domingo, 23 de noviembre de 2014

El acorazado Potemkin

Cineastas de todos los países, uníos.
Necesitamos como el aire un nuevo Eisenstein.
Eisenstein fue el director de esa gloria inmarcesible del cine que es El  acorazado Potemkin.
Segun la insuperable máxima de Terencio, soy hombre y nada humano  me es ajeno, el primer deber del hombre, hecho y derecho, es luchar contra la injusticia porque ésta es un crimen contra la humanidad.
Es famosa la respuesta de Stalin a un consejero que le llamaba la atención sobre el peligro que para la paz mundial representaba la Iglesia Católica:
-¿Cuántas divisiones tiene el Papa?
Stalin era muy astuto pero muy poco inteligente. Si lo hubiera sido sabría que la fuerza del Papa no reside en las divisiones sino en las conciencias individuales de sus más insignes seguidores, ¿para qué quiere el Papa divisiones si tiene a su disposición todas las de aquellos países que siguen su doctrina? La guerra civil española fue una cruzada más. Los soldados de Franco oían misa antes de lanzarse al combate y cuando ganaron la guerra impusieron su doctrina católica tan a sangre y fuego que para lograr cualquier empleo entonces en España precisabas 2 terribles certificaciones de buena conducta, una del párroco y otra del cabo de la Guardia Civil y no crean ustedes que, al respecto, hemos avanzado tanto.
Pero yo hoy quería escribir de desahucios y suicidios.
El hombre, científicamente, ha avanzado mucho, quizá demasiado, se ha hecho capaz incluso de hacer desaparecer este planeta llamado Tierra mediante unas cuentas bombas atómicas, adecuadamente repartidas, pero fisiológicamente sigue siendo ese pobre animalico desvalido.
Sigue necesitando, como cuando era primitivo, una madriguera, aprende a querer, a necesitar casi tanto como el aire que respira, dónde lo hace. Y, si le privan de su madriguera, sufre la peor de las amputaciones.
Por eso, un desahucio es una de las mayores salvajadas, canalladas, que pueden cometerse contra el hombre, o contra la mujer, porque ésta vive más y está más indefensa.
Por eso yo, hoy y aquí, quiero lanzar un nuevo manifiesto, tan importante o más, que el comunista: cineastas de todos los países del mundo, uníos, uníos de una puñetera vez contra ese movimiento universal liberalcapitalista que consiste en expulsar, a ese animal humano que ha devenido pobre, de sus maravillosas madrigueras, porque para cada uno de nosotros, nuestro hogar, nuestra casa, por muy modesta y humilde que sea, es nuestro palacio, nuestro castillo.
Dicen, no está demostrado cientificamente, que los acontecimientos desarrollados alrededor de  El acorazado Potemkin, fueron uno de los motivos desencadenantes de la revolución rusa: “Lenin escribió que la rebelión del Potemkin fue muy importante por ser el primer intento de crear el núcleo de un ejército revolucionario, especialmente debido a que una parte apreciable de las fuerzas zaristas que se le opusieron habían acabado sumándose a la rebelión. Lenin llamó al Potemkin un "territorio invicto de la revolución". El recuerdo del levantamiento tuvo una significativa influencia en el proceso revolucionario del ejército y la flota rusos en 1917". (Wikipedia).
Del mismo modo, los cineastas españoles, podrían contar en sendas películas, algunos de los desahucios más notables que se están realizando en España, con hombres, mujeres, ancianos y niños, algunos de ellos gravemente enfermos, que son puesto en medio de la calle por esos nuevos sicarios, sayones o cipayos de este régimen, que sonríen orgullosos del trabajo que realizan.
Así, tal vez, contribuyeran de manera decisiva a concienciar a ese pueblo de canallescos esclavos que gritan silenciosamente en cada partido de fútbol, en todos los estadios de este asqueroso país, “vivan las caenas”.
Cual no será la potencia de fuego de la prensa canallesca que ha conseguido que se constituya como verdad universal ésa de que la revolución rusa es la madre de todas las desgracias del mundo, cuando es precisamente al revés.

3 comentarios:

Futbolín dijo...

Excelente y vibrante discurso de Iñigo Errejón, sin papeles, como para no ganar un concurso de la UMA, si estos chicos tienen toda la carrera trufada de sobresalientes. A diferencia de los mostrencos que forman las cúpulas de los partidos bi-corruptos.
https://www.youtube.com/watch?v=J_XOURSN22g

Futbolín dijo...

LOS QUE DE VERDAD DAN MIEDO
Javier Mestre (eldiario.es)
Una nueva victoria de los partidos del tinglado del 78, aunque sea por la mínima, constituirá la segunda tanda de legitimación popular del programa de ajuste de la Troika y Alemania.

