miércoles, 7 de enero de 2015

Libertad, ¿para qué? La gran falacia capitalista.

El Estado no es la solución sino el problema. Porque el jodido Estado si cumpliera realmente con su primigenia función, aquélla para la que nació, proteger a los débiles frente a los fuertes, debería de ser el insuperable impedimento para que éstos no abusaran de todos nosotros como ahora mismo, en este mismo instante están haciendo.
O sea que aquellos señeros canallescos representantes del capital en su máxima esencia, Thatcher y Reagan, ENCIMA PROTESTABAN porque, según ellos, qué cínicos, el Estado nos protegía demasiado a nosotros, los infelices, los hijos de Eva y también los jodidos proletarios que según aquellos dos locos deberíamos de unirnos, todos, para luchar contra ellos que sí que están unidos siempre, si no, veamos ahora mismo, lo que pasó en las últimas elecciones generales y, a lo peor, lo que  va a pasar en las próximas , donde la derecha votará, como siempre, como un solo hombre.
Porque, me voy a dejar de eufemismos y, en lugar de decir eso de que el hombre es desfalleciente, de que es un lobo para el hombre, de que el jodido tipo se llama barro aunque miguel se llame y manche con su lengua cuanto lame, la realidad es que no es más que una puñetera mierda seca pinchada en un palo que nosotros, los pequeños golfillos de mi pueblo, nos echábamos unos contra otros, en aquellas formidables peleas que se trababan entre los distintos barrios allí, en los campos desiertos de detrás del Hospital. Y todavía creo que lo ensalzo demasiado.
Sí, señores, la libertad no es ni más ni menos esto que tenemos ahora. Cien, doscientos, trescientos, yo qué sé, periódicos cantando todos los días, a lo largo y ancho de España,  las excelencias del neoliberal capitalismo nazifascissta que nos ¿gobierna? Porque decía Lincoln, al que tuvieron que matar para que se callara y no luchara más contra la esclavitud como hizo toda su puñetera vida, que la democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, por favor, señores, no se rían, según he leído estos días por ahí, Lincoln también era, como mi propia hija y yo mismo un tipo que sufría trastorno bipolar, ¿comprenden? Un tipo que estaba loco de atar y que por eso se enfrentó al poderoso Sur y liberó a todos los esclavos, ¿cómo no lo iban a matar?
Pero aquellos eran unos tiempos brutales, excesivamente primitivos, en los que las disputas se resolvían a golpes o a cañonazos, hoy, nos hemos refinado mucho e impera el axioma de Lampedusa, es preciso que todo cambie para que todo siga igual, de modo que esos traicioneros intelectuales, han trabajado lo suyo para que ahora la represión casi no se note, ni siquiera cuando todos los días se desahucia a más de 200 familias en toda España y unos cientos de estos supremos desgraciados se suicidan.
Y a ellos ¿qué, qué más les da los desahucios y los suicidios de la hermosa gente, ni el hambre canina de sus hijos, ni el dolor de sus madres, porque ellos no sólo no los ven sino que lo han montado todo para que no les llegue siquiera esa clase de noticias de tal manera que ayer mismo pueden reunirse en un maravilloso palacio cubiertos con sus mejores galas y decir seriamente, además, que ellos son nuestros servidores. Cinismo.
Pero yo hoy quería escribir sobre la libertad porque éste es un
país libre, ¿o no? ¿Acaso no es libre Rajoy para decirnos que la miseria y el hambre del pueblo ya se han acabado, que no es ya nada más que puñetera historia y todos los jodidos diarios no sólo no convocan a la gente para que se eche a la calle y se mantenga en ella hasta que un tipo así dimita, sino que, en sus sesudos editoriales dicen que Rajoy tiene toda la razón del mundo porque si no lo dicen, si hicieran todo lo contrario, si exigieran enardecidos su cabeza, al días siguiente o al otro,  Rajoy les pediría a sus empresarios la cabeza de estos directores en bandeja de plata y éstos se las darían, porque si no lo hacían, les retiraría no sólo las ayudas y subvenciones sino además toda la publicidad estatal, que se lo pregunten, si no, a Pedro J. y al director de El País, cuyo nombre no recuerdo ahora, que fueron cesados fulminantemente por atreverse a publicar los papeles de Bárcenas.
O sea que ésta es la libertad que tenemos, la del jodido capital suficiente para crear y mantener la cabecera de un periodico o la parrilla de una televisión porque ellos, los empresarios, o sea, los multimillonarios capitalistas son los que realmente mandan no sólo aquí sino en todos sitios.
O sea que vuelvo a repetir con el jodido Lenin, libertad ¿para qué, para que sólo se pueda publicar en los medios lo que a ellos les conviene en cada momento, que, a su vez será lo que crea la gente, aquello con lo que comulgue como hacía mi pobre madre que, cuando yo le decía algo que no estaba en los periódicos o en la radio, me decía, anda, no digas locuras pero si el parte ha dicho todo lo contrario y el parte eran las noticias de Radio nacional o del NODO, del Pueblo o aquel otro panfleto que publicaba la Editorial católics de cuyo nombre ahora no me acuerdo.
Y no habrá nunca pluralidad de prensa porque para publicar un diario o mantener una TV son necesarios muchos, pero que muchos miles de millones de euros, de dólares o de cualquier otra moneda, o sea que estamos jodidos, camarada Lenin, y la cosa no acaba aquí, ni mucho menos, porque, luego están los Indas, o los Jiménez Losantos o los Alfonso Rojo, o los Marhuenda, que siguiendo las instrucciones delos que les pagan, dirán donde haga falta que a Podemos le paga Venezueal o Irán, o Eta o quien convenga en cada momento y contra esto no se puede luchar porque para ello tienes que poner demandas y querellas y éstas acaban sobre las mesas de los jueces, cuya mayoría piensa exactamente como ellos ya que los 4 o 5 que por casualidad se les colaron allí, Garzón y Elpidio ya se han preocupado ellos mismos de ponerlos en la puñetera calle.
O sea ¿qué clase de libertad es ésta en la que los que mandan realmente son los dueños del capital, luego, los que gobiernan, luego los que dirigen y escriben en los periódicos o en las televisiones, luego....y así se va descendiendo en una escala interminable a cuyo pie estamos todos nosotros, los esclavos de la gleba, los oprimidos, los ofendidos, los maltratados, los desahuciados, los despedidos, los suicidados.....
Y encima vienen los thatcheres y reaganes de todo el mundo y gritan que el problema es este jodido Estado que tanto los protege a ellos y tanto nos avasalla a nosotros y nos tenemos que callar porque nosotros por no tener no tenemos siquiera cojones como ya puso de manifiesto Robert Musil cuando escribió su legendaria obra “El hombre sin atributos”.
Porque esta es la triste realidad, lo hemos perdido todo, incluso la dignidad, eso que dice mi amigo futbolín que no se puede perder, y andamos todos pendientes de lo que haga ese flautista de Hamelín con su Real Madrid, al que se le permite incluso que el Estado,este jodido Estado contra el que tanto protestan, le pague miles de millones de euros porque no le ha salido bien el negocio del depòsito subterráneo de gas de Castellón, porque él, como el buen capitalista que es, tiene derecho a todo. Amén.

