jueves, 16 de mayo de 2013

Reflexiones sobre el Bien y el Mal


 Para Patrick Bateman

 El Bien y el Mal son conceptos genéricos y hacen referencia a unos pretendidos entes supraindividuales que se ubican en una región aparte del éter y que desde allí tienen planteada una lucha a muerte para hacerse con el dominio del Universo.
 Para un jodido y empedernido materialista como yo, nada que no sea material existe.
 Ya sé, ya sé, ya sé que esto es absolutamente demoledor pero es la jodida, la puñetera, la terrible, la horrible realidad.
 He leído a Heidegger, a Sartre, a Derrida y Foucault, y en ninguno de ellos he hallado la respuesta al misterio.
 ¿Qué es el misterio? Algo inexplicable para el que no lo ha sentido.
 Es por eso que yo soy una contradicción con patas. Soy materialista y relativista pero, coño, creo en Dios o algo semejante.
 ¿Por qué? Lo mejor que puedo decir para explicarlo es: por una especie de revelación particular, o sea, que sólo me sirve a mi mismo.
 Desde que nací, me he visto sometido a una especie de plan ajeno que me ha llevado para allá y para acá de una manera terrible y absurda que, luego, ha adquirido todo su sentido, de tal manera que lo que yo, en principio, consideraba una tragedia luego se convertía en una bendición, cosas absolutamente transcendentes, decisivas, de modo que no he tenido más remedio que creer en ese algo que dirigía mi existencia desde afuera de una manera completamente absurda, al principio. Y, ahora, mientras escribo esto recuerdo al Obispo de Hipona y su “credo quia absurdum est”, creo porque es absurdo, creo porque racionalmente no hay motivos para creer.
 Pero estábamos escribiendo, a instancias de Patrick, sobre el Bien y el Mal, tratando de demostrar que ninguno de ambos existen, como entes reales, individualizados. 
 Y es muy fácil, demasiado fácil, de demostrar. No hay un ente personal llamado Bien que se encargue de ir haciendo por ahí todo lo bueno que sucede en el mundo, porque el bien no se hace nunca sistemática, ininterrumpidamente, sino que alguien hace cosas buenas en un determinado momento, la Iglesia católica, por ejemplo, mediante Cáritas, pero también hace cosas malas impidiendo el uso de preservativos en el continente negro para detener el Sida, porque eso no conviene a su afán proselitista mundial. De modo que Roma no es el Bien, no hace siempre el Bien, ni Washington, ni Moscú, ni Pekín, pero tampoco son el Mal absolutamente por mucho que existan muestras espantosas de lo contrario como Hirosima y Nagasaki, el archipiélago Gulag o la plaza de Tiahnamen.
 Lo que sí que hay, indudablemente, es tipos tan malévolos que son tan incapaces de hacer el bien como generadores del mal incluso cuando no lo pretenden y, sin querer, me vienen a la mente tipos tan característicos como Mourinho y Florentino.
 Mourinho no puede hacer el bien no sólo porque le repugna intrínsecamente, sino también porque parece que sufre una incapacidad insuperable para ello.
 Es como dicen que le ocurre al propio Diablo. El bien no es que les produzca urticaria, es que les provoca un malestar absolutamente insoportable.
 Florentino es otra cosa. Florentino podría hacer el bien pero no quiere porque lo considera contrario a su propia naturaleza, su negación absoluta, su negación personal como individuo, como ser vivo, entonces, persigue al bien donde quiera que lo percibe, para afirmarse a sí mismo.
 En este sentido, ha superado incluso lo que dicen que le ocurre al propio demonio. Tiene noticia de un bien y siente como todo su ser se alza en contra como si él fura un poseso, una de esas posesiones diabólicas que ahora tanto se complace en mostrarnos el cine.
 Hablemos sólo de fútbol porque es algo de lo que entiende todo el mundo. Florentino ve que el Atlético de Madrid tiene una figura indiscutible, alguien a quienes todos sus aficionados adoran, no es un genio mundial, pero sirve de consuelo a esas pobres gentes que nunca podrán ilusionarse con un Figo o un Zidane porque jamás tendrán el dinero suficiente para pagárselo y va y les quita el único juguete que tienen, no para disfrutar del placer de tenerlo él, sino para herir y humillar a esos insolentes vecinos tan insultantes en su áspera e irremediable pobreza.
 Algo semejante le ocurre con el Barcelona. Éste no podrá nunca disputarle uno de sus grandes fichajes porque detrás  no estará todo el capital de Cataluña sino el poco dinero que él pueda sacar de su propio negocio. Es igual, hará todo lo posible para hundirlo en la miseria.
 Lo mismo puede decirse de su actuación en otros ámbitos: constructoras, productoras de electricidad, etc., él no busca el placer propio, en realidad es una especie de monstruo incapaz de disfrutar activamente de lo bueno, sino que para gozar positivamente de algo, esto ha de ir acompañado del peor de los sufrimientos ajenos.
 O sea, Patrick, que el Bien y el Mal no son entes capaces de producir la felicidad y la desdicha de los hombres sino que son éstos, ellos mismos, los que producen todo el dolor y la poca felicidad que se halla en el mundo.
 Un abrazo, 


