miércoles, 17 de julio de 2013

Ahora, resulta que mi supuesto desconcierto sólo era un momentáneo despiste.

     El juez Carmona
No sé si recuerdan ustedes esos dos o tres posts en los que yo anunciaba mi desconcierto, porque todo mi concepto del mundo real español, mi cosmologia, se había ido por los suelos cuando Ruz mandó a Bárcenas a la cárcel, después de que la Audiencia lo hubiera elegido a él, frente a un tipo como Bermúdez, para continuar la instrucción de los asuntos de Bárcenas en exclusiva.
Para mí, la pervivencia del fasciofranquismo mafioso se basa precisamente en la especialisima constitución española de su poder judicial.
Aquel viejo sabueso gallego que fue Franco vio con toda claridad que la justicia es el quicio sobre el que gira toda la puerta de la Administración pública de cualquier Estado, entonces, todo se reducía a sembrar la semilla del Diablo en este fundamentalísimo poder.
-Si yo pudro-se dijo-al sistema judicial español para siempre, tendré la partida ganada.
Y lo configuró a su imagen y semejanza.
Ahora, que escribo esto, advierto la remembranza que lo que estoy escribiendo tiene con esa parte de la doctrina católica que narra el final de la tarea creadora de su Dios, cuando dijo aquello de "haremos al hombre a imagen y semejanza nuestra".
 O sea que no hay nada nuevo bajo el sol que todo se repite como en una especie de ritornello ¿diabólico?
 Yo divido a los hombres en genios, inteligentes, listos, pillos e idiotas.
 A Franco lo incluyo entre los pillos.
 Es una inmensa pillería macabra la que llevó a cabo con España.
 Primero, se trataba de proteger a la SICAR, la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, porque ello suponía echar siete manojos de llaves sobre el subconsciente de todos lo desdichados habitantes de este jodido país.
 Si se mantenía el dominio de esta organización que yo considero tan criminal como solapada, los políticos franquistas siempre gozarían del dominio de un rebaño tan manso y resignado como ningún otro en el mundo.
 Pero también supo ver que no bastaba con el adoctrinamiento psicológico en la infancia y adolescencia porque con la apertura inevitable de las fronteras intelectuales, muchos españoles aprenderían a pensar por sí mismos y entonce....
 Serían colocados fuera de la ley, primero, con leyes tan repugnantes como aquélla que se tituló “para la represión de la masonería y el comunismo” y, luego, modificando paulatina y adecuadamente los distintos códigos penales para adecuarlos a lo que su propósito de dominación exigía en cada momento.
 Pero todo ese andamiaje que el canalla fascista pensó para le perpetuación de su diabólica especie sería completamente inoperante si no se disponía de una base humana enteramente confeccionada “ad hoc”.
 De modo que se ideó un sistema para que los jueces encargados de llevar a la práctica una legislación que siempre estaría absolutamente podrida al ser confeccionada siempre por las clases dominantes con su falso turno en el mismo poder, fueran no ya de una ideología liberalconservadora como son todas las judicaturas del mundo, sino radicalmente fascista.
 De ahí mi desconcierto cuando un juez plenamente incardinado en su clase decreta la prisión de la única amenaza que se cernía sobre todo este pútrido sistema.
 Y, ahora que lo escribo, me doy cuenta de que este auto de prisión quizá era la última vuelta de tuerca que dicho sistema ponía en práctica para advertir al díscolo aspirante a prometeo de lo que podría sucederle a él y a los suyos si no se sometía de una puñetera vez a las exigencias del sistema.
 De cualquier modo, después de leer que el juez Carmona, titular del juzgado en donde en estos momentos de juega la batalla más importantes para la supervivencia del fascismo español, avisa ya, antes de tomar posesión, de la posible declaración de nulidad de actuaciones de todas las que hasta ahora se han llevado a cabo, aquel mi desconcierto se ha transformado en un soberano despiste que esperemos que sea pasajero.

9 comentarios:

Futbolín dijo...

