martes, 18 de junio de 2013

Canción triste en el Palacio de Justicia o ¿por quién doblan las campanas?

    El juez Elpidio José Silva
 Hace ya la friolera de 3 años que escribí mi post “Réquiem por el juez Garzón”, hoy, sería demasiado fácil escribir otro titulado “Réquiem por el juez Elpidio José Silva”, del que ya escribía yo el otro día que la suya era la crónica de una muerte anunciada, pero, por seguir utilizando estas frases hechas, que son, por otra parte, tan expresivas, voy a utilizar ahora no una sino dos de éllas: “canción triste en el Palacio de Justicia” y “¿por quién doblan las campanas?” Y ya, de antemano, les anuncio que doblan por todos nosotros.
 Yo no sé lo que han sentido todos ustedes cuando han leído todos esos párrafos que el juez Silva ha escrito y que constituyen el más terrible de los alegatos que nunca jamás se haya escrito en el mundo por un juez.
 Y claro está que no tenía más remedio que escribirse en España, porque, se lo aseguro, no hay otro país en el mundo civilizado, en el que la justicia sufra tanto escarnio como aquí.
 Pero hay algo que voy a anticiparles a ustedes, leo una a una todas sus palabras y les juro por mi vida que no las creo, porque me parece imposible que un hombre en esa posición se haya atrevido a escribirlas porque ahora, sí, ahora sí que es inevitable ya su sacrificio en ese ara del altar vacío desde que en él se oficiara el de Garzón.
 Lo que, aquí, en España, ellos han dado en llamar justicia, ya no tiene otro remedio que ejecutarle porque, si no, esto significaría que tiene razón y, al día siguiente, habría que cerrar todos esos teatros en los que se escenifica el peor de los simulacros.
 Porque son simulacros todos esos solemnes actos en los que se dice que se imparte justicia. Nunca se hace así incluso en aquellos procesos en los que la justicia formal coincide plenamente con la real porque esto sucede entonces por pura coincidencia porque el espectáculo está montado con otras finalidades muy distintas.
 La justicia oficial no tiene por objeto ni mucho menos hacer que se satisfaga esa natural aspiración del cuerpo social a que el orden natural de las cosas coincida con la realidad. 
 Ni una sola vez sucede así de modo que cuando las leyes cumplen con su natural función de que el orden sociopolítico coincida con la realidad que aquéllas pretenden tutelar se hace incluso con cierta irrisoria destemplanza.
 Y, así, hemos visto que cuando ha sido necesario que el Tribunal Supremo cambie su doctrina jurisprudencial para que el mayor banquero del Reino no sufra una justicia que estaba ya cantada por el pueblo, el más alto de nuestros tribunales no tuvo empacho alguno en cambiarla.
 Y así “ad infinitum”.
 Por eso, a los que sabemos de qué va esta cosa, nos causa tanta extrañeza que miembros tan consagrados ya de la trama, que ocupan un puesto relevante en la administración de justicia del país, cometan esta locura increíble de enfrentarse abiertamente contra ese mismo inatacable sistema del que forman parte indisoluble.
 Ni Garzón ni Silva han podido pensar siquiera en que les iban dejar actuar impunemente así.
 ¿Se han vuelto locos, entonces? 
 Yo creo que sí.
 Y es que la locura está muy cerca de todos estos hombres que se han acostumbrado a que lo que ellos dicen sea un auto de fe sacramental, algo mucho más que un dogma puesto que goza de la fuerza coactiva de todo el poder del Estado.
 Nadie puede acercarse tanto al fuego íntimo del Poder sin quemarse en el intento.
 Y, una vez locos, lo más probable es que pierdan el sentido de las proporciones y crean realmente que ellos son en sí mismos el más fuerte de todos los poderes del Estado y entonces, como esas polillas suicidas, se acercan demasiado al poder y arden en un instante con un fulgor destelleante.
Por ahora, sólo son dos casos, Garzón y Silva, pero es extraño que este drama tan grotesco como significativo no suceda con más frecuencia, porque el poder consume al que lo ejerce como la más activa de las llamas.


4 comentarios:

Futbolín dijo...

MUY FAN DE...
Bárcenas
RAQUEL MARTOS
Si tú supieras, Luis, cuánto he retrasado este momento... Posponiendo el placer de decirte lo que siento por ti, como cuando me dejo las patatas fritas para el final... Desde el día que estrené este club, necesitaba decirte que soy muy fan, pero intuía, hombre de irresistibles sienes blanqueadas, que irías añadiendo méritos a tu carrerón y que, nada más darle a enviar, mi homenaje quedaría incompleto.

