viernes, 16 de febrero de 2018

A ver si consigo explicar qué es lo que realmente está ocurriendo en Catalunya.

Elecciones catalanas del 27S.
Porque se están haciendo un lío intentándolo gentes tan inteligentes como Ramoneda.
 
Creo sinceramente que esto ocurre porque no tienen claro cuáles son los auténticos conceptos de  izquierda y de derecha.
 
Tradicionalmente se ha venido considerando como la izquierda toda esa gente que tenía como señas de identidad un concepto progresista de la vida y de la sociedad, identificando a la izquierda con lo meramente revolucionario, con lo que luchaba contra el orden establecido.
 
Es increíble pero es así.
 
No percibían, o no querían percibir, que, de esta forma, podían intitularse de izquierdas movimientos tales como el propio franquismo, que se alzó revolucionariamente contra el orden establecido de la legítima República.
 
Mi concepto de izquierda no tiene nada que ver con esta desacertada concepción: izquierda es la lucha indeclinable por alcanzar la verdad y la lucha a muerte por defender la justicia.
 
Resumiendo: verdad, en lo conceptual, y justicia en la actuación, en el comportamiento.
 
Acabo de leer un artículo de Ramoneda en El Pais,-Guerra de banderas en el Ayuntamiento de Barcelona, 16 FEB 2018 - 14:54-, en el que el autor, profundiza notablemente en los recientes sucesos de Catalunya, pero, de sus simple lectura, se deduce meridianamente que no acaba de entender la postura de Podemos y otras fuerzas sedicentes de la izquierda.
 
Dice Ramoneda que ni Podemos ni Psoe han adoptado allí una postura/posición acorde con sus proclamadas convicciones izquierdistas, pero lo que le impide comprender la actuación de ambas organizaciones allí es precisamente su errónea concepción de la izquierda y de la derecha.
 
En el espectro catalán de los partidos allí en conflicto, no hay más que un partido que sea auténticamente de izquierdas, la Cup.   
 
Ni el Psoe ni Podemos son ni actúan como partidos de izquierdas, simplemente porque no pueden hacerlo, ya que no lo son.
 
Si lo fueran, hubieran actuado a favor del movimiento independentista, después de haber comprendido que es este movimiento el que se halla en posesión de la verdad, -el ansia natural de todo ser humano y de las organizaciones en las que se integra de alcanzar la mayor dosis de libertad posible-y el que lucha, hasta la propia muerte, por realizar la justicia-que un pueblo con todas las características propias de la nación se libere de la sumisión a un Estado que no sólo no lo aprecia en su propia identidad y naturaleza, sino que, todo lo contrario, lo desprecia y lo persigue-.           
 
Es precisamente por esto, por no haber defendido la justicia de la pretensión catalana de independencia-de que sabían que la misma es una aspiración justa no me cabe la menor duda, porque torpes, intelectualmente, hasta tal punto estoy seguro de que no son-es por lo que ambas formaciones políticas se han situado tan lejos de los puestos que lógicamente les corresponderían en las recientes encuestas, porque han perdido el favor de todos esos ciudadanos españoles que son y se sienten realmente de izquierdas.
 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Así que los buenos catalanes se han arrimado a lo más retrógrado del panorama, los narajitos del ibex y del señor ánsar. ¡Bravo!
Y la cup haciendo el caldo gordo a lo mísmo, representado por los pedecases y los jordis, sí, esos sí que son de izquierdas. Alucinante.
Lean el artículo de vicenc navarro del día 13 de febrero, las izquierdas radiales independentistas de cataluña, en el diario público.

calificacion de las entradas