domingo, 30 de noviembre de 2014

El obsceno pajarraco de La Sexta Noche.

                                         Vicenç Navarro y Juan Torres López
El problema o, por lo menos, mi problema es que siempre trato de entender lo que ocurre.
Y eso me lleva al desasosiego, Fernando Pesoa.
La técnica que sigo para escribir mis posts es, por la mañana, cuando me despierto, me pongo a pensar sobre lo que ha ocurrido el día anterior y así se enreda o desenreda la madeja.
Ahora, he tomado la costumbre de ver La Sexta Noche y el puñetero programa es una fuente de inspiración, sobre todo si atendemos a la estrella del mismo, que indudablemente es el ínclito Inda.
Inda es el típico reportero sensacionalista que tan bien interpretara Walter Matau en Primera plana, de Willy Wilder.
Si no hay noticias para la 1ª plana de nuestro periódico, las inventamos, lo que le ocurre es que se ha acostumbrado de tal manera a manejar las noticias que ha acabado por inventárselas.
Su primer mandamiento es: no dejes nunca que la realidad, los hechos, te estropee un buen titular.
Por supuesto que para un periodismo de esta clase hay que ser esencialmente inmoral porque para mucha gente, para la mayor parte de ella, no existe más realidad que la que aparece en los diarios y ésta es tal como allí aparece, lo llaman el prestigio de la letra impresa.
Y es que, en el fondo, la gente piensa: esto que cuenta hoy la prensa es una barbaridad pero tiene que ser así porque no es posible que nadie diga esto, siendo mentira, impunemente.
Y este razonamiento es rigurosamente cierto, pero a medias.
¿Cómo es posible que los editores de los “mass media” consientan que sus órganos de difusión practiquen el periodismo que hemos dado en llamar "amarillo" como sistema?
La respuesta es porque esta clase de prensa es la que más vende. Y esta gente concibe esto como un negocio. Nada más.
Si el mundo estuviera bien hecho, que no lo está, éste sería el más nefando de todos los pecados.
Porque son las corrientes de opinión las que nos gobiernan. Lo que sucede a veces es que éstas coinciden con la realidad a pesar de la prensa.
Lo que hemos dado en llamar “statu quo” y “establishment” se basan precisamente en la inercia de la gente, el vulgo, para Lope de Vega, que ya nos dijo que puesto que lo paga el vulgo es justo hablarle en necio para darle gusto.
O sea que en el mundo de hoy no es posible otra cultura que la del rompe y rasga, porque la gente se ha acostumbrado a ella de tal manera que cualquier otra le aburre.
Y así nos va. La mediocridad, el mal gusto y la mentira se han apoderado de todo.
Gracias a tipos como el tal Inda, que era de quien yo quería escribir un poco, hoy.
La carrera de este sujeto es, por demás, expresiva. Se ha realizado a la sombra ni más ni menos que de Pedro J.
Pedro J. es un tipo que cuando el atentado de Atocha se llevó por delante a un montón de personas de carne y hueso, decidió, en un claro ejemplo del periodismo que describíamos antes, que las cosas no debían de ser como eran, puesto que en el relato real de los hechos habían ganado los que para él eran los malos, el Psoe, y entonces, como el director del periódico de Primera plana de Wilder, no se le ocurrió otra cosa que crear otra realidad paralela a la real: el atentado no era, porque no debía de ser, obra de una célula yihadista sino de Eta, que era lo que le convenía a él y a sus amigos.
¿Cómo va a ser Inda de otra forma a como es en realidad su maestro?
Para Pedro J. y para el mejor de sus discípulos, lo mejor es la realidad canallesca en la que hoy malvivimos.
Entonces que, por lontananza, se atisbe, a duras penas, la posibilidad de un cambio, le horroriza de tal manera que, no lo puede remediar, pero está dispuesto a hacer todo lo que esté en su mano para impedirlo, o sea, calumniar, difamar, retorcer la realidad hasta hacerla desaparecer por completo. Al lado de este hombre, Goebbels sólo era un pobre manipulador de la realidad, un pequeño aprendiz de brujo.
El es algo más, mucho más. La realidad no sólo no existe sino que no debe de existir porque si existiera, él, Inda, lo perdería todo. Incluso la nueva fuerza emergente en nuestro panorama polìtico se lo ha dicho expresamente: no van a tolerar una prensa absolutamente canallesca que manipule esencialmente la realidad.
Entonces, comienza a tomar sentido la actitud tan cerrada de Inda que, contraviniendo sus propósitos, está sirviendo para todo lo contrario de lo que él pretende, afianzar a Podemos.
Porque la gente no es tan torpe como parece, tal vez no tenga cultura porque le han cegado todas las fuentes que se la aproximaban, pero sigue teniendo instinto e Inda se ha pasado, se está pasando, siempre se pasará de rosca porque el odio es el peor de los sentimientos frente a la racionalidad. 
No se puede impunemente mostrar un odio tan irracional ante todo lo que huela a Podemos.
Anoche, en La Sexta,  sin ir más lejos, Inda arremetió ciegamente contra Juan Torres López, uno de los asesores económicos de Podemos, pero lo hizo tan claramente, que su odio, por tan manifiesto, inutilizó su mensaje: no se le ocurrió otra cosa, para descalificarlo íntegramente, que mostrar una foto en la que se veía a este señor con Hugo Chávez, lo que según, la lógica de Inda, lo demonizaba por completo, al demostrar la maldad de sus compañías.
De nada le valió a este señor apuntar que lo que él, Inda, debería de hacer es demostrar que sus consejos a Chávez eran los culpables de todas esas terribles calamidades económicas que, según él, Inda, afligen a Venezuela.
Pero Inda no quiso, como siempre, entrar por las vías del razonamiento y siguió con las de la obstrucción sistemática sirviendo a su claro e indeclinable propósito de calumnia que algo queda.
O sea que, como siempre, Inda utiliza como único medio de combate dialéctico, los argumentos “ad hominem”, prohibidos rigurosamente para los que utilizan la lógica, lo que lo hacen un tipo rigurosamente obsceno, de aquí el título de este post de hoy.

