viernes, 3 de abril de 2015

¿Miedo al PP?




Si, por supuesto pero también una clara connivencia.

Todos los letrados de Bárcenas se han ido apartando del proceso sin  un motivo lo suficientemente claro.

La espantada de Gómez de Liaño es sencillamente escandalosa. Dice que se va por discrepancias con su cliente: sobre ¿qué?

Para las personas ajenas al mundo del Derecho todo lo que gira en torno a Bárcenas es una especie de galimatías intextricable poque todos, absolutamente todos, jueces, abogados, PP e incluso Bárcenas se han ocupado especialmente de hacerlo así.

Una vez saltada a la luz la tenebrosa trama de la financiación del PP se trataba, sobre todo, de salvar a Rajoy.

Porque Rajoy es el único hombre que permanece ahí desde el principio de los tiempos, la vida de Rajoy es la vida del PP y a la inversa.

Había que elegir, pues, entre Bárcenas y Rajoy y la elección no era dudosa.

Había que pergeñar una especie de factotum, un hombre para todo, alguien capaz de hacerlo todo por todos.

Y, como es lógico, había que remunerarlo muy bien y sus millones están ahí, no sólo en Suiza sino desperdigados por todos el mundo.

Había que darle a este hombre un status especial, algo así como situarlo por encima de todo. Pero, en el fondo, no era más que un hombre de paja, una especie de testaferro que, en el caso de que vinieran malas se llevara todas la bofetadas y se las está llevando: “Luis se fuerte” y Luis fue fuerte porque, si Bárcenas hubiera querido, Rajoy, si no ocupando su lugar, estaría sentado junto a él, porque este asqueroso Derecho español, lo tiene muy claro: 1.902 y siguientes del Código Civil, “el que por acción u omisión cause daño a otro está obligado a reparar el daño causado”; “la obligación que impone el artículo anterior es exigible no sólo por los actos propios, sino por los de aquella de quien se debe responder:....Lo son igualmente los dueños o directores de un establecimiento o empresa respecto  de los perjuicios causados por sus dependientes en el servicio de los ramos en que los tuvieran empleados, o con ocasión de sus funciones” (1.903).

Y la jurisprudencia del TS es absolutamente categórica: “La responsabilidad por el hecho ajeno o indirecta en el caso del empresario, ya se fundamente en la intervención de la culpa in eligendo o in vigilando por infracción del deber de cuidado reprochable a aquél en la elección del dependiente o en el control de la actividad por éste desarrollada, bien se prescinda de tales presunciones y se acuda a la responsabilidad por riesgo, requiere como presupuesto inexcusable una relación jerárquica o de dependencia” (S 4-1-82); “la responsabilidad impuesta por este precepto al empresario no es subsidiaria sino directa ya que se establece en razón del incumplimiento de los deberes que imponen las relaciones de convivencia social de vigilar a las personas que están bajo la dependencia de otras y de emplear la debida cautela en la elección de servidores y en la vigilancia de sus actos” (28-1-83 y otras).

O sea que no se puede venir ahora y decir: “pero es que yo no sabía lo que hacían mi gerente y mi tesorero” porque, para el caso, es igual, si no lo sabía que sí que lo sabía, menudos son para esto del dinero estos tíos tan peseteros, que sólo viven para el jodido capital, por eso los legisladores de antaño y no éstos de ahora que no son legisladores ni nada, y los jurisconsultos de siempre, le cortaron la salida a estos sinvergüenzas y establecieron que ellos, los dirigentes, por acción u omisión, interviniendo culpa o negligencia, por la culpa in eligendo o in vigilando, eran plenamente culpables de todo lo punible que hicieran sus subordinados como no podía, como no puede ser de otra manera, 
o sea que sólo queda una cosa que probar para llevar a Rajoy, Arenas, Cospedal, Alvarez Cascos y Acebes, ante los jueces, que todos ellos son o fueron administradores de la empresa PP, para lo que sólo hay que recurrir a sus estatutos.


“ARTÍCULO 41: El Presidente Nacional.
1.- El Presidente es el máximo responsable del Partido en cada uno de sus ámbitos territoriales...”.

ARTÍCULO 42: El Secretario General.
1.- El Secretario General del Partido será nombrado por el Comité Ejecutivo, a
propuesta del Presidente, de entre los miembros elegidos para este órgano por el
Congreso del Partido.
2.- Corresponde al Secretario General del Partido: 
43
a) La ejecución, bajo la dirección del Presidente, de los acuerdos, directrices y
decisiones adoptadas por el Comité Ejecutivo y la Junta Directiva de cuyas
reuniones levantará Acta, que se custodiará en el Libro correspondiente,
pudiendo auxiliarse para esta función de un Secretario de Actas que asistirá a
las reuniones sin voz ni voto.
b) La coordinación, a través de los Vicesecretarios Generales y de los
Coordinadores, de las áreas de actividad del Partido.
c) La dirección de todos los servicios del Partido y la jefatura de su personal.

Pero dejemos el derecho supletorio general, común, o sea el civil y vayamos al penal: tanto el juez de instrucción como el fiscal tienen, según la Ley de enjuiciamiento criminal (LECr) la obligación de perseguir de oficio todos los delitos cometidos dentro del rerritorio de su jurisdicción de los que tengan noticia, item más si a dicho conocimiento se llega a lo largo de la instrucción del procedimiento judicial en el que se hayan actuando

Es así que a lo largo de la causa seguida contra Bárcenas, dentro a su vez de la seguida por el caso Gürtel, se ha constatado la comisión de un delito fiscal respecto a las donaciones ilegales al PP, luego deben de ser llamados en concepto de imputados a dicha causa tanto el Presidente del partido, como sus Secretarios Generales tal como se deduce del documento que consta en la causa y que demuestra que Rajoy apoderó directamente a Bárcenas para que gestionara determinados aspectos de la administración del PP: resolución aprobada en el XVI Congreso Nacional de este partido, en esa resolución, fechada el 23 de julio de 2008, se establece que “los poderes generales y habilitaciones especiales corresponden a Mariano Rajoy y Maria Dolores de Cospedal, con carácter indistinto y solidario”. Apenas dos meses después de aquel acuerdo, la secretaria general del PP, Maria Dolores de Cospedal, firmó un poder notarial, fechado el 1 de octubre de 2008, en el que cede la inmensa mayoría de esos poderes generales a Luis Bárcenas, quien había sido nombrado tesorero del partido en el XVI Congreso Nacional celebrado en julio.

¿Por qué el juez Ruz no ha traído a la causa de Bárcenas a Rajoy, Cospedal y los otros secretarios generales del PP sólo Dios lo sabe, mientras que sí que lo ha hecho y con una rapidez inusitada en un caso semejante a los 2 presidentes del Barça y a esta misma institución?

Repetimos: ¿Miedo al PP? 


No hay comentarios:

calificacion de las entradas