miércoles, 5 de agosto de 2015

De la abstención y subsidiaria recusación de los jueces ante los tribunales españoles



Vengo sosteniendo desde hace muchísimo tiempo que la de juez es una de las profesiones más antinaturales del mundo.

Y, aquí, no tengo más remedio que citar aquello de no juzgar y no seréis juzgados-Lucas, 6,37.

Pero qué desobedientes somos, no hacemos más que juzgar. Imaginate, pues, tú, a un juez.

El mejor de mis amigos dice que yo hablo tan mal de los jueces porque quise ser juez y no pude.

Nunca he oído un mayor desatino.

Tan incapaz soy de juzgar que no hago otra cosa a cada momento pero es a los demás. De mi no me atrevo a pensar casi nada porque compruebo que, a cada momento, cambio de opinión, unas veces me veo como un desalmado que no se preocupa de nada y de nadie y otras como una auténtica plañidera que se pasa la vida llorando por todo lo que sucede a su alrededor.

¿Cuál de los dos soy yo?

Pero yo, hoy, quería escribir sobre los jueces, al lado de los cuales he pasado 50 años, trabajando.

Los he visto de todas clases. Pero todos tenían algo en común. Dicen que el oficio hace al hombre y ellos, todos, sin excepción, habían concluido por tener el más alto concepto de sí mismos, de manera que aborrecían la contradicción, porque si lo que ellos dicen va a misa, es una manera de hablar, algo tendrá el agua cuando la bendicen.

Tiene que hacerle mucho daño a uno, allá, dentro, eso de que todo lo que tu dices cuando te pones la toga es irrebatible si no es por lo que diga otro juez que está un poco más arriba en el escalafón.

Pero el juez superior ha sido formado de tal manera, la forja no de un rebelde sino de un autócrata, que no sólo no tolera que nadie le contradiga a él sino tampoco a uno de los suyos, por eso, en la judicatura, la mayor y más imperiosa de las normas no escritas y por eso la más rigurosa en su cumplimiento, es la que dice: ay de aquel que se atreva a rozar a un juez con la más leve de las plumas del ala de un ángel, más le valiera atarse una piedra al cuello y arrojarse de cabeza al mar.

En mi larguísima práctica ante los tribunales, sólo una vez recusé no a un juez, que nunca me hubiera atrevido a tanto, sino a una secretaria judicial que era la esposa del procurador de la parte contraria y a la que incumbía de pleno la causa nº 2 del artículo 219 de la LEY ORGANICA DEL PODER JUDICIAL, LOPJ, en tanto en cuanto dice que será causa de abstención y, en su caso, de recusación: “el vínculo matrimonial o situación de hecho asimilable y el parentesco por consanguinidad o afinidad dentro del segundo grado con el Letrado y el Procurador de cualquiera de las partes que intervengan en el pleito o causa” y que ya había dado muestra de sus intenciones cuando se repartió a sí misma, como la encargada que era del reparto de los asuntos, el pleito de su adorado marido.

Nunca lo hubiera hecho. No sólo perdí aquel asunto, con costas, sino que, a partir de ese momento, pasé a ser una especie de apestado jurisdiccional que era esquivado por toda la gente que pertenecía a la curia y esta especie de proscripción no sólo me acompañó toda mi vida forense sino que aún la siento pesar gravemente sobre mis escuálidas espaldas.

Imaginense lo que hubiera sucedido si mi demanda de abstención o recusación se hubiera dirigido al juez en lugar de a la secretaria. No me atrevo siquiera a imaginarlo. Creo que nadie hubiera entrado conmigo en el ascensor, ni se hubiera sentado en el mismo banco de la sala de vistas.

Por supuesto que, ahora, las partes acusatorias de Bárcenas y del PP en las causas derivadas de las que se llevan contra ambos, van a pedir la abstención y, subsiguiente, recusación de los 2 magistrados de la Sala Segunda de la Audiencia Nacional que va a conocer de las mismas, ya que, por lo menos ideológicamente, son más del PP que el propio Rajoy.