sábado, 29 de noviembre de 2014

Humanos, demasiado humanos.

Y la casta dice que Errejón ha aprovechado su amistad y compañerismo con alguien para lucrarse de un enchufe para un trabajo en la universidad y que Tania hizo algo parecido cuando era concejal en Vacía Madrid y yo digo, con los textos sagrados, eso de que el que esté libre de pecado que tire la primera piedra o, si lo prefieren, que yo, sí, "¿quién, si yo gritara me escucharía entre las jerarquías de los ángeles, o arcángeles, todo ángel es terrible?", Rilke.
Y, entonces, viene mi gran amigo, el anónimo de siempre, y me pregunta en un comentario, en Blogger, qué es lo que va a pasar con el juez Ruz, que no es sino lo mismo que yo preguntaba en el párrafo anterior, respecto a Errejón y a Tania.
Hemos emprendido el camino más peligroso del mundo en el que, si avanzamos mucho, acabaremos por destruirnos todos, y, entonces, ¿qué?
Ya lo he citado por aquí tantas veces que aburre, el hombre es un ser desfalleciente, Aquino, un lobo para el hombre, Hobbes, barro aunque miguel se llame, Miguel Hernández, y una mierda seca pinchada en un palo, según un servidor.
Pero, sobre todos, como un faro de luz inextinguible, Terencio, "homo sum et nihil humanun mihi alienum puto", soy hombre y pienso que nada humano me es ajeno.
El problema es dónde situar el límite para que ese superhombre que era Marx dejara en paz a la criada de Engels o, yo mismo, deje de perseguir a las cuidadoras de mi mujer.
El problema, el gran problema es que el hombre, si es algo, es un ser repleto de necesidades y entonces se vuelve, a veces, humano, demasiado humano.
Ahora, bien, salvo en situaciones extremas, el hombre decente debe de controlar sus necesidades y ahí comienza su grandeza. Ahora mismo no recuerdo quien dijo aquello de que los hombres se miden por la cantidad de soledad que pueden soportar, yo creo, más bien, que lo hacen por la cantidad de necesidades que pueden soportar.
Yo, ahora mismo, soy un pequeño empresario que tiene que pagar, al final del mes, a las tres mujeres que cuidan de la mía. 
¿Hasta cuándo? Hasta que lo permitan mis ahorros. Hay, pues, un gran conflicto de intereses entre las cuidadoras y yo. Estas mujeres ¿son o no personal laboral? Y, si lo son, ¿he de pagarles extraordinarias?
La doctrina jurisprudencial, la que dicta el Tribunal Supremo, se halla dividida, ya que para que yo sea realmente un empresario, tendría que tener una empresa, o sea, una organización con ánimo de lucro, cosa que no tengo, pero, por otra parte, ellas vienen todos los días, todos, a mi casa, y trabajan para nosotros.
El Derecho, que es siempre eminentemente conservador, dice que ellas son personal sanitario, no laboral, y las excluye, no sin titubeos, de esta clase de Derecho.
¿Entonces? Yo les pago bien y las trato exquisitamente pero no tienen extraordinarias ni vacaciones. ¿Soy, entonces, un negrero?
Errejón tuvo la oportunidad de ganarse unos euros, trabajando horas extras, que necesita para vivir y parece que de lo que se trataba, hacer un estudio sobre no sé qué particularidades de la vivienda en Andalucía, lo ha hecho, entonces, ¿debe de prevalecer la letra de un contrato que es el que se suele firmar por los colaboradores académicos contra el espíritu de aprovechar las capacidades de este hombre en una materia que parece que domina como ningún otro? A mi me parece que esto es algo que deben determinar sus superiores, los que le contrataron para hacer el trabajo, los dueños financieros del caso, y no el tal Inda o Alfonso Rojo.
En cuanto a Tania Sánchez, compañera de Pablo Iglesias, nadie la hubiera traído a colación su actuación como concejal de Vacía Madrid, si no fuera por la relación personalísima que hay entre ellos. 
No podemos exigirle a los prohombres y promujeres sociales  la intangibilidad de los ángeles porque no son tales.
O sea que el límite es aquello que entra dentro de los ámbitos de los ángeles o de los arcángles, de ahí, el inmenso poema de Rilke en la 1ª de Las elegías de Duino, y el título de mis blogs.
Eso, por arriba, y por abajo, la canallada, yo tengo derecho a hacer socialmente todo aquello que no traspase la línea de lo canallesco.
O sea que heroicidades no podemos pedirle a la gente de bien, pero un comportamiento decente, desde luego.
Y para saber lo que es decente no hay que acudir a La genealogía de la moral, de Nieztsche, sino a algo mucho más sencillo, en apariencia, el imperativo categórico kantiano, obra de tal modo que puedas desear que tu conducta sea univesal, porque el otro imperativo, el que yo llamo marxiano, es para nota, a la sociedad todo, de la sociedad sólo aquello que sea absolutamente necesario para ti y los tuyos.
Y, ahora, voy a tratar de responder a mi amigo anónimo en su comentario a mi último post de Blogger.
¿Qué va a ser del juez Ruz?
Lo mismo que de Garzón y Elpidio. Y la respuesta, aunque no lo parezca, tiene mucho que ver con todo lo escrito anteriormente.Es, simplemente, un problema moral.
Ruz es, o era, un juez corriente y moliente, al que las circunstancias pusieron en una encrucijada acojonante. De pronto, la vida  puso en sus manos el asunto judicial más importante de todos los que ahora se arrastran por todos los juzgados españoles. Y él, que no es por naturaleza un héroe, como no lo eran tampoco Garzón ni Elpidio, que, todo lo contrario, han demostrado ser humanos, demasiado humanos, tuvo que elegir entre hacer lo que todos hacen, servir rastreramente al poder, o cumplir con su obligación, y eligió, heroicamente, porque se trata de una conducta heroica que lo marcará para siempre, esto último. Creo sinceramente que le ha llegado su hora, que aquel sms de Rajoy a Bárcenas, “Luis, sé fuerte, estamos haciendo todo lo que podemos”, al final, para ellos, se va a hacer realidad, y Ruz será expulsado a las tinieblas exteriores porque, como no nos hemos cansado de repetir por aquí, es falso de toda falsedad eso de la independencia de los 3 poderes, y el ejecutivo es realmente el que manda, aunque a veces se vea obligado a cubrir las formas. Lesmes, el que tiene la sartén por el mango, como  presidente del Consejo General del Poder judicial y del Tribunal Supremo, es un hombre de Rajoy, tan de él, como lo es también el presidente del Constitucional, de modo que el podre Ruz huele ya a muerto como el juez Castro de Mallorca, que ha empapelado a Undargarín, el chulo de la infanta, y a la infanta también.
¿Por qué en un sistema tan corrupto como el jurisdiccional español se producen estas excepciones tan clamorosas?, precisamente por eso, porque el ser humano es capaz de las peores bajezas y de estas admirables conductas en las que un hombre, sólo un hombre, se enfrenta inerme contra ese gigantesco molino de viento que es el Poder.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Deahucios, los nuevos potemkines: ya no me quedan lágrimas

