sábado, 6 de diciembre de 2014

Juez Ruz. El factor humano.


Es este juez interino, que llegó al antiguo juzgado de Garzón por una auténtica casualidad, el hombre del que probablemente depende el destino de este país.
Porque no nos engañemos, si el PP se halla al borde de la debacle es por este hombre delgado y tan circunspecto que apenas si conocemos quién es.
Por lo pronto, yo, que he pasado 50 años de mi vida, probablemente los mejores, en el mismo ambiente en el que ahora vive él, puedo afirmar categóricamente que es uno de los hombres más valientes que he conocido, porque, después de contemplar el destino de jueces como Garzón y Elpidio, se atreve a seguir esta escogida senda de los llamados por el destino al más duro de los sacrificios.
Pero no es sólo eso, los juzgados, el mundo jurisdiccional quizá sea el más conservador de todos los que yo he conocido y he conocido algunos, como el de Telefónica, de lo más reaccionario del mundo, no en vano, cuando yo ingresé en ella, todavía era una especie de sucursal de la ITT usaniana, de tal manera que las Instrucciones, o sea, las normas de funcionamiento de la Compañía, todavía estaban firmadas por nombres anglosajones, mister Morgan, Smith, Wallace, etc.
Pues, bien, este mundo anglosajón, esencialmente usaniano, es uno de los más liberales del mundo. 
En el jurisdiccional, un funcionario del último escaño del escalafón es un auténtico señor de horca y cuchillo que trata a los profesionales del Derechos a patadas y al público, qué les voy a decir, el publico para esta gente ni siquiera existe.
Imaginense, entonces, si pueden, lo que es un oficial del juzgado, un señor que tiene encargada la tramitación ordinaria de una serie de pleitos, es el tío que realiza casi todas las pruebas, el que hace las preguntas y consigna las respuestas, que, a veces, no se parecen en nada a las que se producen en la realidad.
No les voy a pedir que se imaginen siquiera lo que es un secretario judicial, el hombre en el que se deposita la fe pública de todo lo que sucede en el juzgado, es una especie de cancerbero del que todo lo que él dice va a misa.
Y, por último, el juez. La palabra Dios creo que se queda corta. A Dios nosotros, algunos, casi nos atrevemos a mirarlo, por lo menos, en los cuadros, y los creyentes hablamos con él en la intimidad casi todos los días.
Con un juez es imposible hablar. A penas si se le puede ver cuando pasa por uno de los pasillos del juzgado para ir al water. Si tú, que estás allí esperando tu turno para cualquier cosa, y que no sabes quién es, te atreves a preguntarle algo, no recibes otra cosa que una mirada de incredulidad, rápida y ligera, como si aquel fantasma de negro ni siquiera te viera.
Lo he dicho ya muchas veces, es absolutamente imposible que los jueces, pasado algún tiempo ya en los juzgados, sigan siendo personas normales, porque los dioses no pueden seguir siendo seres humanos.
Y, sin embargo, por un auténtico milagro absolutamente inexplicable alguno de estos seres arcangélicos, continúan teniendo algo del comportamiento humano. Es un milagro, sí, pero, a veces, sucede.
Y el juez Ruz ha resultado ser uno de ellos.
No crean, ni por un momento, que le ha sido fácil hacer todo lo que, hasta ahora, ha hecho. No. Es un auténtico trabajo de Hércules. Ni uno sólo de los funcionarios del juzgado nº 5 de la Audiencia Nacional está de acuerdo con su trabajo. Seguro. Piensan que es una especie de comunista, auténticamente revolucionario, que se ha empeñado en perjudicar a ese Poder del que todos ellos, los funcionarios judiciales, creen sinceramente que forman parte y que este juez, un intruso realmente, ha pervertido.