No tienen más remedio que hacerlo en el ejercicio material de la defensa de los intereses legítimos de las partes que representan, lo harán obligados inexorablemente por las circunstancias pero sin la menor esperanza de que dicha solicitud de abstención y la de la subsiguiente recusación pueda prosperar nunca, porque, que yo sepa, nunca una solicitud de esta clase ha prosperado porque ello supondría tanto como que la clase jurisdiccional española admitiera siquiera la posibilidad de que los magistrados que la constituyen fueran capaces de aplicar torticeramente las leyes que ellos administran.

Así que los que esperan una sentencia condenatoria de Bárcenas y del PP, éste a titulo de simple enriquecido por la labor delictiva de su tesorero, lo tienen claro.

De manera que aquella frase tartamudeante de Rajoy de que nadie nunca podrá probar que los del PP no son inocentes se cumplirá inexorablemente, tal como corresponde a una aseveración del que es, sin duda, el mejor discípulo de Fraga, aquel que le aconsejó a nuestro presidente que se dejara ya de tonterías y se casara de una puñetera vez.

Y se cumplirá la lapidaria frase del más invicto de todos los caudillos del mundo cuando dijo aquello de que lo había dejado todo atado y  bien atado. Amén.

7 comentarios:

eddie dijo...

1) Aclaratorio sobre los carteles que siguen campando
http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-278454-2015-08-02.html

2) El narcoestado amigo
http://jmalvarezblog.blogspot.com.es/2015/08/por-casualidad-ha-ido-felipe-gonzalez.html

3) http://periodismo-alternativo.com/2015/08/04/el-ebola-y-la-implicacion-de-estados-unidos/

4) http://rosamariaartal.com/2015/08/04/la-raza-de-los-pobres-autoctonos-cronica-agostena/

Futbolín dijo...

Un análisis "com cal", Suso no suele fallar.
PABLO ANTE CAYO Y LA IMPOSIBLE ALIANZA DE GENERACIONES
Suso del Toro (eldiario.es)
La crisis económica precipitó una crisis del sistema político español, completamente agotado y que reventó en Catalunya, y en la izquierda una crisis que todavía está en marcha. Si era inevitable un cambio era lógico pensar que no lo podían dar los mismos que gobernaron, tenía que nacer una nueva generación política. Y, es lógico pensar también, que esa nueva generación política se fundaría sobre una nueva generación biológica con su consecuente cambio cultural.
Esa sacudida en la izquierda tuvo una dinámica propia en Euskadi, donde la izquierda soberanista digirió el fin de ETA e hizo una inflexión, y en Catalunya, donde la dialéctica con el Estado lo condiciona todo. En otros territorios del Estado también hubo una diferencia entre aquellas comunidades donde existían fuerzas políticas y dinámicas sociales propias y aquellas otras donde eso no existía, ahí todo se resumió en la irradiación de Madrid a través de los medios.
En la crisis de esa izquierda alternativa al PSOE es donde hay que situar la estampa de la entrevista entre Cayo Lara y Pablo Iglesias, en sillones o a ambos lados de una mesa frente a frente, cuando supuestamente Iglesias le propone a Lara ser candidato para renovar la lista de las europeas. En esa estampa no hubo acuerdo y cada personaje salió por una puerta distinta a correr su suerte.
Ese cara a cara se puede interpretar de varias formas, la más evidente es la de dos varones de distintas generaciones con distintas experiencias. También se podría decir que es el encuentro de una generación analógica y otra digital y las dificultades de comprenderse. Pero es más interesante conocer cuales fueron las diferencias políticas enfrentadas.
A continuación de esa escena el personaje Pablo Iglesias se desprende de su pasado como militante de IU y aparece como portavoz de una crítica radical al funcionamiento del sistema político español, un régimen. Las críticas que enuncia entonces con claridad y rotundidad expresan las reclamaciones del movimiento 15-M de Madrid y afectan directamente a los dos grandes partidos que sostienen el modelo político y económico del Reino.
Esos partidos y también los intelectuales que habían argumentado aquel tiempo o que se habían adaptado a él, respondieron entonces señalando su arrogancia, su demagógico esquematismo y su populismo, era natural pues quedaban absolutamente descalificados bajo la acusación de ser “la casta”. Sin embargo la indignación por las consecuencias de la crisis y las políticas antisociales sumada a la evidente justeza de aquellas críticas hinchó e hinchó las velas de la nave del grupo de Podemos.
Fue una etapa de verdadera embriaguez y si la política fuese meramente especulación habría que decir que Podemos fue un exitosísimo valor en bolsa durante un año, subía y subía su cotización según todas las encuestas.
Esa etapa en la que Podemos no era una organización sino un mensaje, un valor político virtual, un virus que se expandía por todas partes y asustaba a los dos grandes partidos, dio paso a otra etapa en la que el grupo fundador necesitaba transformar lo etéreo en tangible, en una estructura de partido. En paralelo se adaptó y se incorporó al sistema de partidos existente ocupando un lugar, habló con financieros y pidió vez en Zarzuela, y la cotización en la bolsa