12 comentarios:

Lisistrata dijo...



Somos animales contradictorios D. José. Me apasiona este tema.

Creemos en Dios por el puro egoísmo de no poder soportar la idea de la desaparición, de la muerte. Por el miedo a la muerte cometemos cantidad de irracionalidades y una de ellas, la mas grande, creo yo, es creer en Dios.

Pero no estamos solos en esta aventura de la suma soledad, todos nos vamos a morir y todos nos enfrentamos a la misma rebelión, cisma o cuestión.

Tengo mi propia versión sobre el final. Creo que cuando demos el último suspiro, en consonancia con el principio de Einstein de que “la materia no se crea ni se destruye, solamente se transforma” nuestros desechos volverán a la atmosfera en forma de moléculas de carbono y éstas se expandirán por el Universo indescifrable y el espíritu vagará por el éter hasta encontrar un nueva primavera para materializarse de nuevo. ¿Hablo de la reencarnación? No estoy segura, tan solo es mi propia versión sobre la pregunta fundamental. Un modo de permanencia o inmortalidad como otro cualquiera.

http://es.wikipedia.org/wiki/Carbono

D. José, tengo que rectificarle en una cosa, lo siento. Vd. dice: “alguien hace cosas buenas en un determinado momento, la Iglesia católica, por ejemplo, mediante Cáritas”

Cáritas fue instituida por la Conferencia Episcopal y como ésta, se financia con dinero público (aunque los donativos sean privados, se desgravan fiscalmente). La Iglesia solo contribuye con un 1,85% del total. La Iglesia solo es buena para poner el cazo, créame.

http://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%A1ritas_Espa%C3%B1ola

Un beso.

José María Hernández Pastor dijo...

