sábado, 8 de abril de 2017

El gobierno de los ventrílocuos

Pedro Antonio Sánchez (d) y Fernando López Miras. Efe
Me rindo.
Aristóteles, en su Metafísica, presenta la siguiente formulación del principio de no contradicción: «es imposible que, al mismo tiempo y bajo una misma relación, se dé y no se dé en un mismo sujeto, un mismo atributo»
Según Allan Bloom, la primera declaración explícita conocida del principio de no contradicción se da en La República de Platón donde el personaje Sócrates dice, "es claro que la misma cosa no estará dispuesta al mismo tiempo a hacer o sufrir cosas contrarias con respecto a lo mismo y en relación al mismo objeto". (Wikipedia).
Son absolutamente geniales, taumatúrgicos, capaces de vencer casi sin esfuerzo el principio de contradicción puesto que han conseguido que algo sea y no sea al propio tiempo, porque, lo queramos o no, Pedro Antonio Sánchez, en adelante PAS, se ha ido y no se ha ido en el mismo lugar y al propio tiempo, exactamente cumpliendo al pie de la letra dicho principio puesto que PAS, el presidente de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia por el PP, ha logrado lo que hasta ahora no había conseguido nadie, dimitir, irse de dicho cargo levemente empujado por el sr. Maíllo, el alter ego de Rajoy para los cometidos desagradables, pero, al propio tiempo quedarse en el mismo, Dios sabe por cuánto tiempo, puesto que su teórico sustituto no es sino su criatura política que, según propia confesión, se había pasado toda la mañana del día de autos llorando porque su jefe espiritual de toda la vida tenía que hacerle un pequeño sitio en el sillón del trono para que él, el llorón, pudiera sentarse junto a su idolatrado jefe y hacer como que es, el llorador desconsolado, el que realmente gobierna.
De modo que tal como dijo el sustituto,  al tomar posesión de ese trozo de sillón del trono que su amado jefe le había dejado, para que no quedara duda alguna de la situación, que el gobierno de la Comunidad murciana seguiría siendo el de PAS y que él, el sustituto, no sería sino una especie de fantasma o muñeco del ventrílocuo.
Y, mientras tanto, ese funambulista que es Albert “Primo de” Rivera se pasea orgulloso por la piel de toro, proclamando que le ha ganado otra batalla a Mariano Rajoy, mientras el gallego sonríe sardónicamente.

3 comentarios:

Futbolín dijo...

http://nuevarevolucion.es/las-cunetas-monumento-republicano/

Futbolín dijo...

http://nuevarevolucion.es/pp-la-charca/

Severiano Bocanegra dijo...

Me temo que tal como me han hecho a mí en 6 ó 7 fotos ,te han secuestrado la fotografía de presentación.Pasaré como hago a diario para ver si ésto es así.En caso de no ser así ,echaré a la basura este comentarios.Un abrazo J.L.Palazón.Te sigo a diario.

calificacion de las entradas