Futbolín dijo...

de las encuestas bajó claramente. Actualmente es un partido que se encuentra aún en el tránsito entre lo virtual -lo prometido por sus promotores y lo imaginado por sus seguidores-, y lo real, su práctica política, pero si hace un año eran aún un experimento confuso ahora ya tiene un perfil mucho más claro.
En lo que ya está a la vista hay elementos claramente positivos recogidos de las críticas del 15-M y que estaban en algunas asociaciones y experiencias sociales anteriores: otro modo de entender la función y la forma de lo que es un político, un lenguaje claro y directo que se dirige a la ciudadanía y la implica en la gestión política, una demanda de transparencia, poner sobre la mesa los problemas sociales en su inmediatez sin dejarlos de lado con el señuelo de los “grandes problemas” y “la política responsable”, abundar en la “micro política”...
Su irrupción cuestionó a todos los partidos y a su conciencia de impunidad, al final había que votar forzosamente a uno de ellos, “vota y calla”, y les obligó a revisar sus relaciones con la sociedad y dar explicaciones. Supuso una sorpresa y una sacudida necesaria a los que estaban dentro y le permitió a una generación de perfil universitario entrar, expresarse y poner su visión sobre la mesa. La irrupción de Podemos hace un par de años desencadenó una cierta regeneración de la política.
Hay otros elementos en cambio que son sorprendentemente negativos y quien haya militado en una organización leninista reconocerá inmediatamente, como la jerarquización y verticalidad en la toma de decisiones que hoy no practica ya, al menos formalmente, otros partidos.
Emparejada a esta jerarquización y control por parte de un pequeño grupo compacto va lógicamente una visión de España absolutamente centralista, curiosamente un partido que nació invocando la participación se configuró como el más jerarquizado y centralista en la práctica. Tanto es así que su inicial penetración, actualmente muy matizada ya, en País Vasco y Catalunya fue saludada por la caverna madrileña como una garantía de la “unidad” de España y la dirección madrileña chocó con la organización andaluza.
La interpretación que hizo el grupo fundador de Podemos de la cultura política del 15-M recuerda mucho al leninismo. No el viejo leninismo que permitía el control sobre la organización invocando la autoridad moral de detentar la “línea correcta”, que bien puede representar Cayo Lara, sino un leninismo carismático que se basa en la seducción de una figura mediática construida conscientemente para los medios y que consigue la aceptación de sus propuestas por parte de sus seguidores, Pablo Iglesias. Un leninismo mediático. Ese tipo de liderazgo es posible cuando el partido se basa precisamente en los medios audiovisuales y en la Red, no en la organización a través de la sociedad y del territorio como las organizacines tradicionales.
Pero ese tipo de relación entre un dirigente que se comunica a través de la seducción, como una “estrella” con sus fans, tiene mucho de autoritario y también tiene un límite, con el paso del tiempo se desgasta su brillo, cansa.(Un capítulo aparte merecería el coste de alienarse una persona en personaje. Las estrellas pop sufren angustia y ansiedad). Un síntoma de eso me parece que es el resultado de la última consulta a sus afiliados censados a través de la Red y que señala el retraimiento silencioso de internautas. Pero tampoco eso es definitivo, faltan meses para unas elecciones y puede que el entusiasmo o al menos el deseo de dar una oportunidad a otro partido vuelva a convocar a esas personas que ahora se han retraído tras sus pantallas. De hecho la insistencia

