domingo, 24 de mayo de 2015

Algo de Aguirre y un poco de Aznar



Es curiosa la manera que estas figuras del PP tienen de camuflar sus formidable ingresos pecuniarios.

Cuando Bárcenas, o su esposa, es cogido "in fraganti" con una morterada de billetes de 500 euros, ¿qué dijo?

Que procedían de la venta de un cuadro.

Exactamente igual que ahora dicen los corifeos de la Aguirre, Inda y Beaumón, anoche en La Sexta Noche.

Pero qué poco han tardado los formidables asesores fiscales de la aristocrática familia del condado de Bornos para justificar un ingreso en cuenta corriente de nada más y menos que 5 millones y pico de euros.

Y por si fuera poco no sólo se apresuran a justificar el ingreso de tamaña cantidad sino que además lo santifican diciendo que dicha venta se realizó para pagar las nóminas de las empresas del conde que, a diferencia de lo que hizo el cónyuge de Manuela Carmena, vende parte de su patrimonio artístico para cumplir con sus sagradas obligaciones laborales. 

Ejemplar, ¿no?

Hay que reconocer que los autores de los argumentarios del PP son auténticamente geniales.

Pero para lo que parece que sí que les falta inventiva es para justificar ese profundo conocimiento que Aguirre posee de las intimidades de cualquier persona que se le enfrente.

Es lo que en su día se llamó “la gestapillo”, aquel grupo de espías que Aguirre creo para saber todas las miserias más o menos humanas que sufrían todas las personas que con ella se relacionaban y que estaba constituido por ex guardias civiles jubilados o en excedencia.

Pero lo más infame de estas cuestiones es el descaro y el cinismo de que hacen gala los Inda y Beaumon cuando se refieren a estas cuestiones.

Mientras cuando hablan de los adversarios políticos de la Aguirre, son de una ferocidad sin límites y todas aquella cuestiones que a propósito se plantean son enfocadas con una total parcialidad, todo lo que hacen los anti Aguirre pertenece a la quintaesencia del mal, porque se trata de auténticos demonios antidemocráticos, Aguirre todo lo que hace no sólo está muy bien sino que es una actuación absolutamente arcangélica.

Si Monedero cobra 400 mil euros por unos asesoramientos a las repúblicas suramericanas bolivarianas, dichos euros huelen que apestan a toda la corrupción del mundo, mientras que esos 380 mil euros que Aguirre cobró en menos de un año por un asesoramiento como cazatalentos a una sospechosa empresa, cuyas actividades no están demasiado claras, todo es absolutamente normal, y no sólo eso, dicha cantidad que pudiera parecer exorbitante no lo es porque no se trata solamente del sueldo anual de una cazatalentos en cuyo haber profesional se halla el descubrimiento y la promoción de algunos de los más notables habitantes de las cárceles del distrito madrileño, sino también de los honorarios que dicha lumbrera ha cobrado por impartir una serie de conferencias que se pronunciaron no se sabe cuándo ni en qué lugares.

En fin, que nos hallamos de pleno en ese fantasmagórico universo en el que se desenvuelven como peces en el agua estos peperos, que critican la actuación de los demás mientras ellos firman contratos de comisión, supervisados personalmente por el tal Pablo Casado, funcionario público de la Administración española, a propósito de la construcción de unas desaladoras para un tal Gadafi, construidas por Abengoa, empresa que, como se sabe, es de la exclusiva pertenencia del eximio comisionista Aznar, el tipo en la boda de cuya hija se reunieron todos los sinvergënzas del Reino y algunos más incluso del extranjero, como el tal Berlusconi.



4 comentarios:

bemsalgado dijo...

La sex-agenaria madrileña venía asumiendo un coste personal en lo económico excesivo para sus excepcionales capacidades personales.

Ni un sobre en black, ni una black-card, ni un negro en su afimilia, y una candidatura al Ayto. de Madrid que, si por apellidos fuese, daría para hacer dos.

Simplemente, dedicando únicamente un 20% de su tiempo disponible durante un año a la actividad cinegética fue capaz de ganarse honradamente nada menos que 360.000€.

En estos momentos, la chulapa madrileña, amiga de Aznar y enemiga de su culto desmedido a la Botella, amiga de la Ci-beles y enemiga de Ci-fuentes, Ay Carmena!, los madrileños le han mostrado su cariño otorgándole el 100% de su tiempo para que tenga dedicación exclusiva a la actividad cinegética.

Siguiendo los pasos del Borbón senior.

Se va a forrar.

Y yo, también, me alegro.

Un abrazo, José

Futbolín dijo...

Aguirre y la gran oxtia de Dios, la cólera ya la pondrá ella, jajaja

Ay Carmena Ay Carmena¡¡¡
Y a las tropas invasoras,
rumba la rumba la rumba la.
Y a las tropas invasoras,
rumba la rumba la rumba la
buena paliza les dio,
¡Ay Carmena! ¡Ay Carmena!
buena paliza les dio,

Futbolín dijo...