"Díjose entonces Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza..." (Génesis I-26)Este Dios no estaba solo pues habla en plural. Los avances que recientemente se han producido en la genética abren infinidad de posibilidades. Tantas como la de crear a otros seres a nuestra imagen y semejanza. Esto ya es posible. ¿Somos entonces nosotros Dios? Indudablemente NO. Pero es nuestra capacidad inteligente la que a través de la investigación y del tiempo necesario lo hacen posible.
¿Hemos sido los humanos creados, entonces, por otros seres inteligentes muchísimo más avanzados? Yo estoy convencido de que SÍ. Y si aquel dios no estaba sólo quiénes eran los demás y cuántos más pudieran existir en el inmenso Universo distintos a éstos.
Y, según cuentan los libros más antiguos de los que disponemos, todos coinciden en lo mismo: Uno de ellos, al que llaman el ángel caído, es muy posible que sea el señor de este mundo, así lo creo por conocer cómo está de podrido. Al fin y al cabo, del paraíso inicial y por que alguien comió del "árbol de la ciencia", todos fuimos condenados y en un intento de reconducir, por parte de los "buenos creadores", la situación, también fallaron y asesinaron a su enviado. La religión, sea la que sea, hizo el resto: adorar al malvado y santificarlo por el bueno. Este ángel caído cuenta con tres monumentos en el mundo, uno de ellos en Madrid, en la reserva espiritual de occidente.
Al igual que existe el día y la noche, también el mal y el bien. La clave está en separar una cosa de otra y en el día y la noche no puede haber controversia, pero entre el bien y el mal es distinto, muy distinto. La manipulación, la tergiversación, la ocultación y el chantaje pueden ayudar, y lo hace, en la confusión de las gentes. Así no avanzamos, por que ellos no quieren, nos prefieren esclavos y sujetos a perder todo el tiempo en cuestiones primarias como trabajar para poder "vivir en sociedad" con los mínimos que ellos establecen y que nos exigen. Seguimos siendo sus esclavos. Nunca hemos tenido libertad y la crisis que nos han impuesto no es otra cosa que hacernos retrotaer a tiempos anteriores y pedir, rogar por un trabajo que nos de el dinero justito para mal comer.
Es el mal el que domina a este mundo y satán es su jefe. Quién con él pacte vivirá como un dios, quién no, sufrirá toda su vida las penas y las miserias y sólo encontrará el falso consuelo en sus iglesias.
Así las cosas, nuestro futuro es del todo incierto. Nuestra misión universal es avanzar y progresar en todos los campos, técnicos y humanos. No lo estamos haciendo y esto tendrá su castigo pues las leyes del universo están por encima de todos, incluso de este ángel caído. No estamos cumpliendo con los mandatos universales y no valdrán excusas porque vivos o muertos seremos juzgados...

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Mis mejores saludos para Lucía Lisístrata y José María Hdez. Pastor:

Me han complacido mucho vuestros comentarios. Tanto más cuando creo ver en ellos que no estoy tan solo en esto de ser un jodido inquierdista, revolucionario e iconoclasta sino también en una cierta y particularísima forma un asqueroso creyente, ¿en qué?

No lo sé, coño, no lo sé, son casi las 12 de la noche del 16-05-2013 y acabo de acostar a mi mujer muy enferma de una terrible enfermedad que incluso la ha privado de su propia consciencia, pero hay algo en su mirada y en su voz que me recuerda aquella mujer que conocí hace 64 años y a la que llevo queriendo con toda mi alma todo este tiempo.

No sé, quizá tenga razón Lucía y sea el puñetero instinto de conservación el que se resiste a admitir que todo esto tan hermoso que ha sido mi amor por esta mujer se vaya a ir a la puñetera mierda sin más.

No sé, pero me agrada admitir siquiera la posibilidad por muy remota que sea de que ella y yo no estemos viviendo los últimos momentos juntos. Es muy bonito además de reconfortante creer que todo lo nuestro no se va a acabar definitivamente aquí y ahora, sería un desperdicio vital increíble que lo mejor que ella y yo hemos creado en este mundo se fuera a hacer leches.

Yo me agarro a esta posibilidad con toda la fuerza de mis 84 años que aunque no lo parezca, todavía es mucha.

Ojalá tenga razón mi corazón y no mi cerebro.

Un abrazo desesperado a los dos.

Patrick Bateman dijo...

Aquí me toca en mi talón de Aquiles en la vida diaria:mi idealización kamikaze de los intangibles,y basar mi paso por este mundo en ellos.

Moverse en base a lo no material y triunfar,en el mundo de hoy en día,es literalmente imposible.

Es el drama de mi vida:el dejarme llevar por emociones,sentimientos,ideales y tomar decisiones en base a algo tan abstracto que no se puede medir,ni tocar,ni cuantificar.

Intento ser lo menos material posible,a la vez que intento ser lo más feliz posible.
Es una batalla perdida,objetivamente.Y lo sé.

