lunes, 6 de octubre de 2014

La revolución se vende, o sea, la revolución de los paraguas.


Fukuyama dice que la historia se ha acabado y Byung-Chum Han, filósofo chino, que debe de saber mucho de esto por su doble condición de chino y de filósofo, dice que el comunismo como mercancía es el fin de la revolución, pero, claro, si al japonés sí que soy capaz de entenderlo, al chino, no, porque no sé qué quiere decir con eso del comunismo como mercancía.
De modo que he ido al Google y he tecleado esto y me ha salido el mismo artículo de El País que ha provocado mi curiosidad.
O sea que no tengo más materia de reflexión sobre el tema que este propio enunciado: el comunismo como mercancía o sea el comunimso que se vende.
Bien.
El filósofo chino debatió con Negri, profesor italiano comunista que, como Gramsci, gozó de los valores sociales del neoliberalismo,en donde la gente piensa que debe de estar un comunista, en la puta cárcel, porque la gente cree, como lo hacía mi madre, que, está claro que era una santa, que un comunista no es sino una especie de ladrón que llega, viene y te roba la bicicleta ésa que tanto te costó adquirir en lugar de saber que lo que el comunista quiere es precisamente todo lo contrario, hacerte dueño, de alguna manera, de la IBM o de Campsa, pero claro mi madre nunca había oído hablar de una compañía internacional de máquinas de negocios y mucho menos aún de la española compañía arrendataria del monopolio de petroleo, sociedad anónima.
Yo creo que el filósofo chino, en adelante fch, piensa que el comunismo se vende como una solución precisamente al capitalismo.
 Y casi es verdad lo que ocurre es que el verbo vender está mal empleado, el comunismo se ofrece y no quiere nada a cambio o sea que no se quiere vender o por lo menos así es como yo lo veo pero yo es que soy un hombre ya demasiado viejo y por lo tanto me voy quedando anticuado aunque hago lo posible para no serlo leyendo todo lo que cae en mis manos.
Pero el filósofo chino, por definición, es chino y claro por esta condición debe de saber mucho más que yo del comunismo porque su país mete en su puñetera constitución que se trata de una republica comunista por lo que él debe de saber de qué va esto casi tanto como yo sé de qué va lo de ser un estado democrático, social y de Derecho.
De modo que si España no tiene nada de democrática como creo que estamos ya todos de acuerdo, y mucho menos aún de social y no te digo nada de Derecho, ¿por qué China ha de tener algo de comunista si no por otra cosa por lo de dime de qué presumes y te diré de lo que careces?
¿Será por eso de la declaración constitucional china de su comunismo por lo que el fch dice que el comunismo se vende?
Pues puede ser que sí, porque las constituciones mienten en todo lo que declaran porque, para eso, las hacen.
Y si nos asomamos un poco al patio, ¿qué es lo que vemos?
Millones y millones de chinitos trabajando noche y día para multinacionales extramjeras que se han establecido allí para perjudicar seriamente a los trabajadores de sus distintas nacionalidades.
¿Dónde puñetas se halla entonces el comunismo de su Constitución?
¿En que ese mismo tío que ahora se sienta de sol a sol en su puesto de trabajo antes se dejaba los riñones sobre la dura tierra cavando también de sol a sol? ¿Ha progresado o no este tío, qué es mejor, trabajar sentado y a la sombra y comiendo seguro ya todos los días, que depender del tiempo, de las lluvias, sin seguro de sueldo ni de salud?
Hoy no voy a hablar, para no cansarles de tanto mencionarlo, de que 15 millones de estos nuevos esclavos hace dos años compraron su primer automóvil, más gente aún de los que hicieron lo mismo en los EE.UU. Y de que las ciudades chinas se están haciendo inhabitables de tanta contaminación y de que los médicos chinos calzan zapatillas deportivas en vez dezapatos de charol, porque todo esto no es sino mi forma interesada de ver las cosas porque ahora mismo los estudiantes se están levantando en Hong Kong contra esta forma china de empezar a vivir.
De  modo que lo que se vende, lo que incluso vende este profundísimo filosofo chino que se explica tan bien que yo por lo menos juro por todos mis muertos que  no lo entiendo, es un anticomunismo visceral o sea la protesta contra una filosofía económica, sin cuya aparición en este puñetero mundo los levantiscos muchachos de la ciudad estado china ni siquiera podrían salir hoy a la calle, con o sin paraguas.
Lo que no se vende, lo que se admira, lo que se busca, lo que se pretende es que la jefa de no sé qué patronal diga que a las mujeres, en general, no se las debe contratar porque rinden mucho menos que los hombres y ademas quedan embarazadas y que es precisamente por esto por lo que todos los empresarios de ese ramo la eligen todos los años por votación libre y secreta.
Pero yo esto no sé si es venderse o incluso prostituirse, no lo sé, no lo sé.
Lo que sí que sé es que, como muy bien dice Warren Buffet, esto no es sino una mortífera lucha de clases y que ellos, los de Warren, la están ganando de calle porque el mundo está lleno de filósofos chinos.

1 comentario:

eddie dijo...

1) Al loro con esto, bioterrorismo, cada vez son más los enlaces que muestran la fabricación (por parte de los de siempre) y experimentación con virus como armas bacteriológicas, incluido el ebola

http://canarias-semanal.org/not/14338/bioterrorismo-el-legado-de-donald-rumsfeld-y-henry-kissinger/

2) Estos disimulan cada vez menos

http://actualidad.rt.com/actualidad/view/142468-secretario-general-otan-se-puede-desplegar-quiera

3) Del post de hoy

http://jmalvarezblog.blogspot.com.es/2014/10/petras-sobre-hong-kong.html

http://insurgente.org/index.php/2012-04-11-10-03-53/mundo/item/13435-hong-kong-sobre-paraguas-y-montajes

4) Otra más de este retrógado régimen

http://jmalvarezblog.blogspot.com.es/2014/10/doris-benegas-estaba-senalada-antes-de.html

calificacion de las entradas