LA CARA DE RAJOY ES PROPIA DE UN CARADURA(y de algo mucho peor digo yo)
Si Rajoy insiste en no dar la cara en sede parlamentaria respecto al caso Bárcenas, es porque no puede defenderse frente a las carretadas de corrupción que circulan por las cloacas de Génova 13. De ser en verdad inocente, lo primero que habría hecho -sin duda alguna- es ir corriendo al Congreso de los Diputados para demostrar, con exactitud comprobada, que ni él ni sus huestes tienen nada que ocultar.
Por razones obvias
Pero de estar limpio como una patena -como era su obligación por razones obvias- nadie le reprocharía ninguna actuación ilegal. Al contrario, saldría por la puerta grande del Congreso envuelto en las ovaciones de la ciudadanía y el fervor de los suyos. Ahora, en cambio, únicamente lo protegen aquellos que también han chupado del bote y corren el riesgo de acabar en la cárcel, como Bárcenas.
El paripé
Rajoy era muy amigo de Bárcenas, según se desprende de la nota de prensa divulgada por elaparato del PP. Ello ocurrió cuando, hace cuatro años, se hizo el paripé de tratar al tesorero infiel como si fuera sandios o alguna cosa parecida. Ahora se encuentra encarcelado, ha dejado de ser amigo de Rajoy y se dedica a joder a sus antiguos compañeros de un viaje de más de veinte años. Lo que hace Bárcenas es, no obstante, lógico. De perdidos al río. Asistimos, mientras tanto, a una lucha entre cuatreros del lejano Oeste. Y Rajoy no es ajeno, todo lo contrario, a un paisaje repleto de chorizos o enriquecidos de formas no precisamente ejemplares.
El partido de los patriotas
El PP es el partido de los patriotas. El ministro Margallo, amigo asimismo de Rajoy, anda por ahí blandiendo la bandera de la Marca España, donde están enchufados algunos personajes que más bien viven del cuento. Pero eso sería incluso efímero, si no fuera que la citada marca está pasando por sus peores coyunturas. La Marca España se ha convertido en el hazme reír más allá de nuestras fronteras. A Rajoy le ningunea el Financial Times y le exhorta a dar la cara. Ignora, sin embargo, el periodista de tan solvente periódico que la cara de Rajoy es propia de un caradura.

http://www.elplural.com/2013/07/17/la-cara-de-rajoy-es-propia-de-un-caradura/

Futbolín dijo...

Las maniobras torticeras de Griñan y su tapado Planas, para evitar sorpresas, los chorizos del PPSOE ofrecen tan buen sabor como los Peperos y mas baratos.
NO HABRÁ PRIMARIAS EN ANDALUCÍA: SÓLO LA CANDIDATA DE GRIÑÁN OBTIENE AVALES
http://www.elconfidencial.com/espana/2013/07/17/no-habra-primarias-en-andalucia-solo-la-candidata-de-grinan-obtiene-avales-125150/

Futbolín dijo...

RAJOY, EL PELIGRO DE UN MEDIOCRE CON PODER ABSOLUTO
Rosa María Artal

En un momento de la noche electoral, Mariano Rajoy quiso corroborar que su triunfo era por mayoría absoluta en un aparte. Su expresión lo decía todo. Tras 8 años de opositar y dos sonoros suspensos, tras toda una vida de hacer lo conveniente, de aguantar hasta ataques de depredadores de su misma piña, había ganado su silla en La Moncloa y todo el poder para hacer y deshacer a su criterio. Fue un gesto, casi imperceptible, que helaba la sangre. Ese día ya estaba claro cuanto iba a suceder. “Los electores nos han dado un mandato claro”, dijo varias veces desde entonces.

Ya no hacía falta responder a los periodistas, ni dirigirse a los ciudadanos –ni para prometerles lo que no iba a cumplir aunque por inercia lo siguiera haciendo-. Ni negociar, ni siquiera hacer como que se dialoga. El Congreso de los diputados en la realidad de nuestra estructura política es innecesario cuando la suma de los escaños da un resultado aplastante. Abrevia utilizar la vía de los Decretos Ley. Los ritos democráticos son accesorios, pérdidas de tiempo que distraen de “lo importante”.