Para mi,es algo tan díficil de asumir que tengo que ir en contra de mí mismo,de lo que me nace de las entrañas,para sobrevivir en términos materiales en este mundo,que por eso lo aborrezco tanto y lucho con todas mis fuerzas por no tener que acabar aborreciéndome a mí mismo,aún más a menudo,de lo que a veces lo hago.

Este mundo condena al Bien y premia al Mal.En términos de la reflexión final,el hombre es el Mal.Creo que en cada uno de nosotros somos ese Mal.

En la batalla interna que confieso que es el drama de mi vida,y que está en cada ser humano,la victoria aplastante ha caído del lado equivocado.
El hombre es un lado de la moneda:la cruz.

Y por hacer una especie de metáfora al hilo de los comentarios:ese lado erróneo de la moneda,esa cruz,lleva el mismo nombre que la cruz,en la que acabó Jesucristo.
El mensaje de acabar así,a manos de sus semejantes,de seres humanos.
Y la interpretación de la moneda,que es el dinero,el símbolo que convierte a los humanos en esa cruz,que hace que triunfe el Mal.

Estoy muy honrado por la dedicatoria,don José.
Un placer y una enseñanza continúa leer sus reflexiones.
Un abrazo.

Lisistrata dijo...

Maruja Torres se ha marchado de El País. Este es su última columna en el periódico.

IGNOMINIA

Hay más dignidad en la uña del meñique de un desahuciado que en toda la cúpula que nos aniebla
Maruja Torres 16 MAY 2013 - 00:00 CET

Vivimos en un tiempo de canallas sumidos en un estado de necedad permanente. Lo interesante para quienes somos víctimas del navajismo institucional, de lo que ha dado en llamarse su violencia simbólica, es averiguar qué nació primero. Si el ser canalla o el ser necio. Quién alimenta a quién. O si el canalla, al saberse aupado por sus pares a la cresta del capitalismo caníbal, ha perdido toda compostura, todo pudor, y no le importa en lo más mínimo que su retorcida necedad se exhiba en plaza pública. ¿Quién va a bajarme de la cima? ¿A mí? Vamos, hombre.

Así es como los Wert, Ruiz-Gallardón, Margallo, Morenés y Rajoy, por citar solo a algunos; las Báñez, Botella, Cifuentes y Cospedal, por mencionar a unas pocas otras. Así es como los directivos de la televisión pública y sus palmeros, y los guerra civilistas de los periódicos insanos. Así es como los ejecutivos de las grandes empresas y de los grandes bancos que se blindan los sueldos y las pensiones y los bonos... Así es, termino por fin la frase —en algún momento hay que hacerlo, pero sujetos no faltan—, así es como toda esta banda de añejos arribistas se carcajea de nosotros. Pisoteando nuestros cráneos y sin importarles la vergüenza ajena que sus dislates nos provocan.

“¡Mira, madre! ¡Estoy en la cima del mundo!”, gritaba al final de Al rojo vivo, la película de Roul Walsh, el asesino nato Cody Jarret, héroe negativo de una época turbulenta.

Estos depredadores de ahora se gritan los unos a los otros: mira chico, yo también he llegado, y cada día se me ocurre algo más necio. Los de abajo, los desangrados, empezamos a añorar a los clásicos gánsteres.

Hay más dignidad en la uña del meñique de un desahuciado que en toda la cúpula que nos aniebla.

http://www.publico.es/455570/maruja-torres-el-desmantelamiento-de-el-pais-es-un-reflejo-de-la-situacion-de-espana

Patrick Bateman dijo...

Qué vergüenza lo de El País.

Ha sido una gran noche,por otro lado.Ver las caras del palco del estadio fascista tras el partido ha sido maravilloso.La Copa del Mataelefantes y españoles,en su estercolero.

eddie dijo...

1)Muy bueno el post y las reflexiones sobre el Bien y el Mal..

