lunes, 21 de septiembre de 2015

De como un grosero capataz convirtió un altísimo tribunal en un ejército chusquero, en una dura pugna con otro capataz no menos grosero

Creo que todo el mundo sabe lo que es un militar chusquero. 
Los militares profesionales o son de carrera, han ido a la academia militar correspondiente, Zaragoza, Marín, San Javier, etc., o han logrado sus galones o sus estrellas a base de comer chuscos, esas terribles barras de pan que se degluten en el Ejército.
Es muy duro, realmente terrible, hacer carrera profesional en el Ejército a base de comer chuscos, pero algunos esforzados lo consiguen.
Pero este tipo de ascensión hasta las minicumbres de la mili, imprime a los que consiguen llegar a ellas un carácter, una tipología especial.
Son hombres muy duros, amargados por el inmenso esfuerzo que ha supuesto ascender en un escalafón que es terriblemente clasista.
Los militares chusqueros, sobre todo, los sargentos y, más que ningunos otros, los brigadas, no es que sean tipos duros, no, es que la vida los ha hecho de hierro.
Y tratan, por todos los medios a su alcance, que todos los que pululan por allí, a su alrededor, sufran, si es posible, todo lo que sufrieron ellos.
O sea que su actuación siempre se halla impregnada de un sello que consiste en la especial determinación de que los otros, los que de alguna manera se relacionan con ellos, sientan que la vida es de tal dureza que, en realidad, es absolutamente imposible de soportar.
No sé si he conseguido transmitir lo que es la vida de esos hombres que hemos dado en llamar militares chusqueros.
Pues, bien, Rajoy y su cuadrilla han decidido de un modo inapelable que todos los catalanes aprendan, los que no lo saben ya, lo que vale un peine.
Y, para ello, han llevado a las Cortes una ley que convertirá a los 12 miembros del Tribunal Constitucional, doce hombres sin piedad, en la terminología de Sidney Lumet, en unos auténticos sicarios porque en lugar de investigar y crear el derecho de esta naturaleza se convertirán en auténticos sargentos de hierro, encargados de meter en vereda, como en esas duras cintas usanianas sobre la dureza de sus ejércitos, a todos aquellos que creyendo estúpidamente en la posibilidad de libertad en una sociedad como la nuestra osen discrepar de lo que digan los jerifaltes populares.
O sea que se va a tratar de una ley paralela a esa otra que acaban de  promulgar, ésa que hemos dado en llamar “ley mordaza”, que tal como se ha hecho con los españolitos de a pie, haga con esos otros naturales del país que ocupan los más altos sitiales de la jurisdicción del Estado, una operación de castración absolutamente radical, de tal manera que los magistrados del más alto de nuestros tribunales sean tan sumisos y obedientes como los perros amaestrados.
Este es, pues, el trágico destino de todos los que tenemos la desgracia de habitar en este momento histórico, en este desdichado país.
              

8 comentarios:

Futbolín dijo...

Reflexiones prestadas de un lector de periódicos:

Mientras los españoles acojonados ante cualquier cambio voten al PP o al PPSOE nada cambiará en el país de la marmota fascista, si eso no hay quien lo cambie se intentarán independizar todos los lugares en que sean mayoría los ciudadanos decentes desde los de Villadiego hasta los de Tarifa, porque sintiéndolo mucho no podemos ligar nuestra suerte mas que con aquellos pueblos dignos que dejen de votar a fascistones.
Algunos ciudadanos, aunque aun no los suficientes se han dado cuenta que todo el bipartidismo y los falangistas del primo de Rivera son el mismo perro con diferente collar ya les llaman los ppsoes, que al mismo tiempo que han robado en la Corte han dejado robar a sus sucursales incluida CIU en las autonomías.
No son más que los herederos del franquismo, con una democracia engañosa que nos ha llevado a un corruptocracia donde los políticos son depredadores de los bienes públicos sin ningún tipo de vergüenza y pudor ante los ciudadanos que les soportan. Y ¿les extraña que la gente quiera deshacerse de esta lacra? La culpa es enteramente de las dos mafias que han estado mangoneando en este país. Ahí tenemos a nuestro primer presidente socialista, el gordo González, forrado de dinero y trabajando de sicario del hombre más millonario del mundo, Carlos Slim. Ahí tenemos al cómplice del expolio de Irak y de las mentiras americanas dando conferencias en las universidades de yanquilandia para enmascarar el pago del imperio por sus actos delictivos de engaño, asesinato, expolio...y así podemos seguir hasta la nausea.
Moraleja: Si no queremos que se rompa España saquemos todos la mierda de nuestras comunidades dejando de votar a comediantes, corruptos y fascistas, porque si no será muy complicado recomponer este país plurinacional y pluricorrupto. Y con gran pena pienso en Andalucía o Extremadura, Castilla La Mancha ….que llevan mucho tiempo dormidas y con el bipartidismo bien atravesado a pesar de la pobreza y el paro endémicos, si no espabilan mal vamos.

