martes, 27 de junio de 2017

Saurios en aguas cenagosas


Una cocodrilo hembra acaba de engullir al Banco Popular, al que todo el mundo conocía como el banco del Opus.

¿Es posible, acaso no es universal esa ley que ordena perro no come perro, o es que acaso, en ese inmenso bocado de no sé cuántos millones de millones de euros, que ese saurio hembra del Santander acaba de engullir de un sólo trago puede haber también una parte sustanciosa para alguna institución encubierta de la Obra de Dios?

No lo sé, quizá no lo sepamos nunca porque yo no participo de esa idea que ayer defendía bravamente, en Hora 25, ese catedrático de universidad, Fernando Vallespín, de que, en este mundo, todo acaba por saberse.

Lo que sí que sé es que los juzgados españoles, que están cambiando lentamente sus puntos de mira, no se van a llevar por delante al despacho de asesoría fiscal de Cristobal Montoro, que él abandonó formalmente antes de entrar en el Gobierno de Rayoy, al que alguien ha denunciado ante la fiscalía por una colisión de sus intereses con los generales del Estado.

En cualquier caso a don Cristobal, como a cualquiera de ellos, esto es algo demostrado hasta la saciedad, le importa un pito que le pillen con las manos en la masa porque para eso ellos han sido tantos años panaderos, de manera que ahora mismo, está pendiente de reprobación ante el Congreso y toda España pide su dimisión porque incluso un tribunal tan imparcial como el Constitucional y con un ponente tan ajeno al PP y al Opus como Ollero ha dicho por unanimidad que la Amnistía Fiscal de Montoro y Rajoy no sólo es inconstitucional sino también contraria a toda Ley y Derecho.

Mientras, el PP acaba de presentar querella por prevaricación y malversación de fondos contra dos concejales del Ayuntamiento de Madrid por haber solicitado  información a un despacho de abogados, ajeno al propio concejo, sobre un contrato llevado a cabo por el anterior equipo municipal de Ana Botella con la empresa que organiza todos los años el Open de Tenis de Madrid, bajo condiciones absolutamente leoninas, a lo que parece, para los intereses de los madrileños, de modo que nunca como ahora puede decirse eso de "el alguacil alguacilado".


No hay comentarios:

calificacion de las entradas