jueves, 30 de mayo de 2013

China (III)


 Para Lisistrata:
A veces, me hundo en el más profundo de los pozos de la desesperanza.
No es para menos.
A lo peor soy el más idiota de los optimistas del mundo porque, sabiendo de la ambigüedad del lenguaje, a veces, actúo como si realmente fuera posible la comunicación entre personas con una casi total identidad de pensamiento, emociones y convicciones.
Creo que nunca, otra vez, me he encontrado con otra persona cuya identificación con todo lo que pienso y siento sea mayor.
No sólo es ya el pensamiento socialista, izquierdista, ahora acabo de comprender que no el marxista, nos hacían comulgar con las mismas preocupaciones y convicciones, sino que, además, sentíamos la misma atracción por alguno de esos poetas absolutamente decisivos como es el caso de Rilke.
Claro que no es la 1ª vez y mucho me temo que no sea la última que me topo con el insalvable problema de la incomunicación.
 Con el 2º de mis posts recientes sobre China, he escrito ya cerca de una docena, sobre el tema,  en varias ocasiones, si seré gilipollas, creía que, al fin, había conseguido plasmar la parte esencial de mis impresiones al respecto.
 Si no existieran los Usa, es probable que China fuera el objeto del peor de mis odios. Lo que ahora está sucediendo allí, creo, porque respecto a lo que sucede en ese país, yo, sólo puedo creer, no saber, que es el trasunto actual de lo que Arthur Koestler nos contó en El cero y el infinito, y una de las causas que le impulsaron a abandonar este asqueroso mundo voluntariamente.
 Pero yo no soy tan exigente ni tan drástico, tal vez porque mi formación no fue científica como la suya sino literaria. He dicho ya muchas veces por aquí que no creo en los científicos, ni en los sacerdotes, ni en los médicos, ni en los jueces, ni en los militares, ni en los que conforman las ongs. He aprendido en los poetas que el hombre no es más que una puñetera mierda que, a veces, vive momentos sublimes.
 O sea que soy un puñetero escéptico relativista que sin embargo quiere ser rabiosamente constructivo porque siente una enorme compasión por todo el sufrimiento humano.
 No hay más que dolor, ése es el trágico final de todos nosotros, yo comencé a sentir la compasión que me produce el auténtico e insoportable dolor humano desde que me hirió para siempre Terencio con su “homo sum et nihil humanum me alienum puto”, soy hombre y considero que nada humano me es ajeno.
 Entonces ¿cómo un tipo como yo, que ha sufrido desde niño todas las calamidades que el hambre y la miseria económica producen a los más indefensos de los hombres, puede permanecer impasible a lo que sufren ni más ni menos que 1.400 millones de personas?
 Frente al destino de la 7ª parte de la Humanidad no puede uno mantenerse imparcial, neutral, equidistante, sino que como exigía Sartre, hay que tomar partido. 
 Y ¿cuál ha de ser esa toma de partido? ¿Condenar el régimen comunista que lo gobierna?
 Nos estamos quejando aquí, ahora, con amargura insuperable de la desigualdad inhumana que el más feroz de sus partidarios está infligiendo a todos los españoles.
 Y yo no tengo más remedio que acordarme de Cuba, ese país tan denostado por esa prensa mundial que cumple a rajatabla con los principios de Goebbels y Dulles.
  Y es que yo estoy poseído, si se me permite la expresión, por el espíritu de la justicia que, como nos enseñó Ulpiano es vivir honestamente, no dañar a otro, y dar a cada uno lo suyo.
 Y lo suyo, lo nuestro, lo de cada uno de nosotros no es sino una parte alícuota igual de la Tierra porque todos somos hijos de los mismos hombres, de los mismos padres, de modo que la desigualdad no es sino el monstruoso resultado del azar.
 Ante estas premisas, ¿cómo se puede ser capitalista y liberal, cómo se puede dejar al arbitrio de los más fuertes la distribución de toda la riqueza de las naciones?
 Cuba fue, es y será la realización de la utopía. Quizá nunca más vuelva a producirse sobre la Tierra un paraíso semejante, un país en el que, al menos en las leyes, todo puto hijo de vecino sea igual a cualquier otro, coño.
 Pero Cuba es un pequeñísimo país, China es un continente. No se puede manejar de la misma manera un microcosmos que el más grande de los macrocosmos. Se necesita una inmensa cantidad de riqueza para subvenir a las necesidades de 1.400 millones de personas y la política es el arte de lo posible.
 No sé realmente lo que está ocurriendo allí pero tengo noticias involuntarias a través de los medios que tratan de hundir la que es, entre otras pocas economías no sólo emergentes sino también disidentes, la 2ª o 3ª economía mundial, de lo que está sucediendo realmente allí.
 Algo grande y distinto tiene que ser para que todo el imperio liberal neocons capitalista haya abierto contra ella el fuego graneado de todas sus baterías.
 El que no está conmigo, está contra mí, el enemigo de mi enemigo es también mi amigo.
 No sé. Son ya las 22 horas y estoy terriblemente cansado de luchar contra el delirio que le produce a mi mujer su enfermedad, y mi propio cansancio.
 Me parece inútil por mi parte intentar  que me entiendan unas personas que nunca conoceré y que no sólo no leerán lo que escribo porque el tema no les interese lo más mínimo sino que, si lo hacen, estarán en desacuerdo esencial conmigo, porque no somos sino lo que leemos u oímos, y el mundo, a nuestro alrededor no es más que ruido y furia, que no podemos comprender porque los que nos lo cuentan hacen todo lo posible para confundirnos.
 Así que lo dejo, por hoy. Buenas noches, ojalá durmamos un poco, para descansar y reponer fuerzas.