Todo el dolor del mundo,
toda la canallada del mundo,
toda la insensibilidad del mundo,
toda la mierda de este asqueroso mundo,
todo el cinismo del mundo.
Cinismo viene del griego kine, kinos, que significa perro y, en principio, hizo referencia a una escuela filosófica pareja al estoicismo, o sea, quiso referirse a una especie de filósofos que se enfrentaban a la más áspera de las realidades con toda la paciencia del mundo.
Uno de sus representantes más famosos fue Diógenes, sí, aquel tipo que, según cuentan, no sólo vivía en un barril desechado y vacío sino que, cuando atraído por su fama, vino a verle Alejando Magno y le dijo aquello de “pídeme lo que quieras, que te será concedido”, el tío fue y le dijo eso otro aún más famoso “que te apartes un poco porque me estás tapando el sol”.
La anécdota es simplemente soberbia y encarna a la perfección el espíritu que guiaba a aquellos filósofos que llamaron cínicos por el parecido de su actitud con la de los perros sin amo.
Hoy, ¿hay alguien en todo el ancho mundo que merezca, por su parecido con estos hombres, llamarse cínico?
Y, sin embargo, haberlos, haylos.
El mundo entero, pero sobre todo este asqueroso país se ha llenado de tipos que adoptan cínicamente la peor de las actitudes de los perros puesto que no sólo viven a expensas de la sangre de los demás sino que parece como si les gustara hacer la mayor ostentación de ello.
Llega un tipo al que llaman Rajoy, que apalea millones por todos lados, que no sabe literalmente qué hacer con ellos y que ve como a otros muchos, millones de sus conciudadanos no sólo les falta para comer a ellos, a sus padres, a sus mujeres y a sus hijos, sino que, además, los echan de sus pequeños hogares de toda la vida, por un préstamo de 40 mil euros que pidió uno de sus hijos, y llega el tío sale por la tele y les dice que todo está mejorando, que ya somos la envidia de Europa y que nos falta un pelo para ser la de todo el mundo y el tío cínico sonríe con una especie de satisfacción canallesca como diciendo "y esto no sólo te pasa a ti por mí y por los míos sino que además te tienes que joder porque yo venga a aquí y te lo diga y me ría de ti en tu cara".
Y no sólo se lo dice a ella, a la pobre mujer, enferma y anciana, que a lo único que aspiraba ya era a morirse allí, entre aquellas terribles paredes y esa cama que se había esforzado hasta el límite por adecentar para que la vieran asi los sicarios, los sayones que venían a sacarla a rastras de su casa entre bromas y risotadas.
Ante esto, este detestable país sólo ha sido capaz de dos cosas:
1)  que el equipo de fútbol Rayo Vallecano adopte la decisión de alquilarle a la pobre mujer una casa allí, en Vallecas, para que se pueda morir en paz, lo que es imposible porque para ella, su madriguera, era aquella que ella había hecho piedra a piedra, trasto a trasto y que formaba realmente parte de ella, o sea, que el Rajoy la ha desgarado totalmente por dentro y ya no podrá se feliz aunque la llevan a vivir a la puñetera Moncloa; pero es que, además, esta solución no sirve porque se trata de una puñetera limosna y yo rechazo con toda la violencia del mundo una solución de esta clase, con todos mis respetos para el Rayo;
2) que aparezca en la tele ese sayón del Floriano y diga que el ministro de Economía ha dado órdenes para que se le entregue a la anciana desahuciada un piso muy cercano al suyo con un alquiler que le sea soportable.
Esto último, además de ser la más repugnante de la caridades, porque es el peor de los insultos que pueden hacerle sus propios sayones, es la peor afrenta que podía hacersele a esta heroica mujer que ha soportado varias injusticias absolutamente intolerables:
1ª) la de los tribunales de justicia, que permiten los desahucios de gente indigente cuando podían muy bien no hacerlo porque así como se admite tradicionalmente en muchas legislaciones el llamado “hurto famélico”, los jueces españoles, comprobado en autos fehacientemente el estado de absoluta necesidad del demandado, podían fallar a favor de los demandantes el desahucio pero lo suspendieran en tanto en cuanto las autoridades no proveyeran a los desahuciados de otra vivienda en la que refugiarse, en virtud de lo establecido en esa Constitución que irónicamente llamamos  Ley de Leyes y que por uno u otros motivo nunca se cumple, que establece rigurosamente que todos los españoles tienen derecho a una vivienda digna por lo que la actuación jurisdiccional en estos casos es una auténtica irrisión porque si bien hay un precepto legal que permite el desahucio, hay otro de una ley superior que ordena a las autoridades públicas que provean lo necesario para que todos los españoles tengamos dignamente donde guarecernos, por lo que suspender el lanzamiento del desahuciado de la casa que habita no sólo no sería antijurídico sino todo lo contrario, hacer la más perfecta de las justicias;
2ª) la de esos cipayos, esbirros, sayones o como quiera llamárseles que yo ahora no encuentro nada peor que decirles que no se niegan a cumplir unas órdenes tan injustas como salvajes sino que, además, se ríen y mofan de los desahuciados y de los que acuden en su ayuda.