Futbolín dijo...

de sus oponentes, sobre todo el PP, en señalarlos como enemigos y su existencia mediática mantiene la atención sobre Podemos.
Faltan meses y vemos como es un valor sometido a fuertes fluctuaciones. Puede que consigan retener la confianza de un sector entusiasta porque entiende que es su modo natural, generacional, de expresarse o puede que ensanchen su campo hacia sectores sociales más amplios. Pero no creo que pueda sobrepasar ya el espacio de una parte de la izquierda.
En el fondo, de lo que se trata es de las dificultades para convivir dos generaciones políticas de la izquierda, de la necesidad de encontrar su sitio los que llegan y de la defensa desesperada por parte de quienes ya estaban ahí y no quieren perecer. ¿Sobrevivirá IU a esa lucha agónica?
La crisis de IU en Madrid, una organización acomodada, obsoleta y, a lo que parece, afectada de corrupción, ayudó al triunfo de una candidatura municipal alternativa. Esa organización rutinaria, burocrática y atada a su pasado, que se legitimaba por la referencia a un sindicato “de clase” evidentemente ya no tiene futuro, solo pasado. Poner por delante a un dirigente joven solo sirve para salir del paso, lo que parece inevitable es que, tras las próximas elecciones, cuando Podemos ya no tema el abrazo del ahogado, confluyan ambas organizaciones en algo que no podrá ser ni lo uno ni lo otro. Así suelen darse las cosas, con idas, vueltas y sufrimiento.
Fin.

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Magnífica aportación, futbolín.

Gracias y un abrazo,

Futbolín dijo...

ÁNGELES N. Y UN SERVIDOR:

Es el euro el factor que arruina a los paìses del sur de Europa, transformaron el marco en euro y esa moneda no la imprimen los Bancos Centrales, sino un banco privado BCE que luego se lo presta a los bancos a intereses ridículos y éstos a su vez lo prestan a los estados con intereses, sin políticas fiscales, ni unificación política, que no sucederà nunca, tenemos que endeudarnos para ser esclavos de Alemania, la cual vive de exportar, ya podrá, ya!! mientras los países PIGS no tienen nada que exportar, porque su industria está destrozada y su agricultura arruinada, queda el turismo, pero cuando llegue la quiebra del estado y lleguen los hombres del frac (TROIKA) ese recurso pasará a manos alemanas!!!!
Efectivamente el truco reside en la dominación económica de otros países con la complicidad de las élites deshonestas de las naciones arruinadas, un fenómeno similar al que llevan a cabo desde siempre los Estados Unidos con el que ellos llaman su patio trasero, o sea Latino-América. Eso es fácil de hacer cuando los gobernantes de un país son corruptos y el pueblo tiene una gran mayoría de idiotas preparados a conciencia por sus telecincos varios, como es el caso que nos ocupa.
En Latinoamérica, fue muy fácil, porque sus gobernantes llevaban en su sangre el ADN de la corrupción que fue siempre un emblema de la corona Española y se vendían como aquí por un buen plato de lentejas a cambio de dejar que esquilmasen sus recursos mientras los mafiosos gobernantes se llevaban una comisión, igualito igualito que el corrupto de Marianito y sus secuaces.
¿Tu también te has dado cuenta, verdad?

eddie dijo...

1) http://www.lamarea.com/2014/02/18/seis-claves-por-las-que-volvera-ganar-el-pp

2) http://www.almanar.com.lb/spanish/adetails.php?eid=102529&cid=25&fromval=1

PD: soy Eddie, por si sale mal

calificacion de las entradas