7 comentarios:

Futbolín dijo...

LA ACOJONANTE BUENA SUERTE DE ANA MATO
http://blogs.publico.es/davidtorres/2013/05/31/la-acojonante-buena-suerte-de-ana-mato/
Haber votado al PP es una desgracia como otra cualquiera. Digamos, como cruzar las vías del tren borracho y que te atropelle un mercancías fuera de horario y te arranque de cuajo una pierna. Mala pata. Sin embargo, hay algunos que lo votarían otra vez sin dudarlo, es decir, volverían a cruzar borrachos por el mismo paso a nivel para que les atropelle el mismo tren a la misma hora, a ver si hay suerte y les arranca la otra pierna.
A esto se le llama fidelidad. La extraña enfermedad que sufren las noticias en España, que parecen todas repes. Yo no sé cómo mis compañeros periodistas pueden aclararse cuando tienen que informar sobre si vuelve Aznar, si vuelve Alfonso Guerra o si van a clonar un mamut, como si hubiera mucha diferencia. O sobre el cisma sucesorio en el PSOE, que es un anuncio de crecepelo muy tonto y muy largo. O sobre los papeles de Bárcenas, que al final van a acabar en la Biblioteca Nacional, al lado del manuscrito del Cid, como la respuesta española a la teoría de la relatividad de Einstein: €=mg2, siendo eme la masa de pringados multiplicados por el cuadrado del Gürtel más la brillantina de Bárcenas.
Con todo, la mujer que aparece y reaparece en las noticias, y nunca para bien, es Ana Mato. Sale tanto los últimos meses que habría que revisar las paredes de Bélmez por si se les ha escapado una cara. A la pobre Ana Mato es que le pasa de todo: se encuentra un deportivo último modelo en el garaje, se encuentra unos billetes de avión a su nombre en la mesa de la salita, se encuentra dos cumpleaños y dos comuniones con todos los gastos pagados, se encuentra unas entradas para Eurodisney, etc. Lo de la trama Gürtel empezó un poco como el atrezo de una película barata, con unos trajes y unas corbatas, y al final va a acabar (igual que ciertas producciones de Hollywood) por desbordar los presupuestos generales del estado. Con el dinero que se ha despilfarrado alegremente en regalos a gente que no los necesita podíamos haber contratado a Charlize Theron y a Monica Bellucci de ministras y seguro que habríamos salido ganando con el cambio.
Ana Mato padece una increíble racha de buena suerte, aunque sería mejor decir que la padecemos nosotros. Es el reverso exacto de esas mujeres que salen a la calle un día con un ojo morado y dicen que se han dado contra una puerta, y luego salen una semana después con la barbilla tumefacta y dicen que ha sido otra vez la puerta, que se ha enfadado porque no le gusta andar por ahí siendo la comidilla del barrio. Ana Mato es como Fabra con la lotería pero sin necesidad de comprar el décimo. Paulo Coelho, el célebre filósofo de Copacabana, dice que el universo conspira para hacerte feliz pero últimamente el universo parece dedicado en exclusiva a Ana Mato.