Rajoy entró en el gobierno ya con “el síndrome de la Moncloa” y hoy ha conseguido el récord de ser “un jarrón chino” mientras continúa en el puesto. Es de escarnio mundial verle esconderse de las graves acusaciones que pesan sobre él, secundado por ese gobierno y esa camarilla que eligió a su imagen y semejanza. Algunos más locuaces –incluso en exceso-, portavoces todos de la misma iniquidad. Con insultante perseverancia en la mentira. La parodia de rueda de plasma que Rajoy se marcó el lunes, leyendo la respuesta a una pregunta pactada y amañada, da idea de quién es en realidad este individuo. Por si alguien tenía alguna duda. Parece que todavía queda alguno, bastantes incluso.

Mariano Rajoy, como el resto del equipo, pretenden obviar un entramado de corrupción que se extiende por toda la historia del partido y en el que los datos y hechos oficiales y las denuncias de Bárcenas se entrelazan formando un retrato esclarecedor. No se puede despachar con un “todo es mentira”. ¿Labrada durante ¡20 años!? ¿Con qué objetivo? El eficiente tesorero, tantas veces defendido por todos ellos -incluso cuando ya se le investigaba judicialmente-, hoy es un delincuente que les engañó. ¿Podría gestionar un país una gente tan absolutamente torpe de ser cierta esa explicación? Porque no lo olvidemos, su propósito sí lo están cumpliendo. Mariano Rajoy -y los que eligió para acompañarle-, tenía una meta muy definida y la está culminando con enorme eficacia.

Ante la mirada estupefacta e indignada de buena parte de los españoles y la cómplice o bobalicona -dispuesta a tragarse un elefante con pintas en un solo bocado- de quienes aún le apoyan, Rajoy y los suyos siguen su estrategia sin fisuras. Dicen no poder perder el tiempo para atender a “tareas de gobierno”, y seguir con “el programa de reformas” imprescindible para sacarnos de la crisis. La ambiciosa vicepresidenta de todo es especialmente amante de la frase. (continua)

Futbolín dijo...

¿Y en qué consiste el programa de reformas? ¿Se lo han preguntado los que confían en el PP y se distraen con el loro que repite “pues el otro más”? En una loca carrera por desmantelar la sanidad pública, destruir la educación para criar trabajadores sumisos sin brizna de pensamiento crítico, abortar el futuro del país al cercenar la investigación y la ciencia sin dar a cambio sino la competitividad de los sueldos miserables, y, desde luego, acabar con el Estado del Bienestar. Rajoy -y sus etcéteras- se lo está merendando con la misma fruición que se oculta para no dar explicaciones.

Cada “reforma” es una merma social y una apuesta por la España del pasado que nos hundió en el hoyo. Ya hemos visto los resultados de la laboral. Pasa lo mismo con la eléctrica, los transportes, la función pública, la justicia. Con la Ley de Costas o la LOMCE. Ahora le toca a las pensiones. Todo. Cada vez que nos cae una “reforma” del PP implica tijera y consolidad privilegios de aquellos para quienes se gobierna a costa de la mayoría. Saben lo que hacen. El modelo de país que añoran, predesarrollado, ultracapitalista, sin futuro como tal, con la masa empobrecida, dependiente y vulnerable, con enormes desigualdades sociales que siempre pasan factura. Grave. Para los ciudadanos. Para el propio país.

Hay ya personas desnutridas, pero para muchos que no lo están cada pago es un una preocupación. Todos reduciendo gastos, vacaciones, aire acondicionado en este tórrido julio, comida incluso, para lograr… ¿qué? ¿Costear los intereses de la deuda que crece sin cuento? ¿Los sobresueldos y todo tipo de lujos, mangoneos y corrupciones?