domingo, 23 de noviembre de 2014

El acorazado Potemkin

Cineastas de todos los países, uníos.
Necesitamos como el aire un nuevo Eisenstein.
Eisenstein fue el director de esa gloria inmarcesible del cine que es El  acorazado Potemkin.
Segun la insuperable máxima de Terencio, soy hombre y nada humano  me es ajeno, el primer deber del hombre, hecho y derecho, es luchar contra la injusticia porque ésta es un crimen contra la humanidad.
Es famosa la respuesta de Stalin a un consejero que le llamaba la atención sobre el peligro que para la paz mundial representaba la Iglesia Católica:
-¿Cuántas divisiones tiene el Papa?
Stalin era muy astuto pero muy poco inteligente. Si lo hubiera sido sabría que la fuerza del Papa no reside en las divisiones sino en las conciencias individuales de sus más insignes seguidores, ¿para qué quiere el Papa divisiones si tiene a su disposición todas las de aquellos países que siguen su doctrina? La guerra civil española fue una cruzada más. Los soldados de Franco oían misa antes de lanzarse al combate y cuando ganaron la guerra impusieron su doctrina católica tan a sangre y fuego que para lograr cualquier empleo entonces en España precisabas 2 terribles certificaciones de buena conducta, una del párroco y otra del cabo de la Guardia Civil y no crean ustedes que, al respecto, hemos avanzado tanto.
Pero yo hoy quería escribir de desahucios y suicidios.
El hombre, científicamente, ha avanzado mucho, quizá demasiado, se ha hecho capaz incluso de hacer desaparecer este planeta llamado Tierra mediante unas cuentas bombas atómicas, adecuadamente repartidas, pero fisiológicamente sigue siendo ese pobre animalico desvalido.
Sigue necesitando, como cuando era primitivo, una madriguera, aprende a querer, a necesitar casi tanto como el aire que respira, dónde lo hace. Y, si le privan de su madriguera, sufre la peor de las amputaciones.
Por eso, un desahucio es una de las mayores salvajadas, canalladas, que pueden cometerse contra el hombre, o contra la mujer, porque ésta vive más y está más indefensa.
Por eso yo, hoy y aquí, quiero lanzar un nuevo manifiesto, tan importante o más, que el comunista: cineastas de todos los países del mundo, uníos, uníos de una puñetera vez contra ese movimiento universal liberalcapitalista que consiste en expulsar, a ese animal humano que ha devenido pobre, de sus maravillosas madrigueras, porque para cada uno de nosotros, nuestro hogar, nuestra casa, por muy modesta y humilde que sea, es nuestro palacio, nuestro castillo.
Dicen, no está demostrado cientificamente, que los acontecimientos desarrollados alrededor de  El acorazado Potemkin, fueron uno de los motivos desencadenantes de la revolución rusa: “Lenin escribió que la rebelión del Potemkin fue muy importante por ser el primer intento de crear el núcleo de un ejército revolucionario, especialmente debido a que una parte apreciable de las fuerzas zaristas que se le opusieron habían acabado sumándose a la rebelión. Lenin llamó al Potemkin un "territorio invicto de la revolución". El recuerdo del levantamiento tuvo una significativa influencia en el proceso revolucionario del ejército y la flota rusos en 1917". (Wikipedia).
Del mismo modo, los cineastas españoles, podrían contar en sendas películas, algunos de los desahucios más notables que se están realizando en España, con hombres, mujeres, ancianos y niños, algunos de ellos gravemente enfermos, que son puesto en medio de la calle por esos nuevos sicarios, sayones o cipayos de este régimen, que sonríen orgullosos del trabajo que realizan.
Así, tal vez, contribuyeran de manera decisiva a concienciar a ese pueblo de canallescos esclavos que gritan silenciosamente en cada partido de fútbol, en todos los estadios de este asqueroso país, “vivan las caenas”.