8 comentarios:

eddie dijo...

http://www.diario-octubre.com/2015/01/06/la-guerra-economica-de-estados-unidos-contra-rusia/

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=194000

eddie dijo...

Sobre los terribles y condenables hechos en París de estos días ...y de todos los días, hago una recopilación .

PD: 11S a 11M (6 meses de Marzo a Sept. ) 7J (Londres) a 7E ( Enero a Julio son 6 meses). Los autores materiales e intelectuales son muy seguidores de la numerología

1) http://www.mundodesconocido.es/atentado-islamico-en-paris-o-quizas-otra-cosa.html

2) http://www.voltairenet.org/article186413.html

http://www.voltairenet.org/article186428.html

3) http://insurgente.org/index.php/2012-04-11-10-03-53/imperio/item/15001-charlie-hebdo-al-cubo-eeuu-reconoce-matanza-de-civiles-en-ataques-aéreos-sobre-siria-e-irak

4) http://www.lahaine.org/mundo.php/el-terror-en-paris-raices


5) Reseña de una de las víctimas
http://www.mundoobrero.es/pl.php?id=4453

6) http://actualidad.rt.com/actualidad/162606-caricatura-tuit-francia-baghdadi-salud

7) http://jmalvarezblog.blogspot.com.es/2015/01/la-matanza-de-paris-es-una-criatura-del.html

