viernes, 6 de enero de 2017

A propósito de Trillo

Federico Trillo-Figueroa, the new Spanish ambassador in London, a ...
Este inefable personaje es uno de los pocos de los que he escrito por aquí que conozco personalmente.
El común de los mortales piensa que el Opus Dei, Obra de Dios, no sólo es originario del Norte de España, donde anduvo durante mucho tiempo su fundador, monseñor Escrivá de Balaguer, a quien también vi por aquí, una vez, en una charla que dio a un selecto grupo de matrimonios.
No. Tal vez yo esté equivocado, pero el venero del Opus, el auténtico venero del Opus, el manantial del que manan numerarios y supernumerarios de  este grupo como por arte de magia es el Ejército y, dentro de él, la Marina.
No sé el porcentaje de militares de Marina respecto a la población total de habitantes de Cartagena pero es muy elevado. No conozco a una sola familia en la que no haya uno de sus miembros que sea marino de guerra.
Tampoco estoy seguro de que mi impresión sea cierta pero creo que el almirante Carrero Blanco, el que iba a suceder, militarmente, a Franco y la figura más significativa del Opus, también anduvo por aquí durante algún tiempo.
Lo que estoy tratando de decir es que ser cartagenero, o vivir en Cartagena, y tener relación amistosa, profesional o de cualquier otra clase con miembros de la Obra es la cosa más corriente del mundo.
Cuando yo llegué a Cartagena, hace ya mucho tiempo, el Alcalde de la ciudad era un tal Federico Trillo, ¿les suena?, que también, como el hombre que hoy nos ocupa, era también de profesión militar, porque no es cierto, como hoy le he oído decir a Trillo, hijo, que su profesión sea la de letrado del Consejo de Estado, no, cuando yo llegué a esta ciudad, Trillo, hijo, era miembro del cuerpo jurídico de la Armada, como algún amigo mío, que incluso estudió conmigo la carrera y, luego, ingresó también en dicho cuerpo jurídico, Isidoro Valverde Alvárez, q. e. p. d. cronista oficial de esta villa.
O sea que yo me he cruzado por estas calles de Dios con Federico Trillo, hijo, muchas veces.
De modo que sé su historia. Si eres de derechas, hijo de un célebre militar que, además, llegó a ser alcalde de la ciudad, y uno de los miembros fundadores, aquí, que, como ya dije antes es uno de sus grandes veneros, del Opus, tú no sólo eres miembro del cuerpo juridico de la Armada sino también letrado del Consejo de Estado y no sé cuantos otros puestos más en el organigrama oficial del país que, según las malas lenguas, si uno tiene ocasión de leer algunas de sus páginas parece que está repasando la relación íntegra de las grandes familias de la derecha y la ultraderecha españolas.
Así, si por casualidad casual, llegas a conocer la composición familiar de los Fraga, por ejemplo, dicen que no hay un sólo miembro de la familia que no sea un alto funcionario de la Administración General del Estado, e igual puede afirmarse de los Gallardones, Rajoyes, etc., etc.
Todos ellos, sin excepción, son magistrados, abogados del Estado, notarios, registradores de la propiedad, letrados de las Cortes o del Consejo de Estado, etc., etc., eso, sí, ellos se encargarán de decirte que, en todos los casos, mediante la obligada oposición.
Y el éxito de todos ellos en las correspondientes oposiciones a los cuerpos de élite anteriormente citados no tiene nada que ver, por supuesto, con el hecho de ser todos ellos hijos, hermanos o cónyuges de otros titulares de dichos cuerpos, además, claro está de pertenecer al referido Opus y a otras instituciones tan preclaras como ésta.
¿A quién le puede extrañar entonces que Trillo sea precisamente el llamado a ocupar la plaza de Letrado Mayor del Consejo de Estado, el órgano que acaba de designarlo como el inequívoco responsable de la tragedia militar del Yak 42 que, además, como se ha apresurado a proclamar Rajoy, todas las consecuencia penales, civiles, administrativas y demás han sido ya sustanciadas en todas las correspondientes instancias hace ya un millón de años?
Otra vez más, no tengo más remedio que acudir al más célebre de los oradores romanos que hizo aquella afirmación insuperable que le empujó hacia su vil asesinato: “¿Ubinam gentium sumus? ¿In qua urbe vivimus?” ¿Entre qué gente estamos? ¿En qué país vivimos”.
Y es que, con Ley Mordaza o sin ella, siempre ha sido y será peligroso proclamar la verdad, una de las esencias de la auténtica izquierda.

3 comentarios:

eddie dijo...

1)Del cerebro gris de Evo Morales
http://www.librered.net/?p=48506

2) http://jmalvarezblog.blogspot.com.es/2017/01/la-magnifica-empresa-amazon.html

3) http://www.voltairenet.org/article194858.html

4) https://periodismo-alternativo.com/2017/01/08/por-que-debes-despertar-como-te-engana-el-sistema/

bemsalgado dijo...

Amigo José:

Te reitero mis mejores deseos para tí y los tuyos, y sobre todo, salud.
Un fuerte abrazo.

El mejor:
http://beminvitados.blogspot.com.es/2017/01/the-best.html

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Querido ben:

Qué gran alegría me das después de tanto tiempo sin noticias tuyas.


El caso es que de vez en cuando paso por tu blog y veo que, aunque te has cargado ya la relación de blogs tributarios, de vez en cuando pones algo por allí, articulos de los diarios gallegos, por ejemplo.

Mis mejores deseos para ti y los tuyos, y como dices, sobre todo, salud.

el más fuerte de mis abrazos,

calificacion de las entradas