Futbolín dijo...

EL EXALCALDE SOCIALISTA DE A CORUÑA PIDE UNA COALICIÓN PP-PSOE ENTRE ELOGIOS A FEIJÓO
Van avisando, despues de las elecciones generales, si el resultado no es el que ellos esperan (los partidos y sus mamporreros de la banca y los grandes financieros), se forzará un pacto, nos dirán que para garantizar la democracia y todas esas justificaciones que se dan cuando algo no tiene explicación alguna posible y muchas alcaldías que estan poder de las mareas sufriran misteriosas mociones de censura para volver a ser gestionadas por los habituales. Antes de las elecciones es muy arriesgado pero despues, tendran cuatro años para hacer control de daños y seguir en la poltrona. Ojalá me equivoque, pero no soy optimista y experiencias pasadas demuestran que no sería la primera vez que un escenario así se podría dar en el futuro.

Futbolín dijo...

CUANDO EL ALBIOL SUENA, AGUA LLEVA
Suso de Toro (eldiario.es)


Cualquier consideración sobre lo que está ocurriendo en Catalunya debe partir de que la mayor parte de las personas adultas de allí se han sentido incomprendidas y maltratadas por los poderes del estado y de que alrededor de la mitad de esa mayoría desea en estos momentos tener estado propio. Es lo que hay.
Y eso, que es y era una evidencia, fue negado y ocultado hasta llegar aquí, así que no es extraño que la opinión pública española esté perpleja pero lo increíble es que lo estén los propios políticos que condujeron las cosas hasta aquí. Cuando Montilla avisó de un "desapego" de la población catalana hacia el estado fue como si lloviese.
Menosprecio y desconocimiento de la sociedad catalana, e incluso de lo que es una sociedad moderna, es lo que reflejaba la perplejidad de Rajoy hace un año cuando, asombrado de que la cosa iba en serio, explicaba que "el pueblo catalán y el resto de españoles se han mezclado, tienen la misma sangre". Estaba estupefacto porque estaba acostumbrado a tratar a la gente como a súbditos de un reino, no como ciudadanos que forman un país porque libremente quieren.
En el fondo no es muy distinta la idea que tenía Pablo Iglesias cuando hace una semana invocaba el orgullo de quienes tenían padres o abuelos que no habían nacido allí, ignoraba que esas personas se sienten tan catalanas como cualquier otra. No tiene sentido, en una sociedad moderna, dirigirse a los electores negándole su condición de catalanes auténticos en función del origen, sobre todo porque la masa que hoy quiere independencia está formada por gente que habla lenguas distintas y nació en lugares distintos pero toda se tiene por catalana. Eso pasa por llegar a un lugar que solo se conoce a través de tópicos añejos y hablar con tanta soberbia como desconocimiento.
Y es que, guste o no, Catalunya siempre fue "otro país" en muchos sentidos aunque esa realidad fuese alegremente ignorada en la corte y sus provincias. En esta campaña rechinó enormemente la desenvoltura con la que llegaron allí los políticos desde Madrid, se comportaban como si estuviesen en su casa o en su provincia pero no lo estaban. El propio Iglesias confirmó hace un par de días que "en esta campaña no me siento cómodo, es por la sofisticación del discurso, es como hacer campaña en otro país". Es que lo es. Es un país complejo con gente muy variada e informada, con intensos debates dentro y que no se conforma con un par de gritos y consignas porque viven una situación compleja.
Por supuesto que el nacionalismo catalán tiene su argumento y su plan histórico propio pero quien retrata a Mas como el gran responsable del movimiento político que se vive allí lo hace interesadamente, el protagonista es esa masa ciudadana organizada y movilizada. Fue esa masa de personas heridas en su sentido de la dignidad quien desencadenó este proceso, Mas y los partidos nacionalistas intentan conducir ese movimiento. Precisamente por ser un movimiento nacido desde abajo y no desde el cálculo de los políticos profesionales y expertos tiene tanto vigor, tanta verdad y, también, tanto peligro. Peligro también para la misma sociedad catalana y nadie debiera alegrarse de ver una sociedad vencida y abatida, debe haber salidas.

