martes, 8 de septiembre de 2015

Messi y la suprema hipocresía española


¿Cuánto,  cómo, dónde tributa Cristiano Ronaldo, por qué no sabemos una sola palabra de su tributación y por qué sí que ¿lo sabemos? todo sobre las financias del fichaje de Neymar y de la fiscalidad de Messi?
El gran Rodrigo Rato, RR, cuando era el 2º hombre del PP, Vicepresidente 2º del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, llevó un día a las Cortes un proyecto de ley hacendística que suscitó las sospechas de la bancada socialista, uno de cuyos componentes le interpeló oficialmente diciéndole, desde la tribuna, que aquel proyecto de ley lo proponía él, RR, para que sus amigos no pagaran nada a Hacienda y este descarado espécimen, por no decir perfecto sinvergüenza, la contestó: “pero qué ingenuo que es usted, señoría, mis amigos ni han pagado, ni pagan ni pagarán nunca nada a Hacienda”.
Este es nuestro mundo y lo que es mucho peor aún: todos lo sabemos, porque todos nos dejamos el culo buscando por ahí al mejor asesor fiscal para que nos diga lo que tenemos que hacer para, como los amigos del bueno de Rodrigo Rato, no pagar nunca nada a Hacienda.
Perdón, he cometido un pequeño error: todos menos Messi.
Messi no es, porque no tiene ninguna clase de derecho a serlo, como los demás.
¿Por qué?
-¿Coño que por qué? Porque es el alma del Barça, coño, ese jodido equipo que, últimamente, le está birlando al Real Madrid, RM, todos los títulos que se disputan en ese canallesco ámbito del fútbol, que Dios confunda, o sea, en el campo de lo más importante del mundo, porque ya se han encargado, se encargan y se encargarán ELLOS de que siempre sea así. Porque no es el cine como dijo Marx el opio del pueblo sino el jodido, el asqueroso fútbol, ya que en él no sólo están implicados ese interés supremamente egoísta de nuestro amor propio sino, lo que es mucho más importante aún, el odio al otro.
Porque, admitámoslo de una puñetera vez, no somos sino lo que odiamos, tan rastrero es nuestro espíritu, tan asquerosa es la mierda que somos.
Y eso lo sabe mejor que nadie el Ser Superior, por eso es el Ser Superior porque ha aprendido antes que ningún otro en qué reside realmente el fundamento de la naturaleza humana: en el odio.
Es un tío que todo lo que hace, lo hace ante el espejo. Como la madrastra del Blancanieves o el muy jodido Dorian Gray, por eso sabe tanto de lo más profundo y despreciable del ser humano.
¿O por qué creen ustedes que tiene a todo el mundo en la palma de su jodida y asquerosa mano, por qué ha conseguido esa inmensa fortuna que tiene, por qué en su penúltima jugada ha conseguido que todos, y cuando digo todos estoy diciendo todos, todos los españoles le paguemos como lo que somos, los más perfectos de todos los gilipollas del mundo, un tanto por ciento, que nadie sabe cuánto es de nuestro recibo mensual del gas de aquí, desde este mismo momento, hasta la eternidad?
Y esto lo hemos descubierto por casualidad y así es mucho mejor para nosotros porque si descubriéramos la verdad total, si algún día llegáramos a saber cuánto es realmente lo que todos los españoles, qué digo sólo los españoles, y los alemanes, y los franceses, y los italianos, y los australianos, últimamente, le tienen que pagar todos los días al Ser Superior para poder seguir viviendo humanamente, tal como no sólo se puede sino que también se debe de vivir, no lo podríamos resistir y el más feroz de los gritos de rebelión saldría del fondo de todas nuestras entrañas contra este jodido Ser Superior que no es sino la encarnación del mal, o sea, del jodido Satanás, que se ha hecho hombre sólo para jodernos a todos los seres humanos.
De ahí su poder, su extraordinario su incalculable, su insuperable poder que hay que temer como se teme al mismísimo Diablo, al creador de todas las cosas más abominables del mundo, porque si él te señala con su blanco dedo, estás absolutamente perdido y no habrá lugar en toda la Tierra, en todo este mundo tan ancho y tan ajeno para escapar a su poder omnímodo, una rubia abogada del Estado, un apuesto y aguerrido fiscal, y el más limpio e inocente de los jueces caerán sobre ti de tal manera que hasta desearás no haber nacido.
Y, si no, que se lo pregunten a Messi. Y Messi no hay más que uno.


2 comentarios:

eddie dijo...

1) http://jmalvarezblog.blogspot.com.es/2015/09/refugiados-dentro-de-siria.html

2) http://canarias-semanal.org/not/16786/-gadafi-no-ametrallo-a-los-manifestantes-yo-estaba-advertido-de-lo-que-iba-a-suceder-/

3) http://periodismo-alternativo.com/2015/09/07/farmaceuticas-arma-de-exterminio-masivo/

4) http://periodismo-alternativo.com/2015/09/08/segunda-republica-emergencia-humanitaria/

Futbolín dijo...

Europa ante su niño muerto.

http://blogs.lavanguardia.com/paris-poch/2015/09/

calificacion de las entradas