LOGRAN AHUYENTAR AL BATRACIO QUE VIVÍA EN LAS DEPENDENCIAS DEL AYUNTAMIENTO DE VALENCIA
La operación de desalojo ha durado más de veinte años
El animal, que había alcanzado un peso de casi diez toneladas gracias al extraordinario confort del que gozaba en las instalaciones municipales y el fabuloso catering que se servía diariamente en su propio despacho, se estuvo removiendo toda la noche hasta que finalmente dejó de bramar y decidió escapar al exterior dando un tremendo cabezazo en la fachada norte del edificio consistorial. El derrumbe de casi veintisiete metros lineales de muro no causó víctimas pero sí una angustiosa desazón entre muchos viandantes que no acertaban a comprender como algo tan grande y tan viscoso pudo haber estado viviendo tanto tiempo en el interior de un edificio público. “Ahora entiendo lo de la Gurtel”, comentaba uno de los testigos que vio salir al gran sapo entre los escombros de la fachada. ¿Cuanta gente se habrá tragado?, se preguntaba otro. “Ya decía yo que lo de la Fórmula 1 olía mal”, se explicaba otro transeúnte que acababa de entender también los escándalos de la visita del Papa, Emarsa, la Copa América, el Cabanyal y la Ciudad de las Artes y las Ciencias, todo a la vez.
El batracio, que podría haber ingerido alguna substancia legal, se mostró incapaz de dar ni un solo brinco para desplazarse y optó por coger dieciocho taxis, que aplastó, consecutivamente, sin que los conductores ni siquiera tuviesen tiempo de bajar la bandera. Después volcó media docena de autobuses que se negaron a obedecer la señal de parada, se zampó prácticamente toda la arboleda de la calle Colón, escupió a más de quinientos ciudadanos causándoles ceguera, escorbuto y tifus, y se hizo fuerte en el interior de la Basílica de la Virgen de los Desamparados. Ahora mismo el arzobispo de Valencia ha ordenado que se le suministren cien falleras vivas y dos docenas de bueyes, pero el batracio ha perdido el apetito, tal es su melancolía.

Futbolín dijo...

ANOCHE ESPERANZA AGUIRRE LLORÓ
http://negratinta.com/anoche-esperanza-aguirre-lloro/#.VWNH0MjwC9I.facebook
ESTEBAN ORDÓÑEZ

Ayer Esperanza lloró de rabia antes de comparecer. Lo delataban los músculos faciales, la irritación de los párpados y la flojera de la barbilla. Daban igual los gramos de maquillaje o la intensidad del colorete: anoche Esperanza lloró de rabia.
La debacle de Esperanza Aguirre es la de una bestia ciega, encerrada en su mismidad, que podría protagonizar la literatura de Sábato, Kafka o Chéjov. Hemos asistido a sus zarpazos desesperados entre nubes de periodistas que le acercaban el micrófono, confiados de que el animal ya sólo mordía con la encía blanda. No es que faltaran al respeto ni al rigor, pero se acercaban a ella con un puntito de cómica conmiseración, que para estos egos descomunales es el mayor de los ataques.
Hemos visto a una Esperanza faltona, canallesca, marrullera, condesa de mercaillo con las manos rebosantes de tomates podridos, empujándolos hacia el hocico de los madrileños, obligando a comer bajo amenazas de caos. No conservaba su poco de compostura de otras veces. Debajo de tanta chulería y de tanta frivolidad, se entreveía un ser lleno de asco; un ser narcisista, desquiciado, corrosivo.
Ayer Esperanza lloró, y sería un llanto violento y terco; la explosión de alguien que descubre que el mundo, lejos de lo que creía, no está moldeado con sus manos.
Esperanza se ha volcado en destrozar a sus adversarios a base de desprecio. En el famoso debate electoral de Telemadrid, sus intervenciones no pretendían rebatir las ideas de los contrincantes, al contrario, se percibía un ansia por desintegrar al otro, no ya como candidato, sino como ser humano. Ella, la Presidenta, no necesitaba enzarzarse en el terreno de las propuestas o las ideas. ¿Para qué? Tiene una percepción de sí misma tan deformada, tan enaltecida, que es incapaz de saber de qué está compuesta, no conoce de sí nada más que su propia superioridad sin causa, y por lo tanto se arroga el derecho de condenar a los demás. La gente así ya no tiene ideas, tiene espasmos.
Se publicó su declaración de la renta. En la escena de las declaraciones, “y al que le pique que se rasque”, Sábato o Chéjov se habrían jugado todo su talento narrativo. Cada movimiento de Esperanza describía el colapso. La rabia la devoraba por dentro. Se la veía débil. Intentaba disimular, pero el sentimiento de humillación es la metástasis del territorio íntimo: un globo que se infla, poblado de miserias ocultas, y parece llegar a todos y tocarlos, provocando miradas acusadoras, burlas. Y eso se le notaba mucho, “y al que le pique que se rasque”, lo desvelaba con su forma de callarse palabras que luego masticaba con odio.
Ayer encontramos de nuevo a una coronela a la que ya no escribe nadie, que tiene la casa desbordada por sus propias cartas. Anoche cayó la bestia ciega y lloró a escondidas.

calificacion de las entradas