jueves, 7 de septiembre de 2017

La llave que no abre ninguna puerta o el mejor de los cinturones de castidad

Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma
La historia no es sino el relato de la lucha de clases y, como tal, tiene sus momentos cruciales.
Un día, hace miles de años, los neardentales de una tribu decidieron unirse para evitar que aquel matón tan grande los putease.
Y lo consiguieron. Cuando el matón intentaba robarle al más pequeño de la tribu su lanza de sílex o la mujer, todos se unieron, como un sólo hombre e hicieron frente al grandullón, hoy, por mí, y, mañana, por ti.
Pero, desde entonces, ha pasado mucho tiempo, tanto que ya nadie se acuerda de lo evidente: la unión es un buen remedio contra la fuerza.
Luego, muchos miles de años después, un judío alemán, barbudo y melenudo, quiso, intentó, derrotar a la fuerza bruta sólo con la inteligencia y se fue a las bibliotecas y estudió y estudió la historia de la humanidad para comprender por qué el hombre es tan hijo de puta y qué se puede hacer contra un animal así.
El auténtico cáncer del hombre es la avaricia, los jodidos liberales afirman todo lo contrario, es la avaricia lujuriosa del hombre lo que mueve el destino de las naciones, de modo que cuanto más avariciosos haya en un sociedad ésta será más libre y más abierta porque la nación será más rica y habrá más para repartir entre todos.
Falacia, falacia pura y dura para engañar a los imbéciles.
Si tú admites que es justa la lucha de los empresarios contra los trabajadores y que el Estado debe limitare a crear las instituciones jurisdiccionales para que los que no tienen nada no puedan levantarse impunemente contra los que lo tienen todo, habrás consagrado históricamente la tesis neoliberalista de que el Estado no es la solución sino precisamente el problema, y que debe limitarse a asegurar las condiciones para que los empresarios compitan entre sí para vender más a base de rebajar la remuneración de sus trabajadores.
Y de esto saben mucho Amancio Ortega y ese jodido cuyo nombre desconozco que ha creado Ikea.
Pero estábamos escribiendo de aquel jodido tipo tan peludo que estudiaba historia y economía en las bibliotecas públicas y que descubrió que toda la puñetera historia del mundo no era sino la traslación a la sociedad de esa lucha a muerte entre los que dominan la economía a base de explotar a sus trabajadores.
Lo estudió a fondo, lo desarrolló y lo expuso de tal modo que convenció a los trabajadores de la explotación que estaban sufriendo, “trabajadores de todos los países del mundo, uníos”.
Y una ola de rebelíón contra dicha explotación recorrió el mundo como una ola gigante libertadora.
Pero el liberalismo capitalista también tenía sus ratones de biblioteca y uno de ellos, el señor de Lampedusa, comprendió que para hacer frente a aquella vorágine que amenazaba con derribar para siempre aquella tan injusta estructura económica había que inventar algo que convenciera a las masas de que el mundo ya no era aquél que Carlos Dickens narraba en sus novelas.
Toda aquella fuerza de la gigantesca ola revolucionaria podía combatirse con un poco de astucia, haciendo que todo pareciera que cambiaba para que todo siguiera igual.
Y otra ola gigantesca asoló al mundo llenándolo de mentiras canallescas que proclamaban que todos los hombres éramos iguales y teníamos los mismos derechos y llenaron el universo de una falacia que ha resultado invencible: unas leyes que ellos llamaron magnas y en las que se recogían unos preceptos inatacables en los que se basaron todas las leyes que iban a gobernar el mundo.
Y son inatacables porque detrás de ellas está la fuerza de las armas del Estado o las de sus tribunales.
De modo que si una región, nación o lo que sea que, ahora mismo se halla integrada en un Estado y se siente inmensamente maltratada por él, no puede intentar salir del mismo de ninguna manera porque, ante su intento de liberación, se esgrimirá esa ley de leyes, esa Carta Magna, absolutamente inatacable, porque los requisitos legales que se exigen para ello son irrealizables, y, si intentara irse por las buenas, se hará sentir frente a los que lo intenten toda la fuerza política, económica y militar del Estado del que dicha región, nación o lo que sea forma parte.

Postdata:

3 días después de publicar yo este post, leo en El Periódico de Cataluña, un chiste de mi admiradísimo Ferreres, en el que uno de los personajes dice lo mismo que yo en el título de dicho post

ferrerrescast170910

8 comentarios:

Futbolín dijo...

