martes, 30 de junio de 2015

La insoportable tragedia griega




Algo debemos de estar haciendo mal cuando dos de las más grandes civilizaciones del mundo, la griega y la árabe, se han revuelto contra nosotros.

Ahora que tanto se habla de patria. Grecia es la patria de todos. Porque fue ella la que nos enseñó a hablar y escribir que es lo que realmente nos diferencia del resto de los animales.

Pero esta gentuza neoliberal capitalista se ha empeñado en que nos olvidemos de todo. De lo que fuimos, de lo que somos y de lo que deberíamos de ser.

Los enemigos de la igualdad, sin la cual es imposible la libertad, porque una de las dos partes contratantes, la dominante, le impondrá a la otra sus canallescas condiciones, como decía el inefable Warren Beatty, están ganando la partida, gracias al dominio de los medios de comunicación, mass media, porque la única salida a este diabólico laberinto que sería la rebelión de las masas es imposible mientras éstas se hallen totalmente enajenadas con el fútbol, los programas basura de las teles y otros embelecos.

Y, por si fuera poco, la clase dominante está ejerciendo a fondo su tarea de embrutecer a las masas, dominando por completo los programas de educación pública y apartando con un descarado manotazo a las clases populares de la universidad.

Y si la cosa no es peor aún es porque dicha clase dominante precisa de una mano de obra cualificada que, si no, el desastre del embrutecimiento colectivo sería realmente insoportable.

Pero de cualquier manera, no está mal, que la mayoría de la gente se preocupe únicamente de que al Real Madrid y Belén Estaban les vaya bien, mientras ellos se sumergen, cada vez más, en un pozo insondable de precariedad moral.

Porque, a poco que se preocuparan de lo que realmente les interesa, ocurriría en todos los ámbitos lo que acaba de suceder en las recientes elecciones, en las que el triunfo de las clases populares ha arrebatado a los neofascistas liberales capitalistas una gran parte de sus poder municipal y regional.

Y esto se ha conseguido sin apenas esfuerzo, sólo con que una parte de las clases populares se haya apenas concienciado de lo que realmente ocurre.

Pero la reacción de los fascismos neoliberales está siendo furibunda como demuestra la terrible reacción de la troika contra el pueblo griego al que está tratando de masacrar por haber dado el triunfo en las recientes elecciones a Syriza.

Yerran los que piensan que la argolla del capitalismo financiero se va a aflojar en el cuello del pueblo griego, todo lo contrario, como ocurrió con la España de 1.936, el yugo insoportable crecerá cada día más y barrerá todo rastro de resistencia en su víctima a fin de que cualesquiera otros pueblos de la famosa Brics, sobre todo el español y Podemos, aprendan en cabeza ajena la insoportable lección: no hay otra vida posible que la que imponen ellos.





martes, 23 de junio de 2015

Los dioses (III)




-Pero ¿quién coño manda en los jueces?-le decía Sócrates a Platón, dos de los filósofos más grandes de la historia de la filosofía.  Porque lo crean ustedes o no ésta es la pregunta más decisiva de la historia.

Y Lesmes, sentado en su trono del CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL, les contestó cínicamente: En los jueces mando yo y a los jueces se les maneja con el palo y la zanahoria.

No ha sido fácil llegar al estado actual de la función jurisdiccional en las modernas sociedades sedicentemente democráticas. 

La historia jurisdiccional está llena de bandazos.

Y algunos todavía muy recientes.

El otro día, contaba yo por aquí la historia del juez PR, que, durante el franquismo, llegó, el pobre, a creerse eso de que todos los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado son policía judicial.

Y se lo creyó de tal manera que, un día, yendo en su coche por una carretera española se encontró de repente con un accidente circulación acabado de producir, se bajó de su automóvil y con un espíritu de servicio que le honraba, se puso a actuar como previene la ley para estos casos, de tal modo que cuando pasó por el lugar la célebre, entonces, pareja de la Guardia Civil, la detuvo y comenzó a darle las órdenes oportunas al respecto.

Y los dos números de la GC le obedecieron, al principio, pero, luego, en un determinado momento, llamaron a su jefe de departamento, un sargento que a lo peor era chusquero y le contaron lo que ocurría, y éste seguramente llamó a su inmediato superior que se sería un teniente y éste les diría que bueno, que todo estaba bien, pero que él quería sobre la mesa de su despacho un informe de los dos guardias y de su sargento sobre el asunto, inmediatamente.

Total, que el juez PR acabó desterrado en el juzgado de Puerto Cabras, hoy, Puerto del Rosario, en la isla de Fuerteventura, a la que Unamuno, que estuvo allí desterrado, como yo, llamó "el culo de el mundo".

Ayer, en Cádiz, el Alcalde recientemente electo, intentó suspender un desahucio con todas sus fuerzas, de tal manera que puso a 4 de sus concejales a tratar de impedirlo, mientras él intentaba diversas instancias, cerca del juzgado que conocía del asunto y de la dueña del piso que tenían alquilado los desahuciados.

El alcalde fracasó y lo hizo ante las cámaras de TV que trasladaron su fracaso en directo al mundo entero.

Y toda la prensa española, presente en plenas tertulias, ante dicha TV, estuvieron ejemplarmente de acuerdo. El CUERPO NACIONAL DE POLICIA, CNP, como rezaba en el anverso de los gorros de los miembros de la misma que cumplió a rajatabla, como aquel otro sargento de la GC que actuó contra el juez PR y que dio con él en el juzgado de Puerto Cabras, de Fuerteventura, con lo que había dispuesto el juez, que seguramente sería uno de los pocos españoles que no vio la extraordinaria, por bien hecha, actuación de la Policía Nacional.

Perfecto, ¿no?

Pues, no, para mi no fue una actuación perfecta, como sí que lo fue para MM, en Las mañanas de la Cuatro,el viejo y famoso mundialista, al que El Mundo echó de mala manera, seguramente por aquello de que Roma no paga traidores, que sí que los paga, no faltaba más.

Para MM, todo era correcto porque en el juicio de desahucio por falta de pago de los alquileres en cuestión, había también una arrendadora que precisaba, dijo él, el importe del alquiler para atender sus propias necesidades.

MM es un ultraderechista y tiene que serlo y lo será toda su vida porque tiene que justificar ante sí mismo todo lo que ha hecho en su labor profesional. Nunca cambiará porque, si lo hiciera, se negaría a sí mismo de tan mala manera que a lo peor tendría que pegarse un tiro.

No creo que nadie bien nacido, ante el espectáculo de esta pobre gente expulsada de mala manera de su casa, sea incapaz de no llorar,viéndoles lo que son y como son, con lo más imprescindible para ellos, andando desolados por la calle, abrazados a su inconsolable alcalde.

A veces, la vida, la jodida y puñetera vida nos pone en esta disyuntiva atroz, de tener que elegir entre dos grandes desgracias, si es que es verdad lo que dice MM, que yo lo dudo mucho por tratarse de quién es.