El gobierno de Rajoy –recordémoslo una vez más- inició su mandato con la deuda pública en el 68,5% y la tiene –a día de hoy- en el 89,5%. Un ritmo de aumento descomunal y sin precedentes. Ya debe más de 20.000 euros por ciudadano. Solo en un trimestre, el primero de este año, se pulió 40.000 millones de euros, 23.000 en Mayo en aceleración ya inaudita. Nadie más que ellos “ven” brotes verdes y flores de invernadero ¿Es posible que aún haya algún incauto que crea que él va a salir de la crisis si no es de los que nunca la padecieron?

Todos entraremos en la precariedad de no variar el rumbo. Cada dolor que nos cuentan, cada ansiedad por lo que viene, cada desesperación, tiene una única respuesta: ya no es un problema aislado, ya no es tu problema, nos va a llegar a todos, sino se erradica… el cáncer. Las revelaciones de estos días nos hablan de uno enormemente dañino y virulento, con extendida metástasis. Arroja sus fluidos purulentos, su cadena de carcoma, sobre el tejido social, sobre los fundamentos democráticos del Estado. Y se va extendiendo ¿hasta dónde? Lo dicen incluso los medios internacionales. El Financial Times habla de un “ venenoso fondo de reptiles” en la España del Partido Popular.

En su delirio, Rajoy llegó a identificarse él mismo con el Estado de Derecho en su comparecencia del lunes. Mediocre pero no solo, también prepotente, enorme embaucador, dios en su pedestal. Mezcla letal cuando se acompaña además de escasos fundamentos éticos, por no decir nulos a tenor de su actitud. Igual que cuantos le secundan. Ni uno nos sirve por eso. Todo lo que no sean elecciones generales, libres e informadas, con compromiso de cambios estructurales que impidan repetir esta situación, es inadmisible ya. España es un país enfermo, casi terminal si no se actúa. Un mal inmenso nos corroe. Y ante eso solo cabe cirugía radical y urgente.


http://www.eldiario.es/zonacritica/Rajoy-peligro-mediocre-poder-absoluto_6_154744545.html

Futbolín dijo...

Desde la heterodoxia
LA PLUTOCRACIA ESPAÑOLA Y SU INTERVENCIONISMO DEL MERCADO
Juan Laborda (17-07-2013)
Una foto vale más que mil palabras. Tras negarse a responder ante el Parlamento, es decir, ante los ciudadanos, sobre el mayor escándalo de nuestra corta democracia, a nuestro presidente del Gobierno no se le ocurre otra cosa que convocar a los miembros del Consejo Empresarial para la Competitividad para analizar la situación económica y política de nuestro país, y me imagino que la suya en particular. A diferencia de otros países, donde las formas en democracia se mantienen hasta niveles escrupulosos, aquí ya nadie disimula, y definitivamente todos se han quitado las caretas.
Si analizamos la composición de este Consejo se puede observar como la mayoría de estas empresas apenas generan empleo y valor añadido dentro de nuestra querida España, y que son ellas quienes realmente han vivido muy por encima de sus posibilidades. Resulta grotesco que los miembros de dicho consejo “hayan reconocido la labor reformista del Gobierno, hayan invitado a que se mantenga ese impulso y hayan considerado que la estabilidad política es lo que permite la fortaleza económica y salir de la recesión”. ¡Faltaría más!
El intervencionismo del mercado
Las reformas financiera, energética, y laboral, se han elaborado al dictado de sus intereses espurios. Y qué decir del regulador único, a todas luces contrario al derecho comunitario, como recalcó la vicepresidenta de la Comisión, Neelie Kroes, quien envió una carta el pasado febrero exigiendo cambios a la propuesta legislativa de unificación de los reguladores. Textualmente Kroes afirmaba “La propuesta legislativa infringe la letra y el espíritu del derecho europeo en materia de telecomunicaciones. La Comisión no tendrá más opción que abrir un procedimiento de infracción si la legislación se adopta sin cambios sustanciales relativos a la independencia y las funciones del regulador”.
Con la actual crisis sistémica, las élites corporativas tratan de rediseñar una nueva política económica que eufemísticamente denominan austeridad fiscal expansiva, a través de la cual, y de espaldas a los poderes democráticos, quieren recuperar sus tasas de ganancia a costa de los ciudadanos.
Resulta paradójico que el Consejo Empresarial para la Competitividad esté formado por miembros de un sector bancario insolvente, en pleno proceso de concentración, lo que aumenta sin duda el riesgo sistémico de nuestro país. El gobierno, éste y el anterior, en vez de combatir la concentración y creación de monstruos too big to fail, ha facilitado la constitución de oligopolios, sin ningún control del riesgo. Ya ni hablamos de los más de 100.000 millones tirados a la basura entre FROB, y Sareb.
Junto a la banca, destaca la nutrida participación del sector constructor y de los antiguos monopolios naturales, es decir, telefonía y energía, aderezado con algún sector de la distribución –Mercadona, El Corte Inglés, y Mango-. La inmensa mayoría de ellos, salvo alguna excepción honrosa, que la hay, presentan graves problemas tanto por la situación económica de nuestro país como por sus errores estratégicos, especialmente en el proceso de internacionalización, donde compraron muy caro. Por eso intervienen en defensa de sus intereses, no de la libre competencia.
Surge así el intervencionismo del mercado en nombre del no intervencionismo. En la práctica, el libre mercado, tal como lo entienden estos grupos de poder, no es otra cosa que intervenir el mercado por medio de lobbies, comprando voluntades políticas, para que subsidien a

