viernes, 18 de diciembre de 2015

Una conspiración de silencio



Supongo que mi fama de loco se confirmará, pero no tengo más remedio que escribir lo que sigue.
Mi cerebro no es más que una máquina como la de este puñetero ordenador en el que, si yo le doy a unas determinadas teclas, el puñetero chisme escribe lo que le da la gana.
De mismo modo, funciona mi jodido cerebro, yo estoy sentado aquí tranquilamente, delante del ordenador, y leo la siguiente frase de Rajoy: “No saco conclusiones políticas del incidente y pido que nadie lo haga”.
Dejando aparte el fondo de autoritarismo que subyace en el mensaje, la frase sale disparada a mi jodido cerebro y en él salta, como impulsada por un resorte, la famosa máxima: “excusatio no petita, acusatio manifesta”. ¿Por que no quiere Rajoy que se comente este asunto? Luego, volveremos sobre esto.
Y, luego, también por ese otro mecanismo cerebral, la puñetera asociación de ideas, me viene a la mente la carta del hermano de ese policía que murió en el atentado a nuestra embajada en Kabul, en la que se pide igualmente que no se utilice la muerte de su hermano en la dialéctica política.
Y en este país de imbéciles casi nadie cae en la cuenta de que las dos peticiones, la de Rajoy y la del hermano del policía, son en sí mismas actos perfectos de dialéctica política puesto que lo que ambos pretenden es imponer la ley del silencio a dos sucesos de eminente cariz político.
Rajoy y su régimen, porque se trata de un auténtico régimen directamente heredero del franquista, tratan de perpetuarse en el tiempo con la misma táctica que no sólo no ha envejecido sino que se muestra en plena vigencia: si un hecho, un suceso no nos interesa que se difunda, silenciemoslo, ¿cómo? Por todos los medios a nuestro alcance, si se trata de que no se comente ante todos el increíble trato de favor que está recibiendo el padre de Rajoy, alojado en el palacio de La Moncloa y con dos personas atendiéndole día y noche, como está mandado, por su estado de salud posterior a un ictus, previo pago de 5.000 euros con cargo al fondo de la ley de dependencia, una pesada losa de silencio cae sobre el asunto y no se lee ni se oye ni se ve en diarios, radios y tvs ni una sola palabra al respecto. Es más, si unas personas presentan ante un juzgado una demanda para que se investigue el asunto, ésta es rechazada de plano e inmediatamente.
O sea que la famosa ley Mordaza no es más que un síntoma que sólo trata de prevenir los acontecimientos más gruesos, aquellos que si saltan a la vista provocan una enorme repercusión social, pero había que reprimir también estos casi desconocidos brotes de la más feroz de las injusticias, estos que atentan directamente a la esencia de la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley. Porque, como ya hemos expuesto por aquí varias veces, Rajoy es el más grande apòstol de la desigualdad.
Y me salta también a la memoria la frase de Rajoy defendiéndose de la afirmación de Sánchez de algo que es esencialmente evidente, que él, Rajoy, no es una persona decente, “nadie nunca ha presentado ante ningún juzgado una denuncia contra mi”, subsiguiente a esta otra “si v. pensaba que yo debía dimitir por lo de Bárcenas, ¿por que no presentó una moción de censura?”.
Este es Rajoy en todo su esplendor, pidiéndole a los demás lo imposible, como hacen todos sus corifeos.
Que se actúe contra él, sus seguidores y el PP, judicialmente es la actividad más inútil del mundo y lo inútil, en cuanto inefectivo, es de por si absolutamente estúpido: ¿para qué vas a actuar contra ellos ante una jurisdicción que no sólo dominan íntegramente sino que está constituída precisamente por ellos?
De modo que han aprendido la lección, no son tan tontos, a Rajoy se  lo cargó en su primer intento de ser presidente de gobierno el propio Aznar gritando por todas las esquinas del mundo frente al 11M “ha sido Eta, ha sido Eta”, cuando lo que había sucedido es que el yihadismo nos había pasado factura por lo de Irak, ahora la situación, si no igual es muy semejante, el atentado contra nuestra embajada en Kabul no es sino directa consecuencia de nuestro alineamiento con todas las fuerzas represoras de los pueblos árabes, y éstos se defienden atacando ciegamente nuestras instituciones y matando a quienes no son precisamente sino víctimas también de otro modo de represión.
En cuando al puñetazo a Rajoy de ayer, he leído por ahí la alocada historia de que su mentor ha sido Arriola, que pretendía provocar una ola de conmiseración de su jefe por ese sentimiento del pueblo llano a ponerse de parte del ofendido. Y al sobrino de Rajoy, o sea, el agresor, sólo se le había ido la mano, en lugar de una simple bofetada, una palmada como la que Rajoy dio a su hijo aquel día del programa deportivo, le cascó un puñetazo de no te menees, que ha sido repetido hasta la saciedad por todas las televisiones, merced a la previsión de un periodista gráfico que nos dice que se subió a una determinada altura para realizar la toma desde el ángulo más efectivo.

