lunes, 22 de septiembre de 2014


ATENCION, ATENCION, ATENCION:

POR ENESIMA VEZ COMUNICO QUE LA ENTRADA A MI BLOG DE 


WORDPRESS HA CAMBIADO POR CAUSAS AJENAS A MI VOLUNTAD 


Y ES: 
http://josemiguellopezpalazon.wordpress.com/

PERDONEN LAS MOLESTIAS

3 comentarios:

Futbolín dijo...


No es así exactamente:
http://josemiguelopezpalazon.wordprees.com/


Es:
http://josemiguelopezpalazon.wordpress.com/

O sea faltaba una s y sobraba una e

eddie dijo...

http://www.voltairenet.org/article185362.html

http://tenacarlos.wordpress.com/2014/09/22/ee-uu-admite-que-compra-petroleo-al-estado-islamico/

Futbolín dijo...

¿UN PUTICLUB PARA LA MUJER DEL CÉSAR?

No hay ningún brocardo más famoso en Derecho para simbolizar la necesidad de la independencia de los jueces frente a los justiciables que aquella frase que se atribuye a Julio César de que “la mujer del César no solo tiene que ser honrada sino, además, parecerlo”.
Los miembros de los tribunales, por tanto, no solo están obligados a ser imparciales respecto de las personas que van a juzgar de forma objetiva, sino que también tienen que tener una apariencia de imparcialidad. Es decir, que tan importante es que los magistrados tengan impoluta su recta capacidad de juzgar como que la ciudadanía no tenga la menor sospecha de que estén contaminados, a favor o en contra. Así lo ha establecido en numerosas sentencias el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.
La introducción viene a cuento porque esta semana nos hemos enterado, gracias a Manuel Altozano, en El País, de que el caso Gürtel, el proceso más importante de corrupción que afecta al PP —con permiso de los papeles de Bárcenas, de los que es precuela— va a ser juzgado por la Sección Segunda de la Audiencia Nacional, que está presidida por Concepción Espejel, y de la que también forma parte el inefable Enrique López.
Y el caso no es baladí, porque la corrupción es un virus que se expande por España en todas las administraciones y lugares, sean los gobernantes o responsables del partido que sean. Es mucho más perverso que el terrorismo o el terrorismo de Estado, porque destruye la confianza de los ciudadanos en el sistema y en las instituciones; y a los políticos, empezando por el Ejecutivo deRajoy, se les llena la boca de bonitas palabras como “regeneración ética”, pero ninguno empieza por limpiar y poner en orden sus casas.

Leer artículo completo en:
http://www.cuartopoder.es/acotadeperiscopio/un-puticlub-para-la-mujer-del-cesar/820

calificacion de las entradas