domingo, 1 de noviembre de 2015

“Somoza tal vez sea un hijo de puta pero es NUESTRO hijo de puta”

En La derrota del pensamiento, Alain Finkelkrauft, dedica mucho espacio al intento de establecer los factores que hacen que un pueblo se identifique como tal, lengua, raza, religión, costumbres, sentido de identidad, etc. E incluso hace extensa referencia a los grandes pensadores, Levi-Strauss, que critican como elementos diferenciadores de un pueblo o de una nación los que acabamos de mencionar.
El sentido de pertenencia: Según la filósofa Simone Weil, todo ser humano tiene la necesidad de contar con raíces, y señala que casi la totalidad de la vida moral, intelectual y espiritual de una persona se alcanza a través de los entornos de los que se ha sentido parte a lo largo de la vida. En efecto, sentirnos parte de un todo más grande, nos libera de la soledad y nos hace sentir más seguros frente a los desafíos de a vida.(El Centinela).
Esto, creo, nos explicaría lo que está sucediendo en Catalunya con el fenómeno Pujol, cuanto más se descubre o hace como que se descubre la felonía de este personaje, más se exacerba el sentido catalanista de su propia historia, algo así como lo que dijo Franklin Delano Roosevelt a propósito de Somoza: “Tal vez sea un hijo de puta, sí, pero es nuestro hijo de puta”.
Es lo mismo que ocurre con todos esos españoles que votan, que van a votar a Rajoy, saben que es el peor presidente del mundo, que ha montado un sistema mucho más corrupto aún que el catalán, “sé fuerte, luis, hacemos lo que podemos”, pero es SU presidente. Es uno de ellos, les pertenece, es de su propia familia, pues.
O sea que cada vez que se saca un trapo sucio más de Pujol, de Mas o de cualquier otro miembro de la sociedad catalana, ellos, los catalanes, se refuerzan aún más en su imperioso deseo de salir de España porque piensan, que no atacan a Pujol, Mas “et altri” sino a todos ellos en estas personas, de modo que cada insulto, cada improperio, cada ultraje hace mucho más fuerte aún su deseo de irse de este país que tanto los maltrata.
Esto es lo que explica este fenómeno social que, visto desde fuera, parece absolutamente increíble, los catalanes, todos los catalanes, sin excepción se sienten tan ultrajados como esas madres que contemplan como sus hijos son vilipendiados por las misma cosas que no se les reprochan a otros, que están haciendo lo mismo.
Es por eso que se ha producido esa increíble reacción: que se unan gentes de tan distinta condición como los miembros de la oligarquía catalana y la gente de la Cup.

2 comentarios:

Futbolín dijo...

Nos están limpiando de ladrones Cataluña, nos la van a dejar limpia como una patena, gracias Mariano, jajaja

Futbolín dijo...

VIDEO OBLIGATORIO¡¡¡ TODA UNA GOZADA.

Otra Vuelta de Tuerka - Pablo Iglesias con Vicenç Navarro (programa completo)



https://www.youtube.com/watch?v=E9yIfmFBIWk

calificacion de las entradas