Cual no será la potencia de fuego de la prensa canallesca que ha conseguido que se constituya como verdad universal ésa de que la revolución rusa es la madre de todas las desgracias del mundo, cuando es precisamente al revés.

sábado, 22 de noviembre de 2014

De como Arturo González se transforma en un Inda cualquiera.

Cuesta mucho trabajo imaginar que un tipo medianamente sano y casi tan viejo como yo, Arturo, coja estas rabietas. Porque se trata de una rabieta de la que muy pronto se arrepentirá. Espero y deseo. Porque a mi, Arturo, siempre me ha caido bien, tanto que cuando un día, cogió otra rabieta como ésta y se despidió de su blog, le dirigí un comentario diciéndole que un tipo como él, de izquierdas muy acreditado, no tenía derecho a cerrar un blog que resultaba ser uno de los mejores vehículos de espresión de dicha ideología y no sé si fue a mi o a otros a quien hizo caso pero volvió. Y ahí está como el campeón de todos los campeones de los blogs.
Pero Arturo es un tipo aún más temperamental que yo y hoy la ha tomado con Podemos o con Pablo Iglesias, PI, porque éste ha hecho algo que no le ha gustado, se ha negado a acudir a una entrevista que tenía concertada con Telecinco.
Al respecto
http://blogs.publico.es/arturo-gonzalez/2014/11/21/pablo-iglesias-que-gran-decepcion/, 
ha llegado a escribir que “ Esto no es un asunto menor, esto es más gordo que lo de sus antecedentes políticos tan manidos y por lo que tanto le han atacado. Esto le descalifica como político serio. Nunca más será creíble. Había que ir y contestar a lo que Pepa Bueno y demás le preguntasen. Queda como miedoso y pusilánime. Ante el furor de Podemos, que hoy mismo cristaliza en que ya es la tercera fuerza en Catalunya y la primera en Navarra, según las encuestas fiables, muchos, muchísimos, no le darán importancia a su quebrantamiento de contrato verbal. Pero algunos ya no le creeremos ni le votaremos, porque para algunos la palabra dada está antes que el programa. ¿Por qué vamos a creer en el cumplimiento de su programa, que, parece, van a anunciar inminentemente?”.
Arturo, como se ve, se niega a admitir que estamos tratando de actuaciones políticas, hace como que ignora que la política, desde el mismo Aristóteles, se define como el arte de lo posible.
Pablo Iglesias, PI, y Podemos han entrado en política y lo han hecho con intención de ganar pero ellos, más que ningunos otros, saben, porque lo han estudiado a fondo, en la preparación de sus tesis doctorales, que, en política, no se puede ganar si todos los días andas por ahí ofreciéndole a los “indas” la posibilidad de que te machaquen con frases hechas, sí, pero con la peor de las intenciones al amparo de esa máxima nefanda de “calumnia que algo queda”.
Esto es tan elemental que yo no acabo de entender como un tipo de la categoría intelectual de Arturo no lo ha tenido en cuenta.
PI y Podemos saben ya que pueden ganar las elecciones generales hasta las que queda todavía mucho, muchisimo tiempo, y serían unos inconscientes, yo creo que no lo son, jóvenes, sí, pero inconscientes, no, si se ofrecieran gratuita e innecesariamente al fuego graneado de  unos enemigos dispuestos a todo porque ello, los de Podemos, implican, entre otras muchas cosas, la probabilidad de que se queden sin trabajo en unos medios ramplones y torticeros.
Sería una temeridad absolutamente imperdonable que ellos se expusieran a sufrir el bombardeo enemigo sin ninguna necesidad, sería un acto peligrosísimo y, lo que es peor, gratuito.
Yo, particularmente, no se lo perdonaría si lo hicieran porque creo que no tienen derecho a poner en riesgo la única esperanza que nos queda.