Si queremos que las cosas cambien en España, quizás sería mejor y mas pragmático abandonar de momento toda idea de racionalidad, democrática estilo Inglaterra/Escocia, creo que será necesario agudizar los conflictos, porque, seriamente ¿se puede llegar a creer que si no es desde el abismo el PP negociará algo? tiempo han tenido y no han hecho mas que jugar con el independentismo a lo del gallina y el precipicio, pasarán algunas fechas hasta que entendamos y aceptemos que los catalanes han colaborado tirando por la calle de en medio a que salgan de su cueva cavernaria los monstruos Gramscianos, esos que salen cuando lo viejo no acaba de morir y lo nuevo se resiste a nacer, afortunadamente los amigos catalanes, muy cívicos ellos, no se comportan ni lo harán con la violencia, que ni nos gusta ni sirve para nada.

La gran revolución catalana, como no podía ser de otra manera, es la de las sonrisas y la burla de la caspa, porque nada hay más revolucionario que burlarte y dejar en ridículo a tu oponente y por ejemplo ofrecerle unos claveles a la Guardia Civil.

Con menores mayorías que en el parlamento catalán y mas rodillo se actúa en el hemiciclo español y se considera por muchos como democrático, si no fuese por el inmenso poder de amenaza y “acongojamiento” por no poner otra palabra que va de gónadas, la mayoría independentista superaría, gracias a los méritos al PP, el 60% de los votantes, pero lógicamente ante los peligros anunciados muchos ciudadanos no se han atrevido a dar el paso hacia la soberanía, por cierto una soberanía como la que tiene Portugal, ni mas ni menos, o sea nada del otro mundo, ni con fronteras valladas ni con concertinas como las que tenemos en las absurdas “plazas de soberanía” en Marruecos.

Que todo se habría podido hacer mejor no cabe ninguna duda, todo es siempre mejorable, no hay que olvidar tampoco la responsabilidad en la crisis territorial de esas supuestas “izquierdas”, jacobinas siempre, aunque en sus comienzos eran auto-deterministas de “saloon” , hoy son tan solo clientelistas y tienen importante culpa en lo que está pasando, pero estamos en la Una Grande y Carca y nadie esperaba que esto fuese un camino de rosas, seamos sinceros hubiese sido un notición resolver en la piel de toro este tipo de cuestiones de manera hiper-democrática. El PP ha demostrado siempre cual es su talante, ¿qué quizás ahora se les cae un poco mas la careta? Quizás si, mejor, todo mas obvio, aunque algunos sabiendo como son, pues comprensiblemente lo hayan querido medio ignorar, por no buscar camorra, intentando pasar página en nombre de la paz y la concordia. No suele servir de nada porque con el franquismo si cedes y te agachas, te dan….bueno no sigo, por que si sigo me salen las palabrotas.

Mi humilde opinión es que todo el mundo puede estar tranquilo dentro de lo posible, el asunto, sin dejar de ser un enfrentamiento, se lleva con mas cordura de la que a primera vista pueda parecer, hace tiempo que nuestros pueblos debieron entender que con el franquismo ni se debe ni se puede transigir hay que enfrentarlo y todas las naciones de este Estado parcialmente fallido creo que saldrán por ello beneficiadas y también la democracia a medio plazo, grandes males requieren grandes remedios y todas las medicinas tienen contraindicaciones, pero lo mejor sabemos que casi siempre es enemigo de lo bueno.

bemsalgado dijo...


Como se formaron os estados?

LOURENZO FERNÁNDEZ PRIETO
19/09/2017 05:00 H

Os galeguistas do tempo de Castelao dicían que a non coincidencia de Estados e nacións era a principal fonte de conflito en Europa. Aquel era o mundo anterior a 1945. Despois a historia estabilizouse por moito tempo nunha longa posguerra e o nacemento de novos Estados desprazouse a África e Asia, onde xurdiron ducias de novos Estados das cinzas dos imperios coloniais. O tempo de hoxe é moi diferente a aquel, pero o que aconteceu en Escocia e está a acontecer en Cataluña coa reclamación de máis autogoberno amosa que mesmo neste tempo de unidade europea e pos-soberanía estatal, cando os mercados din mandar máis que os Estados, hai un enorme espazo para as reivindicacións de poder e identidade. Polo que estamos vendo diriamos, facendo unha analoxía co corpo humano, que o Estado está na cabeza, a nación no corazón e o imperio nas vísceras ou nas gónadas. Os Estados contemporáneos europeos foron definíndose e construíndose dende a fin das monarquías absolutas de diferente xeito. Algúns a partir dos grandes reinos e imperios renacentistas e atlánticos (de Tarifa ao Cabo Norte), dos que tamén foron saíndo nacións separadas dunha unión anterior: Bélxica (1830), Noruega, Finlandia, Irlanda (1905-1920). Outros, como Alemaña e Italia (1870), creáronse agrupando territorios económicos cun fondo cultural común e unificando linguas. Dende a caída do muro de Berlín e a fin da guerra fría entramos nun novo ciclo de definición de territorios nos que exercer a democracia, dende Estonia a Eslovenia (1991). Por non mencionar os efectos da descomposición da Unión Soviética no Cáucaso e máis en Asia central.

