sábado, 28 de marzo de 2015

Que Dios o quien sea te bendiga, eddie.





En mi larguísima andadura por estos mundos de Dios, casi un siglo ya a mis espaldas, sólo 2 veces he sentido cómo mi corazón se expandía y parecía que iba a tragarse el mundo.

No era paga menos. He dedicado todo mi tiempo libre a leer, estudiar profundamente todo lo que leía y a meditar intensamente sobre lo que me ocurría y, como resultado de todo ello, había llegado a una serie de conclusiones:

A) nada de lo que ocurre sucede porque sí, por una mezcla del azar y de la necesidad, como han intentado demostrar algunos de los mejores filósofos, sino que todo el devenir de la historia está hecho a la medida de los grandes intereses capitalistas del mundo; y no me he cansado de escribirlo por todas partes cada vez que he tenido la oportunidad de hacerlo; que yo recuerde así, a bote pronto, unas 6 o 7 veces me he ocupado de razonarlo con más o menos extensión e incluso de apoyar este vieja idea mía con las citas de todos los autores que yo había encontrado que pensaban lo mismo, cito especialmente a dos, Michel Foucault y John Kenneth Galbrait, éste último incluso con la cita de su libro, El nuevo estado industrial; y, ahora, vienes tú, querido eddie, y me proporcionas el apoyo documental que prueba absolutamente todo esto:

http://periodismo-alternativo.com/2015/03/27/quien-dirige-el-mundo-pruebas-solidas-de-que-un-grupo-central-de-elitistas-adinerados-tira-de-los-hilos/


B) otra que no es sino la derivada forzosa de aquélla: todo el sistema mundial que se ocupa de la formación de la opinión pública está en manos, como no podía ser menos, de esa élite capitalista mundial que  lleva tiránicamente el gobierno del mundo: 
«Sembrando el caos en la Unión Soviética sustituiremos sus valores, sin que sea percibido, por otros falsos, y les obligaremos a creer en ellos. Encontraremos a nuestros aliados y correligionarios en la propia Rusia. Episodio tras episodio se va a representar por sus proporciones una grandiosa tragedia, la de la muerte del más irreductible pueblo en la tierra, la tragedia de la definitiva e irreversible extinción de su autoconciencia. De la literatura y el arte, por ejemplo, haremos desaparecer su carga social. Deshabituaremos a los artistas, les quitaremos las ganas de dedicarse al arte, a la investigación de los procesos que se desarrollan en el interior de la sociedad. Literatura, cine, teatro, deberán reflejar y enaltecer los más bajos sentimientos humanos. Apoyaremos y encumbraremos por todos los medios a los denominados artistas que comenzarán a sembrar e inculcar en la conciencia humana el culto del sexo, de la violencia, el sadismo, la traición. En una palabra: cualquier tipo de inmoralidad. En la dirección del Estado crearemos el caos y la confusión. De una manera imperceptible, pero activa y constante, propiciaremos el despotismo de los funcionarios, el soborno, la corrupción, la falta de principios. La honradez y la honestidad serán ridiculizadas [como] innecesarias y convertidas en un vestigio del pasado. El descaro, la insolencia, el engaño y la mentira, el alcoholismo [y] la drogadicción, el miedo irracional entre semejantes, la traición, el nacionalismo, la enemistad entre los pueblos y, ante todo, el odio al pueblo ruso; todo esto es lo que vamos a cultivar hábilmente hasta que reviente como el capullo de una flor.

Sólo unos pocos acertarán a sospechar e incluso comprender lo que realmente sucede. Pero a esa gente la situaremos en una posición de indefensión, ridiculizándolos, encontrando la manera de calumniarlos, desacreditarlos y señalarlos como desechos de la sociedad. Haremos parecer chabacanos los fundamentos de la moralidad, destruyéndolos. Nuestra principal apuesta será la juventud. La corromperemos, desmoralizaremos, pervertiremos (…)».

Allen Wels Dulles
Extracto del libro The Craft of Intelligence (El arte de la Inteligencia, 1963).
Dulles fue director de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) entre 1953 y 1961.

Ahora, sí, ahora, sí que creo que puedo morir tranquilo, viendo que todo lo que había logrado aprender a lo largo de toda mi vida era absolutamente cierto. 

Gracias de nuevo, eddie.

4 comentarios:

eddie dijo...

Gracias
A usted don jose por darnos la oportunidad de abrir este fantastico canal de información, debate y análisis que sirve además como refuerzo de autoestima.
Un abrazo a los arcangelicos desde la selva Negra

Fernando Mora dijo...

http://i1155.photobucket.com/albums/p552/900932/Mobile%20Uploads/2015-03/IMG_20150331_194058_zps1bmoqdwq.jpg

Pregunté por la fuente que publicó el texto de la imagen adjunta y me comentan que se puede encontrar en Aporrea y RT. Lamento mucho no poder aportar el link a la misma pues no he sido capaz de, a pesar de las múltiples referencias mostradas al tal "Brzezisnski", encontrar ésta en concreto. Me rindo y posteo el texto nada más.

Abrazos,

Futbolín dijo...

FELIPE GONZÁLEZ: LA IMPUDICIA DE UN POLÍTICO INDECENTE

http://www.telesurtv.net/opinion/Felipe-Gonzalez-la-impudicia-de-un-politico-indecente-20150328-0051.html

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Magnífica tu aportación, querido Fenando.

Sí que es una pena no tener los datos del enlace que hubiéramos unido a la cita, lo que es ciertamente importante.

Me alegra también mucho ver por aquí a mi gran amigo futbolín que, últimamente, brilla por su ausencia, lo que conociéndole, como lo hago, me temo que el facebobo, como él lo llama, se haya apoderado totalmente de él y sólo acuda por aquí muy de vez en cuando para cumplir.

Pero lo aprecio tanto que yo hasta con eso me conformo.

Abrazos,

calificacion de las entradas