Futbolín dijo...

La coacción alemana

Ignacio Ramonet
http://www.monde-diplomatique.es/?url=editorial/0000856412872168186811102294251000/editorial/?articulo=5eb3b189-38e8-4519-8dae-f43ee4e4355b

Lisistrata dijo...

Entiendo que no podemos abrazar un sistema político tuerto para huir del ciego capitalismo corrupto y despiadado.

No sé si ha estado en Cuba, yo sí, y le aseguro que no me gustó lo que vi, propaganda política desproporcionada, prostitución, persecución de homosexuales, drogas, censura y sobre todo el Grama y Fidel negando todas las evidencias. Verdad es que allí nadie se muere de hambre aunque viven muy pobremente por culpa, mayormente, del bárbaro bloqueo USA. De cualquier modo no es comparable con las dictaduras consentidas y auspiciadas por EEUU de algunos de sus vecinos, mucho peores.

Quiero decir, tiene que haber algo intermedio entre un capitalismo deshumanizado y un comunismo sin entrañas. Son dos caras de una misma moneda, la dictadura del poder excluyente de unas élites, llámense Consejo de Administración o Comité Central. No, no me caso con ninguno.

Sí que es difícil la comunicación pero no hay que lamentarse, si acaso la discrepancia enriquece el discurso. “El hombre es por igual incapaz de ver la nada de la que surge y el infinito que lo engulle.” (Blaise Pascal)

Un beso.

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Querida Lisístrata:

Eres una maravillosa caja de sorpresas.

Efectivamente, yo nunca he estado en Cuba y mucho que lo siento.

Tu razonamiento es perfecto, sólo que sólo es eso, un razonamiento.

Me parece que acabo de decir por aquí que no creo en nada que no sea esto de no creer en nada.

Creo que lo llaman escepticismo o relativismo, me es igual.

Pero un jodido escéptico o se pega un tiro o lucha, como sea, por un mundo mejor.

Yo creo que el marxismo no sólo hizo sino que sigue haciendo un mundo mejor. Sin su aparición, la esclavitud de los romanos nos parecería hoy un juego de niños.

Nuestra diferencias, las tuyas y las mías, comienzan en nuestras respectivas concepciones del ser humano.

Ya te lo he dicho, tú crees y aspiras a una pureza cuasi sacramental, yo me llamo barro, aunque miguel me llame, barro es mi condición y mi destino que mancha con su lengua cuanto lame.

Ayer escribía yo por aquí que cómo voy a exigirle pureza a nadie, cuando yo cometo todos los días un montón de abusos y pequeñas canalladas a los que me rodean.

Y también que la política es el arte de lo posible: si tú buscas la justicia, forzosamente has de sacrificarle la libertad-libertad, ¿para qué?-preguntaba Lenin-el muy jodido sabio se refería a esta libertad absoluta que ahora tenemos aquí, en España.

La libertad absoluta es el sueño de los poderosos porque con ella pueden esclavizar definitivamente a los débiles.

Que se metan por el culo esa libertad.

Yo quiero una libertad que se base en la más absoluta de las igualdades, joder, lo que me hubiera permitido a mí, 8 o 10 años de sopa boba mientras preparaba oposiciones a registradores, como hizo Rajoy.