Entre otras cosas, porque es Montoro, el ministro de Hacienda, el que firma todos los meses, la orden para que, de  las arcas del Estado, salgan los euros necesarios para que se paguen sus nóminas.
Y Montoro es uno de los ministros de Rajoy, entonces que un juez se atreva a hacer algo que, de alguna manera, perjudique a Rajoy es un auténtico sacrilegio.
En estas condiciones, que Ruz haya llegado tan lejos en la instrucción de esos asuntos que tan directamente tocan el porvenir político de la derecha es algo que no puede penetrar en la cabeza de sus propios subordinados. 
De manera que ésta es la primera de las graves resistencias que ha tenido que vencer el juez Ruz, luego estará, seguro la del Secretario y, luego la de todos los demás, o sea que el Juez Ruz ha sido una especie de Gary Cooper, interpretando Solo ante el peligro.
Y no se sabe cómo ha llegado hasta dónde ahora éstá. Sobre todo si se piensa que se trata de un juez ni más ni menos que en comisión de servicio, manejando un juzgado que no sólo no es el suyo, en propiedad, sino con todas las características de la mayor provisionalidad.
Mi escasa memoria me dice que yo he escrito ya por aquí varias veces sobre el juez Ruz, de manera que me he puesto a buscar y he hallado lo siguiente:
Sábado, 6 de julio de 2013
Como continuación a mi post anterior, Desconcertado, y contestando a algunos comentaristas......
Por supuesto que yo sabía que el juez Ruz es un juez sustituto y que en septiembre, probablemente, dejará ese juzgado desde el que, hoy, parece que está dispuesto a concluir su instrucción del caso más importante sobra la corrupción en la política española.
Aparentemente, no sólo lo están dejando actuar sino mucho más, el órgano superior dictó una resolución por la que se apartó del conocimiento de algunos aspectos del asunto a un juez residente, que actúa en un juzgado del que es titular indiscutible y que, además, ha demostrado ya cierta independencia no sólo de criterio sino también de carácter puesto que hizo frente, en el caso del atentado de los trenes de Atocha, no sólo a las presiones internas, que el juez Elpidio José Silva nos ha dicho que en estos casos son realmente insoportables, sino a todas las externas que se concretaron en una de las más feroces campañas de intoxicación de la opinión pública que jamás se hayan dado por parte de el diario El Mundo.
Pero mi desconcierto se basa precisamente en esto: si a Bermúdez, juez titular, perfectamente asentado en su jurisdicción y con el crédito internacional que supone haber resuelto uno de los casos más controvertidos de nuestra historia jurisdiccional, se le ha apartado con un brusco manotazo de este asunto en el que el poder económico y el político se juegan precisamente su buena fama internacional, ¿por qué a Ruz se le permite que haga algo que puede resultar tan decisivo como encarcelar a Bárcenas, si es que es verdad que éste tiene en su poder secretos respecto a la financiación del PP y de sus directivos que pueden provocar el hundimiento de su honorabilidad no sólo ante los ciudadanos españoles sino frente a la opinión mundial?
-----------------------------
domingo, 12 de mayo de 2013
A propósito de bem