Na Europa occidental de hoxe en día, nacidos, educados e afeitos á situación de estabilidade e crecemento da posguerra mundial, costa traballo recoñecer o ciclo novo que por mor da crise e a globalización volveu abrirse tamén neste recuncho do mundo despois de seis décadas. Afeitos a identificar a Historia coa xenética do que nos trouxo até aquí e cun relato xustificador do statu quo do presente costa traballo recoñecer a Historia como ruptura do statu quo e como mudanza. Como costa traballo recoñecer asemade que estamos xa nun marco de post-soberanía. A soberanía entendida como a omnipotencia -case divina- do Goberno non existe máis. Esa ilusión de poder omnímodo dos antigos soberanos que continuaron os Estados-nación liberais esvaeceu hai tempo. É un mito. Pero os dereitos, as liberdades, a democracia, que son asuntos máis tanxibles, neste tempo están sendo discutidos.

A capacidade de decidir colectivamente segue a ser a base da democracia, tal como a entendemos. Leis hai moitas na historia, dende o Código de Hammurabi ao Estado de dereito da ditadura baseado na vitoria na guerra. Por se hai dúbidas sobre isto, repetiuno no 2014 o Tribunal Constitucional español ao indicar que «cabe unha interpretación constitucional das referencias ao dereito a decidir dos cidadáns de Cataluña». Non está de máis lembralo aquí e agora.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2017/09/19/formaron-os-estados/0003_201709G19P14993.htm

Futbolín dijo...

El comentario del lector de la Voz de Galizia que sigue a este artículo que has puesto Bem es de un unionista acérrimo que no ve posibilidad alguna, o guerra o nada,jajaja:

"Solo dos Solo hay dos formas de que un pueblo obtenga la independencia respecto de un estado ya constituido. Una es mediante la violencia, como por ejemplo Irlanda, Croacia, etc. Otra es mediante un acuerdo con el estado del que pretende independizarse. Ese acuerdo, en tiempos recientes, suele ir precedido por un referendum. Es el caso de Eslovaquia, antiguas repúblicas de la URSS o Noruega. Todo esto quiere decir que si los catalanes no van a la guerra (que no van a ir) y España no quiere un acuerdo (que no lo quiere) no hay ninguna posibilidad de independencia. No hay más historias."

bemsalgado dijo...


Hola Futbolín, no lo había visto. Ahora hay este otro comentario:

tacu1036
Bóveda

En respuesta a cmbo6385

HACE 14 HORAS.

Melhor ter de vecinhos a unha República Catalana amiga que crear conflictos esteriles . O Imperio espanhol perdeu a Portugal , no seu momento , por guerrear com Catalunya e nom poder atender ás duas frontes ...... Resultado dous enemigos . Perdeu as Colonias Latinas a base de guerras , vidas humanas e miseria . As derradeiras Cuba , Puerto Rico , as provincias cultas , e As Ilhas Filipinas . Por nom falar da Vendetta de Felipe G. Ó Sahara , Guiné Ecuatorial, e os pequenos territorios coloniais africanos , Os mortos , a pobre xente .....
Por nom saber dialogar rematarám coa Federazóm Castilha-Gibraltar-Peregil.



bemsalgado dijo...


http://beminvitados.blogspot.com/2017/09/sem-urnas-sem-papel-sem-presions-votarem.html

Futbolín dijo...

Bem con ese nuevo comentario que han puesto si que ya sintonizo al 100%, es mucho mas pragmático. pero aquí no les entra en la cabeza, la tienen muy justita y muy cuadrada, jajaja

bemsalgado dijo...


No he encontrado tu facebook. No es Futbolin?

Futbolín dijo...

No, es Carlos Bengoa .- https://www.facebook.com/carlos.bengoa.9

calificacion de las entradas