Coño, esto yo lo veo tan claro que me desespera que no lo vean así los demás y que entren al juego de los capitalistas neoliberales.

Exigir un sistema político en el que no existan canalladas y esclavitudes no sólo es utópico sino también irracional, porque la utopía escapa a las posibilidades de los hombres.

Lo que hay que pretender es encontrar un sistema que nos proporcione el mal menor, porque con el mal, que es inherente a la desfalleciente o canallesca condición humana siempre nos vamos a encontrar.

En fin, Lisí, son las 0'38 de la noche y tengo que descansar en uno de los días más duros de mi vida.

Un beso.

Lisistrata dijo...



Demasiadas contradicciones mi estimado D. José y continuo polemizando porque tengo ascendencia aragonesa.

No aspiro a ninguna pureza y mucho menos sacramental, me basta con la utopía para caminar.

Pocas cosas sé pero que sin libertad no puede haber justicia ninguna, cuasi estoy segura, diga lo contrario Agamenón o su porquero. Como tampoco puede haber Libertad sin Justicia que es lo que tenemos ahora.

En cuanto a la igualdad absoluta, eso sí que es un imposible, porque no somos iguales, ni siquiera dentro de una misma familia. La igualdad no existe, fíjese si soy tajante. Lo que hay que exigir a cualquier gobierno porque eso sí es posible, es la igualdad en derechos. Es decir Vd. y yo en una sociedad en la que se hubiese respetado esa igualdad en derechos hubiésemos podido ser registradores o biólogos con solo nuestro propio esfuerzo.

La canalladas siempre existirán en cualquier sistema, en cuanto a la esclavitud no existiría si no aceptáramos como individuos la servidumbre voluntaria, aquella de la que escribió E. de la Boétie en el siglo XVI.

Por supuesto que si no hubiera ladrones robando en las arcas públicas y hubiera justicia, se podría mantener un estado social demócrata capaz de eliminar el hambre, la esclavitud y la miseria, no es tan difícil, en los países escandinavos se materializó. Pero no me hablen de comunismo cuando ha fracasado como sistema capaz de crear bienestar y causado tantas muertes y violencia que pone los pelos de punta y esto no lo dicen solo los enemigos capitalistas.

El comunismo solo sirvió en Occidente después de la 2ª G. M. para meter miedo y que se crearan las condiciones para mejorar las condiciones laborales y crear el estado de bienestar, recientemente desmantelado bajo la atonía de una sociedad consumista y zombi.

No quería haberme extendido tanto y sobre todo no deseo se lo tome a mal.
Un beso.

Lisistrata dijo...



Como desagravio.

CARMINA BURANA

Códex buranus (Cármina burana).
Para obra homónima de Carl Orff, véase Carmina Burana (cantata).

http://www.youtube.com/watch?v=n-DgS75lfmw&feature=em-subs_digest-vrecs

Cármina burana es el nombre dado a la colección de cantos goliardos de los siglos XII y XIII reunidos en el manuscrito encontrado en Benediktbeuern, Alemania, en el siglo XIX.
Índice

1 Etimología y pronunciación
2 El manuscrito
3 Contenido
4 Referencias
5 Véase también
6 Bibliografía
7 Enlaces externos

Etimología y pronunciación

El nombre de la obra Cármina burana procede del latín cármĕn -inis: ‘canto, cántico o poema’ (no confundir con la palabra árabe carmén: ‘jardín’), y burana es el adjetivo gentilicio que indica la procedencia: ‘de Bura’ (el nombre latino del pueblo alemán de Benediktbeuern). El significado del nombre es, por tanto, ‘Canciones de Beuern’.

