martes, 2 de diciembre de 2014

La culpabilidad colectiva

Ayer, un seguidor del Deportivo de La Coruña murió asesinado en Madrid, rompiéndole, con barras de hierro, la cabeza y el bazo, primero, y arrojándole al Manzanares, después.
La casi totalidad de la población mundial es culpable de estos asesinatos indudablemente cometidos por sujetos colectivos.
Y el “casi” hace referencia a los que, como yo, sostienen en todos los foros a los que tienen acceso, que la política está presente en todos los ámbitos desde los restaurante hasta los urinarios.
Es por esto que a mi me indigna tanto cuando oigo o leo que alguien dice que el fútbol no tiene nada que ver con la política.
Por favor, si ya desde Nerón sabemos que estos espectáculos públicos tienen como principal objetivo distraer a las masas para que éstas no se preocupen de lo que realmente debería de interesarles, la política, los famosos y abundantemente utilizados por los emperadores romanos “panem et circenses” y que, posteriormente, han sido utilizados siempre para embrutecer a los espectadores cientificamente, como por ejemplo, Hitler y sus Olimpiadas, y los generales argentinos con su campeonato del mundo de fútbol., y Franco, con los éxitos balompédicos del Real Madrid.
Con el paso del tiempo, las tiranías han ido perfeccionando sus instrumentos para la comisión de esta clase de delitos, a lo que ha colaborado decisivamente la teoría y la práctica de los famosos aprendices de brujo, de los que Gebbels sólo es el primero que se hizo realmente famoso.
A partir de Hitler, uno de los mayores culpables de que la sangre humana corriera a raudales, y de su ministro de Propagando el tal Goebbels, la asignatura de la utilización de los éxitos deportivos para embelecar a las masas se ha hecho asignatura obligada de todos los responsables políticos.
Y esto ha sucedido así, de tal manera que esto no sólo se admite ya como la cosa más natural sino que incluso se ha llegado a establecer como el mayor de los paradigmas de modo que no es que no se discuta la radical  inmorallidad de esta conducta absolutamente aberrante sino que se admite una práctica tan criminal como principal componente del comportamiento deportivo.
Y esto ha llegado a ser así precisamente porque los dirigentes politicos, la llamada clase gobernante, se preocupa, en primer lugar, de infectar las mentes de las masas espectadoras, de tal manera que ese odio a muerte que se siembra en los aficionados sea su interés y preocupación preponderante.
Y, así, aquellos criminales designios de los Videla y los Hitler, ya no son contemplados tan esotéricamente como los de su viejo antecesor el inefable Nerón, sino, todo lo contrario, sembrar el odio a muerte a los contendientes deportivos ha sido promovido directamente por los plutócratas de turno como una actuación obligada como depositarios del cuidado de la “res publica” y a fe que ésta su obligación la cumplen de la mejor manera posible trayendo siempre para conducir sus clubes pseudo deportivos a los que se han acreditado en el concierto mundial como más adecuados para dicha función de tal modo que estos caudillos mesiánicos llegan a conquistar a las masas de un modo tan decisivo que en uno de estos modernos coliseum puede llegar a exponerse un enorme cartel que reza  "tu dedo nos señala el camino" cuando el tal caudillo acaba de pasar a la historia universal de la infamia por haber caminado 30 metros para agredir salvaje y alevosamente el entrenador contrario, metiéndole el dedo en el ojo ante más de 400 millones de espectadores sin que suceda otro cosa que el mandatario supremo del club, le alabe afirmando que dicha conducta no sólo es plausible sino la más adecuada para demostrar el secular señorío del club.
Antes, los mentores filosólicos de estas actitudes han llegado a publicar en los diarios deportivos que dirigen exhortaciones como la de que al peligroso delantero contrario hay que pararlo por lo civil o por lo criminal, e incluso han construido una teoría nueva, no sólo radicalmente falsa, sino totalmente encaminada a exacerbar el odio entre las aficiones, que afirma que el odiado rival está logrando su supremacía hegemónica comprando a los árbitros, mientras las tertulias radiofónicas y televisivas critican encarnizadamente al equipo contrario pidiendo la cabeza de sus estandartes, a los que insultan y demonizan de la peor manera.
Desde el punto de vista jurídico penal,no cabe duda de que tales señores son, por lo tanto, culpables, al menos moralmente, de estos abominables asesinatos bajo la figura del inductor, respecto a la cual, el Tribunal Supremo ha establecido, en la STS 2-12-2008 (Rc 10136/08P),  donde se expone con brevedad y gran precisión, los requisitos de la inducción al delito: «a) la influencia del inductor ha de incidir sobre alguien que previamente no está decidido a cometer la infracción. b) la incitación ha de ser intensa y adecuada, de forma que motive suficientemente al inducido a la perpetración del hecho deseado. c) que se determine a un ejecutor concreto y a la comisión de un delito concreto. d) que el inducido realice, efectivamente, el tipo delictivo a que ha sido incitado. Y e) que el inductor haya actuado con la doble intención de provocar la decisión criminal y de que el crimen efectivamente se ejecute.»
Se requiere, en definitiva, lo que se llama, una «causalidad psíquicamente actuada», que consiste en la acreditación de que ha existido un estímulo intensamente operativo para determinar o mover a una persona a que ejecute un hecho delictivo concreto y ello aunque el ánimo del inducido estuviera más o menos predispuesto, pero no decidido".
Pero loque más repugnancia me ha causado es oír ahora, después de la comisión de estos hechos, a los que vienen desde tanto tiempo induciendo, a los más cualificados inductores, o sea a aquel tipo que dijo aquello de que a tal jugador del odiado rival había que detenerlo por lo civil o por lo criminal y a otro que dedica su programa televisivo de todas las noches a sembrar el odio a muerte a los simpatizantes del enemigo, exigir que se castigue ejemplarmente a los presidentes de los clubs por no haber tomado las medidas adecuadas   a fin de evitar estos asesinatos, a los que ellos vienen induciendo, por lo menos desde el punto de vista moral, desde tanto tiempo.