Teoria de los vasos comunicantes..

http://www.cuartopoder.es/loszapatosdelvagabundo/blesa-implica-al-jefe-de-la-casa-del-rey-en-el-presunto-delito-societario-de-caja-madrid/1914

2) http://www.attac.es/2013/05/18/aumentan-las-sociedades-en-paraisos-fiscales-de-los-bancos-del-ibex-35/

Juan Hernandez Vigueras. Aumentan las sociedades en paraísos fiscales de los bancos del IBEX 35

3)El Rey con Videla…(ver fotos)
http://www.eldiario.es/zonacritica/rey-Videla-balsa-muertos_6_91400879.html

4)LA DOCTRINA DEL SHOCK . Naomi Klein
http://elventano.blogspot.com.es/2013/05/la-doctrina-del-shock-las-armas-sin.html

Patrick Bateman dijo...

http://javierastasio2.blogspot.com.es/2013/05/estas-ahi-florentino.html

Bien mirado, lo de anoche en el Bernabéu no ha sido lo peor que le ha pasado a Florentino Pérez en las últimas horas. Es más, pienso que ni siquiera fue esa su mayor preocupación mientras tuvo que estar en el palco. Lo digo, porque apenas habían pasado veinticuatro horas desde que Miguel Blesa, el presidente de Caja Madrid, la caja que, con sus créditos galácticos, le ayudó a construir su imperio, había ingresado en prisión por la dudosa legalidad de alguna de sus operaciones.

Bien es verdad que, para entonces, Blesa ya estaba en la calle y pudo ver el partido desde casa tras recaudar en una mañana la minucia de dos millones y medio de euros, pero su ingreso en prisión y la frialdad con que fue acogida la noticia por el gobierno de la nación, así como por el de la Comunidad de Madrid, no auguraban nada bueno. Así que el hundimiento del equipo del que un día dijo que tiene grabada la victoria en su ADN -que sabrá este hombre de genética- y el estrepitoso fracaso del que un día calificó como el mejor entrenador del mundo y que ayer se esforzaba en sacar brillo a un trofeo, el de la Supercopa, a dos partidos y con los equipos fuera de punto ya que se juega prácticamente en pretemporada, no eran quizá lo que más preocupaba al presidentes de la constructora ACS. Porque, es lo que tienen las mantas y las alfombras, que, una vez que se tira de ellas o se levantan, dejan las miserias al descubierto.

No hay que olvidar que entre Blesa y Florentino hay más de un paralelismo y que las atenciones de Blesa a los miembros del consejo de administración de Caja Madrid, créditos a “tutiplén” a Díaz Ferrán, partidos y sindicatos, podrían equipararse a las atenciones del presidente del Real Madrid en “su” palco, en el que tenemos derecho a pensar que se ha fraguado más de una recalificación y más de un negocio, en contra de los intereses de madrileños y madridistas.

La gente habla y no para del negocio que hizo Florentino con la construcción de las cuatro torres que hoy ocupan lo que en su día fue la Ciudad Deportiva del Real Madrid, o el aberrante e irresponsable proyecto de convertir la gran explanada que existe frente al estadio en su fachada del Paseo de la Castellana en un centro comercial que convertiría el espacio por el que prioritariamente se desaloja el estadio en poco más que una calle comercial, por no decir un callejón.

Es lo que tiene haber tomado el Real Madrid como uno más de sus negocios y no el más importante, porque, si en la construcción existe el colchón de la banca y los gobiernos consentidores, en el fútbol, antes o después se enfrenta uno con la realidad de una mala noche, en la que los millones dejan de ser rentables. Pero el negocio del fútbol, que no el fútbol es así. Para eso se ha creado y se presume tanto de eso que ahora, en plena borrachera de lo cursi, se llama el “hospitality” del club, diseñado para el peloteo -sin balón- y los “pelotazos”.