Pero la vida, la jodida, la puñetera vida nos obliga a cada instante a elegir y nosotros, todos nosotros no tenemos más remedio que hacerlo, en este caso entre  la Ley, así, en abstracto, y la humanidad, la compasión, la más humana de las misericordias.

Por supuesto que yo, en la Facultad de Derecho, tuve que leer más de una vez, eso de que "dura lex, sed lex", pero también aquella otra de "summum ius, summa iniuria", o sea que la ley será todo lo dura que sea pero es la ley y como tal hay que cumplirla, pero también que el derecho sumo, extremo, es la extrema injusticia.

Y es que desde el viejo y venerable Derecho romano a éste de ahora, mucho menos viejo y venerable, las cosas en su esencia han cambiado muy poco, pero para empeorar, antes, los jueces tenían mucho más facultades no regladas para llegar a la Justicia pasando por encima del Derecho.

Es por eso que el Kichi, o sea, el alcalde de Cádiz, no consiguió convencer al juez del caso para que llamara al cuartelillo de la Policía Nacional que ayer actuaba allí, en dicho desahucio, y le dijera al jefe de la misma que dejaba sin efecto su orden de lanzamiento, que así es como se llama el Auto judicial que lo autoriza.

Y el juez no lo hizo porque no podía hacerlo. Estoy seguro de que en todas las Comunidades españolas se han organizado reuniones en las que, bajo la presidencia de un enviado de Lesmes, Presidente del Consejo Genera de los jueces, una de las manos derechas de Rajoy, se ha advertido a los jueces de que no se consentirá un sólo caso de suspensión del lanzamiento en los desahucios y que si alguno de ellos se atreviera a hacerlo no es que sería desterrado a Fuerteventura sino mucho más allá, a esa región desangelada y tan fría en la que yacen ya mal amortajados e insepultos los cadáveres de Garzón y de Elpidio, para ejemplo de todos ellos.



lunes, 22 de junio de 2015

Los dioses (II)



Habíamos quedado, en el post anterior, en que los jueces son una especie de dioses, sólo que más omnipotentes que aquellos.

Tomemos por ejemplo a Baltasar Garzón, era el titular del Juzgado nº 5 de la Audiencia Nacional, cuando a Bono no se le ocurrió otra cosa que presentárselo a Felipe González y éste lo llevó ni más ni menos que como número 2 por Madrid, en las inmediatas elecciones generales.


Pero cuando salió elegido, González no le nombró ministro deJusticia, ni siquiera Fiscal General, sino, creo que recuerdo que fue Director General de la lucha contra el narcotráfico. 

Aquello fue una terrible decepción par a el juez estrella de manera que volvió a su juzgado y sacó de un cajón la instrucción que llevaba cuando se metió en política contra los Gal, total que el Ministro de Interior, Barrionuevo, y su Secretario de Estado, Rafael Vera, acabaron en la puñetera cárcel y FG anduvo así, así, le faltó un pelo, de cualquier modo acabó siendo el terrible señor X en aquella formidable instrucción de Garzón.

¿Tienen o no, los jueces, el poder más formidable de este mundo, que puede mandar a la cárcel a ministros y a subsecretarios en pleno ejercicio y poner en un durísimo trance al presidente del gobierno?

Esto lo saben muy bien los del PP, por eso, bajo la batuta de Federico Trillo, han hecho siempre lo necesario, por ejemplo, tener al Constitucional prácticamente desmontado el tiempo necesario para que casi todos sus jueces sean furibundamente peperos.

Es por eso que los jerifaltes del PP repiten incansablemente su supremo mantra: nada es verdad en España mientras no aparezca escrito en una sentencia judicial.

Y como dominan absolutamente la judicatura, la verdad, toda la verdad les pertenece y pueden dedicarse a trincar y a robar a diestro y siniestro porque, al fin, aparecerán los jueces afirmando en una sentencia que son unos ángeles absolutamente impolutos.

De eso se trata ahora, de que la pusilánime instrucción de Ruz, que apenas si se ha atrevido a afirmar que el PP sólo es responsable a título lucrativo de los robos de la Gúrtel, sea revocada por sentencia de la correspondiente Sección de la Audencia Nacional que, como es lógico, está compuesta por 3 miembros subrepticios del PP.

En cualquier otro país decente, dichos 3 magistrados se abstendrían, abstenerse, no inhibirse como se dice continuamente por una prensa nacional tan ignara que resulta incapaz de escribir con mediana precisión cuando se trata de casos judiciales.

La LEY ORGANICA DEL PODER JUDICIAL, LOPJ, vetusto texto de 1985, como vimos el otro día, recoge entre las causas motivadoras de las mismas, artículo 219, la amistad íntima o enemistad manifiesta, 8ª, tener interés directo o indirecto en el pleito o causa, 9ª y ser una de las partes subordinada del Juez que deba resolver la contienda litigiosa.

Como se puede apreciar, incluso no siendo técnico en la materia, el artículo fue redactada maquiavélicamente por los legisladores, de un modo tan artero que puede permitir a sus intérpretes hacer lo que quieran, estimarlas o desestimarlas, porque los conceptos esgrimidos son tan volátiles como los de amistad o enemistad, interés o desinterés y subordinación.

Fue por eso que la actuación del juez Garzón en el caso de Barrionuevo y Vera, soportó como si tal cosa que los defensores de éstos intentaran cargarse su instrucción por estos ya mencionados motivos que resultaban absolutamente evidentes para su estimación.

Como es lógico los jueces españoles inmediatamente superiores que conocieron de aquel asunto en España todavía se están riendo de la ingenuidad de dichos defensores, que no tuvieron en cuenta aquella primera máxima no escrita que `prohíbe tocar a un juez con la pluma más ligera del ala de un ángel, pero el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo sí que la estimó:

"El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), con sede en Estrasburgo, ha estimado la demanda que interpuso el ex secretario de Estado de Seguridad Rafael Vera contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón por su "parcialidad" en el proceso por el secuestro de Segundo Marey. El alto tribunal europeo entiende que se vulneró el derecho de Vera a un proceso imparcial y que aún hoy debe seguir imperando para él la "presunción de inocencia". La sentencia no es vinculante, si bien supone un varapalo para Garzón y el Tribunal Supremo español.

El Supremo condenó a Vera a 10 años de cárcel por el secuestro de Segundo Marey. También fueron condenados en este proceso el ex ministro del Interior José Barrionuevo, así como los ex policías José Amedo y Míchel Domínguez. El caso Marey fue considerado como la primera acción de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL).

Vera acudió a Estrasburgo alegando que había sido condenado por la Sala Penal del Supremo tras una instrucción del juez Garzón "parcial" y fruto de una "manifiesta enemistad" entre ambos durante la etapa en que coincidieron en el Ministerio del Interior. La sentencia indica que "la imparcialidad del juez de Instrucción nº 5 (de la Audiencia Nacional española) podría estar en entredicho" por las "relaciones personales conflictivas" y la "enemistad manifiesta" entre el demandante y el magistrado.