Futbolín dijo...

Sin embargo, ese impulso a estas alturas, antes de la votación, aunque finalmente no consiga ese estado propio ya está teniendo victorias. Es tan evidente la profundidad de la decisión catalana, es un mar de fondo tan claro que los mismos poderes que se cerraron en banda antes comienzan a asustarse y a pocos días de la votación, junto a las obscenas amenazas bíblicas de todos los poderes del estado y las finanzas, ya se muestran dudas y se abren grietas.
Al final, tras establecer por cada lado una posición, tras comprobar la correlación de fuerzas ocurrirá lo que augura el Financial Times: España y Catalunya deben evitar un choque directo pero España y la Unión Europea tendrán que reconocer la realidad política catalana y buscar encaje.
Al tiempo que el PP reforma el Tribunal Constitucional con la "reforma Albiol", el mismo Albiol, el hombre de la porra política, se detiene y dice en voz alta sobre la recogida de firmas contra el estatuto que había aprobado el parlamento catalán: "una parte muy importante de la población de Cataluña no (la) entendió", "una parte de la población lo entendió como un ataque". Es que lo era, Albiol, es que lo hicisteis.
No hay duda de que están ocurriendo cosas y ocurrirán tras las elecciones, sobre todo tras las generales a fin de año. Prepárense porque España no va a ser lo mismo.

Futbolín dijo...

LA DISTOPÍA CATALANA
Ya todos los catalanes tienen claro cuáles son los perjuicios de la independencia. ¿Se tomará alguien la molestia de explicarles los beneficios de quedarse en España?
Isaac Rosa (eldiario.es)

Se está poniendo tan interesante la distópica Cataluña independiente, que más de uno por aquí se está pensando solicitar la nacionalidad el mismo día que se separen: un país sin bancos, fuera del euro y de la OTAN. Así contado, el paraíso, vaya.
Esta diaria comparecencia de profetas del desastre es solo la última versión de la misma máquina de fabricar independentistas que lleva una década a pleno rendimiento. No contentos con triplicar el número de indepes, ahora la máquina echa humo para que consigan la mayoría absoluta el 27S.
Solo en la última semana hemos oído que la lúgubre Cataluñistán quedará fuera de Europa, del euro, la OTAN, la ONU, el sistema bancario, la Liga y la Champions. Además, los jubilados no podrán cobrar pensión ni sacar dinero por el corralito, los banqueros cruzarán el Ebro, y las grandes empresas renunciarán a un mercado de siete millones de consumidores por miedo a vivir en la nueva Corea del Norte.
Uno ve la evolución de las encuestas, y la relación causa-efecto es de cajón: cuantas más amenazas y vaticinios, más votantes con la papeleta entre los dientes esperando a que abran el colegio. Sale un ministro asegurando el ostracismo mundial, diez mil votos más. Un comunicado de la banca, otros diez mil al saco. Un Obama con cara de no saber de qué le hablan, clin, clin. Un informe de expertos, clin, clin. Como de aquí al domingo opine también el Papa, arrasan en las urnas.
Desde las tertulias españolas se explica el asunto en clave emocional: los catalanes indepes han perdido la cabeza, están ciegos por la pasión y no ven la catástrofe que se avecina.
Pero qué va. No han enloquecido ni les puede la emoción, todo lo contrario: están tomando decisiones racionales. Unos, porque no se creen las amenazas, saben que hay mucho teatro, y que ni la banca se irá, ni la Champions querrá prescindir del Barça, ni el mundo convertirá en parias a siete millones de europeos. Otros, como Mas y sus convergentes, porque no se creen su propio programa de máximos, y dan por bueno que todo sea un órdago para sentarse con una buena mano de cartas a la venidera partida constitucional.
Y también habrá independentistas dispuestos a llegar hasta el final, que de verdad quieren un Estado propio, y saben que no sale gratis. Asumen que toda ruptura traumática tiene un precio a pagar. Hay independencias que han costado guerras, otras que han restado puntos de PIB. Si el precio de una Cataluña independiente es salir del euro, esperar unos años para ganar otra Champions, o una temporada de turbulencias económicas, no solo están dispuestos a pagarlo, sino que, como en el chiste, dirán: “¿sólo cuesta eso? ¡Pues póngame dos!”
Una vez que todos los catalanes tienen ya claro cuáles pueden ser los perjuicios de la independencia, lo suyo sería que alguien se tomase la molestia de explicarles también cuáles son los beneficios de permanecer en España. Todavía quedan seis días, igual por ahí convencen a alguno.

