miércoles, 29 de abril de 2015

Fascismo (II). El poder judicial.





Dice su presidente, el Sr. Lesmes que es, al propio tiempo, presidente del Tribunal Supremo, TS, que a los jueces se les gobierna con el palo y la zanahoria.

Si lo sabrá él, que es el que nombra y desnombra, o sea, cesa, echa de la profesión, suspende y hace siempre lo que le da la gana con todo juez que osa, la hembra del oso, significarse un poquito, así que, si a un juez se le ocurre, en sus ratos libres, pergeñar como entrenamiento de su función “de iure condendo”, es decir de crear derecho, pergeñar una especie de constitución catalana, zas, se le forma expediente y se le manda a la mierda, o sea, adonde lo quieran admitir los demás, o sea, la puñetera sociedad porque, como juez ya lo tiene todo hecho.

Y no te digo nada si lo que se te ocurre es procesar al franquismo que dicen los sinvergüenzas que ya no existe, que es una cosa históricamente superada de la que ni siquiera se debe de hablar para que no se remuevan las aguas fecales de un país que es una puñetera mierda, si se te ocurre eso, la patada que te dan en todo el trasero te manda, por lo menos, a la Argentina, sí, ese país que es, dicen ellos, una puñetera mierda, pero que, judicialmente hablando, se halla a miles de años luz de nosotros porque allí, sí, allí los fiscales sí que se atreven a presentar antes los tribunales una querella o denuncia ni más ni menos que contra la presidenta del gobierno o del Estado, la excelentísima señora Fernández de Kischner y no pasa nada, se tramita y en paz.

Mientras que aquí, aquí, paz y después, gloria, que quiere decir que aquí un partido podrido de tanto dinero como roba, va, y acepta todo el dinero que le quieren dar las empresas constructoras de edificios y de obras publicas y de plantas de energías renovables para que sus diputados, que son mayoría en el Congreso, voten de acuerdo con sus intereses mercantiles, o sea, un cohecho como la copa de un pino y, si no se puede probar con pelos y señales, las señas son mortales de necesidad, ya que, desde la Roma clásica, la mujer del César no sólo debe de ser honrada sino también parecerlo, o sea que Rajoy y todos sus diputados sospechosos se deberían de haber ido hace mucho tiempo por la puerta de atrás pero no lo han hecho, porque vergüenza lo que se dice vergüenza, eso sí que está plenamente demostrado no tienen ninguna.

De modo que Garzón intenta abrir una investigación judicial sobre los asesinados por el franquismo que llenan muchas cunetas de las carreteras españolas y zas, palo en la cabeza, a la calle, coño, a la puta calle, pero este tío ¿es que es tonto, cómo es que no sabe que todos los jueces franquistas son los que ocupan todos los sillones del Tribunal Supremo?

Hombre, tonto del capirote, no, pero muy listo tampoco es. Porque si fuera una persona normal de esas que tanto le gustan a Rajoy, se hubiera estado quietecito en su juzgado de la Audiencia Nacional y ahora sería uno de los magistrados del Supremo, pero, no, se empeñó, primero en procesar a Pinochet, el mejor amigo de Franco, y , después, no aprendió la lección que le dieron Aznar y los suyos que no despacharon a tiempo su requisitoria internacional para la detención del criminal chileno hasta que éste no estuvo a buen seguro en el escenario de sus crímenes, adonde llegó, pobre enfermo, en una silla de ruedas de la que se bajó, en una impresionante cabriola, una vez que pisó suelo chileno haciéndole un escandaloso corte de mangas a la jurisdicción universal penal.

Pero sus colegas, sus queridos colegas, le estaban esperando, conscientes como eran de que un tipo como éste acabaría por hacerla bien hecha y claro que la hizo, no se le ocurrió otra cosa que ordenar la interceptación de las conversaciones de unos procesados con sus letrados, cosa que tiene absolutamente prohibida el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, de manera que le puso en bandeja a sus innumerables enemigos su propia cabeza. 

Y se la cortaron y ahora anda el hombre lógicamente como pollo descabezado, metiéndose en todos los fregados que puede para que nadie se olvide de él.

Y, como colofón, por hoy, la peripecia vital de otro cuasi descerebrado, el tal Elpidio, al que no se le ocurre otra cosa que enviar a la trena a uno de los mejores amigos de Aznar, al hombre que sacó la oposición con él, que se fue a vivir con él en su primer destino y que, nombrado por él, presidente de la 2ª caja de ahorros de España, le estuvo sufragando todos sus caprichos.

Total, Elpidio, a la puta calle y ojo porque le han abierto causa criminal por revelación de secretos y otro delito más.

Mientras tanto al PP, cuya financiación irregular se ha probado hasta la saciedad, se le exculpa de delito fiscal porque, dice la Fiscalía General del Estado, que depende directamente de Rajoy, que el PP es igual, a estos efectos que Cáritas y la Cruz Roja, por lo que está exenta del pago de impuestos por las donaciones que se le hacen.

Toma del frasco, Carrasco.

1 comentario:

eddie dijo...

1) http://alcantarillasocial.com/2015/04/28/lavados-de-gato/

2) http://www.elmundo.es/madrid/2015/04/29/5540eb2a268e3eac688b458d.html

http://insurgente.org/index.php/mas-noticias/mas-noticias-insurgente/item/16514-el-presidente-del-real-madrid-sale-en-defensa-de-la-política-económica-y-los-planes-del-gobierno

3) http://www.europapress.es/nacional/noticia-psoe-opone-entregar-argentina-exministros-franquistas-20150429141653.html

4) https://tenacarlos.wordpress.com/2015/04/29/antonio-ledezma-el-represor-olvidado-por-los-medios-hegemonicos/

5) http://www.europapress.es/nacional/noticia-errejon-dice-podemos-no-quiere-revertir-regimen-78-20150426114938.html

calificacion de las entradas