Vera y Garzón coincidieron en el Gobierno de Felipe González que salió de las urnas el 6 de junio de 1993 como secretario de Estado de Seguridad y delegado del Gobierno para el Plan Nacional contra la Droga, respectivamente".

O sea que el TDH de Estrasburgo acoge los recursos que se le interpongan por falta de imparcialidad objetiva, basándose en que los jueces, al fallar, no sólo deben ser realmente imparciales sino incluso parecerlo.

Esta es la única esperanza que nos cabe cuando esa Sala de la Audiencia Nacional, que no se habrá abstenido espontáneamente y cuya recusación no será estimada, por mor del famoso principio de la intangibilidad de los jueces, al conocer del juicio oral del de la Gürtel, falle que no hay caso, que toda la instrucción ha sido un sinsentido jurídico.

domingo, 21 de junio de 2015

El gran teatro del mundo



El otro día, la señora Lagarde, presidenta del FMI, saludaba a Varoufkis, ministro de Finanzas griego, presentándose como “la criminal en Jefe”, haciendo referencia a un discurso o comentario que éste había hecho respecto a ella en el ámbito de las finanzas de Grecia.

Así, a primera vista, desde lejos y con la visión que de las finanzas internacionales tiene un tío tan profano como yo, Varoufakis tiene más razón que un santo porque la Unión Europea o no es nada o es la casa común de todas las naciones, o Estados, que alberga en su seno y como tal casa común, bien administrada, las pérdidas y las ganancias han de ser comunes a la fuerza. ¿O qué otro sentido tiene entonces eso de  Unión Europea?

No conozco el contexto en el que Varoufakis dijo lo que dijo, pero no lo necesito para afirmar que estoy totalmente de acuerdo con él, el Fondo Monetario Internacional, creación usaniana, como tantas otras, no tiene otro objetivo que asegurar que todos los acontecimientos financieros del mundo se realicen de la mejor manera para que los intereses de los EE.UU. prevalezcan.

Así las cosas, que Varoufakis haya dicho que el FMI es una banda de criminales adquiere todo su sentido.

Y los hechos le dan toda la razón, repito.

Por sus obras los conoceréis, dijo ni más ni menos que Cristo.

Y las obras de los penúltimos titulares de la cúspide del FMI no son ni más ni menos que las de Rodrigo Rato y Dominique Strauss-Kahn, estando el primero en plena fase de instrucción de un procedimiento CRIMINAL por administración fraudulenta, respecto a Bankia, evasión de impuestos y blanqueo de capitales. Casi nada.

Y Dominique Straus-Kahn, que logró salir indemne, pagando, de un intento de violación de una camarera de hotel en los Usa, acaba de recibir la absolución ni más ni menos que de un delito de proxenetismo, ahora mismo, en Francia.

¿De qué próximo y desconocido delito será, luego, acusada la señora Lagarde, cuando abandone la cúspide el FMI?

No crean que estoy jugando con las palabras o con los conceptos, no.

Para que una institución internacional como ésta interfiera en todos los asuntos financieros del mundo, en los que siempre se hallan afectados el hambre, la miseria y el desamparo de millones y millones de desharrapados del universo, y los resuelva siempre de manera que los únicos beneficiados sean los habitantes de ese paraíso que son los EE. UU. de América, hay que tener la moral que han   evidenciado esos dos ejemplos de decencia internacional que son el señor Rato y el no menos señor Strauss-Khan.

¿Por qué hemos de suponer que la señora Lagarde sea un caso distinto, sabiendo como sabemos lo   que pesa en estos casos el imperio de los precedentes y que los tíos que la han elegido a ella son los mismos tipos que eligieron a los otros dos? ¿Qué razones podemos tener para el optimismo?

De modo que Varoufakis tenía razón, el FMI no es sino una banda de criminales sin entrañas y la señora Lagarde no es sino la criminal en Jefe.

Nota biográfica, extraida de Wikipedia: Lagarde llegó a trabajar como pasante en el Capitolio de los Estados Unidos, exactamente como asistente del congresista William Cohen.

Carrera profesional:
Lagarde se unió a Baker & McKenzie, una gran firma internacional de abogados con sede en Chicago, en 1981. Manejó los principales casos de antimonopolio y casos laborales, se hizo socia en sólo seis años y fue nombrada ‘’cabeza’’ de la empresa en Europa Occidental. Se unió al comité ejecutivo en 1995 y fue elegida presidenta de la compañía en octubre de 1999, siendo la primera mujer en ocupar ese cargo.

En 2004, Lagarde se convirtió en presidente del comité estratégico global.

Su interés personal en los asuntos europeos la llevó a abrir el Centro de Derecho Europeo, una oficina de Baker & McKenzie en Bruselas dedicada exclusivamente a la práctica del derecho de la Unión Europea.

Como Ministra de Comercio de Francia entre 2005 y mayo de 2007, Lagarde priorizó la apertura de nuevos mercados para los productos del país, centrándose en el sector de la tecnología. El 18 de mayo de 2007, fue trasladada al Ministerio de Agricultura como parte del gobierno de François Fillon, al mes siguiente se unió a gabinete de François Fillon en el Ministerio de Economía, Industria y Empleo, para convertirse en la primera mujer a cargo de la política económica en Francia.

Lagarde se encuentra bajo investigación por resoluciones tomadas con Bernard Tapie sin permiso judicial y la autorización de pagos muy importantes con fondos del Crédit Lyonnais, que eran de propiedad pública. El 27 de agosto de 2014 Largarde, desempeñando el cargo de directora gerente del Fondo Monetario Internacional fue puesta bajo investigación formal en Francia por su presunto papel en un caso de fraude político, el llamado 'caso Tapie.

En mayo de 2011, Lagarde fue mencionada como una posible sucesora de Dominique Strauss-Kahn como Directora General del Fondo Monetario Internacional. Su candidatura recibió el apoyo de los gobiernos de Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Alemania e India.

Su nombramiento llega en medio de la intensificación de la crisis de la deuda soberana Europea, especialmente en Grecia, con el temor inminente de incumplimiento de pagos. Los Estados Unidos, en particular, apoyaron su nombramiento expedito a la luz de la fragilidad de la situación económica de Europa.


sábado, 20 de junio de 2015

Los dioses



En uno de los célebres diálogos entre Platón y Sócrates, uno de ellos le dijo al otro: “sí, los jueces son absolutamente necesarios pero ¿qui custodiat custodes?”.


¿Quién juzga a los jueces?



Nadie, absolutamente nadie, si ellos no cometen el pecado nefando, meterse con otro juez.



Un status profesional como el de los jueces sólo puede mantenerse con la más rígida de las disciplinas, ríanse ustedes de la militar, que, por cierto, es la que más se le parece.



Decía lord Acton que el poder corrompe y que el poder absoluto corrompe absolutamente.



Y Hobbes que “homo homini lupus” o sea que el hombre es un lobo para el hombre, pero quízá el que más se ha acercado en su definición a la verdad sea el que llamaron Doctor Angelicus, el hombre es un ser desfalleciente.