Aunque generalmente se encuentra escrito Carmina (sin tilde, como en el original latín) se pronuncia /kármina/. Para evitar que un hispanohablante pronuncie la palabra erróneamente (lo cual sucede con mucha frecuencia entre músicos y locutores), la Real Academia Española1 sugiere que a las palabras latinas se les coloque la tilde (en casos como este en que la ortografía latina no coincide con la española).
El manuscrito

El original Cármina burana es una colección de cantos de los siglos XII y XIII, que se han conservado en un único códice encontrado en 1803 por Johann Christoph von Aretin en la abadía de Bura Sancti Benedicti (Benediktbeuern), en Baviera; en el transcurso de la secularización llegaron a la Biblioteca Estatal de Baviera en Múnich, donde se conservan (Signatura: clm 4660/4660a).

El códice recoge un total de 300 rimas, escritas en su mayoría en latín (aunque no con metro clásico), algunas partes en un dialecto del alto alemán medio, y del francés antiguo.

Fueron escritos hacia el año 1230, posiblemente en la abadía benedictina de Seckau o en el convento de Neustift, ambos en Austria.
Contenido

En estos poemas se hace gala del gozo por vivir y del interés por los placeres terrenales, por el amor carnal y por el goce de la naturaleza, y con su crítica satírica a los estamentos sociales y eclesiásticos, nos dan una visión contrapuesta a la que se desarrolló en los siglos XVIII y segunda parte del XIX acerca de la Edad Media como una «época oscura».
Ludus duodecim scriptorum, parecido al chaquete.

En los Cármina burana se satirizaban y criticaban todas las clases de la sociedad en general, especialmente a las personas que ostentaban el poder en la corona y sobre todo en el clero. Las composiciones más características son las Kontrafakturen que imitan con su ritmo las letanías del antiguo Evangelio para satirizar la decadencia de la curia romana, o para construir elogios al amor, al juego o, sobre todo, al vino, en la tradición de los cármina potoria. Por otra parte, narran hechos de las cruzadas, así como el rapto de doncellas por caballeros.
El bosque.

Asimismo se concentra constantemente en exaltar el destino y la suerte, junto con elementos naturales y cotidianos, incluyendo un poema largo con la descripción de varios animales. La importancia de esta serie de textos medievales es que sencillamente es la más grande y antigua colección de versos de carácter laico del medievo (puesto que lo acostumbrado era realizar únicamente obras literarias religiosas).

http://es.wikipedia.org/wiki/Carmina_Burana

Severiano Bocanegra dijo...

Co un punto de vista occidental Cuba es nefasto.
Edificios cochambrosos,carencia de algunos alimentos y determinados bienes del sistema del español.

Sin embargo con una visión desinfluencida de lo vivido:La comunicación en las plazas públicas sigue existiendo,la prostitución es menos que aquí en España.La sexualidad se vive en Cuba más libremente desde hace siglos.La influencia de la iglesia es casi inexistente.La censura esta basada en que los ejércitos cubanos están a merced de mantener un sistema donde los capitales de individuos como las grandes multinacionales no aterrizen en Cuba.Sin embargo se reparte en general la pequeña riqueza que tiene,en los pilares básicos de una sociedad avanzada educación ,vivienda(nadie duerme en la calle)sanidad(escasez de medicación pero buenos médicos que atienden en igualdad),la homoxesualidad era castigada en otro tiempo aproximado a lnuestra época de FRanco,hoy día se silencia pero nuestros gays cineastas y otros dedicados al mundo del espectáculo pasan vacaciones por la isla dada la generosidad sexual de l@s cubanos.
Nunca dí un pavo a una cubana para acostarme con ella sin embargo ante sus carencias existenciales zapatos...medicinas .....ropa....las ofreces con corazón como un enamorado español regala una sortija de oro a su comprometida.
Para mirar Cuba hay que desvestir el alma de algunas actitudes innatas en nuestras mentes del mundo capitalista en donde hemos vivido.

A mi ya no me convencen las expresiones de turistas de paises capitalistas "OH mucha miseria mucha miseria vi en ese país(el que sea".Luego resulta que el espíritu de sus gentes es más grande que la mezquindad de éste mundo capitalista generador de guerras y de egoismo superlativo.

calificacion de las entradas