Futbolín dijo...

LA ESPAÑA BUENA Y LA ESPAÑA MALA
Profetas a los que no se quiso escuchar: Turiel en 2013

FRAGMENTO FINAL: La segregación de Cataluña y el voto positivo de España a su ingreso en la UE tendrá un efecto desestabilizador sobre la sociedad española semejante al desastre del 98. Toda la grandilocuencia de la prensa española riéndose del referéndum catalán se tornará en rictus unos meses más tarde al contemplar estupefacta la entrada del nuevo Estado en Europa. Cataluña ya está, probablemente, perdida para España; pero España debería aprovechar este mazazo del destino para, en vez de encerrarse en rancios esencialismos, emprender un proceso de profunda regeneración política, económica y social. De no hacerlo así la alternativa podría ser que al final haya varias Españas buenas productivas y una España mala que sufra por las deudas de todos.
http://crashoil.blogspot.com.es/2013/12/la-espana-buena-y-la-espana-mala.html

Futbolín dijo...

¡LEÑA AL CATALÁN, QUE ES DE GOMA!
Suso de Toro (eldiario.es)

Hay amores que matan y que pretenden confundir el cariño con la dominación y el maltrato, a ese tipo de amor responden las amenazas y anatemas a los catalanes que pretendan un estado propio. Eso sí, acompañadas de "os queremos mucho”, "estáis en nuestros corazones”, "no nos imaginamos sin vosotros”, "no os marchéis”…
Y es que no descansan, después del ministro del ejército, el gobierno, el constitucional, los partidos españoles, la patronal de los empresarios, la patronal de la banca, la prensa general y las televisiones llega…¡la prensa deportiva madrileña! El "As” , junto al recibimiento "como héroes” a la selección española de baloncesto, el Presidente del Consejo General de Deportes, Miguel Cardenal, advierte en portada: "Si Cataluña fuera independiente…” Pero atendamos al "Marca”, que al cabo es quien marca la política del Presidente del Gobierno: "UNA RUINA (Riesgo de colapso para el deporte y el fútbol catalanes”. No solo los meterán presos, además se arruinarán.
En términos bélicos es la política de "por tierra, mar y aire”. Y para alimentar esa política hay que mantener la consigna de "Los hermanos Marx en el Oeste”: "¡Más madera, es la guerra!”. Y a ello están (Aunque olvidan que la película trata de un tren que se iba consumiendo conforme avanzaba, alimentaban la caldera con los propios vagones de madera, el tren corría alocado hacia adelante alimentándose de su propio cuerpo hasta detenerse por consunción. )
Pero aunque la vida pública y la política española esté en este momento corriendo como un gallo sin cabeza, alguien en las entrañas del estado, en la Casa Real y en los poderes económicos hace ya unos meses que se viene preocupando, están comenzando a ver esa realidad que han tenido tan oculta tras toneladas de ignorancia y propaganda. Porque, cuando despertaron, los catalanes seguían ahí.
Y esos poderes se están empezando a movilizar para paliar daños o desastres pero el problema con el que se encuentran es el mismo que tiene un país que ha preparado una guerra y cuando ya la está realizando cambia de opinión (como está haciendo EE.UU. y sus aliados con Siria, por ejemplo). En esos casos la situación es un caos y un cúmulo de paradojas y absurdidades.
Así que cada día se alternan los disparos de artillería y bombardeos con mensajeros de paz portando palabras amigables. Se siguen amontonando las amenazas, que si el gobernador del Banco de España (espero que quien gobierne tras las elecciones lo despida por falso, traidor y maleducado), que si la prensa deportiva madrileña, pero al mismo tiempo se empiezan a arrojar sobre la mesa buenos deseos, suspiros y promesas: veinticinco exministros proponen reconocer la "singularidad catalana”(¿qué tendrán esos catalanes de singular? ¿la sardana, la butifarra?); el PSC propone reconocer la "singularidad nacional”; Margallo habla de reformar la constitución y algún trato fiscal; hasta Albiol dice que, aunque le encargaron al Constitucional que meta preso a Mas, algo habrá que hacer después de las elecciones…En suma, todos se nos están haciendo más o menos federalistas ahora y esta campaña es un caos, ya no sabemos si hay que disparar o lanzar claveles. Las dos cosas, por si acaso.