Yo, desde la inmensa modestia de mi situación, afirmo que el hombre es malo por su propia naturaleza, lo hicieron, lo concibieron así para que pudiera subsistir, para que pudiera sobreponerse a todas las asechanzas que se va a encontrar a lo largo de su arduo camino.



Entonces, si esto es así, y parece que sí que es así, ¿a quién se le ha ocurrido la malsana idea de dar a uno de estos individuos la facultad omnímoda de juzgar coactivamente a sus semejantes?



Históricamente, está comprobado que los jueces han existido siempre y también, ya lo hemos visto, que siempre preocupó a los sabios quién y cómo se iba a cuidar de su propio enjuiciamiento.



Porque es absolutamente imposible que un juez no acabe corrompiéndose, tal como nos anunciaba lord Acton, porque el poder de un juez es lo más parecido que existe al poder de Dios, y cuando Dios se corrompió apareció el Diablo, de modo que la judicatura está llena de pequeños diablos.



Pero son diablos humanos, al fin y al cabo, quiero decir que están sujetos, aún más que los otros humanos, a un flujo continuo de presiones que, a veces, son insuperables.



Es por eso que ellos han establecido su propio código deontológico que no es ni mucho menos la LEY ORGANICA DEL PODER JUDICIAL, LOPJ, como luego veremos.



Para mi fortuna o desgracia, yo he pasado una gran parte de mi vida, 50 años, en medio de ellos, trabajando con ellos, comiendo con ellos,  disfrutando y sufriendo con ellos, o sea, que los conozco muy bien.



Por eso sé de memoria la primera norma de su código deontológico que dice: ay de aquel que roce a un juez con siquiera la pluma más leve del ala de un ángel, más le valiera atarse una piedra al cuello y arrojarse de cabeza al mar.



Si bien se fijan, esta norma explica por qué nunca verán a un juez criticando a otro juez y los pocos, tres o cuatro, que lo han hecho, han sido expulsados violentamente de la carrera: Liaño, Garzón, Elpidio.



Y también explica suficientemente que la carrera soporte que jueces como Pérez de los Cobos y Lesmes sean, respectivamente, los presidentes de los tribunales Constitucional y Supremo, siendo como son y lo que son. Cuando los órganos representativos de la abogacía han intentado su relevo han fracasado estrepitosamente porque incluso los jueces que profesan ideologías diametralmente opuestas a las de estos dos jueces han votado a su favor aplicando a rajatabla esa primera norma de su Código deontológico que acabamos de citar.



Y todo esto a propósito de esa ¿alarma social? que parece haber levantado el hecho de que el juicio oral de la Gürtel haya correspondido a una Sala de la Audiencia en la que figuran como presidenta y ponente ni más ni menos que una tan notoria amiga íntima de Cospedal, que se la conoce en sus círculos amistosos como Espedal, en lugar de Espejel,  y el más famoso de todos los jueces peperos, Enrique López, que prácticamente vive en Faes y que no ha hecho otra cosa, en donde haya estado, que servir al PP.



La cuestión estriba en si ambos magistrados van a abstenerse de actuar en dicho juicio oral en virtud del artículo 219 de la LOPJ que les es aplicable de lleno por ordenar que: “son causas de abstención y, en su caso, de recusación....8ª: Amistad íntima o enemistad manifiesta”.



En realidad, si uno lee con desapasionado interés el artículo 219 de la ley que rige la conducta de los jueces, interpreta que no sólo les es aplicable la causa recogida bajo el número 8 sino también algunas otras más, como por ejemplo, la 9ª, “tener interés directo o indirecto en el pleito o causa” o la 11ª, “ser una de las partes subordinado del Juez que deba resolver la contienda litigiosa”.



Pero no deben ustedes preocuparse: si ambos jueces no se abstienen espontáneamente, la recusación, si se interpone, no prosperará en virtud de la aplicación de la norma deontológica antes mencionada.


jueves, 18 de junio de 2015

Retrospectivas (II)

Ayer, inicié una serie de posts que quiero llamar “retrospectivas” porque muchos de los acontecimientos que ahora se están produciendo estaban ya comentados, preventivamente, claro, por aquí, hace ya algún tiempo.

No es difícil pronosticar, ni mucho menos, lo que va a pasar en un país como éste en el que todo lo dejó el dictador atado y bien atado, no será necesario que yo disguste a mi hija mayor volviendo a citar al clásico latino con aquello de “nihil novum sub sole” porque lo que está sucediendo ahora en este país no sólo no es que no sea nuevo sino que, desgraciadamente, es lo mismo que ha sucedido siempre.

Fue el pasado el 24-12-14, o sea, el último día de navidad, cuando yo escribí por aquí lo siguiente:

"Pronóstico negativo

No lo puedo remediar, y mira que lo intento, soy un tipo absolutamene visceral, que siente antipatías y odios inexplicables e inextinguibles y que no aprende de las enormes equivocaciones a las que esta manera de ser le lleva.

Recuerdo, en este aspecto, la profunda antipatía, casi la repulsión, que me producía el extinto Carlos Mendo, cuando le oía despotricar contra la izquierda, en la tertulia de Hora 25. Como si fuera ayer, vuelvo a oír la inmensa ironía con la que comentó la retirada de nuestras tropas de Irak por Zapatero, apenas llegado al poder, dijo:

-Muy bien, ya veremos lo que hace cuando vaya tomando asiento.

Y lo que hizo el inefable Bambi entonces fue llamar de prisa y corriendo a Rajoy, que estaba en la oposición, y proponerle la modificacion del art. 135 de la Constitución para que la atención del deficit fuera intocable en nuestro Derecho.

Increíble, ¿no? 

Pasar de tocarle las narices al emperador a atropellarse en verano, de noche, y con toda la alevosía del mundo, a cumplir la orden del tirano, que le llegó, por el conducto reglamentario, a través de ese organigrama que ha montado Merkel para gestionar adecuadamente el Cuarto Reich.

Y esto me viene a la cabeza a propòsito de Podemos.

Ojalá gane las próximas elecciones generales, creo que es la única y tal vez última posibilidad que tenemos de volver a ser personas normales con nuestros propios corazones y nuestras dignidades personales.

Pero ¿podrán hacelo?

Hoy, mi querido amigo bemsalgado me he enviado un link en el que mi último ídolo político, Hugo Chávez, se dedica a jugar con las palabras, con un amigo, sobre todo lo que está ocurriendo en el país que él mismo gobierna.

Ya, entonces, año 2006 o 2007, ya entreveían él y su amigo que la cosa se iba a poner difícil porque todas las fuerzas vivas del país, todas menos una, la suya o sea el pueblo, estaban ya claramente en su contra, ni que decir tiene la actitud de la Iglesia.

Un país, un pueblo, sólo se puede sojuzgar si en lugar de corazón en el pecho tienes un puñado de tripas, es decir si eres capaz de digerir la comisión de las mayores canalladas contra dicho pueblo.

