jueves, 25 de febrero de 2016

Función de títeres en el Congreso de los diputados (II)

Una escenificación perfecta.
La encerrona ha sido perfecta y estos jóvenes profesores universitarios, que todo lo que saben lo aprendieron en los libros, y yo no he creído nunca en eso de la historia es la maestra de la vida, han caído en ella como unos pardillos.
Se trataba no de lograr una investidura que era, con los mimbres que hay, absolutamente imposible, sino de torpedear la línea de flotación de ese crucero arrogante que navegaba por las revueltas aguas de la política con una inconsciencia supina, haciéndoles aparecer ante la generalidad de los electores, porque elecciones haberlas haylas, como el culpable de todo lo que ha sucedido en España desde los reyes godos.
Se trataba, digo, de aprovechar esta endemoniada situación de intentar una investidura absolutamente imposible porque el Psoe no se puede jugar ahora toda su larga trayectoria política, como muy bien saben sus gordos y relucientes perros viejos, pactando con su peor enemigo, no de ir a por la investidura de verdad, con todas las armas y bagajes, sino de maniobrar de tal forma, que lo de la tal investidura fracasase, como no podía ser de otra forma, pero, al propio tiempo decirle a un electorado universal justamente irritado: el culpable de todo vuestro desengaño, de toda vuestra desilusión, de todas esta molestias que vosotros vais a sufrir por segunda vez, es esta pandilla de ambiciosos imberbes que ha venido a la política para destrozarlo todo mientras ellos se ríen como si tratara de un juego de niños, cuando en realidad se trata de terminar de una ver por todas con esta inacabable sucesión miseria, hambre, desahucios y muertes, muchas de ellas por suicidio.
Dicen que entre los negociadores del Psoe hay un tío, nada aparente, que siempre se sienta al final de todos y que, por ello parece que se va caer de la mesa, que es un auténtico genio de la negociación. No recuerdo su nombre y no creo que valga la pena ponerme ahora a buscarlo y que, mientras, se me olvide lo que quiero decir.
Dicen también que ha participado en cientos de negociaciones con pleno éxito y que se las sabe todas y, como todos los sabios auténticos, le importa un bledo que no se reconozca su mérito.
Este hombre no sólo ha convencido a su Psoe de que, ahora, no tienen nada que hacer porque la única solución viable para gobernar está en la izquierda, pero ello supone, sin paliativos, la desaparición del propio Psoe. Porque la fuerza que si no es hegemónica ya en la izquierda está a un pelo de serlo es Podemos.
Y los postulados que defienden los podemitas hacen que las proposiciones programáticas socialistas parezcan salidas de un colegio de párvulos.
En estas condiciones, un gobierno de coalición Psoe-Podemos sería un auténtico suicidio socialista, de manera que la única salida para la supervivencia del Psoe radica en no sólo no pactar un gobierno con los podemitas sino todo lo contrario, demostrar “urbi et orbi”, que ha sido Podemos el que no ha querido realizar un pacto de progreso lo que nos ha llevado a todos a unas nuevas elecciones generales.
En estas condiciones, las inevitables nuevas elecciones tendrán un clarísimo culpable, Podemos, y el Psoe espera y desea que esta percepción sea el certificado de muerte de su adversario esencial.
Veremos.
Porque estos imberbes y desaliñados profesores no son tontos del todo, faltos de experiencia en cuestiones prácticas, por supuesto, a trampear y a amagar con una cosa cuando, en realidad, lo que se quiere hacer es precisamente la contraria, todavía no han aprendido, pero aprenderán porque las cogen al vuelo.
Estoy seguro de que, ahora, cuando acaben de comprender la jugada,  harán algo para contrarrestarla que no será, creo, precisamente esto que ahora han hecho de abandonar airados las negociaciones, sino, precisamente, todo lo contrario, volver a ellas, sentarse allí con su vieja propuesta de un gobierno de coalición de todas las fuerzas progresistas y permanecer allí, sentados, hasta la consumación de la engañosa y traicionera farsa del Psoe, que no podrá exhibir en las próximas elecciones las sillas vacías de los podemitas como la clara demostración de su interés de tumbar una investidura que éstos han dicho ya de todas las maneras que están dispuestos a llevar a buen término. 

1 comentario:

Futbolín dijo...

Pinzas y pinzamientos

https://www.youtube.com/watch?v=XGgWUIoTrqQ&feature=share

calificacion de las entradas