sábado, 6 de julio de 2013

Como continuación a mi post anterior, Desconcertado, y contestando a algunos comentaristas




Por supuesto que yo sabía que el juez Ruz es un juez sustituto y que en septiembre, probablemente, dejará ese juzgado desde el que, hoy, parece que está dispuesto a concluir su instrucción del caso más importante sobra la corrupción en la política española.

Aparentemente, no sólo lo están dejando actuar sino mucho más, el órgano superior dictó una resolución por la que se apartó del conocimiento de algunos aspectos del asunto a un juez residente, que actúa en un juzgado del que es titular indiscutible y que, además, ha demostrado ya cierta independencia no sólo de criterio sino también de carácter puesto que hizo frente, en el caso del atentado de los trenes de Atocha, no sólo a las presiones internas, que el juez Elpidio José Silva nos ha dicho que en estos casos son realmente insoportables, sino a todas las externas que se concretaron en una de las más feroces campañas de intoxicación de la opinión pública que jamás se hayan dado por parte de el diario El mundo.

Pero mi desconcierto se basa precisamente en esto: si a Bermúdez, juez titular, perfectamente asentado en su jurisdicción y con el crédito internacional que supone haber resuelto uno de los casos más controvertidos de nuestra historia jurisdiccional se le ha apartado de con un brusco manotazo de este asunto en el que el poder económico y el político se juegan precisamente su buena fama internacional, ¿por qué a Ruz se le permite que haga algo que puede resultar tan decisivo como encarcelar a Bárcenas, si es que es verdad que éste tiene en su poder secretos respecto a la financiación del PP y de sus directivos que pueden provocar el hundimiento de su honorabilidad no sólo ante los ciudadanos españoles sino frente a la opinión mundial?

-----------------------------

A Lucía/Lisístrata: Todos esos sentimientos a los que tú haces referencia no son sino epifenómenos, que se producen en el ámbito estricto del atomizado individuo, válidos únicamente como condicionantes sociales a nivel individual, en ningún caso como motores colectivos, incluso, si me apuras, creo que tampoco son universalmente válidos en dicho ámbito.

Por poner un ejemplo: el sentido de explotación e indefensión que actualmente se ha apoderado de la mayoría de todos nosotros resulta absolutamente inoperante en cuanto a la solución de la situación en tanto que  lo que realmente mueve la maquinaria política es ese entramado de superintereses consolidados en torno a las instituciones políticosociales que sólo son el resultado de una dialéctica rigurosamente materialista, lucha en la que siempre acaba por imponerse las más poderosas de las fuerzas económicas que dominan absolutamente todos los mecanismos no sólo de influencia sino también de decisión.

Por eso la situación es tan desesperada. Porque son absolutamente inoperantes todos esos sentimientos que ocupan nuestras atomizadas individualidades que, normalmente, sólo se preocupan de su lucha cotidiana por la supervivencia.

Es realmente difícil, estoy tentado de escribir imposible, que un cuerpo social convenientemente atomizado por unas normas y mecanismos sociales establecidas “ad hoc”, sometido, además, al continuo martilleo de una propaganda insoportable desde todos los ámbitos, llegue a adquirir la suficiente consciencia social para plantearse las cuestiones relativas a su situación y a los posibles remedios que podrían resolverla.

Ante esta situación, sólo cabe el mayor de los pesimismos.

Es por eso que, admitiendo la cuasi perfección lógica de los razonamientos históricos que nos hacía Xavier Traité, me atreví a oponer mi siempre desalentador pesimismo antropológico, sustentando mi convicción de que, tal vez, hayamos llegado a ese fin de la historia que propugna Kukuyama pero precisamente en opuesto sentido: la historia no ha terminado porque ya no se pueda mejorar más sino porque es absolutamente imposible que esto empeore.

Y el motor que nos ha llevado a esta situación, que aparece como realmente insuperable, no ha sido la conjunción en un solo impulso de todos esos sentimientos que embargan a la inmensa mayoría de los ciudadanos del mundo, sino la poderosa evolución de las fuerzas materialistas que anidan en el fondo de los movimientos sociales.

Es el impulso liberalcapitalista de los Usa el que está empujando al mundo a ir adonde se encamina ineluctablemente y su impulso no nace de un sentimiento ni una idea sino de un instinto sobrecogedor, aquel canallesco ánimo de lucro del que nos hablaba con tanta razón Adam Smith y que este impulso es eminentemente materialista y absolutamente ciego como tal, al menos a mi, no me cabe la menor duda.