Agitan el miedo a la incertidumbre y a mí lo que me acojona de verdad son las certidumbres. No sabemos que podría pasar si gobernara PODEMOS y nos repiten, con una combinatoria semántica que huele a rancio, que es el camino seguro al desastre, a la mierda, si tomamos en cuenta el verbo descontrolado de Arcadi Espada. Pero yo siento pavor sólo de imaginar hasta dónde nos va a llevar la agenda neoliberal de PSOE y PP si cualquiera de los dos, o la gran coalición, gobierna durante los cuatro años enteritos de la próxima legislatura. Con la prisa que se han dado hasta hoy para recortar, privatizar y devaluar nuestra mano de obra, otra legislatura será una autopista al infierno.
Una nueva victoria de los partidos del tinglado del 78, aunque sea por la mínima, constituirá la segunda tanda de legitimación popular del programa de ajuste de la Troika y Alemania. En Grecia ya saben lo que pasa cuando se desaprovechan las oportunidades. Syriza perdió por poco en 2011 y el país ha perdido cuatro años preciosos, porque para cuando Alexis Tsipras llegue al Gobierno en febrero, la gran coalición de los equivalentes griegos del PSOE y el PP habrá dejado el horizonte devastado. En Francia, François Hollande prometía en 2012 un cambio de rumbo y el pueblo confió en él: en mayo, cuando ya había mostrado sus cartas, en esencia las mismas que las de la derecha neoliberal, ganó las elecciones europeas un Frente Nacional desatado por la decepción de un país en crisis profunda.
Privatizar resulta mucho más fácil que desprivatizar. Cuando se emprende ese camino, los capitalistas beneficiarios siempre ganan: con las cláusulas contra el desequilibrio económico que imponen en los contratos o, en caso de retorno del servicio a manos públicas, con las indemnizaciones por los réditos que nunca llegarán a obtener. Recortar, deprimir, empobrecer... lo han conseguido en tiempo récord, haciendo un daño que quién sabe cuánto costará reparar. Hemos vivido meses y meses con viernes de angustia a cuenta de las ruedas de prensa tras cada Consejo de Ministros.
Es mucho más rápido y natural en esta sociedad incrementar las desigualdades que reducirlas. ¡Cuatro años más de todo esto y conseguirán que entendamos cuál es nuestro lugar en este mundo! Por lo pronto, yo tengo dos hijos y me puedo echar a temblar. ¿De qué van a vivir en un país con un 55% de paro juvenil, en el que los gobernantes no dejan de empujar al alza la edad de jubilación? ¿Vamos a hacer el esfuerzo de que lleguen hasta la universidad, a la vez carísima y empobrecida, para que luego sólo les queden las famosas tres salidas (por tierra, mar o aire)? ¿Qué clase de vida les espera cuando ya no estemos sus padres para apoyarlos económicamente?
Cuando agitan el miedo a PODEMOS, yo pienso en el otro temor, el que pavimenta el día a día de la política de mi país desde los recortes sociales de Zapatero en 2010: el pánico a los inversores. Son los mismos que no dudan en beneficiarse a base de, por ejemplo, exprimir a los trabajadores de Bangladesh o Indonesia aplicándoles condiciones laborales decimonónicas: explotación infantil, jornadas de catorce horas y salarios de pan mohoso, por no hablar de sus gastos sociales en salud y educación.
¿Alguien cree que los españoles les importamos mucho más que la gente que nos hace los zapatos y las camisetas? Los inversores son los que gobiernan entre bastidores, y sus representantes nos dicen todo el rato que vivimos por encima de nuestras posibilidades. Tienen claro nuestro destino y pretenden no dejarnos más alternativa que asumirlo. Nos empujan firmemente y ya va siendo hora de que nos demos media vuelta hacia la incertidumbre de un porvenir distinto, que da mucho miedo lo que se cuece al final del camino que, con certeza, nos han trazado.

Futbolín dijo...

Estamos entrando ya de lleno en una campaña de acoso y derribo a PODEMOS que nos deparará muchas horas de inmenso y casposo ridículo así como de padecimiento de vergüenza ajena a niveles estratosféricos y que delata hasta que punto han llegado a robar los Bipartidos bicorruptos que tan solo de pensar que en el futuro puedan ser levantadas las alfombras y frenado en seco el capitalismo de amiguetes se estremecen de terror y rabia, pero no olvidemos que su odio es nuestra sonrisa, pero ciertamente es también el indicador de que ya estamos empezando a ganar.
Saben perfectamente que solo con que termine la impunidad de que gozan todo el montaje corrupto se les viene abajo y sus partidos que se nutren del clientelismo político y los miles de asesores a cargo del presupuesto que pagamos los de abajo, si pierden las elecciones se desmoronará como un castillo de naipes en medio de un huracán.
Curiosamente ahora toda la caverna está hablando bien de IU, claro porque no eran una amenaza, si confluimos con ellos bajo el liderazgo de Alberto Garzón, la diarrea que pillen puede ser histórica e histérica.

calificacion de las entradas