sábado, 29 de noviembre de 2014

Humanos, demasiado humanos.

Y la casta dice que Errejón ha aprovechado su amistad y compañerismo con alguien para lucrarse de un enchufe para un trabajo en la universidad y que Tania hizo algo parecido cuando era concejal en Vacía Madrid y yo digo, con los textos sagrados, eso de que el que esté libre de pecado que tire la primera piedra o, si lo prefieren, que yo, sí, "¿quién, si yo gritara me escucharía entre las jerarquías de los ángeles, o arcángeles, todo ángel es terrible?", Rilke.
Y, entonces, viene mi gran amigo, el anónimo de siempre, y me pregunta en un comentario, en Blogger, qué es lo que va a pasar con el juez Ruz, que no es sino lo mismo que yo preguntaba en el párrafo anterior, respecto a Errejón y a Tania.
Hemos emprendido el camino más peligroso del mundo en el que, si avanzamos mucho, acabaremos por destruirnos todos, y, entonces, ¿qué?
Ya lo he citado por aquí tantas veces que aburre, el hombre es un ser desfalleciente, Aquino, un lobo para el hombre, Hobbes, barro aunque miguel se llame, Miguel Hernández, y una mierda seca pinchada en un palo, según un servidor.
Pero, sobre todos, como un faro de luz inextinguible, Terencio, "homo sum et nihil humanun mihi alienum puto", soy hombre y pienso que nada humano me es ajeno.
El problema es dónde situar el límite para que ese superhombre que era Marx dejara en paz a la criada de Engels o, yo mismo, deje de perseguir a las cuidadoras de mi mujer.
El problema, el gran problema es que el hombre, si es algo, es un ser repleto de necesidades y entonces se vuelve, a veces, humano, demasiado humano.
Ahora, bien, salvo en situaciones extremas, el hombre decente debe de controlar sus necesidades y ahí comienza su grandeza. Ahora mismo no recuerdo quien dijo aquello de que los hombres se miden por la cantidad de soledad que pueden soportar, yo creo, más bien, que lo hacen por la cantidad de necesidades que pueden soportar.
Yo, ahora mismo, soy un pequeño empresario que tiene que pagar, al final del mes, a las tres mujeres que cuidan de la mía. 
¿Hasta cuándo? Hasta que lo permitan mis ahorros. Hay, pues, un gran conflicto de intereses entre las cuidadoras y yo. Estas mujeres ¿son o no personal laboral? Y, si lo son, ¿he de pagarles extraordinarias?
La doctrina jurisprudencial, la que dicta el Tribunal Supremo, se halla dividida, ya que para que yo sea realmente un empresario, tendría que tener una empresa, o sea, una organización con ánimo de lucro, cosa que no tengo, pero, por otra parte, ellas vienen todos los días, todos, a mi casa, y trabajan para nosotros.
El Derecho, que es siempre eminentemente conservador, dice que ellas son personal sanitario, no laboral, y las excluye, no sin titubeos, de esta clase de Derecho.
¿Entonces? Yo les pago bien y las trato exquisitamente pero no tienen extraordinarias ni vacaciones. ¿Soy, entonces, un negrero?
Errejón tuvo la oportunidad de ganarse unos euros, trabajando horas extras, que necesita para vivir y parece que de lo que se trataba, hacer un estudio sobre no sé qué particularidades de la vivienda en Andalucía, lo ha hecho, entonces, ¿debe de prevalecer la letra de un contrato que es el que se suele firmar por los colaboradores académicos contra el espíritu de aprovechar las capacidades de este hombre en una materia que parece que domina como ningún otro? A mi me parece que esto es algo que deben determinar sus superiores, los que le contrataron para hacer el trabajo, los dueños financieros del caso, y no el tal Inda o Alfonso Rojo.
En cuanto a Tania Sánchez, compañera de Pablo Iglesias, nadie la hubiera traído a colación su actuación como concejal de Vacía Madrid, si no fuera por la relación personalísima que hay entre ellos. 
No podemos exigirle a los prohombres y promujeres sociales  la intangibilidad de los ángeles porque no son tales.
O sea que el límite es aquello que entra dentro de los ámbitos de los ángeles o de los arcángles, de ahí, el inmenso poema de Rilke en la 1ª de Las elegías de Duino, y el título de mis blogs.
Eso, por arriba, y por abajo, la canallada, yo tengo derecho a hacer socialmente todo aquello que no traspase la línea de lo canallesco.
O sea que heroicidades no podemos pedirle a la gente de bien, pero un comportamiento decente, desde luego.
Y para saber lo que es decente no hay que acudir a La genealogía de la moral, de Nieztsche, sino a algo mucho más sencillo, en apariencia, el imperativo categórico kantiano, obra de tal modo que puedas desear que tu conducta sea univesal, porque el otro imperativo, el que yo llamo marxiano, es para nota, a la sociedad todo, de la sociedad sólo aquello que sea absolutamente necesario para ti y los tuyos.
Y, ahora, voy a tratar de responder a mi amigo anónimo en su comentario a mi último post de Blogger.
¿Qué va a ser del juez Ruz?
Lo mismo que de Garzón y Elpidio. Y la respuesta, aunque no lo parezca, tiene mucho que ver con todo lo escrito anteriormente.Es, simplemente, un problema moral.
Ruz es, o era, un juez corriente y moliente, al que las circunstancias pusieron en una encrucijada acojonante. De pronto, la vida  puso en sus manos el asunto judicial más importante de todos los que ahora se arrastran por todos los juzgados españoles. Y él, que no es por naturaleza un héroe, como no lo eran tampoco Garzón ni Elpidio, que, todo lo contrario, han demostrado ser humanos, demasiado humanos, tuvo que elegir entre hacer lo que todos hacen, servir rastreramente al poder, o cumplir con su obligación, y eligió, heroicamente, porque se trata de una conducta heroica que lo marcará para siempre, esto último. Creo sinceramente que le ha llegado su hora, que aquel sms de Rajoy a Bárcenas, “Luis, sé fuerte, estamos haciendo todo lo que podemos”, al final, para ellos, se va a hacer realidad, y Ruz será expulsado a las tinieblas exteriores porque, como no nos hemos cansado de repetir por aquí, es falso de toda falsedad eso de la independencia de los 3 poderes, y el ejecutivo es realmente el que manda, aunque a veces se vea obligado a cubrir las formas. Lesmes, el que tiene la sartén por el mango, como  presidente del Consejo General del Poder judicial y del Tribunal Supremo, es un hombre de Rajoy, tan de él, como lo es también el presidente del Constitucional, de modo que el podre Ruz huele ya a muerto como el juez Castro de Mallorca, que ha empapelado a Undargarín, el chulo de la infanta, y a la infanta también.
¿Por qué en un sistema tan corrupto como el jurisdiccional español se producen estas excepciones tan clamorosas?, precisamente por eso, porque el ser humano es capaz de las peores bajezas y de estas admirables conductas en las que un hombre, sólo un hombre, se enfrenta inerme contra ese gigantesco molino de viento que es el Poder.