Así que esperé como una admiradora febril —llevo tu foto, peineta en mano, en la carpeta donde guardo mis facturas para Hacienda— a que llegara el momento de declararte mi fervor. Pero, claro, han llegado los calores y la noticia de tus nuevos veinticinco millonazos de euros escondidos en el banco suizo Lombard Odier y yo... yo no puedo esperar más. Lo grito a los cuatro vientos: ¡Qué grande es Luis el cabrón!

Que hubieras sido tesorero, ya me ponía, te confieso. Por admiración y por envidia, yo jamás podría optar a un puesto así ¡si en el colegio me negaba a guardar el bote para los regalos de cumpleaños, no fuera a ser que se me perdieran cinco duros y me apodaran Wynona durante toda la EGB! Tú sí, fuiste tesorero del PP y antes gerente —durante 20 años— que para eso te licenciaste en Ciencias Empresariales por el ICADE-Universidad de Comillas. Apuesto a que estabas entre los más listillosde la clase.

Revolotean polillas invasoras por mi estómago cada vez que te veo salir y entrar de tu portal señorial, como Belén Esteban en tiempos —tú con mucho glamour y mucha prestancia— paseando ese abrigo Sopranero por nuestras teles durante todo el invierno. Me turban los modales exquisitos con los que tratas a los reporteros, al tiempo que paras un taxi —tú puedes desempeñar dos tareas a la vez, lo cual explica muchas cosas— y esa aparente tranquilidad que llevan en la jeta los que tienen cogido al toro por los cuernos, o por otra parte de la anatomía masculina que está bastante más abajo...

¿Cómo te vas a acojonar, acostumbrado como estás a ascender a las más altas cumbres? —encima eres alpinista, qué tío—. Tú plantaste la bandera de España en el mismísimo Everest. Por cierto, entonces te culparon de haberte tirado el folio con lo de que tu expedición había abierto una nueva vía de ascenso, la vía española. Qué cosas, ahora vuelves a ser protagonista en plena vía de descenso española, con media España pasándolas canutas pero siguiendo tu culebrón con más avidez que el Cristal de Carlos Mata, a un paso de arrancarse a cantarte: “Mi vida eres tú... y solamente tú”.

Y lo de las obras de arte... Un buen día aparece un ingreso de 560.000 euros en la cuenta que compartes con tu esposa, por la supuesta venta de unos supuestos cuadros. Luego nos enteramos de que ni cuadros, ni venta, ni marchante que lo gestionó. Qué pareja, qué artistas del surrealismo. El Bosco, con su sublime Jardín de las Delicias, no conseguiría darle tanto color a esta España oscurecida, de negro porvenir y dinero en negro.

Futbolín dijo...

Me encantó también cuando dijiste que tu pastizal provenía de tuhabilidad para invertir en Bolsa. Algo nos imaginábamos, Luis, esas patillas de bandolero, te pega todo ir por la serranía diciéndole a la peña: “La bolsa o la vida”, muy fan.

Me gusta todo de ti: que tuvieras los arrestos de discutir las comisiones en tus bancos suizos —¡a quién se le ocurre cobrar un euro de más alnumber one del euro de menos! estos guiris...—; que el partido que tantas veces puso la mano en el fuego por tu gestión —no ganarán para Furacin— acabara cambiando la cerradura para que no entrases más en tu despacho genovés; que Mariano no se atreva a pronunciar tu nombre, ni parapetado tras su plasma; y que te hayas hecho estrella por tus papeles, como Robert de Niro, te imagino diciendo: “abogado...” Uf.

Luis, me tienes loca. Bueno, a mí y a toda España... y parte de Génova. ¡Si hasta a Dolores de Cospedal, mujer fajada en mil batallas, se le enredó la lengua como a una quinceañera enamorada al hablar de ti y creó la “simulación de la indemnización en diferido”, una expresión que hasta el momento no ha sido superada ni por el mítico “Ola ke ase”!

