martes, 7 de octubre de 2014

Estos son los poderes de Rajoy

Los poderes en virtud de los cuales sigue mandando, que no gobernando, Rajoy no son esos execrables millones de votantes que lo eligieron. No. NO. De ninguna manera. Si sólo fueran esos, hace ya tiempo que todos los demás, los que no lo votamos, hubiéramos ido hasta La Moncloa y lo hubiéramos echado de allí, a patadas.
Y, ahora, lo autobiogfáfico:
Mi abuelo es la mejor persona que he conocido nunca, tanto que yo, cuando trataba de imaginarme a San José, el santo de los santos, siempre recurría a su imagen, desprendía bondad por los 4 costados, no he vuelto a ver, en estos 86 años, nada igual.
Bien.
Mi abuelo, pastor de cabras manchego, me contaba siempre, para inspirarme el santo miedo a las fuerzas de orden público, que se las llama ahora, lo que le ocurrió a un compañero suyo:
Vivía en el monte, en una especie de cabaña que se había construido él con sus propias manos, y tuvo el pobre la desgracia de que a un vecino suyo le robaran un cerdo.
La Guardia Civil fue y lo detuvo sin más y, “convenientemente interrogado”, como se decía entonces, confesó su delito, sí, había sido él quien robó el cerdo. Lo metieron en la cárcel y en paz. Sólo que, al poco, no sólo apareció el cerdo robado sino también el autor del robo.
La Guardia Civil fue a buscar al amigo de mi abuelo a su cabaña de la montaña, lo detuvo de nuevo, lo llevó al cuartelillo y le dió otra paliza mortal, y, al final de la misma, el pobre hombre preguntó a sus verdugos:
-Y, ahora, ¿por qué me pegáis otra vez si ya sabéis que no fui yo el que robó el cerdo?
-Precisamente por eso, canalla. Por haber obstruido con tus mentiras el funcionamiento de la justicia.
Cuando no sé quién le preguntó al Cardenal Cisneros, el amo de España entonces, en virtud de qué poderes gobernaba, el prelado abrió la venta de su despacho y les mostró los cañones que había allí en el fondo del patio diciendo:
-Éstos son mis poderes.
Otra cosa:
Ni muerto, votaría yo al Psoe, no sólo por haber ayudado a que un ladrón certificado sea el comisario de Energía de la UE sino también por haber dicho y redicho que jamás pactaría con Podemos, que lo haría, que lo hará, si es necesario para que Rajoy, siga “gobernándonos”.

1 comentario:

Fernando Mora dijo...

Esos poderes, hoy, quizás. no son de plomo, que desde luego no pueden faltar, sino de asépticos y silenciosos bits informáticos manejados por los que realmente detentan el poder.
Hoy, quizás, esos que mueven los hilos, o los teclados, a lo peor están un tanto preocupados porque el memo al que han permitido
todos los desmanes que ha acometido en su país, y que dada su obediencia en lo principal, el expolio de todo lo público a mayor gloria y beneficio de ellos, les ha dejado, como aquel que dice a la vuelta de su esquina, un virus mortal.
Decía no sé quién, que es más peligroso un tonto que un malvado. Creo que tal afirmación y a modo de ejemplo, debería ir en los diccionarios, enciclopedias
etc. ilustrada con una fotografía del tal Mariano Rajoy. Creo que en justicia, merece tal reconocimiento.

calificacion de las entradas