5 comentarios:

eddie dijo...

Don José , ¿qué se sabe de Antonio Alvarez Buylla? Es el sustituto (nombrado por el PP) de la vocal del CGPJ que han pillado en Andorra (realmente a su hermana) con el dinero que va a permitir un peón más para echar a Ruz . Recordar que esta ex-vocal era partidaria de que Ruz siguiese en la Audiencia Nacional .Además , era nombrada por Ciu y de paso carambola. Casualidades de la vida

Otra más

http://jmalvarezblog.blogspot.com.es/2014/11/al-habla-con-freddy-krueger.html

eddie dijo...

El incierto futuro de Rusia (recomendable)
http://www.voltairenet.org/article185974.html

Futbolín dijo...

HASTA LOS DERECHOSOS COMO JESUS CACHO EN VOX PÓPULI SE VEN VENIR LA GRAN OSTIA DE NANIANO EL CORRUPTO:
La dimensión del personaje quedó retratada en la tarde del martes cuando, chamuscada por el auto del juez Ruz, la ministra de Sanidad no tuvo más remedio que dimitir, aunque para hacerlo tuviera que vencer las reticencias de este personaje incapaz de hacer frente a ese punto de dramatismo que cualquier gestor tiene que soportar para poner en la calle a un empleado desleal o golfo. “Ana tiene que irse, pero ¿quién se lo dice?”. Gente enterada hay en el partido que sostiene que Mato ha dimitido porque ha querido, no porque se lo haya exigido Mariano, “porque Rajoy no tiene autoridad para echar a una mujer que ha sido testigo de casi todo, que lo sabe todo del funcionamiento de las sentinas de Génova desde los años noventa, que ha visto cómo Paco Correa entraba en su despacho [el de Rajoy] como Pedro por su casa”. Ana tiene que irse, pero ¿quién se lo dice?
La corrupción de las elites organizadas
La del miércoles era una oportunidad de oro para que este hombre cuestionado, cuando no vituperado, por casi todos hubiera sorprendido al personal con alguna iniciativa capaz de insuflar algo de confianza en su propia grey, proponiendo, por ejemplo, la celebración de primarias en el PP como primer paso en la democratización de un partido esclerotizado, asfixiado por falta de debate interno. Se lo dijo Martínez Gorriarán, de UPyD. “Le pedimos un plan anticorrupción serio. ¿Más leyes parche? No, por favor. Se trata de profundizar en la reforma de la Constitución en dos puntos clave tras los que se parapeta la corrupción: la falta de separación de poderes, es decir, la necesidad de un poder judicial independiente, y la ausencia de supervisores igualmente independientes, de organismos de control no colonizados por los partidos. La corrupción en España no es un problema de malas prácticas personales: es una corrupción institucional, es la corrupción de unas elites organizadas para el saqueo sistemático de las instituciones, a las que en algún caso se puede calificar de verdaderas tramas de crimen organizado. Son elites políticas y económico-financieras que se han puesto de acuerdo para repartirse el control de la economía y del poder político, de las instituciones”. Se puede decir más alto, pero no más claro.

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Querido eddie:

En mi post de ayer lo que fundamentalmente trataba de demostrar es que todos somos humanos, demasiado humanos, de manera que si alguien con los medios suficientes para hacerlo se empeña, siempre encontrará a la criada de Engels, en el caso de Marx, o a las cuidadoras de mi mujer en mi caso.

Lesmes, el presidente del CGPJ, de cualquier manera se cargará a Ruz porque así se lo ha ordenado su jefe, Rajoy.

El problema no es ése sino que los nazis que nos gobiernan tienen ahora la oportunidad de sustituir a la representante de CIU por otro vocal más del PP.

En cuanto al tal Buylla, así, ahora, a bote pronto, no se nada de él, trataré de informarme para trasladártelo.

Un abrazo,

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Continuación.

He ido a San Google y he comprobado que el tipo del que me pides mi opinión es el Decano de los Procuradores de los Tribunales de Madrid.

Un procurador es un subalterno de los abogados, quiérese decir que es un hombre de profundas lealtades a sus intereses y, por lo tanto, nunca hará algo que contravenga a los intereses de sus patrones.

O sea, date por follado Ruz, si es que ya no lo estabas, porque el tio que va a ser miembro del CGPJ es un tipo que sólo sabe decir "Si, Bwana".

Un abrazo,

calificacion de las entradas