Futbolín dijo...

determinados grupos con dinero estatal. Entonces, puestos a exigir, piden que el gobierno no interfiera para proteger al ciudadano en situaciones límites como la actual. Corrompen el gobierno y luego piden un gobierno pequeño.
La crisis actual, no es más que el producto de un capitalismo desenfrenado y sin control, donde el concepto de egoísmo sano de Adam Smith se ha convertido en una avaricia sin límites que ha impulsado la aparición de tremendas burbujas económicas, cuyo estallido estamos sufriendo en nuestras carnes.
Para cuándo un Roosvelt
Ojala algún día, dentro de nuestra clase política, se escucharan voces como las de Franklin Delano Roosvelt, quien al iniciar la campaña electoral que le llevó a su segundo mandato ofreció en el viejo Madison Square Garden un discurso vibrante, donde hizo una descripción del gobierno del dinero organizado. Se lo recomiendo encarecidamente señor Rajoy.
“Durante casi cuatro años ustedes han tenido un gobierno que en lugar de entretenerse con tonterías, se arremangó. Vamos a seguir con las mangas levantadas. Tuvimos que luchar contra los viejos enemigos de la paz: los monopolios empresariales y financieros, la especulación, la banca insensible, los antagonismos de clase, el sectarismo, los intereses bélicos. Habían comenzado a considerar al gobierno como un mero apéndice de sus propios negocios. Ahora sabemos que un gobierno del dinero organizado es tan peligroso como un gobierno de la mafia organizada. Nunca antes en nuestra historia esas fuerzas han estado tan unidas contra un candidato como lo están hoy. Me odian de manera unánime, y yo doy la bienvenida a su odio. Me gustaría que mi primer gobierno fuera recordado por la batalla que libraron el egoísmo y la ambición de poder. Y me gustaría que se dijera que durante mi segunda presidencia esas fuerzas se encontraron con la horma de su zapato”. ¡Qué diferencia!
http://www.vozpopuli.com/blogs/2855-juan-laborda-la-plutocracia-espanola-y-su-intervencionismo-del-mercado

Agustin dijo...

Tarde o temprano el señor del puro,terminara en el vertedero de la historia.ESperemos que sea a traves de descomunales protesta,aunque siendo verano va a ser que no,un saludo desde Nez Zealand,

Futbolín dijo...

Un saludo Agustín, ¿volverás? o te quedas allí, quien pudiera...

Agustin dijo...

La verdad es que ahora tengo pasaporte de Nez Zealand,despues de 10 largos años.Eso si este pais permite la doble nacionalidad.Aunque de vez en cuando voy a España de vacaciones.Desde luego aqui en New Zealand,por el minimo gesto de corrupcion de cualquier politico te vas a la puta calle.Como veras la diferencia Etica es descomunal,un abrazo,

calificacion de las entradas