........Por eso, bem, lo del PP y el juez Ruz no es más que una pantomima sangrienta para embaucar al personal, Ruz no sería juez y no estaría en el juzgado que está si no estuviera de acuerdo con todo lo que hace el PP, vease, si no, a Garzón, por eso, cuando Bermúdez quiso tramitar la querella de IU sobre Bárcenas, tardó lo mismo que un pastel en la puerta de un colegio, fue absorbido rápidamente por el aparato que le quitó el caso de las manos porque, un día, Bermúdez, no hizo lo que le interesaba al PP y dijo que no eran etarras sino islamistas los del atentado de Atocha.
Eso no se volverá a repetir porque el PP, o sea, el legítimo representante del capitalismo, no volverá a consentir que un Garzón o un Bermúdez vuelvan a enjuiciar un caso que les interese, porque el poder, repito, sólo es uno y no 3, como decía el embustero francés, y a pesar de que nadie sabe cuál es exactamente su nombre y apellidos o su razón social, todos le obedecen ciegamente como lo que es, su auténtico y verdadero dios.
-------------------
jueves, 4 de julio de 2013
Desconcertado
 ........El caso es que mientras se masacra al juez Elpidio José Silva, al que, si se descuida, meterán en un psiquiátrico, es una manera de hablar, por atreverse con uno de los mejores amigos de Aznar, aparentemente se está tolerando que el juez Ruz haga lo que quiera: decretar la prisión de Bárcenas, lo que teóricamente le obligaría a hablar.
 Y esto es lo que me desconcierta: si Bárcenas habla y dice lo que todos pensamos, el partido que gobierna y el propio gobierno saltaría por los aires en un país normal.
 Entonces, ¿por qué no se le han parado los pies al juez Ruz y sí se ha hecho con el juez Silva?
sábado, 27 de julio de 2013
Jueces y jueces, pero también abogados/as del Estado y un registrador
........ Mientras, el juez Ruz hace como que no oye las declaraciones de Bárcenas en las que éste no se cansa de decirle que el PP durante los últimos 20 años ha sido una máquina de cohechar a la que iban todas las grandes empresas inmobiliarias de España, con una increíble periodicidad, a hacer sus óbolos para que éste ganara las elecciones y ellos, los propietarios de las mismas, siguieran ganando todos los concursos en los que se adjudicaban todas las obras pùblicas y todos los servicios del Estado, una figura que el Código penal recoge como delito de cohecho o, por lo menos de tráfico de influencias.
 La caja B del PP era una máquina de recibir donativos no a fondo perdido sino a cambio de ajudicaciones de obras o servicios públicos de las distintas administraciones públicas regidas por el PP, desde la Administración central del Estado a la de las distintas comunidades autónomas.
 Es así como Bárcenas, que no era en sí mismo ninguna clase de autoridad pública, hacía llegar a los que sí lo eran las gratificaciones necesarias y suficientes para que éstos adjudicaran siempre en los concursos públicos las obras y servicios a las empresas donantes.
 ¿Cohecho, tráfico de influencias?
 Doctores tiene la Iglesia, quiero decir jueces, pero ¿qué se puede esperar de jueces, del último de los jueces, el presidente del Tribunal Constitucional que ejerce su cargo con el carnet del PP en la cartera y que pagaba hasta ayer mismo sus cuotas como militante del partido,que tire piedras contra el partido que lo ha colocado allí?
 Esto va contra la esencia de la naturaleza humana.
Pero hay algo en la declaración de Bárcenas ante el juez Ruz que acaba de publicar la prensa que a mí me ha estremecido hasta lo más hondo: cuenta este hombre que un día, después de repartir todo lo recaudado entre los prohombres del PP, a él, a Bárcenas, le sobraban unos 6.000 euros y le preguntó a su asesor áulico Javier Arenas qué hacía con ellas, y Arenas le contestó: cógelos, mételos en un sobre y mándaselos a Rajoy.
  