8) http://www.elespiadigital.com/index.php/noticias/historico-de-noticias/8061-presuntos-combatientes-yihadistas-que-estuvieron-en-siria-provocan-una-masacre-en-paris-el-mismo-dia-que-hollande-hablaba-de-eliminar-las-sanciones-a-rusia

9) Seguir desde el minuto 12 (con título desafortunado por cierto, por el contenido se expresó mal)
https://www.youtube.com/watch?v=IBIrDDfwSSA&feature=youtu.be

eddie dijo...

http://insurgente.org/index.php/template/politica/item/14996-un-video-humorístico-que-anunciaba-la-disolución-de-la-banda-pp-lleva-a-su-autor-a-los-tribunales

http://www.kaosenlared.net/component/k2/103530-venezuela-hasta-en-la-sopa

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Gracias, eddie, gracias.


Un abrazo,

Futbolín dijo...

CHARLIE HEBDO Y EL COBIJO DE LOS POPULISMOS
Mariana Vilnitzky (eldiario.es)

Si te atacan con un arma, devuélveselo con un empleo digno, un techo, un médico, una escuela, un plato de comida caliente, una oreja bien abierta para escuchar sus penas y un gran abrazo. Esta mañana un pequeño despiece del periódico La Vanguardia explicaba algo imprescindible para comprender, al menos un poco, por qué alguien puede fanatizarse tanto como para masacrar a sangre fría a unos pobres dibujantes que hacen chistes sobre un tema, por más sagrado que sea.

La palabra clave es una: marginación. Las palabras relacionadas son precariedad, periferia, olvido, dejadez, individualismo... Y, por supuesto, el tema central es una política socio-económica que deja fuera a una parte cada vez más importante de la población, mientras se muestra lo (supuestamente) bien que viven los excesos unos cuantos pocos privilegiados. No son los chistes. Es esa la verdadera provocación.

Dos de los implicados en el atentado a Charlie Hebdo eran hermanos, Chérif y Saïd Kouachi, hijos de padres inmigrantes argelinos que no se sabe si murieron o les abandonaron. Crecieron en un centro de acogida. No tenían más familia que a ellos mismos. Hace un tiempo ni flirteaban con la religión. Chérif era repartidor de pizza. Cometía pequeños hurtos para pagarse su cuota de hachís. “Un chaval perdido”, le describió su antiguo abogado.

El yihadismo atrapó a estos dos tipos sin futuro con una promesa: por fin serían alguien si rezaban y si luchaban por su religión. Por fin, alguien les daría un verdadero cobijo. A Chérif la policía lo atrapó antes de viajar a Damasco. Y el sistema, en vez de ayudarle, le dio dos raciones de humillación. Salió de allí, según su antiguo abogado, mudo, sin poder pronunciar palabra, y habiendo conocido todavía más “hermanos” yihadistas. Estaban “dejados de la mano de dios” y un supuesto dios les tendió la mano.

Hace tiempo estuve en el norte de Marruecos, en una zona de Tanger, en el medio de un lugar que se veía decadente y pobre. Caminaba de la mano de mi compañero y tenía que ir aguantando insultos varios por el hecho de ser mujer e ir vestida como iría normalmente cualquier chica por Barcelona. El alcohol estaba prohibido. En los bares no había una sola mujer. Me fui. Luego pregunté a una conocida marroquí qué había pasado en aquel lugar que otrora había sido centro de libertades. “Allí, justo allí, está muy empobrecido y los fanáticos religiosos van repartiendo comida y dando trabajo”, me respondió. “Están volviendo atrás”.

La marginación y la pobreza, esa misma que muchos europeos están conociendo como no habían conocido en sus vidas (y que sus abuelos sí habían conocido en la Segunda Guerra), es una parte importante de los ingredientes utilizados en el caldo de cultivo de los últra, póngase detrás la palabra musulmán, católico, judío, budista, nacionalista de cualquier nación (incluida, por supuesto, la española, la catalana, la estadounidense y la argentina), comunista, derechista, etc, etc... últras.

Es la misma marginación que hace que suba peligrosamente en las encuestas la populista Marine Le Pen. Y que la escalada de violencia pueda venir de algún afectado por el sistema, que haya caído en las garras de cualquier bando.

En 2006 el jurado que le dió el Premio Nobel de la Paz a Mohamed Yunus decía en un comunicado "No podrá alcanzarse una paz duradera hasta que una parte de la población (mundial) encuentre la manera de salir de la pobreza".

