jueves, 8 de septiembre de 2016

Mar de mierda




Mierda flotando en Torre del Mar. - Foto van Paseo Maritimo, Torre del ...
jotaeme | Tumor Gráfico | Página 172
Lo han organizado de tal modo que todo no es más que un inmenso montón de mierda.
Yo mismo no soy más que ochenta kilos de pura mierda que se aferra a todo lo que le rodea como una puñetera lapa.
Por supuesto que no lo hicieron de una vez, que han ido perfeccionado su obra a través de los tiempos, riéndose, al propio tiempo, de nuestros inútiles esfuerzos por impedirlo.
El caso es que aquel canallesco macho alfa que se imponía por la mera fuerza física a la mujeres de su entorno y a los otros machos con lo que probó su fuerza y venció, se convirtió automáticamente en el jefe de la tribu.
Hoy, aquel asqueroso tipejo se ha convertido en ese patán que llama chochitos a todas sus empleadas, a las que no les renueva el contrato si no se dejan tocar el culo.
Pero el de los chochos no sería como es si Rajoy y toda su banda no fueran como son.
Acabo de leer la última encuesta del CIS, CENTRO DE INVESTIGACIONES SOCIOLOGICAS, que dice que Núñez Feijó va a ganar las elecciones gallegas con una cómoda mayoría absoluta, a pesar de que uno de sus hombres de confianza, el tal Baltar, le ofreció a una mujer de aquella tierra un empleo a cambio de sexo.
No me voy a exponer otra vez a que uno de mis mejores amigos, un compañero del alma, compañero, me retire la palabra por generalizar y hablar de los gallegos como pueblo, Baltar y Feijó son gallegos por la misma razón que el tocaculos  de los chochitos es de mi tierra, o sea, murciano.
Dicen por aquí, no sé si lo dirán también por allí, que en todas partes cuecen habas.
Son las habas que yo soporto todos los días cuando me humillan con un trato denigrante en cualesquiera de las oficinas públicas a las que acudo en pretensión de que me reconozcan un derecho y sólo  recibo del funcionario que me mal atiende una mirada de desprecio que parece calcada de una de las de Rajoy.
¿Y saben lo peor de todo: que el funcionario tiene razón por despreciarme porque yo, como justa correspondencia a su trato, no le he escupido en la cara después de cagarme en su padre?
Y ahora dirán todos ellos: ¿ven como tenemos razón, no sólo son unos inútiles sino, además, unos maleducados, seguramente el mastuerzo éste ni siquiera sepa leer, no le habrá dado tiempo de ir a la escuela tan ocupado como estaba apedreando perros?  
Y el maquiavélico Wert, sonreirá mefistofélicamente, mientras dice “aquí, en París, en una sede principesca sólo para mi mujer y para mí, me las van a dar todas porque para eso fui uno de los ministros de Rajoy que hizo al pie de la letra lo que éste me ordenaba, pergeñar una ley de educación que empeorara, si es que era posible, todas las anteriores”.
Repito, todo no es más que un inmenso mar de mierda en el que nos ahogamos todos los que no hemos tenido la suerte, como decía el registrador, en sus artículos de El Faro de Vigo, de haber nacido de buena estirpe, mientras que él y todos sus hermanos de casta contemplan desde una segura distancia el enorme muro que los separa de nosotros, mientras les conceden una mayoría absoluta tras otra ocho o diez millones de los que chapotean incansablemente en la pura mierda.

1 comentario:

bemsalgado dijo...

Buenas noches, José.

Otra forma de decir lo mismo.
Hace 15 días, Xaquín Marín, en LVG:

http://www.lavozdegalicia.es/opinion/2016/08/26/00161472246538605954801.htm
XAQUÍN MARÍN
27/08/2016 05:00

Un abrazo

calificacion de las entradas