6 comentarios:

Futbolín dijo...

LA IMPARABLE PUTREFACCIÓN DE LA DEMOCRACIA
nuevatribuna.es | Por Pedro L. Angosto

http://www.nuevatribuna.es/articulo/mundo/la-imparable-putrefaccion-de-la-democracia/20130704173640094442.html

Futbolín dijo...

Dedicado a los entusiastas del “mal menor”, no confundir con el Mar Menor aunque lo tengamos cerquita.
EL GESTO DE GRIÑÁN Y LA CRISIS PERMANENTE DEL PSOE
Martín Landa |
nuevatribuna.es | 04 Julio 2013 - 17:31 h.

http://www.nuevatribuna.es/opinion/martin-landa/el-gesto-de-grinan-y-la-crisis-permanente-del-psoe/20130704132034094414.html

No caben apaños ni disimulos. El PSOE está en crisis de identidad desde mayo del año 2010, cuando su secretario general y presidente del gobierno por más señas, abrazara acríticamente los planteamientos ultra liberales de salida de la crisis que impuso la Canciller Merkel en la ya famosa reunión del ECOFIN.
Y sigue en crisis permanente porque no se ha visualizado ninguna autocrítica seria al respecto y porque la ciudadanía, con cientos de miles de votantes y simpatizantes de la izquierda y del PSOE, ven que siguen tomando las decisiones casi las mismas personas de aquel Comité Federal que respaldaba por unanimidad las ocurrencias y giros de Zapatero en el último periodo: La jubilación a los 67 años; congelación de las pensiones; reforma laboral; bajada de sueldos a los funcionarios; y el no abordar una reforma tributaria que hiciera contribuir más, de verdad, a quienes más tienen.
Los procesos electorales que se han ido sucediendo hasta aquí, han sido solo avisos del desencanto de la ciudadanía progresista hacia el Partido Socialista.
Así pues el gesto de Griñán (haya sido buscado o no) de anunciar ya, a dos años vista, que no será candidato, va a hacer que se hable y mucho de la necesaria renovación en el socialismo. De un PSOE que tres años después del “petardazo” de mayo del 2010, sigue hundido y sin levantar el vuelo. Y no lo hace porque han perdido la credibilidad.
Nada de lo que dicen, y algunas de las cosas que ahora están discutiendo son interesantes, y suenen como suenen, tienen credibilidad escuchadas de boca de quienes todavía piensan que Zapatero fue un valiente… ¡Si supieran como escuece todavía ese tipo de afirmaciones entre la gente de izquierda se abstendrían de realizarlas!
Por eso, y para esa renovación imprescindible en el PSOE, no vale cualquiera. La unanimidad de aquella dirección socialista para con las incongruencias planteadas por Zapatero después de caerse del caballo y abrazar la causa de la señora Canciller, invalidan a todas aquellas personas que no solo no han hecho ninguna autocrítica de aquello sino que siguen pensando que fue obra de un valiente, como les oíamos decir en un reciente acto socialista con premio incluido.

Futbolín dijo...

Estamos ante el mayor error cometido por el PSOE y por aquel gobierno socialista, cuando traicionando todo lo que habían prometido hacer, pasaron a defender todo lo que habían dicho que nunca harían. Del “no nos falles” y ser la esperanza de la gente progresista y de izquierdas, se pasó a ser el brazo ejecutor de las políticas de recortes dictadas por la derecha neoliberal europea.
Por eso, y lo haya querido hacer o no, tengo la impresión de que Griñán abre el proceso de un debate que llega, por cierto, bastante tarde. Debía haber estado en plena ebullición desde el mismo momento del giro copernicano dado por Zapatero (por muy presidente que fuera) a su política en el último año y medio de gobierno. Si aquello no abrió debate y se cerró como se cerró…, poniendo a un “fontanero de la casa” a tratar de reparar el previsible desastre, no hay ahora tampoco demasiados motivos para la esperanza de que vaya a abrirse un debate sereno de ideas y propuestas con las que volver a ilusionar a la sociedad. Harían falta cambios profundos y escuchar el sentir de la sociedad de izquierdas que desde el “zapaterazo” permanece no ya alejada de los partidos, sino enfrentada a los mismos.
El debate debiera ser con la sociedad y no con las camarillas (con todos mis respetos) de los afines. Porque si se sigue haciendo desde la estructura cerrada partidaria…, entonces no hay ninguna esperanza de que puedan abrirse camino los cambios necesarios para una renovación en los compromisos, en las ideas y en las personas que deban pilotar el verdadero cambio necesario.
Todo hace pensar que no es por este camino precisamente por donde se vayan a orientar los debates. Más bien parece que se está en la idea de un cierto “agiornamiento” y de esperar a que se vaya enfriando la indignación de tanta gente de izquierda…, y de paso a que la patita del PP ayude a la “comprensión” de elegir el mal menor, de entre dos males, cuando haya de irse de nuevo a votar.
¡Si lo hacen se van a volver a equivocar! Ningunear a la gente es siempre un grave error, y en política más todavía. Decir que se escucha a la gente y seguir ignorando su sentir es (siempre lo ha sido) mucho más grave para la izquierda que para la derecha. Ocurre lo mismo que con la corrupción y con la ética o la falta de ética. Por eso mismo, cuando se produce la desafección, y ahora estamos en medio de ese proceso, el no hacer nada y dejar pasar el tiempo (en lo que se llevan tres años) es una pésima decisión especialmente para la izquierda.

