jueves, 3 de marzo de 2016

Marxismo y factor humano.

-Que Dios te libre de los idus de marzo.
-Sr. Sánchez, tenga u. cuidado con el hombre con las manos manchadas de cal viva.
Como el más puro de los jacobinos, Iglesias no se anda por las ramas. La 2ª persona del hombre más rico del mundo, Carlos Slim, todavía anda por los andamios de la política vestido con el ropaje de la vieja pana. Y, siendo quien es y como es, todavía se permite este tercer hombre más rico del mundo venir, aquí y ahora, a decir lo que debemos hacer la famélica legión, los pordioseros, los hijos de Eva.
Carlos Slim 2 se sube a esa tribuna en la que todavía lo mantienen los estúpidos socialistas y se permite intentar denigrar a Pablo Iglesias llamandole Lenin.3. Es un error del que nunca se arrepentirá suficientemente.
La réplica del descamisado coletudo ha sido terrible, ha comenzado, porque es seguro que va a segur por el mismo camino, recordándole al hombre que un buen día se vistió con la honrada pana que siempre usó mi abuelo, un pastor de cabras, recordándole su episodio vital de los etarras enterrados en cal viva. Porque la historia del tal Felipe González, alias Isidoro, es más larga que un día sin pan.
Pero yo no quería escribir hoy de este gatazo gordo y reluciente que se apresuró a abandonar a su esposa enferma de cáncer para irse a disfrutar de una flamante barragana.
Yo quería escribir de la grandeza del hombre, de los idus de Marzo, de la lucha interminable de jacobinos contra girondinos, de la poderosa lentitud de los fenómenos históricos, de Marx, Freud, Adorno, y Habermas.
Pero la envergadura de la tarea, inmensa, me abruma y me vuelvo a  la cama para sacar fuerzas de tanta flaqueza.
El más grande de los filósofos de la historia cometió un error garrafal.
Es cierto, sí, que todo, en el fondo no es sino economía pero todo, también, está gestionado por el hombre, el famoso factor humano, y esto es casi  tan  importante como la lucha económica que se produce en el seno de la producción de bienes y servicios.
Sigmund Freud, que también se equivocó  en tanto en cuanto afirmó  que al hombre lo dominan esencialmente las pulsiones sexuales, puso de manifiesto que el animal humano sufre trastornos, presiones, pulsiones sentimentales capaces de llevarle hasta la locura, de tal modo que nunca puede comportarse como uno de esos animales que se usan en los laboratorios.
Y esta experiencia freudiana fue asumida por los componentes de la llamada escuela marxista de Francfort que gracias a los trabajos de Horkeimer, Adorno y Habermas ha puesto al día la teoría y la práctica marxista.
Ningún proceso histórico social es rigurosamente mecanicista sino que está decisivamente determinado, además de por la pulsión economicista de la producción, por la subjetividad de los actores humanos de la acción.
No va a ser sólo por el conflicto socioeconómico que asola nuestra cotidianidad por lo que van a producirse decisivos fenómenos históricos en nuestra nación sino que éstos van a estar también decisivamente influidos por las personalidades respectivas de sus actores principales.
Así, si la regresiva y tortuosa personalidad de Rajoy ha determinado esta explosión de nuestra sociedad, yo espero y deseo que ese impulso  jacobino que mueve a Pablo Iglesias promueva la consiguiente réplica progresista que tanta falta nos hace.

No hay comentarios:

calificacion de las entradas