Futbolín dijo...

Tanto es así que los catalanes no saben si van a ir al cielo o al infierno, si serán solo catalanes o también españoles. Incluso parece que nunca conseguirán dejar de ser españoles, y eso que el Presidente del Gobierno, aunque cree que es imposible, si declarasen la independencia está dispuesto a echarlos él. Sí, como quería Groucho, no puede ser una cosa pero en caso contrario ya se verá.
No dejen de oír a Rajoy en una entrevista en Onda cero tras advertir sobre el riesgo de perder la nacionalidad española y europea:
Alsina: Pero la nacionalidad española no la perderían los ciudadanos de Cataluña.
R: ¡Ah!, no lo sé, es decir, ¿por qué no la perderían? ¿Y la europea tampoco?
A: Porque la ley dice que el ciudadano nacido en España no pierde la nacionalidad aunque resida en un país extranjero si manifiesta su voluntad de conservarla.
R: Pues... eh... ¿Y la europea?
A: Y la europea la tiene porque tiene la nacionalidad española.
R: Me parece que estamos en una disquisición que no conduce a parte alguna.
Comprenderán que, teniendo que enfrentarse a enemigos así, los catalanes si no están locos acabarán volviéndose, porque en ese fango de irresponsabilidad e irracionalidad uno pierde la cabeza. Resuelvan si no el enigma que nos propone el telediario del mediodía de Antena3, que omite el trecho que reproduzco de la entrevista radiofónica citada pero, en cambio, nos regala una propuesta de Rajoy: como los partidarios de la independencia son una alianza heterogénea generarán inestabilidad y desgobierno, así que les propone una alianza a todos los contrarios a la independencia, aunque sean heterogéneos, para gobernar en lugar de los otros. Ahora sumen, resten, calculen la raíz cuadrada y súmenle dos huevos duros.
Pero no nos preocupemos de los catalanes que sueñan con su república, preocupémonos de quienes nos quedamos en este reino donde Rajoy se va a presentar a las elecciones. Solo nos puede salvar el cardenal Cañizares que nos pide una oración "por España y su unidad”. Ya nos temíamos haber quedado huérfanos tras la jubilación de monseñor Rouco y ya sabía yo que los independentistas irían al infierno.
Pero no se preocupen que, en los días de campaña que restan, no decaerá el disparate y, si decayese, en seguida volverían a traer a ETA a la agenda (ah, ¿que ya lo han hecho?) o, si no, habrá un incidente entre un pesquero y una patrullera en…¡Gibraltar!
(¡Catalanes, no os marchéis! ¡No nos abandonéis! ¡O llevadnos con vosotros!)

Comentario de un lector cachondo:
Lo que yo me pregunto es a qué más van a recurrir, porque ya casi han salido todos los guiñoles esperados y quedan aún 4 o 5 días de esperpento. Sí algún día llega la independencia, habrá sido Rajoy y no Más su gran impulsor. RAJOY PRESIDENT, CATALUNYA INDEPENDENT ! es el ultimísimo eslogan independentista.
Propongo un referendum para que los ciudadanos españoles decidan si quieren quedarse en la España de Rajoy o quieren fundar otra España. Tendríamos dos Españas en una con sendos gobiernos. Todo duplicado y la posibilidad de ir pasándose de una a otra en momentos concretamente establecidos.

calificacion de las entradas