domingo, 1 de enero de 2017

Feliz año 2.017


Como la memoria ha comenzado a fallarme estrepitosamente no recuerdo el nombre de esa ley que dice que todo lo que puede empeorar, empeora, pero yo creo que es la ley más cumplidora que existe.
El caso es que en este famoso año 2.016 que apenas se acaba de ir, a mi no me han ocurrido más que tragedias, la peor de las cuales tal  vez sea la que por ahí apunta el inefable futbolín, la huella tan profunda que deja en nuestra fisiología un año más cuando ya se tienen más de sesenta.
Es por eso que el famoso 22-12, el día de la lotería, no jugué ni un euro porque a estas alturas de mi vida se demasiado bien que con la suerte más me vale no jugar.
Pero de todas formas la esquiva fortuna o el maldito infortunio hizo que me pegara el enésimo porrazo del año, dando apenas un paso en mi cuarto de estar.
En fin, que llevo unos días viviendo en un ay y tomando analgésicos a punta de pala sin que apenas note sus efectos.
Quizá sea por eso que no me fije mucho en lo que ocurre a mi alrededor y ni siquiera he leído todo lo que se publica en mis diarios favoritos sobre la actualidad o, tal vez, sea que se ha iniciado ya ese temido desinterés por todo que algún día terminará postrándome en la apatía absoluta.
Y es que, en realidad, ¿qué hay de nuevo en este infinito montón de mierda que me rodea para que yo me interese por él?
Nada. Rajoy sigue ahí, impertérrito y aparece por el plasma para decir las mismas cosas de siempre, como un doctor Pangloss cualquiera, afirma sin el menor rubor que vivimos en el mejor de los mundos posibles pero que si le dejamos que continúe gobernando a él, conseguirá lo que es sin duda la cuadratura del círculo, la perfección no sólo económica sino también social, de modo que las fuentes de los pueblos servirán café con leche y azúcar y los perros circularán guiados por sus dueños mediante longanizas.
En cuanto a las peleas en el seno de lo que hemos dado en llamar izquierdas también es lo mismo de siempre.
Porque los izquierdosos creen que ser de izquierdas no es otra cosa que discrepar incluso con los que están de acuerdo contigo.
Y así están ellos, que se los están comiendo vivos los partidos de derechas y ultraderechas, mientras ellos continúan con su eterna discusión sobre si los que se los van a tragar enteros son galgos o son podencos.
Pero nada de esto empece para que os desee a todos los que de vez en cuando pasáis por estas páginas la mayor de las suertes posibles en este año que acaba de empezar.

8 comentarios:

Futbolín dijo...

Ánimo¡¡, te llamé hoy un poco tarde para felicitarte el Año, pero tenías el móvil apagado, ya probaré mañana, paciencia y a mejorarse, tienes mas razón que un Santo en lo que publicas, estamos en la era de la marmota, pero no nos queda mas tu tía que seguir y seguir como si nosotros fuésemos también marmotas cansinas.

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Gracias por toda tu ayuda a la familia, futbolín.

El más fuerte de mis abrazos,

Severiano Bocanegra dijo...

Te deseo lo mejor para el 2017, buscando felicidad en nuestro interior y en las cosas bellas que nos rodean,pues de éste gobierno corrupto no debemos esperar nada bueno. La primavera está a la vuelta de la esquina y nos levantará el ánimo.Yo tengo unas fiestas de 270 de azúcar en sangre y no la bajo ni comiendo verduras ni con los 6 km diarios que me pego andando,pero como tú dices, no hay más remedio que tirar hacia adelante.Un abrazo.

Anónimo dijo...

Querido eutiquio, me duele tu dolor físico, pero creo que me duele más ese estar rodeados de esa mierda por la que no te quieres interesar.

Y de las peleas de los izquierdosos, ya lo has dicho tu mejor que nadie. Yo pienso que están infiltrados y, por otro lado, la condición humana y la vanidad, están sucumbiendo a los halagos que desde la derecha le están haciendo principalmente a Errejón.

Que te mejores. Quienes tenemos algunos años menos, seguiremos luchando dentro de nuestras posibilidades, porque si no es así, retrocederemos y nos hundiremos más de lo que ya estamos.

Un abrazo y salud para seguir escribiendo y quienes te seguimos aprendiendo siempre.
corazon,

José María Hernández Pastor dijo...

Ni los infortunios, ni el paso de los tiempos hacen mella en los grandes. Tú, eres uno de esos grandes, que lo sepas Pepe. Feliz Año y Ventura.

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Querida corazón rojo: eres la única que me queda de aquellos días de vino y de rosas, en los que se luchaba tanto y con tanta ilusión. Parecía que aquellos rebeldes furibunos de la extrema izquierda iban a comerse el mundo y es el mundo el que los ha devorado a ellos de tal manera que no han quedado ni los restos.

Qué se le va a hacer, seguir viviendo con las mismas ansias e ilusión como si todo lo soñado fuera aún
posible.

En todo caso, siempre me quedarás tú a mi y yo a ti y no es tan triste el consuelo como parecel

Besos

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Severiano, coño, no podía yo imaginarte a ti como un valetudinario cualquiera porque siempre te he visto como una especie de Espartaco repartiendo leña, gritos y saluda a todo el mundo. Y ahora compruebo que tú también eres de carne y huueso, aunque también es verdad que a ti la glucosa, en forma de energía, te ha parecer aún más fuerte y tienes que caminar para consumirla

Casi todos los días paso por tu block para recargar mis pilas de vigor y energía.

El abrazo más grande que se puede dar.

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Para José María Hernández pastor:

Querido amigo: recibir de vez en cuando aliento como el que tú me ofreces ahora es lo único que me hace persistir en una actividad para la que ya me quedan tan pocos recursos de tao manera que lo he pensado dejar, pero no puedo porque estos ratos y todos esos otros que dedico a mi mujer es ya lo único que da sentido a mi vida.

Un fuerte abrazo,

calificacion de las entradas