domingo, 6 de diciembre de 2015

Por qué China va ganando la guerra que la Urss perdió










Warren Buffet: “claro que existe la lucha de clases, pero la estamos ganando nosotros”.

-Yo no estaría tan seguro de eso-míster Buffet

Porque la historia es muy larga, demasiado larga, y hubo un período de ella el que el “dominus”, dueño, podía vender al esclavo incluso a trozos, “trucidatio corporis”, se llamó la figura jurídica, de modo que en aquellos tiempos del Imperio romano, usted podría haber vendido a  uno de sus canallescos congéneres los pies, las manos e incluso la cabeza de uno de sus innumerables esclavos.

-O sea, míster Buffet, que usted está perdiendo poder de dominio-.

Pero dice que van ganando la batalla sin tener en cuenta que en China hay 1.500 millones de personas que se autoproclaman comunistas.

Pero, claro, u., como buen yanqui, hace como que China no existe, aunque ella sea la propietaria del mayor porcentaje de la deuda pública usaniana de manera que si sacara todos sus títulos a la venta a la vez, provocaría el hundimiento de Wall Street.

Pero u. no cree que a China le convenga hacer eso, y yo, tampoco, porque los jodidos chinos van ganando la guerra por goleada, entonces, ¿por qué van a cometer la tontería de hacer tamaño envite?

Con la inmensa paciencia de un Buda sedente y la infinita sabiduría de un Confucio esperarán tranquilamente a que la fruta madure en el árbol.

-Y u., míster Buffet, ¿qué piensa hacer, seguir mintiendo, falseando una realidad que ya les es tan adversa que ha provocado la locura de sus dirigentes que están incendiando el mundo, en su intento de detener o hacer cambiar el curso de la historia? No es verdad que ustedes estén ganando esta lucha y lo saben.

Algo hemos avanzado, pues, y esto se lo dice un tío, que, ayer mismo escribía que si Mariano Rajoy vuelve a ganar esta farsa de elecciones, se pegaría un tiro. 

Hobbes, para mi, el autor más importante de la historia de la filosofía, hizo dos afirmaciones, hasta ahora, irrebatibles: la vida es una lucha de todos contra todos y el hombre es un lobo para el hombre.

Como Marx no había nacido todavía nadie le pudo tachar de marxista, pero esa lucha de todos contra todos no es otra cosa que otro modo de exponer lo que luego Marx explicaría como el materialismo dialéctico, ese impulso que empuja a la historia mediante una lucha a muerte entre las fuerzas progresistas y las retrógradas-es preciso que todo cambie para que todo siga igual-, hacia la realización dialéctica, o sea a través de la pugna entre las fuerzas del capital y del trabajo hacia la realización del fin de la historia-nada que ver con la visión de ésta por Fukuyama-.

Pero un hombre, un hombre solo o sólo un hombre no es más que una gota de agua en el mar o un grano de arena en la playa

A lo mejor mañana, o dentro de 20, 30 o 40 años, un Warren Buffet chino se atreve a afirmar que “claro que existe la lucha de clases, pero la estamos ganando nosotros” y esta vez sí que será verdad, a no ser que los Usa, desesperados, se líen la manta a la cabeza y comiencen a usar sus bombas nucleares, lo que sí que será ya el fin de la historia, pero no precisamente ése que soñaba Fukuyama.

No hay comentarios:

calificacion de las entradas