martes, 18 de noviembre de 2014

La más grande de las puertas giratorias. Reflexiones sobre el Castor.

El símil de las puertas giratorias para definir esa íntima relación que existe entre el consejo de ministros y las empresas importantes españolas es ciertamente afortunado, sin embargo tiene un cierto riesgo de indefinición: no todas las empresas con asceso al "sancta santorum" que decide los destinos de España tienen la misma capacidad de influencia.
Hay una para cuyo acceso a las deliberaciones, secretísimas, del referido consejo, la puerta se ensanchas tan considerablemente que en realidad prácticamente desaparece y Florentino Perez, FP, se sienta en el sillón de la presidencia como Pedro por su casa.
La relación entre FP y Rajoy es la del maestro con el aprendiz, como no podía ser de otra manera. Cuando Rajoy accedió a la política, FP ya se había ido de ella, al haber comprobado que donde se deciden realmente los asuntos importantes es fuera de ese corsé que limita la evolución de los acontecimientos.
Si FP formara parte de algunos de los estamentos de la Administración Pública ese gigantesto negocio que ha supuesto El Castor no se hubiera producido nunca porque cualquiera de los ciudadanos españoles podría ahora habérselo cargado denunciando ante los tribunales el evidente caso de cohecho.
Así, no, el cohecho, en cuanto connivencia entre la Administración Pública y una empresa no ya para favorecer a ésta sino para enriquecerla desmesuradamente, fuera de cualquier límite,  hubiera sido inimaginable, en cambio, con El Conseguidor fuera de los escalafones de dicha Administración ha resultado no sólo la cosa más fácil del mundo sino que otorga a los seguidores del gran Floro la excusa para una defensa perfecta: el Real Madrid, RM, no tiene nada que ver con esto: 1º) porque el RM no es FP; 2º) porque la actuación de FP en este asunto no sólo puede considerarse legal sino modélica. Su empresa fue una más de las que concurrieron a la subasta que, para la concesión administrativa de El Castor, promovió el gobierno de Zapatero, un gobierno de la más pura izquierda, como todo el mundo sabe y FP, como también sabe todo el mundo, no es que sea de derechas es que es la derecha suprema, ésa que hace y deshace todo lo que le da la gana en este asqueroso país.
Pero da la casualidad que todo esto no es más que una apariencia. 
El RM no sólo es FP sino que se identifican de tal modo que el uno es realmente inconcebible sin el otro.
Y FP no es el presidente del gobierno, es mucho más que eso, es el presidente de hecho de todos los empresarios españoles, en realidad, si me apuran, es el presidente de todas las empresas españolas porque, de una u otra manera, todas le son tributarias porque no hay una sola de ellas que no le tenga que comprar o vender algo a una de  las empresas de FP, aparte de que, al ser, éste el más importante de todos los anunciantes españoles, todos los medios de comuniación del país también le son rigurosamente tributarios, dicho de otra forma: si FP apunta con su pulgar hacia abajo, la empresa en cuestión ya puede darse por muerta.
O sea que el poder de este hombre es omnímodo pero él, dotado de la  mayor de las astucias, siempre dirá que no, que el no manda ni siquiera en su casa, cuando él realmente es el auténtico rey de España, o como ustedes quieran llamar al hombre sin cuyo consentimiento no se mueve aquí ni siquiera una hoja del más escondido de los árboles.
Y todo esto ¿a propósito de qué?
De que, hace unos años, uno de sus negocios, precisamente el más representativo, el único en el que él aparece, sólo de vez en cuando como el factotum, comenzó a declinar porque un equipo de la periferia le arrebató el dominio del fútbol mundial, lo que le obligó a volver.
Y ya está aquí otra vez, al frente de los mandos del trasatlántico que entraña la representación de España ante el mundo entero. Y su mano, su larga, su larguísima mano ha comenzado a notarse.
De pronto, todas las calamidades posibles han comenzado a caer sobre ese desdichado equipo que, sin quererlo, lo había desplazado a un lugar secundario. No hay calamidad que no haya caído sobre él, todas le afligen y desde todos los ángulos.