Dicho de otro modo, a un pueblo sólo lo puedes avasallar si eres un perfecto cabrón con pintas, o sea si te da exactamente igual que todos los días se mueran de hambre, se suiciden, los desahucien o maltraten de la peor de las maneras a la inmensa mayoría de tus compatriotas.

Y lo peor es que la mayoría de los gobernantes y eso que ahora llaman, yo no sé por qué, élites extractivas, son unos perfectos hijos de puta de mucho cuidado.

Me hierve la sangre de indignación cuando en las tertulias veo como los representantes de la ultraderecha que nos gobierna, llegan los tìos y defienden, sin que se les caiga la cara de vergüenza, que éste no sólo es un país normal, gobernado por los mejores en todos los sentidos, sino que, como consecuencia de ese buen gobierno, España es el mejor de los países de su entorno. Coño, hay que tener valor, todo el valor y la desvergüenza del mundo para llegar allí y decirlo ante las cámaras de la Tv, que van a llevar sus rostros putrefactos ante los asombrados ciudadanos, que son sus víctimas.

¿Cómo es posible tal derroche de cinismo?

O sea que Hugo Chávez, en su optimismo antropológico, no fue capaz de imaginar cómo sería ahora la situación de su país, acosado por todas las esquinas del mundo, con problemas enormes de desabastecimiento de articulos de primera necesidad, con las calles ocupadas por toda esa gente que puede perder su tiempo sin perjudicarse en sus intereses diarios vitales, haciendo una huelga política tras otra, con atentados salvajes a las instituciones, con el linchamiento de los indefensos, con un golpe de Estado permante, en fin, sin que ahora esté al frente del Estado, él, un genio político que había nacido para eso.

Y esto sucede porque no es verdad que el pueblo unido jamás será vencido porque el pueblo sólo se une muy esporádicamente y ante ataques tan descomunales como imprevistos.

Un pueblo, que ha perdido ya a su líder natural, por causas aún no lo suficientemente claras,  lo que lo ha dejado sumido en la más terrible de las indefensiones.

Yo no quiero ser agorero, pero pienso que cómo va a poder gobernar Podemos, si llega el caso, con la absoluta enemistad de todas las fuerzas nacionales, menos el pueblo, pero el fervor del pueblo es esencialmente volátil, y no resiste los embates de las fuerzas reaccionarias no sólo muy bien organizadas sino también ferozmente agresivas.

De modo que Podemos no sólo se enfrentará a una durísima contienda electoral con todos los elementos de prensa y propaganda nazifascitas en contra, sino que, después, si gana, tendrá que soportar un ataque mucho más feroz aún, mucho más encarnizado y fuerte, el de todas las fuerzas e instituciones esencialmente reaccionarias que llevan ya tanto tiempo dominando en España”.

 Exactamente lo que vemos que está sucediendo en el primer día de gobierno del nuevo Ayuntamiento de Madrid.

miércoles, 17 de junio de 2015

Jueces, retrospectivas

Retrospectivas, a propósito de los jueces:

Los jueces se están poniendo de moda, de manera que me ha parecido que puede ser interesante explicar un poco cómo son:


La gran coartada

Ojo, no se me malentienda.
Todo el mundo tiene derecho a opinar sobre cualquier tema y no sólo puede sino que debe de hacerlo. Es lo que se ha dado en llamar libertad de opinión y, consecuentemente, claro, tiene también todo el derecho del mundo a expresarla.
Otra cosa es lo que nosotros, los receptores de esa expresión en la que se nos traslada la opinión de los que asumen la tarea de formarla, debemos de hacer con esa opinión que tan “generosamente” recibimos porque en un porcentaje altísimo de las veces, lo que pretenden estos formadores de la opinión ajena es intoxicarnos con ella.
Decía no sé quién que éstos son malos tiempos para la lírica.
Y yo respondo: pues no te digo yo nada para la épica y mucho peores aún para la ética.
De pronto, el universo entero se ha llenado de opinadores sobre las cuestiones más abstrusas. Y pululan por ahí gentes que quieren saber tanto de literatura, como de derecho o de ética.
Y no, señores, no, para hablar, o escribir, ex catedra, de todas estas cosas hay que haberse pasado toda la vida estudiándolas, practicándolas, asumiéndolas, digeriéndolas.
Y todo esto a proposito de Cotarelo, un hombre al que nuestro querido futbolín ha comenzado a hacer objeto de su latría.
Latría significa adoración y ésta puede fundamentarse en el estudio y  el consiguiente conocimiento o en una especie de flechazo.
Vaya por delante que el flechazo es algo muy difícil de rechazar no en balde se ha llamado así ese impulso amoroso que nos entrega a una persona del otro sexo atados de pies y manos.
Por no acabar de irme a los famosos cerros, contaré que yo también de vez en cuando sufro esta especie de deslumbramiento por alguien que aparece en nuestro firmamento cotidiano y lanza una idea, una teoría, un pensamiento que se hace con todo nuestro asentimiento. 
El último que recuerdo es el que me sucedió con Rafael Narbona.
Tanto me deslumbró este estimabilisimo escritor, que esperab a sus posts por internet con verdadera ansiedad, hasta que, un día, escribió uno en el que ponía a parir ni más ni menos que al Ché Guevara y a Hugo Chávez.
El desenamoramiento fue tan inmediato que fui incapaz siquiera de acabar de leer aquel famoso post.
Yo no puedo tener ninguna clase de conexión intelectual ni emocional con alguien que no sólo desprecia a dos de mis ídolos más queridos sino que dedica un extenso trabajo a intentar, como sedice ahora, deconstruirlos.
Algo muy parecido pero no tan doloroso me ocurrió con el tal Cotarelo.
Cotarelo es también catedrático o profesor de algo. Pero lo que fue absolutamente decisivo para mi oposición a todo lo que haga, a todo lo que diga, a todo lo que escriba, es saber que adora a Felipe González sobre todas las cosas, y que aborrece a muerte algo que es el fundamento de todo mi pensamiento no sólo sociopolìtico sino también filosófico e incluso científiconatural: el marxismo.
No me interesa leer una sola palabra de los que consideran al Ché Guevara y a Hugo Chávez como dos perfectos canallas cuando yo creo que se trata de dos auténticos santos.
No quiero leer una sola palabra de un tío para el que Felipe González es el summum de la sabiduría política y de la honradez. Y que entre col y col, lechuga, o sea que, cuando no tiene nada mejor que hacer, con lo que hay que hacer, Señor, dedica todos sus esfuerzos a estudiar, glosar y difundir el pensamiento ni más ni menos que de Ayn Rand, la suprema sacerdotisa el pensamiento ultraliberal usaniano.
Claro que sí que comprendo que haya gente, magnífica, por otra parte, que sean capaces de hacerlo, todos no van a ser unos auténticos talibanes como soy yo. Pero yo soy incapaz de ello, entre otras cosas, quizá, porque no tengo tiempo.
De modo que hoy, veo que futbolín trae por aquí un texto de Cotarelo y, como creo que es mi obligación, para corresponder como es debido al esfuerzo que cotidianamente hace para mí mi mejor amigo, le echo un vistazo, así por encima y compruebo que el tal Cotarelo dice:
“LA OBLIGADA MOCIÓN DE CENSURA.(Ramón Cotarelo)
Que un país normal no puede estar gobernado por un corrupto al frente de un gobierno corrupto sostenido por un partido corrupto es la evidencia misma. En España, sin embargo, es al revés: un personaje presuntamente corrupto preside un gobierno presuntamente corrupto y apoyado en un partido que también lo es. Y no hace poco tiempo, unos meses o unos años, sino hace diez, veinte años. Es una corrupción, un robo, un saqueo sistemático, hace ya mucho, demasiado tiempo.
No lo dicen los analistas o comentaristas, los observadores o adversarios políticos, siempre parciales. Lo dicen los jueces que, frente a las maniobras de obstaculización y sabotaje de la justicia de estos delincuentes capaces de todo, llevan adelante su tarea con integridad y valor moral. Son los jueces los que plantean la cuestión de si el PP es en verdad un partido político o una asociación de malhechores, organizada para delinquir. Y, ante esta posibilidad, ya abierta hace más de tres años, cuando estalló la Gürtel, Rajoy, su gobierno, sus colaboradores, hubieran debido dimitir y ponerse a disposición de la justicia.
En lugar de eso, hicieron lo contrario: se enrocaron, se negaron a hablar, a dar explicaciones, a rendir cuentas. Obstaculizaron cuanto pudieron la acción de la justicia, destruyeron pruebas, mintieron al parlamento, lo ningunearon, echaron mano de todo tipo de triquiñuelas, recurrieron a fraudes procesales y trampas para evitar que se conociera la verdad. Su acción de gobierno en estos tres años ha consistido en salvarse procesalmente de una acusación formal apabullante y que está ya en puertas pero que han tratado de ocultar por todos los medios, engañando, confundiendo y mintiendo sin parar.
Es inadmisible que en un país que obliga a los de Podemos a mostrar hasta el recibo del gas, el presidente del gobierno todavía no haya aclarado si cobró o no sobresueldos, por qué importe, por qué motivo y procedentes de qué fondos; que no haya explicado si se costeaba sus trajes y viajes o  lo hacían sus amigos delincuentes; que no haya documentado cómo se abonaron los actos electorales que prepararon sus clamorosos y falsos triunfos; que no haya aclarado la financiación ilegal de su partido; que ninguno de los enchufados de la dirección de este, varias docenas, haya dado cuenta de sus respectivos sobresueldos, sus enchufes, mamandurrias, robos, saqueos, latrocinios, incluido el expolio de Caja Madrid, que ha sumido el sistema español en la crisis actual.
Ciertamente, no un partido sino una presunta asociación de delincuentes. Desde el principio. Dirigida por gente adecuada a las exigencias y necesidades: Aznar, un déspota corrupto; Rajoy, un sinvergüenza; Cospedal, una embustera; Floriano, un imbécil; González Pons, un caradura; Hernando, un chulo; Arenas, un payaso. E cosí, via,, verdadera escoria intelectual y moral como Mato, Wert, Guindos, Montoro, etc.
Este gobierno de granujas y pillastres dice muy poco de la calidad europea de nuestro país y mucho en cambio de la tradición de engaño, embuste y sinvergonzonería de España como el reino de la picaresca, la oligarquía, el caciquismo, el vivan las caenas y el ¿qué hay de lo mío, ministro? Y menos dice aun que tan denigrante situación no haya sido expuesta a la luz pública y sancionada y corregida por la opinión pública, los medios de comunicación y la oposición política y hayan tenido que ser los jueces quienes descubran este pudridero de ladrones y farsantes que se hacen pasar por diputados, senadores, consejeros, ministros o presidentes. 
La corrupcion del gobierno y su presidente es pavorosa, pero la cobardía de la oposición y quizá su complicidad aun lo son más. Y quede para otro día el caso de la Iglesia católica, la organización parasitaria más corrupta del sistema español. 
¿Es posible que la opinión esté adormecida, los medios comprados y la oposición sea cómplice? Pues sí, es posible y bastante seguro. Pero en algún momento habrá que tomar una decisión que justifique su existencia y abra la posibilidad de una regeneración democrática que dé a la gente algo de esperanza y a los medios y la oposición una posibilidad de supervivencia. ¿A qué espera la oposición para presentar una moción de censura a un gobierno que no gobierna porque está ocupado en el expolio de los dineros públicos y en evitar su procesamiento por eso mismo? ¿A que los jueces llamen a declarar y sienten en el banquillo al presidente de los sobresueldos?”.
Casi dan ganas de romper en aplausos, ¿verdad?
Y más de uno lo habrá hecho, entusiasmado por la magnifica descripción de parte de  lo que está sucediendo en este desdichado país.
Pero si uno se detiene un sólo momento y piensa, nota que algo raro sucede en su interior y, si se escruta un poco, acaba de encontrando en esta magnífica relación de agravios dos puntos esenciales:
1) la contradicción que supone entre los propios términos que se edifique todo el tinglado de esta farsa sobre el andamiaje judicial siendo así que si los jueces hubieran querido realmente penetrar a fondo en este asunto hace ya mucho que
2) el PP hubiera tenido no sólo que dimitir en pleno de todas sus funciones ejecutivas y de representación sino autodisolverse y desaparecer.
En realidad, todo la argumentación de Cotarelo no es sino la misma que hacen Floriano, Hernando, Casado, Cospedal y todos sus portavoces:
-Nada efectivo podrá argumentarse contra ellos mientras no haya una sentencia judicial firme que así lo diga.
Es la gran coartada, la coartada de la coartadas, el credo pepero, el gran dogma de fe.
Ningún hombre de izquierdas, lúcido y honrado, admitirá siguiera que la controversia no sólo ya no se zanje sino que ni siquiera se plantee en estos términos.
¿Cómo va alguien de izquierdas siquiera a admitir que la resolución del problema se someta a la decisión de los que son parte interesadísima en el propio juego?
Pero, por favor, ¿quiénes son los jueces, de donde vienen, adonde van, que es lo que realmente pretenden?
A un señor cualquiera, al hombre de la calle se le puede tolerar que crea en los jueces, a un catedrático, a un intelectual, a un tío que ha hecho profesión del estudio, de la averiguación de la verdad, no, a Cotarelo, y a toda esa cohorte de falsos intelectuales que escriben cotidianamente en los periódicos, no, porque todos ellos saben no ya como yo sino mucho mejor que yo que si los jueces hubieran querido toda la cúpula del PP hubiera sido ya juzgada y condenada por toda esa larguísima relación de delitos que Cotarelo expone en su artículo porque cuando los jueces quieren, si no hay artículos en las leyes para juzgar a los que se lo merecen se inventan, como se hizo en el tribunal de Nuremberg,  como se inventan los trucos para desimputar a los tipos como Botín, que se cansó de incumplir todas las leyes que le dio la gana hasta el punto de que se creó una jurisprudencia que se denomina doctrina  Botín, mediante la cual no se puede procesar a nadie si no hay una acusación formal institucional, o sea de la abogacía del Estado o del Ministerio fiscal, dicho en román paladino que en España no se puede procesar a nadie si el Estado, o sea, el gobierno existente en ese mismo instante, no quiere que se le procese.
Así que de esperar una solución judicial a este asunto, nada, porque los jueces son parte en su inmensa mayoría del propio PP.
En realidad, todos los que piensan que la solución ética y política al problema de la corrupción la tienen los jueces piensan y sienten exactamente igual que los miembros del PP y, como para mí, el pensamiento y el sentimiento son los que constituyen al ser humano, son del PP, aunque, como dice ese esbirro mentiroso de este partido, recientemente elevado a portavoz, no sepan que lo son.