3 comentarios:

Futbolín dijo...

Pues la hostia beneficia indirectamente al PP, y esa es una posible línea de investigación, en cualquier caso siempre es mejor que se la haya dado su sobrino, así todo queda en familia, en este caso la de Viri y además en Pontevedra con lo cual se demuestra esa gran verdad de que nadie es profeta en su tierra.


Chiste de Eugenio:
¿saben aquel que diu?
Que va el sobrino de Mariano y después de hacerse con él un selfi, le arrea una buen guantazo y le rompe las gafas.
Pues resulta que el PP ha descubierto que su sobrino, parentesco que procura no mencionar, es un peligroso antisistema de estilo podemita y bolivariano que quiere impedir que el PP siga creando empleo y riqueza (solo para sus afiliados claro)

Futbolín dijo...

El chico del guantazo mariano:
Que su padre, administrador de la Cámara de Comercio de Pontevedra, estuvo imputado por fraude de subvenciones y falsedad documental, y que sus simpatías políticas tiran más bien hacia la derecha. No sólo eso sino que la teoría del hecho aislado se venía abajo no por culpa de una conspiración izquierdista sino porque había un parentesco lejano entre el agredido y el agresor. Al final el puñetazo lo explica mejor Freud que Marx.
En un despilfarro de simbolismo, la hostia le ha venido a aterrizar a Mariano en una de sus ciudades totémicas por parte del hijo de uno de esos señores bien que, además, resulta que era medio sobrino suyo. Una vez más, como en tantas otras fiestas del PP, todo queda en casa. El presidente sufrió en carne propia el riesgo de salir del plasma a la calle aunque no en la calle que él se esperaba. La escolta estaba demasiado relajada y Floriano se equivocó: esta vez les ha sobrado piel.
http://blogs.publico.es/davidtorres/2015/12/18/les-ha-sobrado-piel/

Futbolín dijo...


UN POST CON UNA RELATO PERSONAL QUE VALE LA PENA LEER.
(FRAGMENTO)
"Por eso, la mañana del domingo, cuando deposite la papeleta lo haré con el orgullo de ser uno, de votar acompañado de dudas, pero con la certeza de que lo fundamental no es el resultado. Rechazo el espíritu neoliberal de asignación de los conceptos ganador y perdedor. También con la convicción de saber que va a ser más difícil burlarse y menospreciar a los nuevos replicantes. En los momentos previos hablaré con Carmen y escucharé sus palabras indignadas por la terrible frase de Pedro Sánchez cuando afirmó que “Pablo Iglesias no tiene pinta de presidente”. Eso es todo un tratado de ideología conservadora y de elitismo patético. Recuerda a la calificación de perroflautas a los jóvenes presentes en las plazas del 15 M."
http://www.juanirigoyen.es/2015/12/dos-votos-y-dos-besos-o-tres.html?spref=fb

calificacion de las entradas