¿Dará la cara Florentino ante “el madridismo” por el fiasco de Mourinho? ¿Conseguirá evitar que, amén de haberle dejado el equipo -y el club- hecho unos zorros, no le deje, además, la caja tiritando?

Supongo que aún tardará en llagar ese sinceramiento- Habrá que esperar a que alguno de sus “negros” le escriba uno de esos discursos-homilía que tanto le gustan que se empeña en leer con la entonación monótona de un triste cura de pueblo. Va a ser difícil, porque quedan pocas o ninguna incógnita que despejar y la gente está hasta el bombín de derrochar su fe en sueños imposibles y de recurrir a la evocación de un tiempo que, de momento, no parece que vaya a volver.

Mientras tanto, la pregunta ¿Estás ahí Florentino? va a repetirse hasta la saciedad.

severiano bocanegra dijo...

Sorprendente el blog "Maestro".
Qué grandiosidad el ejemplo de amor y voluntad que trasmite.Créame Jose Luis que no perderé ligazón con el blog y con sus enseñanzas nunca.Nunca.No me extraña todos esos premios limón en los juzgados y censurs en ciertos periódicos y la explicación es tan sencilla como que sus planteamientos tan claros y sin adornos ni hipocresías asustan a las mentes cerradas y escondidas en protocolos y servilismos sociales de los que chupan culos ajenos para vivir .Permitame un aplauso real desde el rincón en el que me encuentro.Y si me fuese posible acepte un abrazo para ud y quien ha convivido y mantiene su amor después de 64 años.

severiano bocanegra dijo...

Mi opinión es que existe una interconexión obligada en la mente ó espíritu de cada uno de los 7000 millones de seres que hbitamos este planeta.El equilibrio,la armonía,la paz mental y espiritul estriba en lo que tantos poetas y músicos han clamado.El amor.Cuando el egoismo que tienta el dinero en gobiernos capitalistas(casi todos)hace que se creen rivalidades envidias,egoismos,soberbias absurdas(dada la mierda pinchada en un palo -como dice el maestro-que somos individualmente,toda es basura que huye de la solidridad ,con la enseñanza universal,y en definitiva con el amor de los seres humanos es lo que trunca provisionalmente los designios de la naturaleza,que al final es el principio y la inercia que creó el todo y el uno.Quien sale individualmente ó colectivamente de esos parámetros existenciales en la vida,no me cabe la menor duda de que altera los pasillos y los fines de ese todo que formamos todos,y termina de alguna forma sin sentir tonalidades espirituales y mentales que el cerebro debe de tocar si quiere llegar a un cenit y semejanza de lo que nos ha creado.Por eso éstos sinvergüenzas que nos gobiernan no han conocido la humildad necesaria pra palpar estos tonos que más que tonos son sentimientos obligados en la carrera vivencial de una vida completa.Una vida sin haber amado es un espíritu vacío y muerto.Una vida dedicada al materialismo es un organismo muerto.Una vida dedicada a la huida del scrificio personal es una vida rota y sin cooperación en el total del todo.Una vida de un pintamonas es una vida que huye de su grandeza aunque sea un mierda.Hay obligaciones por el hecho de nacer y sensaciones cerebrales que hay que sentir para completar un ciclo vital de la mente humana,y muchas gentes habitualmente con vidas resueltas que alejan ese enfrentamiento a sí mismos.Sólo los valientes como José y otras muchas persons saben encararse con su búsqueda y sentido a la vida y esos(me quiero incluir)conseguimos un final de la vida pacífico,armónico,feliz y luego puede ser lo que comenta Lisistrata.
brzos nuevamente mestro.Es muy espontáneo sin repso mi comentario.

Fernando Mora dijo...

Un abrazo, José,

Saludos para todos,

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

severiano:no parece que me quede un largo tiempo de vida, pero mientras viva siempre ocuparás un lugar privilegiado en mi corazón, porque creo que pocas veces he recibido de nadie un mayor afecto tan sincero.

Recibe el más fuerte de todos mis abrazos,

calificacion de las entradas