Yo... no descarto la posibilidad de volver a escribirte unas líneas, eresmucho hombre para un solo texto, seguro que me darás motivos de sobra para ampliar el panegírico. Ya, me arriesgo a molestar a tu mujer, que llamó a la Policía porque se sentía acosada por la prensa. Hija, Rosalía, se siente, es el precio de la fama, lo mismo le pasaba a Vicky Beckham, son las incomodidades que tiene una que aguantar por estar casada con un súper galáctico que no para de meter goles.
http://www.infolibre.es/noticias/opinion/2013/06/16/barcenas_4832_1023.html

eddie dijo...

http://canarias-semanal.org/not/9009/el_juez_silva_pide_amparo_frente_al_acoso_de_losantos_y_herrera/

Tal y como habíamos anunciado ayer, el juez Elpidio Silva Pacheco, que instruye la causa en contra del magnate y banquero Miguel Blesa, presentó un escrito en el Consejo General del Poder Judicial en el que denuncia injerencias y presiones que estima están atacando su independencia por parte del propio presidente del Consejo, Gonzalo Moliner, varios representantes de la Fiscalía, y locutores radiofónicos como Federico Jiménez Losantos y Carlos Herrera. Silva pide amparo al CGPJ y que ordene el cese del “escarnio público” del que se considera objeto.

En el documento, Silva crítica con acritud al presidente del Consejo del Poder judicial, Moliner, por haber declarado que esperaba que los expedientes discplinarios que tiene abiertos llegasen “a buen fin”, lo que el solicitante de amparo interpreta cómo que desea que sea sancionado. Añade que no descarta denunciar al presidente del CGPJ por injurias y hostigamiento en el ámbito laboral.

También menciona en su documento al fiscal jefe del Tribunal Superior de Madrid, Manuel Moix, a quien acusa de haber insinuado ante los medios de comunicación que ha cometido prevaricación, y advierte que, si se querella contra él, él contestará con una denuncia por acusación falsa.

Asimismo, señala al periodista radiofónico Federico Jiménez Losantos, que le calificó de “peligro público” y le acusó de haber cometido un “acto liberticida y desvergonzado” al encarcelar al expresidente de Caja Madrid. Del mismo modo, pide amparo frente a las declaraciones de otro locutor, Carlos Herrera, quien recuerda que le reprochó haber hecho objeto a Blesa de un “metisaca lagartijero”.

En una reciente emisión de su programa el locutor ultraderechista dijo a proposito de la detencion de banquero multimillonario:

“Uno de los mayores escándalos que ha protagonizado la justicia española, que ya es de por si bastante escandalosa. El encarcelamiento de Blesa es uno de los actos de fuerza contra el Estado de derecho más desvergonzados y más liberticidas y más escandolosos y mira que era difícil. Lo de la prisión incondicional de Blesa es para que hoy, de inmediato, procesaran al juez. El juez Elpidio es un peligro público” .

“La carrera de Elpidio es una rosario de reprobaciones y castigos, condenado en rebeldía por no pagar el alquiler, es decir lo que se dice un vida ejemplar. ¡Y que ayer manda a un tío a la cárcel sin fianza porque sus explicaciones no les convencen! ¡El que tiene que convencer a la justicia es el juez!”.

“Contra el sentido común y contra todo lo que pueda recordar al estado de derecho que yo recuerde”

“Hemos visto fechorías atroces con Garzón… ¡pero Garzón es Fernando de los Ríos al lado de Elpidio! (…) En el museo de cera hay gente que se comportaba como Elpidio y que a veces acabó mal”.

El juez pone de manifiesto en su escrito que está siendo sometido a un ‘acoso institucional y mediático’ desde finales de 2012, tras la reapertura de la causa contra Miguel Blesa por el crédito de 26 millones de euros que concedió en 2008 a Viajes Marsans, cuando estaba presidida por Gerardo Díaz Ferrán, que era además consejero de Caja Madrid. Luego amplió la causa a la compra por la caja madrileña de un banco de Florida, que considera delictiva.

La petición de amparo de Silva será examinada por la Comisión Permanente del Consejo del Poder Judicial, que celebra su próxima reunión ordinaria este miércoles. no obstante, fuentes próximas a la comisión estiman como poco probable que se analice el asunto el miércoles 19 junio.

eddie dijo...

El juez también acusa al magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Alvaro Domínguez Calvo, instructor del expediente discplinario abierto contra él por el Consejo, a quien tacha de no imparcial. Y tampoco es de su agrado la fiscal del ‘caso Blesa’, María Jesús Armesto, a quien no descarta denunciar ante los tribunales ordinarios, y el fiscal de la Audiencia de Madrid, Eduardo Esteban, a quienes implica en las actuaciones contra su independencia e integridad moral.

calificacion de las entradas