Si realmente los gobiernos quieren combatir atentados, no deben levantar muros sino ayudar a construir sistemas económicos menos desiguales, más inclusivos y más amables. Si no les dan cobijo, ya les cobijarán otros, y no sabemos cuáles son las consecuencias.

Futbolín dijo...

GÉNESIS DEL TERROR
Por Atilio A. Boron *
El atentado terrorista perpetrado en las oficinas de Charlie Hebdo debe ser condenado sin atenuantes. Es un acto brutal, criminal, que no tiene justificación alguna. Es la expresión contemporánea de un fanatismo religioso que –desde tiempos inmemoriales y en casi todas las religiones conocidas– ha plagado a la humanidad con muertes y sufrimientos indecibles. Los políticos y gobernantes europeos y estadounidenses se apresuraron a manifestar su repudio ante la barbarie perpetrada en París. Pero parafraseando a un enorme intelectual judío del siglo XVII, Baruch Spinoza, ante tragedias como esta no hay que llorar sino comprender. ¿Cómo dar cuenta de lo sucedido? La respuesta no es simple porque son múltiples los factores que la precipitaron. No fue la obra de un grupo de fanáticos que, en un inexplicable rapto de locura religiosa, decidieron aplicar un escarmiento ejemplar a un semanario que se permitía criticar ciertas manifestaciones del Islam. Esta conducta debe ser interpretada en un contexto más amplio: el impulso que la Casa Blanca le dio al radicalismo islámico desde el momento en que, producida la invasión soviética en Afganistán, la CIA determinó que la mejor manera de repelerla era estigmatizando a los soviéticos por su ateísmo y potenciando los valores religiosos del Islam. La Agencia era en esos momentos dirigida por William Casey, un fundamentalista católico, y bajo la administración Reagan tuvo a su cargo la promoción, entrenamiento y financiamiento de Al Qaida, bajo el liderazgo de Osama bin Laden. Cuando en 2011 se consumó el fracaso de la ocupación norteamericana en Irak, Washington intensificó sus esfuerzos para estimular las guerras sectarias dentro del país, con el objeto de debilitar a los chiítas, aliados de Irán, y que controlaban el gobierno iraquí. El resto es historia conocida: reclutados, armados y apoyados diplomática y financieramente por Estados Unidos y sus aliados, los radicales sunnitas terminaron por independizarse de sus promotores, como antes lo había hecho Bin Laden, y dieron nacimiento al Estado Islámico y sus bandas de criminales que degüellan y asesinan infieles a diestra y siniestra. En su afán por desarticular los países de Medio Oriente, Occidente aviva las llamas del sectarismo religioso.

Por eso la génesis de este crimen es evidente, y quienes promovieron el radicalismo sectario no pueden ahora proclamar su inocencia ante la tragedia de París. Horrorizados por la monstruosidad del genio que se les escapó de la botella el 11-S, en su criminal estupidez declararon una sorda guerra contra el Islam en su conjunto. Y sus pupilos responden con las armas y los argumentos que les fueron dados desde los años de Reagan. Aprendieron después con los horrores perpetrados en Abu Ghraib y las cárceles secretas de la CIA; de las matanzas perpetradas en Libia y el linchamiento de Khadafi, recibido con una carcajada por Hillary Clinton, y pagan con la misma moneda. Resulta repugnante narrar tanta inmoralidad e hipocresía. Sobre todo si se recuerda la complicidad de quienes ahora se rasgan las vestiduras y no hicieron absolutamente nada para detener el genocidio perpetrado hace pocos meses en Gaza. Claro, dos mil palestinos, varios centenares de ellos niños, son nada por comparación a doce franceses.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/subnotas/263487-71036-2015-01-08.html

Futbolín dijo...

LO MÁS PELIGROSO ES LA ISLAMOFOBIA
Santiago Alba Rico

El atentado fascista en París contra la redacción del semanario 'Charlie Hebdo', que ha arrebatado la vida a 12 personas, deja una doble o triple sensación de horror. Está el horror de la matanza misma, el horror de que sus víctimas se dedicaran a escribir y dibujar, pero hay un tercer elemento de horror: la islamofobia.
Artículo en:
https://www.diagonalperiodico.net/global/25298-lo-mas-peligroso-es-la-islamofobia.html

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Gran trabajo, futbolín.

Un abrazo,

calificacion de las entradas