Lisistrata dijo...



Según la psicología, los sentimientos son la evaluación de las percepciones y forman parte del universo afectivo que conforman deseos, actitudes y conductas. Los sentimientos impulsan a la acción y son motores de la inteligencia. Pero Vd. dice que son fenómenos secundarios. ¿Secundarios el amor, el deseo, la furia, la ira, el odio y el miedo?

Las sociedades están formadas por individuos cuyas motivaciones, valores y fines les mueven a actuar individual o colectivamente, los motivos, llamados por v. motores, dependen del consenso.

Las personas pueden estar explotadas e indefensas, pero según las percepciones y valores de cada uno, elegirán una conducta distinta para superar sus circunstancias, y esto, la conducta, no se puede imponer. Existe la formación y la información, las asociaciones y sindicatos para agruparse en contra de la tiranía. También existe una sociedad lobotomizada que danza al son que le tocan.

D. José, no puede despachar los sentimientos y las emociones diciendo que son inoperantes, porque son justamente lo contrario. El marxismo fracasó como ideología al servicio del proletariado, precisamente porque no tuvo en cuenta esta magnífica veta de ocurrencias que son los sentimientos.

Estamos gobernados por los sentimientos, deseo, ansia, afán, caprichos, asco, euforia, desánimo, debilidad, desgana, intranquilidad, impaciencia, rencor, fobias, expectación, tristeza, sorpresa, arrogancia, etc. No voy a traer aquí la lista interminable de todas las experiencias y evaluación de motivos que conforman los sentimientos y que estudia la psicología evolutiva.

Realmente es imposible, por esa gran variedad de actitudes y rasgos de personalidad, que ninguna sociedad vaya al unísono en una sola dirección. Además de que sería culturalmente desastroso.

Y las fuerzas materialistas o culturales o libertarias o de abolición del trabajo, que anidan en el fondo de los movimientos sociales no son más que DESEOS que MUEVEN a superar la adversidad y alcanzar una vida digna. Pero que los oscuros poderes que manejan el teatro mundial impedirán por todos los medios, porque necesitan sangre para seguir enriqueciéndose. Esto no quiere decir que sean invulnerables, de hecho, dicen que el capitalismo se matará a sí mismo y con la deuda que manejan, están en ello.

Y el capitalismo industrial hace tiempo que fue reconvertido en los paraísos fiscales en capitalismo financiero de mucha peor factura y catadura, pero que en ningún caso se pueden asociar a la palabra liberal y mucho menos libertad. No al menos, desde una posición de izquierdas.

Salud.

eddie dijo...

1)HEROES, COBARDES Y VASALLOS . Rafael Poch
http://blogs.lavanguardia.com/berlin/?p=502

2)TODOS FICHADOS . Ignacio Ramonet
http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article54583

3) ¿QUÉ OCURRE EN EGIPTO? Mikel Itulain
http://www.diario-octubre.com/2013/07/06/que-ocurre-en-egipto/

4)El gobierno aboga por formar a menos cientificos porque el sistema no puede absorber a todos

http://www.kaosenlared.net/component/k2/item/62357-el-gobierno-aboga-por-formar-menos-científicos-porque-el-sistema-no-puede-absorber-a-todos.html

Anónimo dijo...

Muchas gracias Lisistrata.

Tus reflexiones son muy interesantes y necesarias en este blog, se aprende mucho con todas las colaboraciones.

Un abrazo.

calificacion de las entradas