sábado, 11 de junio de 2016

Los desnudos y los muertos.

A la izquierda, una captura del vídeo filtrado en Twitter; a la derecha, imagen del cartel de Ciudadanos de 2006.
¿Qué es lo que puede impulsar a un ser humano a exhibirse ligero de ropa o sin ella ante el mundo entero?
Indiscutiblemente un insuperable concepto de su excelente aspecto físico.
Egolatría, creo que se llama esta enfermedad.
Y la pregunta que se impone es ésta: ¿Puede un enfermo, con una enfermedad tan grave como de la que ahora tratamos, ser un buen gobernante?
Toda la buena filosofía política, desde Aristóteles, se ha empeñado en pergeñar el prototipo de político.
Y la conclusión a la que todos ellos han llegado es que el gobernante debe ser un hombre absolutamente perfecto, pero, sobre todo, muy consciente de sus limitaciones.
¿Cómo pueden llevarnos a buen fin, políticamente hablado, un hombre o una mujer con tan insuperable concepto de sí mismos que no sufren inconveniente alguno en exhibirse obscenamente muy ligeros de ropa si no absolutamente desnudos,  y en posturas indecentemente sugestivas siendo así que el hombre tiene que dedicar cada día horas y horas a disponerse el cabello de tal manera que no se advierta ostentosamente que se está quedando calvo y ella, la omnipotente vicepresidenta del gobierno, que la gente con un acertado sentido de las semejanzas, la compare con una simpática y juguetona hembra poco desarrollada de cerdo?
Pero el mundo en el que tan mal vivimos es así.Todos nosotros nos dividimos en dos grandes sectores: los desnudos, ellos, los que nos gobiernan o aspiran a hacerlo, y los muertos, de hambre y demás miserias que somos todos los demás.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo bueno, si breve, doblemente bueno. Genial D. josé.

Un abrazo, y saludos a Futbolín, Eddie y otr@s compañer@ de blog.

Anónimo dijo...

A todo esto, es vergonzoso y deprimente, que ni un solo medio de ¿comunicación? diga absolutamente nada de la lucha en Francia contra la reforma laboral. Será para que no se contagie.
Saludos

Anónimo dijo...

Todos vendidos, claro.

Y los españoles tenemos todo el tiempo para ver futbol, estar un día entero coreando a un equipo ganador de una copa, pero somos incapaces de mover el culo para reclamar nuestros derechos. ¿No tenemos lo que merecemos?

Anónimo dijo...

Intento ponder in enclave http://www.paralelo36andalucia.com/el-scandalous-de-francia

Anónimo dijo...

Www.paralelo36andalucia.com/el-escandalo-de-Francis/




JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Tienes toda la razón del mundo. Y más.

A mí, lo de Francia, me llena de sana envidia, pero no me sorprende. Estos franceses que se oponen hasta la muerte a una reforma laboral que Hollando y su primer ministro han copiado de la de Rajoy, son los mismos que no hace mucho, cogieron a consejero delegado y al presidente del consejo de una empresa que salieron a anunciarle despidos en una empresa con pingües ganancias y no sólo los desnudaron totalmente sino que casi los matan, lo que impidieron saltando por una enorme valla, desnudos, como cuando los parieron sus madres y tan aterrorizado que todavía andan corriendo por ahí.

Pero Francia es mucha Francia y los franceses maman desde el primer momento de sus vidas, la justicia, la auténtica igualdad y, consiguientemente, la libertad.

Qué envidia, anónimo, qué envidia.

El más fuerte de mis abrazos,

calificacion de las entradas