sábado, 6 de mayo de 2017

El precio del silencio


esús Gómez, a su llegada a la Audiencia Nacional
Lo confieso paladinamente: yo no entiendo nada de lo que pasa a mi alrededor y mira que llevo tiempo intentándolo, apenas si me quedan dos años para cumplir los noventa.
El PP grita, todos los días, a los cuatro vientos, que su principal tarea es luchar contra la corrupción, pero lo cierto y verdad es que cuando alguien de entre sus filas denuncia la menor cosilla, lo expulsan a las tinieblas de infierno y, a partir de ese momento, lo persiguen a muerte.
Este es un comportamiento más parecido al de la mafia que al de una organización sana que quiere seguir siéndolo.
Ahora, esa esfinge cuasi muda que es su “deus ex machina” nos ha dado una pista, un pequeño indicio para que sepamos de qué va:
“a veces, en política, hay que saber ponerse de perfil”.
Genial, porque eso es lo que él hace siempre, absolutamente.
A él, vienen en tromba los periodistas internaciones, eh, atentos al detalle, y ponen de manifiesto que su ministro preferido tiene empresas en Panamá y él dice, “a mí, plin, yo duermo en pikolín”, y sólo accede a defenestrar al amigo íntimo que le invitaba a pasar unas vacaciones en Canarias, cuando la presión, no ya nacional sino la internacional se hace insoportable.
Después, cuando se supo toda la verdad, conocimos que nuestro ministro de Turismo, entre otras cosas, acostumbraba a pasar temporadas por la cara en los mejores hoteles de los mejores sitios del mundo, Punta Cana, por ejemplo.
Pero esto, claro, que lo echaran del ministerio, nunca hubiera ocurrido si todo el mundo mundial se hubiera puesto de perfil, como aconseja y ejemplifica él.
Si eso lo hubiera hecho ese humilde concejal que descubrió Gürtel no hubieran intentado echar fuera de la carretera a su mujer y a él no le estarían haciendo la vida imposible en todos los aspectos.
Es lo que ha ocurrido con este penúltimo caso del ex alcalde de no sé qué pueblo madrileño que se atrevió a decirle a Floriano, antaño hombre fuerte del PP, que Ignacio González tenía una cuenta corriente en Suiza.
Inmediatamente, sintió que un círculo de hierro se establecía a su alrededor, de ser uno de los niños mimados que siempre aparecía por todos los vídeos de Esperanza Aguirre y Rajoy pasó a desaparecer absolutamente del mapa, lo que le hizo pensar al pobre que su gran servicio al partido no había llegado hasta donde debía de llegar y, entonces, firmó su sentencia de muerte, en lugar de ponerse de perfil, denunció los hechos ni más ni menos que ante su propia hermana, la de Rajoy, que también es, qué cosas, registradora de la propiedad.
Y, para él, se acabó lo que se daba.
Incluir dentro del grupo de los que sabían lo que estaba pasando con las cuentas de Nacho Gonzalez en Suiza al Dios de los dioses, fue autofirmar   él mismo su sentencia de muerte política, ahora va, demudado, de una a otra televisión, preguntando “pero yo ¿qué he hecho para que, en lugar de darme una medalla, me hayan mandado al puñetero infierno?”.
Infringir la primera de las normas de una buena mafia: Irte de la lengua, muchacho, no ponerte de perfil que es lo que, según el “capo di capi”, hay que hacer, te ha situado para siempre fuera de la “omertá”.
Que Dios te ampare, hermano, porque lo vas a necesitar.

4 comentarios:

Futbolín dijo...

Debo de aclarar que eso de que "no entiendes nada" no lo dices paladinamente, sino ladinamente o en todo caso retóricamente, jajaja

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Tu sí que eres ladino,viejo amigo.

El más fuerte de mis abrazos,

bemsalgado dijo...

José no lo dice "ladinamente", Fútbol índice, sino dignamente.
Un abrazo a ambos.

Futbolín dijo...

Igualmente, abrazos queridos amigos.

calificacion de las entradas