miércoles, 1 de julio de 2015

El inmenso drama del que no quieren saber nada los canallas





Cuánto dolor, cuánta desesperación, cuánta miseria se esparce por el mundo como un reguero de polvora, mientas gentes como Rajoy y Aznar se hacen más ricos aún cada día, ellos dirán que no tienen la culpa de estar allí, en el sitio por el que la ráfaga de la fortuna pasaba como un meteoro. Pero no es cierto. Desde el principio de sus vidas iniciaron esa carrera, sin obstáculos, que los empujaría hasta la cúspide.

Son hijos de los jerifaltes del Régimen y estaban predestinados desde siempre a ser lo que son: la cumbre de una sociedad de canallas aupados al machito sin más mérito, ante lo hemos apuntado, de que ellos estaban por allí en el momento oportuno.

Por eso Aznar puede decir: "¿pero qué quiere usted que yo haga si soy el nieto del hombre que aconsejaba a Franco lo que debía de hacer respecto a la prensa?" y el otro dirá también que él no tiene culpa sino el jodido sexo de que su padre lo engendrara antes de hacer todo ese trabajo que tan bien realizó en el asunto del aceite de Redondela.

"Ergo", ¿quién podía hacer mejor que ellos todo ese inmenso trabajo sucio que están haciendo ahora, aunque ninguno de ellos se atreviera a soñar que un día pondría los pies sobre la mesa del amo del mundo, después de haberle hecho de palafrenero en el genocidio de Irak?

Daisdi cuestio, ésta es la cuestión, nadie puede reprocharle a ellos ser quienes son por el simple derecho de nacimiento, ¿hay otro mejor?

 Aznar es más bien bajito, malencarado y francamente feo, pero tiene la suficiente mala leche para importarle un pijo que todos los días mueran unos cuantos seres humanos más por su culpa.

Al fin y al cabo, la gente se tiene que morir algún día, ¿qué más da que lo haga un poco antes, si acaso es de agradecer este adelantamiento por lo mucho que sufren en su perra vida?

Y el otro todavía es peor, desde muy joven se aseguró para siempre, aprobando las oposiciones a registrador de la propiedad, unos emolumentos superiores al millón de pesetas mensuales, pero quiere más, ¿para qué?, para seguir jodiendo a esta pobre gente que ahora se agolpa en la más trágica de las luchas para acceder a ese puto Banco en el que cobra su miserable pensión de 300 euros, pero es que lo que está intentando esa pobre mujer desespearada, con la boca torcida no se sabe bien si es por un ictus o por la desesperación de llevar ya varios días sin comer.

Estoy completamente seguro de que Rajoy y Aznar esbozarán una sonrisa de satisfacción si contemplan la fotografía porque es la mayor de las muestras de su poder y pensarán en sus adentros aquello que dijo la maldita alimaña que engendró el hoy encarcelado Fabra, "que se jodan, coño, que se jodan, porque no aceptan resignados su triste y trágico papel de víctimas inocentes".

Daisdi cuestio, esta gente luchando a muerte por acceder a un Banco para cobrar una pensión de autentica miseria es el corolario de que Aznar y Rajoy, ellos y sus hijos, y los hijos de sus hijos, apaleen millones.

Y tenemos que resignarnos a ello porque así lo han dispuesto los grandes financieros del universo desde sus rascacielos de Nueva York y encima vendrá el hijo puta de Warren Buffet, gracias, como siempre, futbolín, a regodearse diciendo que la lucha de clases la están ganando ellos, si será canalla el tío.



1 comentario:

Futbolín dijo...

El principio del fin del Politburó
Rafael Poch | 30 junio, 2015
Don Quijote se muda a Atenas



http://blogs.lavanguardia.com/paris-poch/?p=120#

calificacion de las entradas