5 comentarios:

eddie dijo...





1) http://www.kaosenlared.net/component/k2/101327-testigos-desmontan-la-versión-oficial-del-asesinato-de-jimmy-a-manos-de-neonazis-y-la-manipulación-mediática-para-encubrirlos

http://jmalvarezblog.blogspot.com.es/2014/12/aclaracion-necesaria.html

2) http://insurgente.org/index.php/template/politica/item/14403-cospedal-confirma-que-el-pp-contempla-un-gran-pacto-de-gobierno-con-el-psoe

3) V.Navarro contesta al fascismo ¿cultural?dominante

http://www.vnavarro.org/?p=11577

4) http://jmalvarezblog.blogspot.com.es/2014/12/kim-yong-un-nos-lee.html

Fernando Mora dijo...

Al hilo de parte del gran post de hoy...Que alguno de vosotros que domina el lenguaje le ponga título a la siguiente imagen:
http://i1155.photobucket.com/albums/p552/900932/Mobile%20Uploads/1417362272.jpg_zpsotuyaayu.png

Futbolín dijo...

El prisionero de Aranjuez
http://www.eldiario.es/zonacritica/prisionero-Aranjuez_6_330776948.html

bemsalgado dijo...


http://blogs.publico.es/rosa-espinas/2014/12/03/endecha-por-jimmy-el-descerebrado/

bemsalgado dijo...


http://blogs.publico.es/rosa-espinas/2014/12/03/endecha-por-jimmy-el-descerebrado/

bemsalgado •

en unos segundos
Ten paciencia, esto está pendiente de aprobación por Público.es - Blogs.


El Aníbal Malvar al que, desde hace años, me complacía seguir como lector en Público y me ha dado la oportunidad de disfrutar de su pluma y su ingenio en múltiples ocasiones con sus artículos, nunca sería capaz, quiero creer, de escribir nada parecido a lo que aquí me he encontrado. Al principio dudaba de estarlo leyendo a él y acabé por no poder continuar leyendo este artículo.

El 24 de julio de 2013, en el lugar de Angrois, curva «A Grandeira», a unos 3 km de la estación de Santiago de Compostela, un tren ALVIA, Talgo Serie 730, descarrilaba a las 20:41 h.

Como resultado del accidente, 79 personas muertas. Más de 140 heridas. Entre ellas, Aníbal Malvar. Aquel accidente constituyó un trauma para muchos de quienes, voluntariamente, acudieron para socorrer a las víctimas. Aníbal Malvar, lisiado, vivió en primera persona, sin quererlo, situaciones dramáticas que uno no resiste siquiera pensar o imaginar. Muy probablemente aquel desgraciado accidente habrá dejado secuelas traumáticas también para él, psíquicas y físicas.

Aquel accidente tuvo culpables que están en la mente de todos. Ninguno viajaba en aquel tren. Judicialmente se ha resuelto señalado a uno, el maquinista, cuya imágen de desolación caminando destrozado entre las vías del tren basta como prueba de su inocencia y de su condición de ser una víctima más.

Pero aquél accidente, estoy seguro, no lo quería nadie, ni culpables ni inocentes, ni dentro ni fuera del convoy.

Desde una orilla del Manzanares, en cambio, los culpables de la muerte de Jimmy, pudiendo no hacerlo, se ensañaron a golpes, mortales, con un hombre que estaba indefenso a merced de ellos, haciendo estallar su cerebro y su bazo, y arrojándolo agonizante al río sin compasión. Fue un asesinato brutal.

En las aguas heladas del río permaneció Jimy media hora, sin auxilio ante la pasividad de la Policia Municipal madrileña, según manifestó a TV un testigo directo que se había preocupado antes de pedir por teléfono varias veces el envío de Policía, que ante eso les gritó a la cara "Me cago en la p. policía".

En Angrois, los vecinos fueron los primeros que se lanzaron a socorrer a las víctimas inmediatamente, antes de que llegase la ayuda institucional.

¿Cómo es que puedes escribir lo que aquí escribes, Malvar?

calificacion de las entradas