Los jueces (I)


Oriol Mallol Vilaplana, “Seréis como dioses: vida y andanzas de Luis Pascual Estevill, Madrid, Espasa Calpe, 2001?.

En el post de ayer, “Dioses y genios”, hablábamos de pasada del juez catalán Estevill, un personaje que merecería ser protagonista de uno de aquellos libros de caballerías que tan famosos fueron en una época de la literatura.

Porque el juez Estevill, que llegó a formar parte del Consejo General del Poder Judicial, (CGPJ), el más alto de los órganos de gobierno de la judicatura española, a propuesta de Jordi Pujol, tiene una biografía absolutamente apasionante y, para mí, que he ejercido de procurador de los tribunales los justos 30 años que son necesarios para jubilarse con las pensión máxima y que casi todos ellos fui Decano del Colegio de dicha profesión en Cartagena, es plenamente representativa de la psicología que acaba por imponerse a algunos de los ejercientes de la profesión jurisdiccional.

Los que me hayan leído algunas veces, saben el pésimo concepto que tengo del hombre, es  pésimamente insuperable. No creo que haya en toda la faz de la Tierra un animal peor. Que Dios, o la naturaleza, se empeñaron en atribuirle una serie de características que lo hicieran realmente imbatible en su diaria lucha para sobrevivir.

Pero esas características, absolutamente decisivas en orden a dicha supervivencia son todas ellas armas de doble filo, ya que, si por una parte le atribuyen la facultad de conseguir la excelencia técnica en todo lo que se propone, Einstein y Marx, ambos judíos, por cierto, son un buen ejemplo, también le permiten que las utilice para justificar sus actuaciones, mayoritariamente perniciosas para la salud de la “res publica”.

Siempre me ha preocupado la cuestión  fundamental de por qué todos los “grandes” hombres de la historia han sido tan permisivos consigo mismos en el orden ético.

 Y no he hallado mejor modo de justificarlos que enmarcando su deplorable actitud en el concepto remuneratorio de su gran trabajo.

El paradigma, para mí, por ser tan cercano, era el del Caudillo Franco.

Cómo un hombre, en su sano juicio, que yo sepa nadie ha dicho nunca de él que estuviera loco, fue capaz de aceptar sin que se le cayera al suelo la cara  de vergüenza ese culto de latría, de verdadera adoración que sus partidarios le otorgaron, cuesta muchísimo trabajo admitir que un hombre absolutamente todopoderoso  consienta que digan de él cosas tales como que era generalísimo, caudillo invicto, y hombre absolutamente providencial para España ni más ni menos que por la gracia de Dios, por lo que admitía también, como lo más natural del mundo, entrar en los templos católicos bajo palio, algo que sólo se otorga a la hostia consagrada que, para el catolicismo, no es ni más ni menos que el mismo Dios.

Pues, bien, algo de eso concurre también en las personas que ejercen la función jurisdiccional. Un juez es probablemente la persona investida de mayores poderes sociopolíticos de la especie humana.

Recuerdo, al efecto, lo que el actual Presidente del CGPJ le dijo a un diputado del PP que decía que era absurdo que, por llevar la firma de un juez, un papel adquiriera una efectividad tan enorme, o algo así: 


-No hable de esa manera tan despectiva de la firma de un juez, con esa misma firma se le puede arruinar a v. o enviarle a la cárcel para toda su vida.


Es la filosofía que va implícita en la respuesta del hombre que ocupa la cúpula del poder judicial lo que hace que los jueces, casi todos según mi propia experiencia, acaben adquiriendo, a veces en contra de su propio deseo, un concepto de sí mismos y de su propia función que no considero que sea admisible en cualquier ser humano.

Así como el general Franco, acabó creyendo que por haber ganado una guerra en la que se decidió, quizá para siempre, el destino de una nación, tenía derecho a todo, absolutamente a todo, incluso a condenar a muerte a la gente por el mero hecho de tener una determinada ideología política cuya existencia, creía él, no era compatible en el terreno de la libertad de conciencia con la suya, así mismo yo he oído a jueces, absolutamente normales desde el punto de vista psicológico, considerarse acreedores de las más altas compensaciones económicas respecto a su trabajo ya que con él se resuelven cuestiones plenamente decisivas respecto a la vida y hacienda de aquellos que se hallan sometidos a su poder jurisdiccional.

Esta concepción de sí mismos como los guardianes ni más ni menos que de la justicia eleva su propia consideración a tales extremos que, con el tiempo, les hace sentirse poco menos que invulnerables ante cualquier enjuiciamiento no ya de su actividad profesional sino de su propia persona, ellos también se consideran, por la gracia de Dios y de los hombres que les otorgan esa terrible función, muy por encima, por supuesto, del Bien y del Mal, de tal manera que un hombre como Estevill, que fue pastor de cabras, que a los 19 años apenas si sabía leer, y que, por arte de birlibirloque se halló de pronto con que en sus manos estaba la potestad de meter en la cárcel a los próceres de aquella burguesía catalana que lo había encumbrado, Jordi Pujol mediante, al Olimpo de las más altas divinidades humanas, si se me permite la aparente contradicción, perdiera el sentido de la realidad y creyera firmemente que aquel poder omnímodo era ya realmente inatacable, intocable, inamovible, tal como dice ese panfleto que llamamos Constitución española, y se considerase realmente investido de un poder fuera de todo control humano, puesto que él mismo había sido investido de la cualidad de formar parte del máximo órgano que lo representa, algo muy superior a aquél que tenían los señores feudales con derecho de pernada incluido.

De modo que el juez Estevill, subjetivamente, ante su propia conciencia,  no prevaricaba ni coaccionaba ni hacía un mal uso del insuperable poder que alguien había colocado en sus manos sino tan sólo lo ponía en práctica a su manera, considerando, como el general Franco, que ya que la sociedad no le remuneraba sus servicios tal como él merecía, no había inconveniente ético alguno en que él le exigiera a aquellos potentados industriales catalanes, que le remuneraran extraoficialmente el servicio que él, como guardián de la justicia les prestaba y, si se negaban a algo tan justo en sí mismo, los encarcelaba.

Y no me digan ustedes que el razonamiento, dentro de la leyes de la  lógica estructural, no es perfecto.