Y los dirigentes del mismo tienen además que guardar el más cómplice de los silencios porque si hablan, si protestan, los daños que le afligirán serán aún mucho más graves, ya que el mundo del fútbol es esencialmente reaccionario, de modo que todos sus estamentos no ya dirigidos sino ocupados por los sicarios de FP, arreciarían sus labor de opresión de tal modo que la situación del equipo perseguido pudiera llegar a ser absolutamente intolerable, con toda la prensa nacional, salvol 2 excepciones, pidiendo el castigo del equipo rebelde que no se habría limitado a decirs “Sí Bwana”.
Y ésta es la pequeña historia de la situación y así se la hemos contado.

lunes, 17 de noviembre de 2014

La gran coartada. Por qué la justicia es absolutamente imposible. Brecht y El círculo de tiza caucasiano.

Desahucios en 2014: 26.549 familias perdieron su vivienda en el primer trimestre. (Huffington Post,  17-11-14).

Hace ya mucho que Sócrates le preguntaba a Platón ¿y quién vigilará a los jueces? 
Hace poco que yo, como letrado, he perdido un jucio que jurídicamente no se podía perder. Lo he contado ya por aquí. El Ayuntamiento de Cartagena me impuso  18 multas por aparcamiento indebido de mi coche en la puerta de mi casa, donde tengo derecho a aparcar por haber contratado con él,  el derecho de estacionamiento en la zona de residentes.Este juicio lo ha tramitado y decidido un juzgado de lo contencioso-administrativo absolutamente incompetente para conocer del mismo porque el contrato entre el Ayuntamiento y yo es de naturaleza civil y no administrativa y esto no sólo lo dice la razón sino también su Ley reguladora, que excluye del ámbito de  la misma, Artículo 4. 1. b) “Las relaciones jurídicas consistentes en la prestación de un servicio público cuya utilización por los usuarios requiera el abono de una tarifa, tasa o precio público de aplicación general”. Es así que el contrato de estacionamiento de mi vehículo entre el Aytº y yo, ampara mi derecho a aparcar en la zona correspondiente, previo pago de una tasa de 25 euros anuales, luego mi relación jurídica con él no es administrativa sino civil y debe regirse por las leyes de esta naturaleza, Código civl y Ley en enjuiciamiento civil. Pero el juez de lo contencioso-administrativo de Cartagena dijo que no y así ha sido, yo he tenido que pagar 18 multas por 80 euros ni más ni menos que 1.440 euros. el importe de mi pensión mensual de jubilación.
“Pecata minuta”, claro, si se compara con lo que sucede en el caso de esa familia a la que desahucian de su vivienda por falta de pago de los plazos de la hipoteca que tiene contratada con el Banco.
Verán ustedes, mis queridos lectores, según el principio de jerarquía normativa vigente en España, la primera ley, le ley de leyes, en las que todas las demás han de fundamentarse para ser válidas, es la Constitución española, de Fraga “et alteri”, que dice, en su artículo 47:
“Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos”.
Según este artículo, fundamental en orden a la actuación jurídica de todas las instituciones españolas, especialmente de todos los tribunales de justicia, todo ciudadano español que se halle en el uso originariamente legítimo de una vivienda no podría ser privado de su derecho a ocuparla cuando los motivos que se aleguen para hacerlo no puedan ser subsumidos en dicha norma, o sea que para que el desahucio de una vivienda por falta de pago del préstamo hipotecario que pese sobre ella se produzca es evidente que no puede concurrir en el caso un estado de evidente necesidad, circunstancia, por cierto, considerada como eximente absoluta en el caso de comisión de delitos según nuestro Código penal, artículo 20. 5º.
Pero este precepto constitucional no es sino una de las trampas fraguianas. Fraga sabía mejor que nadie cómo son y cómo funcionan los jueces españoles. Cuando en el caso de uno de estos desahucios, el defensor del desahuciado alegue el precepto constituional en defensa del desahuciado, el juez le sentenciará en contra porque no hay ley expresa y taxativa que ampare la excepción que supone el contenido de la primera parte del artículo de la Constitución y ya se sabe que en virtud del principio de derecho que establece que lo particular debe de prevalecer sobre lo general, toda la legislación hipotecaria que tan bien domina el ínclito Rajoy, prevalecerá sobre el principio constitucional, en lugar de hacerlo la máxima jurídica esencialmente justa de atender a la mayor de las necesidades en lugar de a la avaricia.
Pero, claro, es que para que triunfara la justicia ínsita en la Constitucion, si bien de modo evidentemente embrionario, se precisaría que los jueces fueran todos como aquel Azdak de El círculo de tiza caucasiano y brechtiano que, mediante una sabia artimaña, entregó el niño en disputa a la mujer que más había demostrado quererlo.
Aquí, ha sucedido todo lo contrario. 
Promulgada una ley antidesahucios por la Comunidad andaluza, el tribunal Constitucional, como siempre, ha dado la razón, a su amo, el PP, y la ha dejado sin efecto, en una decisión títpicamente antibrechtiana que lo invalida para siempre como decisor de las controversias sobre la esencia de la justicia y la defensa esencial de todos los derechos humanos.
Y es que, como ya hemos dicho tantas veces, los jueces españoles aplicarán siempre el principio de conveniencia política frente a la razón de justicia, todo lo contrario a lo que hizo el juez Azdak en El círculo de tiza caucasiano, que otorgó al niño en litigio no a la madre legal sino a la que había demostrado, con su amor, ser realmente la madre de hecho.
Por eso la obra de Brecht concluye con estos versos de signo radicalmente marxista:
“Lo que existe debe pertenecer a aquellos
que para eso valen.
Los niños para que florezcan
las madrecitas.
Los coches a los buenos cocheros,
para viajar bien”.