domingo, 7 de julio de 2013
Salgo de mi desconcierto
 ........Acabo de leer la entrevista de Bárcenas con Pedro J. Ramírez que futbolín, tan generosamente, como siempre, ha colgado en mis blogs.
 Ahora, sí, ahora sí comprendo la secuencia de los acontecimientos y termina mi desconcierto.
 Ruz, el juez especialmente protegido por el PP, que obligó a los magistrados de la Audiencia Nacional que decidieron la cuestión de competencia entre este juez y el temible Bermúdez a hacer declinar a éste el conocimiento de parte asunto a favor de Ruz, ha mandado a la cárcel a la que es, sin duda, la peor de las bestias negras del PP.
 Considerado este hecho aisladamente no podía sino provocar el absoluto desconcierto de todos los que sabemos cómo es, qué es y cómo funciona la Administración de Justicia en este país.
 Ruz, en contraposición a Elpidio José Silva, el juez al que la Audiencia de Madrid acaba de dar el varapalo de excarcelar a una de personas con mayor derecho, es una manera de hablar, a estar en la cárcel de todo el mundo mundial, Blesa, el amigo y compañero de Aznar en aquella travesía desierto cuando éste era casi una persona normal que opositaba, obtenía plaza e iba a cubrir ésta como cualquier hijo de vecino, mucho antes, pues, de poner los pies sobre la mesa de Bush, ser consejero áulico de ni más ni menos que el mayor propietario de medios de comunicación mundo, cogenocida de Irak y la estrella fulgurante de la ultraderecha española,  no sólo no ha sido molestado en el ejercicio de su jurisdicción sino que se ha apoyado a muerte todo lo que hacía.
¿Por qué? Porque ellos están seguros de que siempre hará lo que convenga.
Por eso su encarcelamiento de Bárcenas me desconcertó: ¿cómo se atrevía a abrir la caja de Pandora y que éste, guardián de todos los secretos económicofinancieros PP, los contara públicamente?
Esto no me cuadraba hasta que el bueno de futbolín me ha traído por aquí la entrevista que Pedro J. hizo al referido Bárcenas y en la que éste, convencido al fin de que no puede esperar de sus antiguos conmilitones otra cosa que no sea el desprecio y la guerra, ha decidido presentar batalla en el diario más leído por la ultraderecha.
La cuestión es: ahora ya sabemos oficialmente lo que todos sospechábamos, que el PP se ha estado financiando toda su puta vida vendiendo concesiones de obras y servicios públicos de todos los sitios en los que gobernaba, al mejor postor lo que implica, entre otros, los delitos de cohecho, malversación de caudales públicos, alteración precio de cosas y no se sabe cuántos posibles delitos más.
domingo, 2 de noviembre de 2014
Contradicciones ¿aparentes?
.......Lo he escrito por aquí muchas veces: un juez es por su propia naturaleza, por la función que desempeña, un conservador a ultranza, porque se tiene que tener muy imbuida la convicción de su propia superioridad moral para tratar a los demás como basura, como escoria, sintiendo al propio tiempo en su interior pulsiones tan poco éticas, tan pecaminosas, para que se me entienda, como las de cualquier otro hijo de vecino.
Un pequeño ejemplo para que se me entienda mejor: el juez Ruz, este señor es la pequeña piedra que Rajoy y los suyos tienen en su zapato.
Por supuesto que no se está comportando en el asunto Bárcenas como lo haría un juez normal en un asunto corriente.
Lo estamos comprobando ahora con la actuación de otro juez en el asunto, en uno de los asuntos Pujol, ése que imputa a uno de los hijos del honorable expresidente catalán, la primera o una de las primeras diligencias que ordena el juez instructor es, como no puede ser de otra manera, el registro de las sedes y oficinas de los imputados, en busca de pruebas, con suma urgencia y celeridad, mientra tiene a los presuntos delincuentes a  buen recaudo, en cambio, ¿que ha hecho el juez Ruz, en el caso Bárcenas?
Ordenó el registro de la oficina de Bárcenas, subsidiariamente a la no entrega de determinados documenos por parte del PP, y cuando éste ya había tenido todo el tiempo del mundo para hacer cuanto quisiera en orden a la desaparición de documentos, ordenadores y otras pruebas comprometedoras. Porque el PP es mucho PP.
Entonces, ¿cómo explicamos esto de ahora, esta redada en la Comunidad de Madrid uno de cuyos efectos colaterales no es ni más ni menos que situar a La Cólera de Dios fuera de la carrera para la alcaldía del Ayuntamiento de la capital de España?
La explicación, como siempre no sólo es la más lógica sino también la más sencilla: los jueces, esos dos o tres jueces que se han atrevido a meterse con el PP, pertenecen a la estirpe de los Garzón y Elpidio, jueces profunda, esencialmente equivocados que se han creído, estúpidamente, que todas esas monsergas que se dicen en la Constitución y en todas esas otras leyes que regulan la función judicial dicen la verdad: que los jueces son inatacables e inamovibles en el ejercicio de sus funciones. Los dos están ya fuera de la carrera judicial y que den gracias al Cielo porque los legisladores fueron benevolentes con dicho poder cuando lo regularon y sólo establecieron como pena para su delito de prevaricación la separación temporal de la magistratura.
Y esto lo saben muy bien los jueces normales, ésos que han comprendido cuál es en realidad el principal objetivo de su función: perseguir los delitos corrientes, ésos que cometen los pobres imbéciles, los delincuentes de cuello sucio y ordenar las medidas necesarias para que los que mandan, los poderosos no sean siquiera molestados en el ejercicio de sus augustas funciones.
De modo que todo es perfecto, como es preciso, en el mejor de los mundos posibles, y los casos de Ruz y de este nuevo Eloy Velasco no son más que excrescencias monstruosas que serán convenientemente extirpadas en el momento que ELLOS lo crean más oportuno.

2 comentarios:

Futbolín dijo...

Entrevista en TVE a Pablo Iglesias completa, con periodistas idiotas y vendidos para variar.

https://www.youtube.com/watch?v=s7rZLXqot04&feature=youtu.be

eddie dijo...

http://www.estrelladigital.es/articulo/television/trabajadores-rtve-denuncian-listas-rojos/20141204115208220073.html

http://blogdelviejotopo.blogspot.com.es/2014/12/quienes-constituyeron-la-oposicion-la.html

calificacion de las entradas