sus ciudadanos únicamente como simples números, el cero y el infinito, y no como seres humanos.
Pero..., coño, aquí, interviene otro de los sagrados conceptos para mí, seguramente equivocado, como todos los míos: el materialismo dialéctico, mi concepción esencialmente materialista de la historia.
Es por eso por lo que soy marxista hasta las cencerretas.
En las tribus primigenias, en aquéllas que surgieron cuando los jodidos peces se convirtieron en los cromagnón y los neardentales, frente al matón de turno, no hubo más remedio que organizarse como grupos sociales elementales que neutralizaran aquel jodido poder físico del macho alfa. Por supuesto, que el mismo materialismo dialéctico propició que el macho alfa evolucionara y se agrupara también. Y aquella puñetera lucha ha venido marcando el porvenir del ser humano  a través de los tiempos. Por eso el universo ha avanzado tanto en lo técnico, pero, en lo esencial, seguimos siendo los mismos, coño.
El macho alfa ahora son los Usa y China es el grupo social que utiliza todos los medios a su alcance para neutralizarlo. No hay otra solución, no existe otra manera de hacerlo que frente a una economía agresiva, totalitaria, fascista, se utilice otra de estos mismo signos porque, si no, no podría combatirla de alguna manera.
Esto es lo que hay, así, yo, siguiendo a mis maestros, en este caso a Marx y el referido Foucault, creo que funciona este asqueroso mundo.
No me gusta en absoluto, pero no tengo más remedio que aceptarlo porque no es sino esa realidad en la que consiste la verdad: “adaequatio rei et intellectus”, adecuación del pensamiento, de la razón a la jodida cosa, a la puñetera realidad, o al revés.

calificacion de las entradas