sábado, 21 de noviembre de 2015

Proletarios de todos los países, uníos.

Yo no sé si los de aquí, nosotros, seremos capaces de comprender a los de allí, ellos, los musulmanes, pero a mi me ha impactado sobremanera un vídeo sobre el partido de fútbol Turquía-Grecia en el que, al decretar un minuto de silencio por las víctima del 13 de noviembre en París, el estadio entero comenzó a pitar y a gritar “Alá es grande”. Un estadio entero, o sea, el pueblo, el puñetero pueblo. Es decir que ellos opinan todo lo contrario que nosotros. Que lo que había ocurrido en París no era más que un acto de reparación de la injusticia que supone que las potencias occidentales planteen guerras experimentales o interesadas en países musulmanes, por eso gritaban como comentario a lo que había ocurrido en París, “Alá es grande”, puesto que había trasladado a la ciudad emblemática del lujo y del placer occidentales la tragedia de su pueblo mártir.
Al propio tiempo ha comenzado un debate sobre si lo que ahora mismo hay en el mundo es o no una guerra.
Los conservadores bien pensantes, o sea, la derecha y la ultraderecha, dicen que no, que no hay motivo alguno para denominar así a lo que no es sino una serie de atentados, más seguidos en el tiempo que otras veces, pero cuyos actos son los mismos de siempre.
El otro día citaba yo por aquí al mayor ¿y mejor? teórico de la guerra, Clausewitz, con su célebre “la guerra no es sino la continuación de la política por otros medios”, y, hoy, me atrevo a relacionar a este genio con el que es, quizá, el genio de los genios, que dijo aquello otro de todo es política porque el hombre es un zoon politikon, de manera que el hombre que no es político o es un dios o es una bestia.
Si no me equivoco, creo que ya podemos inferir que todo es guerra con independencia de que se declare formalmente o no.
De modo que yo, cuando escribo todo esto, estoy participando en esa guerra atroz que, en este momento, se está librando en Siria y que ha echado de sus casas a esos cientos de miles de refugiados a los que nosotros apaleamos en las vallas de Ceuta y Melilla, cuando ellos intentan saltarlas y, si lo consiguen, los encerramos en esa especie de campos de concentración que hemos dado en llamar tan eufemísticamente Cear, centro español de ayuda a refugiados.
Mientras tanto, de los 15.000 emigrantes que debemos de aceptar en España, según el reparto hecho por la benevolente Unión Europea, UE, sólo hemos recibido hasta la fecha la extraordinaria cifra de 14.
¿Qué puede hacer un pueblo como el sirio, agredido por las más grandes potencias militares el mundo, desde los Usa a Rusia, pasando por esa furiosa Francia, cuyo ardor bélico es absolutamente inexplicable si no es por la cercanía de las elecciones y la competencia que dos consumados belicistas, Marine Lepen y Sarkozy le hacen a Hollande?
¿Por qué el pueblo sirio tiene que sufrir los rigores de dicha competencia unidos a los no menos furiosos de los Usa y Rusia, que intentan demostrar que no consentirán de ninguna manera que suceda algo en las zona geoestratégica político militar y económica más importante del mundo en estos momentos, sin su ominosa presencia?
Y, al mismo tiempo, en Irak, sin que nadie se conmueva lo suficiente para que lo que allí sucede aparezca como noticia relevante en los diarios del mundo, todos los días mueren en sangrientos atentados, decenas de personas inocentes, mientras Bush y Aznar continúan impertérritos en sus arrogantes posturas y no siguen el ejemplo del tercer o cuarto hombre de las malditas Azores, Blair, que ha expresado "urbi et orbi" su tardío e ineficaz arrepentimiento.
A mí no me cabe la menor duda de que, pasado un cierto tiempo, todos estos responsable de las tragedias de Libia y Siria entonarán el más cínico de los “mea culpa, mea maxima culpa”, mientras que otros, más cínicos aún, evitan cuidadosamente expresar donde estarían ahora con sus armas y bagajes, de no ser porque se juegan, el próximo 20D, la posibilidad de seguir participando en ese genocidio universal, que supone seguir explotando económicamente a todos los desvalidos de la Tierra.

1 comentario:

Anónimo dijo...

http://tonyfdez.blogspot.com.es/2014/08/por-que-isis-y-al-qaeda-no-atacan-israel.html

calificacion de las entradas