jueves, 22 de enero de 2015

Por sus palabras los conoceréis

NOTICIAS RELACIONADAS
Bárcenas tenía tanta razón que no han tenido más 
remedio que ponerlo en la puta calle.

El derecho, siendo tan necesario como es, resulta lo más acomodaticio del mundo, como dijo muy bien Lesmes, el jefe de los jueces, o sea, el presidente del TS y del CGPJ, cuando afirmó que nuestras leyes y tribunales están pensados para los robagallinas pero no para los delincuentes de cuello blanco, ¿o es duro? Bueno, es igual porque todos lo hemos entendido.

Pero la libertad de Bárcenas puede enfocarse desde varios ángulos.

Uno de ellos, indiscutiblemente, es el de la justicia, ya lo dijo él a gritos. desde las páginas del ABC: yo quiero ser como ellos, y se refeía a Rato y a Blesa, que habían demostrado mucha más peligrosidad social que él y estaban en la puta calle, incluso viajando a Suiza para arreglar convenientemente los mismos asuntos que a él lo retenían en la cárcel.

Pero Lesmes, el jefe de los jueces, dijo algo mucho más interesante aún: a los jueces se les gobierna como a los burros, con el palo y la zanahoria. Y no ha pasado nada, los jueces no se han rebelado, no han hecho huelga de juicios caídos porque ésa ya la hacen ellos habitualmente.

Pero el título de este post es "por sus palabras los conoceréis". Y me estoy refiriendo a los amos del cotarro, los periodistas.

Con respecto a la libertad de Bárcenas, ha habido comentarios para todos los gustos, unos,los reaccionarios, dicen que está muy bien porque ya ha permanecido demasiado tiempo en la cárcel y a éstos les parece "pecata minuta" el riesgo evidente de que se pueda fugar porque tiene dinero repartido por todo el mundo y la ausencia de pasaporte es una gilipollez porque hoy ya no hay fronteras por ningún sitio y cualquier avión privado puede despegar desde donde él quiera. Lo fundamental, dicen, estos adoradores de la presunción de inocencia, es que la prisión que Bárcenes padecía sólo era preventiva y llevaba ya 19 meses en el trullo lo que es demasiado para alguien que, luego, puede resultar inocente.

¿Vale la pena discutir este razonamiento?

Lo que los sistemas procesales pretenden es realizar la justicia y no cabe la menor duda, él mismo lo ha dicho, de que Bárcenas es culpable, y de varios delitos, entonces ¿dónde puede estar mejor que en la cárcel para que no sólo se cumpla la justicia sino que se prevenga la realización de otros crímenes?

Pero Bárcenas gritó a los 4 vientos, a través del ABC que la injusticia residía en que Blesa y Rato, delincuentes evidentes con mucha más peligrosidad social que él puesto que han perjudicado a miles de humildes ahorradores abusando de superioridad legal y cultural no sólo andaban libremente por la calle sino que incluso se permitían ostensiblemente viajar a Suiza para asegurar aún más la tranquila disposición de su deshonesto capital.

La cuestión que no vocea Bárcenas es que ninguno de ellos ha amenazado al dueño oficial de España, Rajoy, de que si no lo proteje convenientemente se van a ir de la lengua. Esta es la cuestión. La sumisión.

La gente, la buena gente de derechas debe ser consecuente con lo que decía aquel egregio personajes de Voltaire, Panglos: vivimos en el mejor de los mundos posibles, el el que todo está muy bien hecho.

Esta es la esencia del conservadurismo, el ideal supremo de la ultraderecha.

Y el pecado contra este dogma nunca será suficientemente castigado en opinión del neoliberal capitalismo nazi fascista.

Bárcenas no había sido lo suficientemente sumiso, hasta ahora, cuando su vigilante personal no es ni más ni menos que Liaño, el hombre que quiso acabar con ese nido de rojos que era el grupo Prisa, el tipo que cuando aceptó su defensa la puso dos condiciones: 1) no hacer nunca declaraciones a la prensa sin su autorización y supervisión y 2) no atacar jamás ni a los jueces ni a los fiscales, porque él, Liaño, es un juez, apartado de su función por prevaricador, pero un juez vocacional enamorado de su profesión y su mujer, la de Liaño, es también fiscal profesional y vocacional.

¿Cabe entonces pensar que Liaño y su mujer están realmente disgustados con el comportamiento de Bárcenas, que teóricamente ha concedido una entrevista al ABC y que ha denigrados a las dos fiscales que le han acusado con toda justicia?

Sería un pecado de lesa ingenuidad pensar que sí. 

Como es lógico en este caso, Bárcenas y Liaño torean al alimón. Se reparten muy bien los papeles.  Uno hace de preso díscolo y otro de abogado defensor enfadado, pero, luego, a Liaño, se le olvida cumplir con su papel y, luego, ante la prensa, en la puerta de la cárcel de Soto del Real, hace de su ex cliente una semblanza tal que ya la quisieran para ellos los caballeros de la Tabla Redonda.

1 comentario:

amics de miquel dijo...

Amigo Pepe, esta vez no comparto tus apreciaciones; ni la premisa ni la conclusión. Dices que el Grupo Prisa era un nido de rojos? Por Dios, no fastidies! Deduces de ahí que gómez de Liaño por intentar procesarlos es un fachoso y continuas el hilo coligiendo de ello que Gómez de Liaño hace de puente para pactar el silencio del tal Bárcenas y que su dimisión es una pantomima. Pues no estoy de acuerdo, amigo. Demasiada licencia especulativa me parece. Por olvidar olvidas que el mismo juez también instruyó parte del caso Lasa y Zabala... Para mí el tal Gómez de Liaño, aun no siendo santo de mi devoción, nunca fué un prevaricador, sino un juez ingenuo que se atrevió denunciar el fraude del grupo Prisa, a poner en el escaparate social al Polanquismo, al alimón con el Felipismo a la sazón, y pagó por ello, vaya si pagó, su atrevimiento con el arreglo que le hicieron en el Supremo vía el esperpento Bacigalupo. Lo de la apropiación de las miles de fianzas de los decodificadores de canal plus por parte de prisa-sogecable fue una estafa de libro, lo dijera Gómez de Liaño, Agamenón o su porquero y si de ahí deduces la ideología del exjuez, yerras, creo, como sería error deducir que por lo de instruir Lasa y Zabala era abertzale. Este hombre fue simplemente un ingenuo que no llegó a comprender que aquí mandaban dos: Polanco y Botín,los únicos mortales patrios que se han librado del banquillo, y eso ya es historia, y que el resto del Sistema era puro instrumento a su servicio, como en su momento le pasó a Mariano Barbero, otro buen jurista a quien el felipismo pasó a cuchillo al amanecer. Era este hombre también de derechas? (http://www.extremaduraprogresista.com/red/37-redaccion-insurgente/4610-marino-barbero-santos-in-memorian-el-jurista-y-el-patan). Lo era por procesar al felipismo corrupto?. Eso decía el ínclito Rodríguez Ibarra... Si nos falla la memoria, basta con ir a las hemerotecas. Concluyendo, creo que Gómez de Liaño, Marino Barbero, Castro y en cierto modo Elpidio, son un poco los héroes abnegados en esta película de bellacos y amos del poder económico-político-judicial y tu post no le hace justicia (dios mío, y qué es eso?) ni a la realidad ni a la historia. Ignoro la ideología de este hombre y de su pareja la fiscala, pero no creo que pueda tildarse de derechoso simplemente por defender a un mangante ejerciendo su profesión de abogado. Yo lo veo así.
Saludos.

calificacion de las entradas