jueves, 3 de diciembre de 2015

Rajoy, una vez más

Lo queramos o no sus antagonistas, Rajoy no sólo es popular por el partido sino también por su manera de hablar, ayer le dijo a ese increíble tipo que es Bertín Osborne, el Belén Esteban masculino, que gobernar es la pera.
Y el puñetero tiene toda la razón, porque ¿puede haber algo más maravilloso que gobernar sabiendo que uno no tiene ni puta idea de lo que está haciendo y que, además, no te pase nada por ello?
O sea que el tío hace lo que le sale de los cojones, suponiendo que los tenga, y todo una país le aplaude.
Porque yo comprendo perfectamente que todos los plutócratas de este asqueroso país estén contentísimos con él porque los está haciendo los reyes del mambo no sabemos para cuantos años, pero ¿y toda esa gente que se muere de hambre literalmente, esos 210 ciudadanos que desahucian todos los días unos juzgados servidos, como estamos viendo, por la escoria de la sociedad cuyas decisiones, de echar a la calle a familias paupérrimas compuestas sobre todo por seres absolutamente indefensos, cuyos componentes o se suicidan o acaban muriéndose de frío y de hambre, son cumplimentadas por los peores esbirros que nunca han circulado por la historia universal de la infamia?
Este es el mundo que tenemos, en el que, una vez que hemos perdido absolutamente la vergüenza, vivimos y no nos suicidamos todos, en manadas, como dicen que, a veces, hacen algunos animales, mucho más racionales que nosotros, y a mí no me consuela en absoluto saber que todo esto sucede hace ya muchos años como ya nos denunció Cicerón y precisamente por eso lo asesinaron: “¿ubinam gentium sumus, in qua urbe vivimus?”, ¿entre qué gentuza estamos, en que asqueroso país vivimos? 
Ahora mismo acabo de leer que a Cristina Cifuentes, ex delegada del  Gobierno en Madrid y actualmente presidenta de la Comunidad madrileña, una de las mejores representantes del PP, la acaban de absolver de la querella que le interpusieron por afirmar que Ada Colau era proetarra y filoetarra, porque eso, dicen nuestros tribunales forma parte del derecho a la libertad de expresión, mientras condenaban a un pobre imbécil que había dicho no sé qué por internet, que el juzgado conocedor del asunto ha considerado apología del terrorismo.

1 comentario:

eddie dijo...

http://manueldelgadoruiz.blogspot.com.es/2015/12/paris-capital-del-terrorismo.html

calificacion de las entradas