domingo, 14 de junio de 2015

Los premios Nobel



Obama es premio nobel de la paz y Churchill de literatura, pero el que es quizá el más honrado de todos los escritores, Sartre, les dijo a los de la academia sueca que se metieran su premio por el culo..

Esto, a propósito de que un señor, no recuerdo donde, decía, para defender a Vargas Llosa, que era un premio Nobel.

Vargas Llosa se instaló en Barcelona bajo los auspicios de Carlos Barral, el editor de toda aquella gauche divina entre la que se contaban casi todos los escritores de aquella generación menos uno,  que era García Marques.

Entonces, cómo no, era comunista. Hoy, como es supermultimillonario, es el más feroz de los ultraliberalescapitalistas.

Lo único bueno quizá que yo tengo es un casi infalible gusto literario.

Soy un insaciable lector, pero nunca pude terminar La ciudad y los perros, el premio Biblioteca Breve que Carlos Barral le otorgó a Vargas Llosa por las buenas. 

En principio, intenté leer todos sus libros, pero sólo pude terminar uno de ellos, La prima Julia y el escribidor.

¿Cómo no voy a estar contento de mi instinto lector viendo cómo ha acabado este tipo? Aunque reconozco que, para ello, quizá debe uno de leerse antes el Qué es la literatura, del antes citado Sartre.

El hombre, dijo éste, casi na, es una pasión inútil. 

Y lo es porque se empeña siempre en trabajar en lo que no debe, de ahí su esencial inutilidad.

Si tú te empeñas en trabajar sólo por dinero a lo máximo que puede llegar es a ser rico y ¿entonces?

No sé, tal vez incluso llegues a acabar defendiendo el ultraliberalismo capitalista o a ser un cobarde censor de lo que escriben los otros.

Sé muy bien que una obra de arte es todo un mundo en sí misma, pero el artista debe de intentar ser además otra cosa por que, si no, pobre de él.

No fue en vano que, como él mismo ha contado, a Vargas Llosa, en el periódico en el que él escribía, allí, en su tierra, le llamaran “Varguitas”. Este nombre le define con una precisión matemática.

Como persona hace honor pleno a este diminutivo.

No se sabe, nunca se sabrá, por qué, un día, le hinchó un ojo a Gabo de un puñetazo.

En lo único en que dos hombres tan distintos han estado siempre de acuerdo es en no decir ni una palabra sobre ello, lo que nos da a los demás el derecho de hacer todo género de especulaciones sobre el incidente que los separó para siempre.

Gabo fue un hombre de lealtades, siguió siendo amigo de Fidel después de ser el autor más leído del mundo y tan rico, por lo menos, como ahora es Vargas Llosa.

Gabo sabía y por ello fue siempre fiel a su destino que toda claridad  viene del cielo, es un don, y trató de hacer siempre con  su literatura y con su propia vida al mundo un poco mejor.

De lo que es capaz Vargas Llosa también lo sabemos todos ya: de defender al capitalismo sangrante y salvaje hasta con su última gota de sangre porque éste le ha hecho rico. O sea que es un tipo esencialmente venal.











1 comentario:

Futbolín dijo...

2.1 | 6 "la Sexta Noche" 13-06-2015: #L6NMonedero Monedero de "Podemos" con Ramón Lobo.


https://www.youtube.com/watch?v=oWkp4ywyMXc


2.2 | 6 "la Sexta Noche" 13-06-2015: #L6NMonedero Monedero de "Podemos" con Ramón Lobo

https://www.youtube.com/watch?v=mYxVn83hTqc

calificacion de las entradas