sábado, 15 de noviembre de 2014

El 9n de Catalunya y Lucas León Simón

Hay gente que ha nacido para esto, para sentir y expresar de una manera insuperable los  grandes acontecimientos de la historia política contemporánea, Lucas Simón León es uno de ellos, por eso no me resisto a traer a aquí, su último post en su blog, que nos ha traido eddie.

La sociedad civil catalana nos regenera y hace libres

 
 
 
 
 
 
7 Votes

consulta
Con apenas una mínima perspectiva temporal la convocatoria electoral del 9-N en Cataluña se ha saldado con un fiasco importante del Gobierno Central y un triunfo contundente, no ya del independentismo, sino de la ciudadanía catalana.
En los tiempos que corren, una muestra de regeneración moral y cívica como la realizada por los ciudadanos de Cataluña pasa al acervo común de los pueblos y las libertades y mejora nuestra condición global de ciudadanos del mundo.
La imagen de personas de toda edad y condición aguardando durante horas para ejercer un derecho tan denostado y aparentemente inútil como el de voto ante una urna  nos reconcilia y regenera a todos.
La sociedad civil y las organizaciones ciudadanas catalanas han llevado en volandas, y en ocasiones a rastras, a sus políticos y caducas formaciones, y han impulsado un proceso ejemplar de como los derechos de decisión, expresión y manifestación son, y se deben convertir, en irrenunciables.
El Gobierno Central, torpe, anacrónico y lastrado por un mar de corruptos y corrupciones, no ha pasado de la amenaza tabernaria y del recurso infame del legalismo, que no le exime de su responsabilidad en la falta de visión y acercamiento de la realidad que desea, y por otro lado padece, el pueblo ingobernado por una casta miope, con una rancio centralismo y soportado  en el peor de los nacionalismos, el patriotero y secular de los privilegiados.
La consulta se ha hecho posible porque las organizaciones ciudadanas han importado 42.000 voluntarios, que sorteando amenazas, obstáculos y provocaciones del patrioterismo carpetovetónico, llevan germinando, organizando y aportando inteligencia colectiva a un proceso que se ha mostrado imparable.
Todos, los ciudadanos de cualquier lugar de este solar arrasado que llamamos “España”, hemos ganado con esta consulta. Hemos comprobado que la desobediencia es posible, por encima del juridicismo leguleyo, de las estrechas fronteras de las estrechas mentes gobernantes, sólo amplias en corrupción y bagatelas.
Los “chulos de taberna” gubernamentales se han jactado una y mil veces de que la consulta no se iba a celebrar, y su palabra, su imagen y su capacidad han quedado literalmente arrastrados por el lodo de su manifiesta incompetencia.
Han ejecutado un proceso desestabilizador frívolo, descalificante, han reunido millones de firmas desde la mentira y el odio entre pueblos, ha propiciado una sentencia del Constitucional tan irresponsable como sus miserias y sus carnets de partido y luego, en el colmo de su torpeza, acusan a la parte contraria de sus errores e incapacidad.
Sana envidia de una ciudadanía que en la calle, en las urnas y donde tiene que hacerlo ha respondido al insulto, a la descalificación gratuita de gobiernos y campañas mediáticas, con inteligencia y trabajo.
Si hubiera que valorar un punto de salud en el nefasto panorama de nuestra realidad diaria, con contabilidades  en B, financiaciones ilegales, contratos adjudicados al mayor donante, expoliadores de lo público  y pendones viajeros, no habría nada mejor que esa imagen del entusiasmo de una multitud de voluntarios, defendiéndose a sí mismos y a la razón.
Esa ciudadanía anónima, que mete en los hígados del estado a 2.250.000 voluntades nos llega grande, sin concepto, como la inmensa sombra de la libertad.

calificacion de las entradas