domingo, 4 de octubre de 2015

Hacia la destrucción del lenguaje: capitalismo de amiguetes por capitalismo criminal.




La gente asocia normalmente la palabra criminal con el homicidio, con el asesinato, pero hace referencia a todo aquel acto humano que presupone un delito.

Es, por lo tanto, criminal no sólo asesinar a la gente sino también situarla en tales circunstancias que impliquen el peligro de su propia vida.

Cuando Rato pone en marcha ese contrato innominado que en la doctrina se conoce como el “facio ut facias”, hago para que tú hagas también, “si yo te pongo a ti al frente de Argentaria, primero, y de BBVA, después, lo hago para que tú me respondas con una contraprestación absolutamente sinalagmática, o sea para que no sólo me perdones los 52 millones de pesetas que nosotros, los Rato, le adeudamos al Banco sino que, además, me concedas un préstamo de no sé cuántos millones de euros que necesito para pagar otras deudas”.

Y hemos visto ya los documentos bancarios que acreditan ambas operaciones, en los que se hace constar como garantía de ambas operaciones crediticias estas dos palabras: “Don Rodrigo”.

Y claro que eran una insuperable garantía para cualquier operación crediticia esas dos palabras puesto que don Rodrigo no era ni más ni menos que el ministro de Economía y Hacienda del gobierno de Aznar, el hombre absolutamente poderoso que había situado a Francisco González, FG, que sólo era el modestísimo propietario de una sociedad de compraventa de valores, de esas que se dedican a “jugar en Bolsa” y que no tenía ni zorra idea del negocio bancario.

Y la prueba es que entró allí, en el 2º Banco más importante de España, uno de los 10 más importantes de Europa y, por lo tanto, uno de los más importantes del mundo, perdonandole sus deudas y concediéndole créditos al hombre que le había regalado aquella bicoca. “Facio ut facias”, hago para que tú me hagas también a mi, uno de los contratos innominados del Derecho romano.

¿Por qué esto es criminal? 

Porque, simultáneamente, FG, o sea, el BBVA ordenaba a su Asesoría jurídica que ejecutara todas las hipotecas cuyos plazos hubieran sido impagados por todos aquellos infelices que se creyeron aquello que se llamó el milagro económico de los dos más grandes genios de la economía española, Rato y Aznar.

Y muchos de estos infelices ejecutados financieramente por el trinomio Aznar, Rato, BBVA, desesperados al ver que no sólo habían perdido todo lo que tenían sino que, además, le seguían debiendo al BBVA todo lo que pudieran, luego, ganar en toda su vida, principio de la responsabilidad patrimonial universal consagrado en el Código Civil, CC, “del cumplimiento de sus obligaciones responde el deudor con todos sus bienes, presentes y futuros”, no tuvieron más remedio que suicidarse, porque ésta era la única salida que ellos percibían en este laberinto.

Pero no contentos con eso, estos inefables caballeros del PP colocaron también al ínclito Rato al frente de Bankia, lo  que aprovechó para estafar a toda España con su salida en Bolsa y su emisión de acciones preferentes que también llevó a la ruina y a la muerte a innumerables y ancianos pensionistas.

O sea que hay una relación directa entre esos regalos a Rato y esos desahucios inmisericordes para sufragarlos.

¿Es o no éste capitalismo un capitalismo criminal y no de amiguetes como tan banalmente se va diciendo por ahí?

1 comentario:

eddie dijo...

1) Mafia médica
http://periodismo-alternativo.com/2015/10/04/la-mafia-medica-dra-ghislaine-lanctot-2/

2) Brutal descripción (y breve) de la crisis
http://periodismo-alternativo.com/2015/10/04/brutal-explicacion-de-la-crisis-economica-financiera/

3) Más presos políticos
http://www.insurgente.org/index.php/template/tribunales/item/18443-una-nueva-condena-a-militantes-del-sat-esta-vez-por-defender-a-un-diputado-de-una-agresión-fascista

calificacion de las entradas