sábado, 8 de octubre de 2016

¿Quién manda realmente en el Psoe?

Pedro Sánchez, ayer en el Congreso.
¿Felipe González o ese sanedrín constituido por todos los viejos jerarcas?
 
En realidad, las estructuras de los dos viejos partidos del bipartidismo son casi gemelas, lo que varía es el pegamento que une a sus diversas partes.
 
En el PP, que viene directamente del franquismo, la disciplina, la jerarquización y la sumisión al mando son totales, por eso en él es absolutamente imposible una revolución o subversión como la que acaba de producirse en el Psoe.
 
En el PP, la sumisión absoluta al mando es un dogma de fe y, por lo tanto, rigurosamente indiscutible, no olvidemos aquel círculo escrito en alguna de las monedas puestas en circulación bajo la etapa directa del Generalísimo: “Franco, Caudillo de España por la gracia de Dios”, que un guasón tradujo irreverentemente por “Franco, Caudillo de España porque Dios es así de gracioso”.
 
Pero queríamos escribir hoy, un poco sobre el Psoe y su reciente cataclismo.
 
Es absolutamente inconcebible que esa subversión total que se ha producido en la reunión del Comité Federal el Psoe se produzca en el PP porque la democratización de este partido es inexistente. En este partido, el culto de latría o adoración al líder es total.
 
Ahora mismo, toda la geografía española contempla atónita todos esos escándalos judiciales que se producen espontáneamente porque también es espontánea la corrupción del PP.
 
Es muy posible que el segundo mandato del PP transcurra bajo el signo de los juicios promovidos por el abuso total que este partido ha hecho de todos los recursos del Estado, no ya sólo por enriquecerse todos ellos sino, lo que es el designio supremo del régimen, enriquecer de una manera decisiva e irreversible a los poderes económicos nacionales y mundiales.
 
Este es el objetivo final del liberalismo.
 
En el Psoe, que abrazó también definitivamente estas finalidades, por lo menos desde Suresnes, resta, allá, en el fondo, ese lastre del izquierdismo radical que movió a sus fundadores, lastre del que parece que ya no queda mucho.
 
El Psoe quiere, persigue lo mismo que el PP, lo que ocurre es que en muchos de sus miembros, cada vez menos, existe, allá, en lo mas profundo de su consciencia, el viejo residuo volteriano marxista de la rebelión contra la explotación universal de las clases trabajadoras, pero como todo el esfuerzo de sus estamentos dirigentes ha estado dirigido a extirpar dicho residuo, ahora mismo, como acaban de demostrarnos sus jerarcas, encabezados por su tótem, que muy sabiamente, como siempre, se ha mantenido a una distancia prudencial de la melée, la ideología que subyace en el Psoe es absolutamente la misma que la del PP, la única diferencia reside en una aparente diversificación de los modos en que dentro de los mismo se producen las decisiones.
 
O sea que no yerra, como nunca lo hace, la sabiduría popular cuando afirma eso de que PP, Psoe, la misma cosa es, y hemos escrito “cosa” para no ser escatológicos.
 
 
 
 

2 comentarios:

Futbolín dijo...

Wyo desencadenado, gran artículo
Cuando la madre devora a su hijos
El Gran Wyoming
http://www.infolibre.es/noticias/opinion/2016/10/12/cuando_madre_devora_hijos_56037_1023.html

Anónimo dijo...

Perded toda esperanza.

Gracias Futbolín.

calificacion de las entradas