Y lo dejo porque esto se ha hecho muy largo y temo que no me lean.

martes, 16 de junio de 2015

La canallesca y los poderes fácticos



Vengo sosteniendo inveteradamente, empedernidamente, que, en el mundo actual, la democracia es imposible.  Quizá lo fue en el mundo antiguo, Grecia y Roma, pero no ahora, porque 
la democracia, ya lo hemos escrito demasiadas veces, es el dominio de la cosa pública, o sea el gobierno de mundo político, por el jodido pueblo, y  el pueblo sólo actúa en virtud de estados de opinión y éstos sólo se crean por los medios de esta misma jodida clase.

En la vieja Grecia, la opinión la creaba Demóstenes, y en la vieja Roma, Cicerón, y no es pos casualidad que el primero tuviera que suicidarse, y el otro muriera asesinado, coño, asesinado, porque el poder, los poderes fácticos, los únicos que mandan realmente, acabaron con ellos, los silenciaron para siempre. 

Como a mi me silencian ahora como comentarista, en todos los diarios online, cuando voy y escribo, como lo hice el otro día, que la derecha no es democrática porque por su propia esencia constitutiva no puede serlo.

Entré en todas, absolutamente en  todas, las ediciones online de nuestros grandes rotativos y en alguno llegó a colarse durante unos minutos el puñetero comentario pero, cuando lo descubrieron, inmediatamente fue proscrito.

Los auténticos filósofos de la historia, ahora mismo estoy leyendo, Introducción a la filosofía de la historia, de W.H. Walsh, Marx y el antimarx, o sea, Lampedusa, han demostrado para siempre que ésta es un "continuum" temporal a lo largo del cual los poderes fácticos van adecuando su actuación a las situaciones que a lo largo de la misma se producen, de tal manera que llegará un día, quizá ya no tan lejano, en que las fuerzas progresistas de la vida, el famoso "l' Elan" vital, cedan definitivamente ante el empuje irresistible de las fuerzas regresivas y la jodida historia, como dijo el no menos jodido Fukuyama, acabe para siempre, ante el impulso irresistible de los Usa.

Porque el mundo y la vida, ya no hay desgraciadamente quien siquiera lo dude, les pertenecen, porque las energías constituyentes de la historia, aquéllas que la conforman, se han situado para siempre en la cumbre de la pirámide del poder, como sus constituyentes fácticos, de manera que, de hecho, es imposible absolutamente expulsarlos de allí, o sea que, como dijo Cristo poco antes de morir en la cruz, "consumatum est", todo se ha acabado.

Porque ese invento diabólico de la democracia se ha instaurado definitivamente como el motor de la historia, en una farsa esencialmente hipócrita y sangrienta, estableciendo como norma suprema de la conducta social que es el pueblo el auténtico motor de la historia mediante ese increíble simulacro que periodicamente se perpetra en las  mal llamadas elecciones democráticas.

Pero esto no es sino una espantosa mentira, ya lo dijeron los clásicos, de la filosofía, “nihil volitur qui precognitur”, no se puede querer sin conocer y no se puede conocer desde el momento en el que sólo se puede llegar al conocimiento sino a través de una prensa esencialmente canallesca, creada, sustentada, alimentada por el jodido capital, porque sólo se puede publicar "erga omnes", para todos, desde las grandes cabeceras en manos de los Rothschild, los Rockefeller, los Berlusconi, los Murdoch, los Godó, los dueños de la editora Planeta, que ahora mismo no recuerdo como se llaman, acabo de decirlo, ayer, antes de ayer, el otro día y el otro, intenté colgar estos posts en las versiones online de sus grandes diarios y mis textos son sistemáticamente rechazados porque los desenmascaran.

Y publicados solamente aquí, en mis dos blogs, apenas si los leen 40 personas, o sea que una insoportable losa de silencio nos acalla a todos los que realmente sabemos lo que pasa y tratamos de decirlo.

Y, mientras tanto, el mundo y la vida siguen el curso antinatural de los hechos y vemos cómo pequeñísimas e insignificantes victorias, como la que apenas se acaba de producir en el Ayuntamiento de Madrid, es sofocada a los pocos minutos de iniciarse mediante el estrangulamiento de su constitución, obligando la prensa canallesca a que Carmena tenga que plantearle a un concejal, apenas elegido, que presente su dimisión porque "in illo tempore", hace 4 años, en una discusión sobre la probable vigencia del humor negro, puso como ejemplo dos twists en los que ridiculizaba el holocausto las víctima de eta o los asesinatos de Alcaser, o sea, por mor de una discusión teórica, mientras que esa misma prensa ahora tan exigente consintió, en su día, que el Pte. del Gobierno, el ínclito Rajoy, le pusiera a su cómplice ejecutivo Bárcenas unos sms en los que le decía textualmente: “sé fuerte, Luis, hacemos lo que podemos”, o sea en los que reconocía su jefatura inmediata sobre el delincuente,que ya no es presunto, autor de una de las estafas democráticas que serán seguramente más famosas de la historia sin que ni una sola de las cabeceras de esa canallesca prensa hispana le pidiera su inmediata dimisión.

Y es que, en España, y en el mundo, los que mandan realmente, por eso se les llama poderes fácticos, son ellos, lo que tienen el dinero suficiente, miles de millones de dólares o euros, para publicar todos los días sólo lo que a ellos les conviene, mientras el pueblo, o sea, la plebe, sólo se preocupa de Ronaldo, Belén Esteban y las andanzas de ese engendro político que es el Real Madrid, y es que , como también dijeron los clásicos, pero qué sabios, coño que son, mi querida hija que tanto me reprochas el uso del latín en mis posts, "nihil novum sub sole", no hay nada nuevo bajo el sol, y aquello que se reprochaba a Nerón, se le puede reprochar hoy día al "caesar imperator" vigente, el tal Obama, al pueblo se le manejará siempre con "panem et circensas", o sea, con un poco de pan, muy poco, cada vez menos, así lo exige el rutilante liberal capitalismo reinante, y juegos circenses, muchos juegos circenses, lo que ahora llamamos deportes, que han devenido en el mejor anestesiante de la historia. 

Amén.

N/B: Ayer, recibí en mi gmail, dos correos antes de que mi comentario fuera borrado. Ambos comenzaban reproduciendo el texto de dicho comentario y uno terminaba diciendo:

Te ha respondido: lugvar 
"No. Por eso cuando gobierna la izquierda todo se soluciona y va sobre ruedas. El precipicio está lejos, por eso no ponen frenos. Luego, la torta es mayúscula, pero eso sí, son demócratas. Lo que pasa es que por ser más, eso no significa que se esté en posesión de la verdad.

http://www.elconfidencial.com/comunidad/comentario/3457231/

y el otro:

 (10:43)

#manuel38 (10:43)
  "Buff ¡Que largo!, a mitad de camino estás agotado, pero es bueno."

http://www.elconfidencial.com/comunidad/comentario/3455881/


calificacion de las entradas